LA CIENCIA DE SHERLOCK HOLMES. JAMES O’BRIEN

JAMES O’BRIEN / LA CIENCIA DE SHERLOCK HOLMES*

Introducción

James O’Brien

Sherlock Holmes es el personaje más reconocible en toda la literatura. La primera historia de Sherlock Holmes, Estudio en escarlata (STUD) se publicó en 1887. Hoy, más de 125 años más tarde, cuando se ve una gorra de doble visera en un libro, una película, un anuncio en televisión o en una valla publicitaria, el público automáticamente piensa en «Sherlock Holmes». Viejas películas se pasan por televisión una y otra vez. Nuevas películas se hacen con regularidad. Se representan obras por todo el país y todo el mundo. Editoras respetables publican revistas sobre Sherlock Holmes. Hay incluso varias enciclopedias sobre Sherlock Holmes (Tracy 1977; Bunson 1994; Park 1994). Aunque limitadas a las sesenta historias originales escritas por Arthur Conan Doyle, los fans de Sherlock Holmes buscan con avidez nuevas historias de Holmes escritas por supuestos Conan Doyles. Ellos llaman «pastiches» a tales historias y son blancos fáciles incluso para la literatura marginal. Los pretendidos autores basan frecuentemente sus historias en uno de los más de cien casos mencionados de pasada por Doyle sin hacer un relato completo de los mismos (Redmond 1982, XV; Jones 2011). Por supuesto, también son codiciadas las «historias sobre las historias». Existen numerosas sociedades Holmes en los Estados Unidos y en todo el mundo. En los Estados Unidos, la máxima aspiración de un fan de Sherlock Holmes es recibir una invitación para ser un «Baker Street Irregular», un grupo aparentemente tan singular como los golfillos de la calle de Holmes de quienes toman su nombre.

¿A qué se debe todo esto? Una razón del atractivo de Holmes es que es un personaje con defectos. Por ejemplo, contrariamente a la imagen que se suele tener, él no siempre resuelve correctamente sus casos. Admite que fracasó cuatro veces. Cuando el lector lee una historia de Sherlock Holmes no puede estar seguro de que se vaya a resolver, pues incluso el maestro de detectives falla a veces. Otro defecto es su bien conocida drogodependencia, de la que se discute más habla adelante. 

Otra de las razones principales de la duradera popularidad de Sherlock Holmes es su capacidad para hacer brillantes deducciones. Los lectores siguen estando fascinados por la forma en que puede argumentar su camino hacia la solución correcta. En el inicio de la primera historia, STUD, las primeras palabras de Holmes al Dr. Watson son «Encantado. Por lo que veo ha estado usted en Afganistán». Watson piensa que alguien se lo ha contado a Holmes, pero este explica más tarde cómo lo dedujo por la apariencia del doctor. Shoscombe Old Place (SHOS) es la sexagésima y última historia de Sherlock Holmes, publicada en 1927. En ella, el hecho de que sir Robert Norberton se haya desprendido del querido spaniel de su hermana intriga a todos salvo a Holmes. La ausencia del perro permite a Holmes deducir que la hermana, lady Beatrice Falder, ha muerto y que sir Robert lo está ocultando. Inmediatamente todo cobra sentido y el caso se hace fácil de resolver para Holmes. Podían cambiar algunas otras cosas en las historias de Sherlock Holmes, pero Conan Doyle siempre mantuvo a Holmes haciendo deducciones a lo largo de los cuarenta años que van desde 1887 a 1927.

En este estudio sugerimos que otra fuerte componente del atractivo y del éxito del personaje es su conocimiento de la ciencia y el uso frecuente del método científico.

El propio Doyle, en un artículo en Tit-Bits el 15 de diciembre de 1900, describía cómo trató de hacer las historias de su detective más realistas que las que él había leído (Green 1983, 346):

Yo había leído algunas historias de detectives y me chocaban las situaciones absurdas, por decirlo suavemente, que contenían, porque para llegar a la solución del misterio los autores siempre dependían de alguna casualidad. 

Así que él decidió reducir el papel del azar haciendo que su detective empleara la ciencia y el razonamiento en su camino a la respuesta. Con el Dupin de Poe en mente, Doyle se propuso hacer de Holmes algo diferente. Él nos dice: 

En lo que Holmes difería de Dupin era en que aquel tenía un inmenso bagaje de conocimientos exactos en que basarse como consecuencia de su previa educación científica. 

El conocimiento de la ciencia que tiene Sherlock Holmes no solo proporciona alimento para el debate entre sus legiones de fans, sino que también presta credibilidad a sus impresionantes poderes de razonamiento. De hecho, entre las historias más queridas que implican al detective, son las que no solo se apoyan en razonamiento deductivo sino que también emplean elementos de ciencia las que tienen una mejor consideración.

Este libro se centra en la vertiente científica de Sherlock Holmes. Inicialmente examinamos cómo se llegó a escribir el canon Holmes. El capítulo 2 presenta a los personajes principales: Holmes, el Dr. Watson, el profesor Moriarty y Mycroft, el brillante hermano de Holmes. En el capítulo 3 examinamos cómo Sherlock Holmes utilizaba las técnicas de la ciencia forense en sus investigaciones. Los capítulos 4 y 5 tratan de la ciencia cuya finalidad principal no era la de resolver crímenes. El capítulo 4 describe la química que impregna todo el canon. El capítulo 5 trata de otras seis ciencias que se muestran en las historias. Finalmente concluimos con algunas reflexiones últimas sobre el uso de la ciencia por parte de Holmes y su contribución al perenne atractivo de las historias.

*Tomado del libro La ciencia de Sherlock Holmes (The Scientific Sherlock Holmes: Cracking the Case with Science and Forensics), de James O’Brien. Editorial Crítica, Colección Drakontos, 2013. Traducción: Javier García Sanz.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s