VIENGSAY, EL LEGADO EN EL CORAZÓN. TONI PIÑERA

Funerales de la Prima Ballerina Assoluta del Ballet Nacional de Cuba, Alicia Alonso en el Gran Teatro de La Habana, Alicia Alonso, Habana Vieja
Alicia, huella imperecedera en Viengsay. Foto: Endrys Correa Vaillant

TONI PIÑERAExcelentes y también juveniles bailarines ganan día tras día en la escena, el derecho de entrar en la historia del ballet. No son legiones. Cuán breve el número, ¡además!, de los que son capaces de hacer época. Ellos son la llama misma de la danza. Hacer época: más que estar en la historia, conmoverla. Para quien sea capaz de sobrepasarlo, un honor, emoción. Pero en el ballet cubano, un compromiso imponente se suma por el singular magisterio, el inimitable poder de la danza y la maravilla creativa desbordada por nuestra Alicia. Época de épocas… Ascender en esta profesión cuesta mucho. Dificultades, peligros, también incomprensiones de todo tipo hay en el camino. Saber recibir para dar lo mejor de sí, disciplina, constancia, aprender ante cada día, y, talento, sí, condiciones físicas extraordinarias. Y aquello que es imposible clasificarse, aunque todos lo sienten y lo aprecian, que es precisamente lo que distingue a algunos artistas.

Un nombre se mueve hace muchos años en el firmamento del ballet cubano, desde el principio, allá por 1994 en su compañía, bailando, estudiando, perfeccionando las bases, entregándose en cuerpo y alma para mantener viva la llama de sus predecesores, los que abrieron el camino, forjaron la Escuela, modelaron la armadura que resiste el tiempo.

Hace algunos años, precisamente el 26 de julio de 2016, a propósito de una temporada del clásico Don Quijote, dejaba constancia en estas páginas, una vez más, del paso del BNC por la sala García Lorca del Gran Teatro de La Habana Alicia Alonso, en un artículo titulado «Don Quijote: un trío de ases, danzario…». Y su nombre, que en el lenguaje laosiano significa victoria, se destacaba otra vez…: «…Viengsay, ella es la fuerza del viento, sin perder la ternura. Cada día más intensa, haciendo sonar la alegría en cada giro, salto, como lluvia que anuncia la llegada de la primavera eterna. Ella tiene la capacidad de llenar los corazones de sonrisas, y vibrar en ese momento de quietud, en el que los balances

detienen el tiempo, y nos hacen soñar en otra dimensión… Ellas son, una réplica en el tiempo, de Alicia (la Maestra, ¡aún vigilando a su descendencia!), de cuatro joyas, que tiñeron de cubanía las tablas del mundo y las nuestras, siguiendo ejemplos, enseñando lo aprendido para que perdure; de tres gracias que motivaron con su singularidad otras décadas no menos gloriosas, donde se iba fundiendo la contemporaneidad al ritmo del tiempo en la danza. Y todas aquellas que han trascendido dejando su hálito:

Martha, María Elena –aún regalando su presencia en cada acto del BNC–, y tantos y tantos nombres que conforman un amplio manto que cobija la Escuela Cubana de Ballet, en Cuba y el universo, algo insólito que emergió del Caribe por la entereza de sus fundadores, y el ímpetu de sus seguidores».

Más que insistir, tiene una única respuesta a interrogantes sobre su amplia actividad: disfrutar lo que hace: la danza. Está consciente de que es el momento en que no tiene límites, y cada función es para ella como si fuera la primera, por la emoción con que baila. Es de las que prefiere sentir el cariño de las personas, porque la llena de particular energía. Viengsay Valdés, más allá de la perfección, siempre ha tenido un concepto muy grande en su mente, algo que la ha mantenido a un alto nivel: el respeto hacia el público, dar lo mejor que uno tiene cuando se enfrenta a la escena. Es una de las claves del éxito, conjuntamente con otras cualidades que también ha conjugado en este tiempo: la vocación, el tesón, la fuerza de trabajo y voluntad.

PASÓ EL TIEMPO

La otrora muy joven bailarina que entraba a las filas del BNC, repleta de sueños y siempre con muchos deseos de trabajar  y de entregarse íntegramente a esta dura profesión, comenzó rápidamente a vestir papeles de solista, luego de un año y medio de cuerpo de baile. Era una época en que faltaban muchas figuras principales, hasta que en julio de 2001 fue promovida a primera bailarina. Todo fue rápido. En el 14 Festival Internacional de Ballet de La Habana (1994) fue el primero en que tomó parte activa, tuvo muchas sensaciones que nunca olvidará. Iban marcando un camino ancho, firme, seguro, de mucha fidelidad a las raíces, a Cuba. Participó en el ballet contemporáneo El legado de Pandora, de la estadounidense Suki John; Celebraciones, de la japonesa Yuriko Kikushi, donde empezó a sobresalir. En el cuerpo de baile hizo los clásicos, hasta que llegaron palabras mayores: Majísimo, la Kitri de Don Quijote, La fille mal gardée, El lago de los cisnes (enero de 1997), fecha inolvidable, la reina de las Willis, en Giselle… Después el magno clásico que Alicia inmortalizara como algo propio. Fue una etapa ardua de aprendizaje, de comprender que el ballet era su vida. «Era difícil para nosotros. Todo era muy rápido, ponerse a una velocidad, estudiar el personaje, buscar documentación y ver muchos videos. Una época muy intensa que nunca olvidaré».

Hoy, la Subdirectora artística del BNC es una bailarina en mayúsculas que ha bailado mucho en Cuba y por el mundo, representando la Escuela Cubana de Ballet, de la que es una digna y máxima representante, poniendo en alto el nombre de la nación en las giras, festivales, galas y muchos otros encuentros donde su nombre resuena como un eco de la historia de la danza cubana. Porque las generaciones crecidas en el bnc tienen ese toque especial, que es como beber de la fuente, bañarse en un río que contagia esa savia nutriente de la danza impregnada en sus raíces.

ALICIA, UN NOMBRE QUE ES CUBA

En estos tristes días de octubre, en el que hemos despedido a Alicia, la Maestra, la fundadora junto a Fernando y Alberto de esta obra grande, Viengsay, visiblemente conmovida por el dolor, está firme y segura de que el proyecto continuará por siempre y en ascenso en la descendencia del BNC. Una palabra rompe el silencio y toca sus adentros con una fuerza especial: Alicia. «Ella está y estará siempre en todos nosotros, su ideario, su obra artística, su manera de ver la vida, tan positiva siempre, su responsabilidad, su compromiso con Cuba, todo vive dentro de nosotros los que representamos al Ballet Nacional de Cuba, y todos los bailarines de las más diversas manifestaciones danzarias, y también en el pueblo cubano. Porque todos nos sentimos orgullosos de tenerla».

«Tenemos el deber de la continuidad, de preservar y hacer infinito el legado de llevar a Cuba, la pequeña Isla del Caribe, a las más altas cimas del arte danzario internacional, gracias a su temperamento, a su estilo pleno de cubanía, para hacerla ver, de una forma muy nuestra, ante los ojos del mundo. Hay, pues, un compromiso –comentó a Granma con fuerza desde la profunda tristeza que la embargaba–, de exigirnos cada día más, y por sobre todas las cosas, defender la Escuela Cubana de Ballet, fundada por ella, Fernando y Alberto. El futuro del ballet cubano sigue, estamos aquí para hacerlo continuar».

PRECISIONES:

Merecidas ofrendas

Fértil vida tuvo la prima ballerina assoluta Alicia Alonso en sus 88 años de labor profesional, en la que se destaca la fundación del Ballet Nacional de Cuba, junto con Alberto y Fernando Alonso, haber creado la llamada Escuela Cubana de Ballet y su identificación hasta los últimos días de su muerte con Fidel, Raúl y la Revolución Cubana, la que defendió con todas sus fuerzas y con su inolvidable actuación en escenarios nacionales e internacionales.

En ese tiempo en que dejó su huella en 65 países, recibió 266 premios y distinciones internacionales, 225 de carácter nacional y realizó 69 creaciones coreográficas, entre románticas, clásicas y contemporáneas, fungió como jurado en cinco oportunidades y se hizo acreedora de siete doctorados Honoris Causa.

La Alonso escribió para la historia un camino de ejemplo y abnegación ante el arte, la cultura y la vida.

Entre los premios que alcanzó están: Premio del Gran Teatro de La Habana, 1986; Premio Nacional de Danza 1998, del Consejo Nacional de las Artes Escénicas del Ministerio de Cultura de Cuba y la Asociación de Artistas Escénicos de la Unión Nacional de Escritores y Artistas de Cuba (Uneac) 1998; Premio Nacional de la Enseñanza Artística, que otorga el  Ministerio de Cultura de Cuba, 2010; Premio Estrella del siglo, del Instituto Latino de la Música, México, 2018.

Entre las órdenes y distinciones: Orden Nacional Carlos Manuel de Céspedes y Título de Dama. República de Cuba. 1947; Orden Ana Betancourt, que entrega la dirección Nacional de la Federación de Mujeres Cubanas, 1974; Orden Héroe Nacional del Trabajo, otorgada por el Comité Nacional de la Central de Trabajadores de Cuba, 1976; Orden Félix Varela, del Consejo de Estado, 1981; Distinción Raúl Gómez García, del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Cultura, 1982; Título Héroe del Trabajo de la República de Cuba, que entrega el Consejo de Estado, 1998; Orden Lázaro Peña de Primer Grado del Consejo de Estado de la República de Cuba, 1998; Orden José Martí,  otorgada por el Consejo de Estado de la República de Cuba, 2000; Distinción por la Educación Cubana, Ministerio de Educación Superior de Cuba, 2010. (R.C.)

Fuente: GRANMA

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s