Archivo de la categoría: Música

QUIEN FUERA. CANCIÓN DE SILVIO RODRÍGUEZ

Anuncios

LOS PASOS DE CHUCHO. PEDRO DE LA HOZ

pedro-de-la-hoz-1

PEDRO DE LA HOZ / GRANMA

El reino de Chucho Valdés se extiende hasta el infinito. Delante de su vista, o sea, de su manera de entender y comunicar la música, el horizonte se aleja en la medida que el creador devora distancias. Para confirmarlo, bastaron apenas ochenta minutos en una noche de sábado, a base de piano, sin otra compañía, en el vasto escenario de la sala García Lorca del Gran Teatro de La Habana Alicia Alonso.

Chucho Valdés
Concierto de Chucho Valdés, en el Gran Teatro de La Habana Alicia Alonso. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

No tenía el protagonista que insistir en que él toma los temas, suyos o de otros, como pretextos para la improvisación. El jazz es eso, pura invención; cada interpretación resulta un momento irrepetible, lo cual no significa que todo se deje a la espontaneidad o al azar.

En una ocasión, el maestro expuso sus criterios sobre el asunto: «Generalmente dentro de una improvisación se oyen los clichés que un músico tiene premeditados. Ahora eso no quiere decir que todo lo que él hace sea premeditado, sino que tiene algunos patrones a partir de los cuales él empieza a crear. Y son identificables además». Y a continuación definió su filosofía: «A veces estoy haciendo cosas y me empiezo a asustar porque me vienen ideas que nunca se me habían ocurrido. Y entonces empiezo a meterme en campos desconocidos. Es ahí cuando mejor me siento; cuando siento que están viniendo las ideas».

Seguir leyendo LOS PASOS DE CHUCHO. PEDRO DE LA HOZ

YO VENGO A CANTAR, PARA COMBATIR. GUILLE VILAR

Guille Vilar

GUILLE VILAR

Para nada es casual que la celebración del Evento de Cubadisco 2017, dedicado a la Nueva Trova, coincida con el Aniversario 150 del natalicio de Sindo Garay. Por lo tanto, desde una explicita complicidad, el nombre de esta ponencia ha sido tomado de un verso de la canción de Sindo titulada Rayos de Oro porque desde siempre en las canciones de la trova se ha amado y defiende a la patria, nuestro principal objetivo a resaltar en esta charla compartida.

Según Alejo Carpentier, toda la historia de Cuba está escrita en sus canciones políticas (1), al hacer referencia a aquellas piezas, que por lo general a partir de la rumba, se satirizaba al gobierno de turno durante las primeras décadas de la República como es el caso de la popular pieza La Chambelona. Mucho más acá en el tiempo, agrupaciones como NG La Banda, en una pieza como Picadillo de Soya, se refleja desde una simpática perspectiva, la incidencia de la soya en nuestra dieta alimenticia en el llamado Periodo Especial. Sin embargo, no es nuestra intención recorrer el universo de la música popular cubana donde en cualquier género podemos encontrar referencias a la evolución de nuestra sociedad desde ángulos diversos sino que nos acercaremos específicamente a las canciones que están enmarcadas dentro de la trova y de estas solamente a aquellas piezas caracterizadas por un inobjetable aliento patriótico.

Para el extranjero y también para no pocos de nosotros, cuando se habla de la música cubana, lo primero que se piensa es en un movido y cadencioso ritmo que ha hecho y hace bailar a medio mundo, pero simultáneamente en nuestro enriquecedor patrimonio musical, encontramos la invitación a una de honda reflexión ética en canciones de la Nueva Trova. Seguir leyendo YO VENGO A CANTAR, PARA COMBATIR. GUILLE VILAR

LA CONTEMPLACIÓN EVADIDA: MILES DAVIS Y LA MELANCOLÍA DE “KIND OF BLUE”. CARVALLO ROBLEDO

ISMAEL CARVALLO ROBLEDO / EL CATOBLEPAS
Sobre Miles Davis y Kind of Blue. La creación de una obra maestra, de Ashley Kahn, ALBA Editorial, Barcelona, 2011, 340 páginas.

Para Yuko Fujino.

[Kind of Blue. La melancolía de una nación.]

Evans pergeñó claramente sus ideas con bolígrafo azul en tres hojas de papel de carta. A juzgar por la fluidez de su escritura parece que la redacción fue bastante espontánea; Townsend apenas retocó nada. La única frase que no se utilizó en el álbum fue la afirmación final de Evans, una repetición de una frase previa: «Tal vez aquellos que tengan el oído fino captarán algo que escapa a la contemplación».
Ashley Kahn.

I

Quincy Jones dijo alguna vez que en un hipotético caso, en el que llegara a desaparecer todo rastro que sobre la faz de la tierra existiera del jazz, ese género tan único y, sobre todo, tan estrictamente norteamericano, de modo tal que fuera imposible tener noticia de reliquia alguna a través de la cual les fuera posible saber a los hombres lo que fue todo aquello, bastaría con escuchar Kind of Blue para poder comprender en su totalidad, y en toda la potencia del esplendor que pudiera cifrarse en una fórmula de belleza, perfección y equilibrio tan absolutos, lo que fue.

El disco se grabó en dos sesiones, corriendo el año de 1959. En marzo la primera y al mes siguiente la segunda. Era muy difícil que quienes participaron en ellas tuvieran consciencia plena de lo que ocurrió, y de la trascendencia de la ceremonia a la que juntos asistían más allá del proceso mismo de configuración musical en el que todos eran soberanos, razón por la cual para ellos no haya sido quizás otra cosa, tal vez, más que una grabación añadida a la lista de trabajo. Acaso haya sido Bill Evans el que pudo haber percibido algo, reiterándolo inconscientemente, es posible, en la repetición de esa frase que borrara después el productor general, según la cual en todo aquello había algo que escapaba a la contemplación. Algo que escapaba a la contemplación, nos quiso decir dos veces Bill Evans.

Y es que efectivamente terminó siendo eso: una ceremonia de solemnidad matinal y de especial nobleza, que resumió la historia entera -desde el punto de vista social, racial, artístico y musical- de la cultura norteamericana hasta esos momentos, y que llegaba en ese par de sesiones a la altura de una de sus cúspides más altas, llamada a permanecer como referente para todos los tiempos por venir. Una sola persona, un solo nombre resume todo ese proceso histórico, estético y comercial, saturado de genio refulgente y esfuerzo, y preñado de potencialidad artística multiplicada por seis. Béla Bartok, Alban Berg y Prokofiev habrían de ser sincopados junto con Dizzy Gillespie, Charlie Parker y Ahmad Jamal, así como por Gershwin y Debussy, en una ecuación armónica de refinamiento exquisito puesta en acto por la banda que él y solo él convocó. Toda la juventud, toda la arrogancia, todo el genio, todo el estilo le pertenecían a este trompetista nacido en Alton Illinois en 1926. El líder -entonces de treinta y tres años- de un sexteto al mismo tiempo efímero y eterno es el responsable y el vector fundamental de ese disco magnífico y sereno e irrepetible, y que refractó a alta presión lo mejor del siglo XX en un compacto aproximado de cuarenta y cinco minutos de duración nada más: Miles Davis.

En una sociedad partida en dos por el conflicto racial, un negro se levantaba deferente y soberbio como el símbolo indiscutible de lo mejor y más elaborado y más elegante que pudo haberse producido en los Estados Unidos, y que en Berlín sería recibido como miembro de una casa real. Era histórica y estructuralmente imposible que eso ocurriera en Europa: Miles Davis y el jazz configuran una de las herencias más grandes e insustituibles que al mundo ha dado América. Fue una síntesis perfecta y poderosa de la música europea y el resto de los géneros no europeos, pero producida, con sello propio, fuera de ella. Quien no ha escuchado este disco dispóngase a hacerlo y me entenderá.  Seguir leyendo LA CONTEMPLACIÓN EVADIDA: MILES DAVIS Y LA MELANCOLÍA DE “KIND OF BLUE”. CARVALLO ROBLEDO

LAS RAÍCES NEGRAS DE LA SAMBA. LUIZ RICARDO LEITÂO

 
Los sambistas Pixinguinha, João da Bahiana y Donga

 RESUMEN LATINOAMERICANO / BRASIL DE FATO

La samba no es apenas un género musical, es también el documento de identidad de los eternos excluidos

La fecha es controversial, el evento suena a invención publicitaria, pero vale mencionar la iniciativa: con el pretexto de marcar un siglo del registro del clásico “Pelo Telefone” en los archivos de la Biblioteca Nacional, en el 2016, los medios y la propia Academia, celebran los 100 años de la Samba, sin dudas una de las mayores expresiones de resistencia cultural del pueblo negro de Rio de Janeiro y de buena parte de Brasil. Es claro que se podría cuestionar la pertinencia de la elección – y, de hecho, hay muchas cosas mal contadas en esa historia.

Muchos cuestionan el local y el año del nacimiento de la “niña”, que, en verdad, se remontaría a otra época y espacio, siendo gestada lejos de los centros urbanos, en los “batuques” rurales de las senzalas – los grandes alojamientos que se destinaban a vivienda de los esclavos en los ingenios y estancias del Brasil colonial-, durante los pocos momentos de ocio de los esclavos de la casa-grande de ioiô e iaiá.

Además, señalan las críticas, la melodía compuesta en el patio de la Tia Ciata, en la histórica Plaza XI (RJ) de las viejas bahianas del candomblé, titulada originalmente “Roceiro”, sería fruto de una creación colectiva, y no individual, según aparece en el disco, en el que apenas se ve el nombre de Donga, omitiendo al autor de la letra, Mauro de Almeida, más tarde reconocido y de varios músicos que participaban de los animados encuentros, entre ellos está João da Baiana, Pixinguinha, Caninha y Sinhô.  Seguir leyendo LAS RAÍCES NEGRAS DE LA SAMBA. LUIZ RICARDO LEITÂO

LAS TRES MUERTES DE (LEONARD) COHEN / HERMANN BELLINGHAUSEN

 

leonard-cohen-81
Leonard Cohen

HERMANN BELLINGHAUSEN / LA JORNADA

Así como moría, renacía. Fue un hombre con suerte, por más que se quejara con la crudeza de su voz inconfundible y lenta que le dio 50 años de fama mundial. A diferencia de los trovadores de la época (de Brassens a Moustaki, de Serrat a Silvio, de Guthrie a Dylan) y de las estrellas de rock que brotaron en los sesentas gritando presunta o real poesía y transformando los sonidos y las funciones públicas de la música, Leonard Cohen ya era un autor reconocido, estrella emergente de la literatura canadiense. Con cuatro libros de poesía y dos novelas extraordinarias, iba camino a ser una gloria en el universo de papel de la literatura. Pero en 1967 toma una decisión anormal. De pronto quiso ser como Bob Dylan. Y se fue a reinventar a Nueva York con la disquera de su nuevo modelo (Columbia), con su agente (Albert Hammond) y su productor (Bob Johnston). Nunca un músico completo más allá de los acordes a la Hank Williams y las lecciones folclóricas de García Lorca, musicalizó poemas publicados con antelación. El impacto cultural supera su éxito comercial. Canciones de Leonard Cohen (1967) y Canciones desde un cuarto (1968) lo vuelven un poeta fundamental en muchos lugares del mundo y sobrevive a su primera muerte.  Seguir leyendo LAS TRES MUERTES DE (LEONARD) COHEN / HERMANN BELLINGHAUSEN

DYLAN Y EL NOBEL: INOCULTABLEMENTE SISTÉMICOS

LO QUE LA ACADEMIA QUIERE ES QUE DYLAN CANTE

La entrega del Premio Nobel

Ahora que el cantante apareció y dijo que aceptará el premio, dicen que puede hacerlo con un video o una canción.

dylan-1El músico irá a recoger el Premio Nobel de Literatura que le dio la Academia Sueca. /AP

El cantante estadounidense Bob Dylan deberá expresarse en la ceremonia de entrega del premio Nobel de Literatura ya sea a través de “un corto discurso, una perfomance, un video o una canción”, declaró este sábado Sara Danius, secretaria permanente de la Academia Sueca.

“Espero que haga lo que desee hacer”, declaró a la radio pública sueca Danius, que el martes tuvo una conversación telefónica con Dylan.

La Academia “hará todo lo que pueda” para adaptar la celebración a sus deseos, agregó Danius a la radio.

Dylan fue “humilde, agradable y divertido” durante la conversación telefónica de quince minutos que mantuvieron el martes, dijo Sara Danius a la agencia de noticias sueca TT.  Seguir leyendo DYLAN Y EL NOBEL: INOCULTABLEMENTE SISTÉMICOS

LA MEMORIA

lg
LEÓN GIECO

Los viejos amores que no están,
La ilusión de los que perdieron,
Todas las promesas que se van,
Y los que en cualquier guerra cayeron.

Todo está guardado en la memoria,
Sueño de la vida y de la historia,
El engaño y la complicidad
De los genocidas que están sueltos,
El indulto y el punto final
A las bestias de aquel infierno

Todo está guardado en la memoria,
Sueño de la vida y de la historia
La memoria despierta para herir
A los pueblos dormidos
Que no la dejan vivir
Libre como el viento.

Los desaparecidos que se buscan
Con el color de sus nacimientos,
El hambre y la abundancia que se juntan,
El mal trato con su mal recuerdo.

Todo está clavado en la memoria,
Espina de la vida y de la historia.

Dos mil comerían por un año
Con lo que cuesta un minuto militar.
Cuántos dejarían de ser esclavos
Por el precio de una bomba al mar.

Todo está clavado en la memoria,
Espina de la vida y de la historia.

La memoria pincha hasta sangrar,
A los pueblos que la amarran
Y no la dejan andar
Libre como el viento.

Todos los muertos de la A.M.I.A.
Y de la embajada de Israel,
El poder secreto de las armas,
La justicia que mira y no ve.

Todo está escondido en la memoria,
Refugio de la vida y de la historia.

Fue cuando se callaron las iglesias,
Cuando el fútbol se lo comió todo,
Que los padres palotinos y angelelli
Dejaron su sangre en el lodo.

Todo está escondido en la memoria,
Refugio de la vida y de la historia.

La memoria estalla hasta vencer
A los pueblos que la aplastan
Y no la dejan ser
Libre como el viento.

La bala a Chico Méndez en Brasil,
150.000 guatemaltecos,
Los mineros que enfrentan al fusil,
Represión estudiantil en México.

Todo está cargado en la memoria,
Arma de la vida y de la historia.

América con almas destruidas,
Los chicos que mata el escuadrón,
Suplicio de Mugica por las villas,
Dignidad de Rodolfo Walsh.

Todo está cargado en la memoria,
Arma de la vida y de la historia.

La memoria apunta hasta matar
A los pueblos que la callan
Y no la dejan volar
Libre como el viento.

HASTA AQUÍ EL POST DEL AUTOR DEL BLOG, LO QUE SIGUE ES DE WORDPRES