NO A LOS GENOCIDAS; AL GRAN PUEBLO ARGENTINO, SALUD! CARLOS PRIGOLLINI

carlos-prigollini-1CARLOS PRIGOLLINI

Desde la recuperación de la democracia, en diciembre de 1983, los Derechos Humanos instalados por el ex presidente Raúl Alfonsín pasaron a constituir un baluarte insoslayable de la Nación. No solo acompañaron a los sucesivos gobiernos como un ministerio más,  sino que Argentina se convirtió en el período 2003-2015 en vanguardia de Derechos Humanos a nivel mundial, gracias a la política de Estado llevada adelante por Néstor y Cristina Kirchner.

El triunfo por solo un 2% del gobierno conservador de Mauricio Macri a finales de 2015 marcó un claro retroceso en toda la política económica del país y por ende en materia de Derechos Humanos, alentada por declaraciones frívolas del mismo presidente”se va acabar el curro de los derechos humanos” , totalmente irresponsables de sus propios funcionarios “no creo que sean 30.000 desaparecidos, sino tal vez sean 6 o 7.000 a lo sumo”, añadidas al inculto secretario de Cultura de la Nación, el señor Avelluto que con total descaro declara que “la mochila de los derechos humanos no interesa a esta generación” o claramente vengativas como las que se escucharon en la marcha de apoyo al gobierno de Macri el pasado 1 de abril “los desaparecidos bien desaparecidos están”. No fueron sucesos aislados sino también relatos marcados por el periodismo basura que desde sus mercenarias y repugnantes voces no deja de profundizar el odio, la revancha y la grieta tan manifiesta que señalamos en columnas pasadas.

Este daño moral y  atentatorio contra la dignidad humana está claramente diseñado desde las cloacas de los servicios de inteligencia, dónde se suman las voces de Clarín, La Nación y los medios hegemónicos, que desde hace mucho tiempo dejaron de cumplir las normas esenciales de la comunicación. Son traficantes del odio, estigmatizadores de tiempo completo que suelen instalar sospechas o tergiversaciones en sus primeras planas como probables causas judiciales. Todo en conjunto es parte inherente del entramado perverso y cínico que conforma la práctica de un gobierno que llegó para beneficiar a un puñado de amigos y corporaciones que responden a los más rancios de la derecha vernácula.

Alentados por un presidente al que definitivamente no le interesa la gente y mucho menos el significado de los derechos humanos, sumado al peor gabinete que se recuerde en los últimos  años,  que solo prioriza el negocio y jamás se preocupó o tomó conciencia  del significado ni el valor del juicio y castigo a los responsables, sus   ministros y cortesanos sancionaron el pasado 3 de mayo el 2×1, ley que beneficia con la liberación definitiva a aquellos execrables criminales de lesa humanidad que permanecen en las cárceles del país. Tras el fallo, los abogados de la mayoría de los 277 represores  supuestamente beneficiados, se decidieron en masa ir a los tribunales para pedir de inmediato la liberación de estos criminales.

En sólo una semana la reacción popular no se hizo esperar;  la salida intempestiva a las calles de los  argentinos de buena voluntad, (que no cabe duda son la inmensa mayoría de la población) encabezados por nuestras queridas e incesantes luchadoras sociales que representan las Abuelas y Madres de Plaza de Mayo llegaron a dicha plaza de manera individual y espontánea. Estas multitudes se repitieron a lo largo y ancho del país, y también se dieron en el exterior, ciudades como Barcelona, París o México.

Los manifestantes enaltecieron los pañuelos blancos, dijeron en su marcha que no todo da lo mismo, condenaron categóricamente el terrorismo de Estado, así como también a cierta clase política enemiga de la población, como el caso de  la vitalicia diputada Elisa Carrió, quién en su total necedad y falta de ética desea seguir confundiendo a la gente con burdas maniobras o falsas declaraciones como la teoría de los dos demonios que tienen que ver poco con la realidad y mucho con su desgastada y cada vez más repudiada figura política.

Es evidente que los únicos demonios son los que están en el Estado, sobre todo en el Poder Ejecutivo y la Corte Suprema, que fueron respectivamente los instigadores y ejecutores de esta maldita ley.

Consecuencia del repudio generalizado, las más de 400.000 personas que salieron el día de ayer a expresar su más sincero repudio a estas leyes retrógradas, fueron sin dudas la principal motivación para que el aletargado Congreso de la Nación, tanto diputados como senadores, se apresuraran a sesionar para posteriormente sancionar por unanimidad las normas que excluyen el nefasto 2×1 a los delincuentes de lesa humanidad.

El día de ayer pasará a la historia, como el día en que los pueblos se movilizan y ponen un alto a la brutal ofensiva neoliberal, no sólo son un antes y un después sino que también marcan su propio destino. Por tal motivo rechazamos con firmeza la liberación de aquellos genocidas que desaparecieron a 30.000 inolvidables compañeros, y también saludamos con orgullo y pertenencia al querido pueblo argentino!!

Ciudad de México, 11/05/17.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s