CON FIDEL, SIEMPRE ENTRE NOSOTROS

fidel-12

Recién llegado a casa, después de escuchar y sentir una y otra vez a Raúl, de reunirme con mis compañeros y de recorrer La Habana en esta madrugada de noviembre –una Habana como nunca antes la había visto: triste, silenciosa, con el dolor por todas partes–, me siento en medio de la noche a evocar a Fidel, al Fidel que yo conocí y al Fidel de todos los cubanos y cubanas, de los revolucionarios y de los millones de hombres y mujeres de bien que en este mundo lo recuerdan porque lo quieren y, aún más, porque en su humildad se lo merecen.

Pero ni siquiera en este instante, ante la evidencia de las lágrimas y el peso del dolor, doy por cierta la noticia de su muerte.

Siempre imaginé que Fidel iba a ser eterno; ya lo compruebo.

Omar González

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s