Crónicas de uno más… (Cap.31)

Texto y fotos: Sándor González Vilar

(…) en Sagua teníamos el campamento con el mismo nombre (Wifredo Lam) y allí pasamos la noche. También montamos las estrellas en el parque de la ciudad junto a la iglesia, donde permanecieron hasta la mañana siguiente.

las estrellas
Las estrellas en el parque de Sagua la Grande, Villa Clara.

El día fue tranquilo y en la noche comenzó el movimiento, recogimos las estrellas pues debíamos salir muy temprano en la mañana. Kcho partió para La Habana, pues se acercaba la fecha del nacimiento de su hijo Alexis. Al otro día se encontraría con nosotros en el parque de la Glorieta, en el municipio cabecera de Santa Clara, donde montaríamos las estrellas para que el pueblo pudiese verlas. Estuvieron expuestas hasta las 18:00 horas, cuando se guardaron para regresar al campamento de Sagua. Al otro día saldríamos bien temprano rumbo a Matanzas.

Nuestra primera en la ciudad de los puentes, fue en parque José Martí. Allí se exhibieron nuestros murales nuevamente.

Llegamos cerca de las 10:00 horas y comenzamos el montaje, Ale y Sheila se encargaban del ensamblaje y nosotros de cargar las piezas y las estrellas armadas. Ya estábamos entrenados, cada cual sabía qué hacer. Kcho se nos unió esa mañana. Su hijo había nacido perfectamente, pero el trabajo no le permitió estar mucho tiempo junto a él. Su sacrificio fue un ejemplo para todos nosotros!

montaje estrellas
Montaje de las Estrellas en el parque José Martí, Matanzas.

Dejamos las estrellas custodiadas por algunos de la tropa y nos fuimos a visitar la Escuela Provincial de Arte de Matanzas, donde nos esperaban los alumnos y profesores para compartir nuestras experiencias. Ellos ya habían creado una brigada inspirada en la nuestra y tenían ganas de hacer más. No tenían campamento en su provincia, ni pensábamos ubicar ninguno allí teniendo en cuenta que tratábamos de radicar los campamentos en lugares afectados o alejados del centro de la ciudad. Sin embargo, por su aptitud se ganaron uno.

En la tarde partíamos para la Ciénaga de Zapata. Allí se habían enterado de que andábamos cerca y solicitaban nuestra presencia. Por ese municipio no habíamos pasado aún; yo no iba desde niño, y para mí fue como la primera vez. Visitamos Soplillar, pueblo intrincado de 370 habitantes. Allí, el 24 de diciembre de 1959, Fidel, junto a algunos de sus compañeros de lucha, cenó con los cenagueros. Yo no sabía de esta parte de la historia, pero una humilde estrella solitaria recordaba el hecho en medio del monte….

 

Llagada al lugar donde ocurrió la cena en 1959. Soplillar, Ciénaga de Zapata, Matanzas.
Llagada al lugar donde ocurrió la cena en 1959. Soplillar, Ciénaga de Zapata, Matanzas.

Inmediatamente nos comprometimos a montar un campamento en ese pueblo durante la semana próxima; antes debíamos recoger los medios que teníamos almacenados en Varadero, también en la provincia de Matanzas.

Partimos, pero con la promesa del regreso inmediato…

31

HASTA AQUÍ EL POST DEL AUTOR DEL BLOG, LO QUE SIGUE ES DE WORDPRESS.COM

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s