Diario de la víspera

 

(segunda entrega)

24

Demasiada nostalgia

En el arco y el aire.

Ocurrirá un desastre.

28

Cada vez que te escucha,

Aparece la niebla.

29

Todas las tardes ella lo entierra,

Mas él renace cada mañana.

32

Yo no sé tanto de alegrías

Como del beneficio real de la tristeza.

Y soy feliz.

35

Cuando llego a mi casa,

Dejo en la puerta los demonios del día.

Ya me tendrán mañana.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s