UNA MUJER DE ROSA Y UN HOMBRE DEMORADO. OMAR GONZÁLEZ

Conozco un hombre que se divide en dos
Y no sabe qué hacer con su otra mitad,
La que lo observa y calla, la que no lo perdona.

Conozco una mujer que parece una sola
Pero que está cortada como una miniatura
De porcelana y fuego, una mujer extraña.

Los dos temen amarse, los dos juegan el juego
De la niebla y el árbol, de las simulaciones.
Son sólo pasajeros, gente pobre de audacia,
Tal vez tristes románticos o ególatras del alma.
Tontos perseverantes que no pueden dormir.

Aquí están estos novios, como la cera cruda,
Quemándose las manos, postergándolo todo.

Conozco un hombre que se divide en dos
Y una mujer extraña que parece una sola.
Los cuatro juntos sólo forman la vida.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s