Archivo de la etiqueta: CENSURA

LA CULTURA BAJO BOLSONARO. ERIC NEPOMUCENO

BOLSO 3

ERIC NEPOMUCENO

ERIC 2El pasado lunes (15-08-2019), una subsidiaria del estatal Banco do Brasil abrió inscripciones para productores audiovisuales interesados en captar patrocinio. En tiempos de sequía absoluta, la iniciativa fue recibida como una señal de alivio para el sector.

Sin embargo, ese alivio duró casi nada. Es que, en el más puro estilo de las censuras dictatoriales, la convocatoria incluyó, en la ficha de inscripción de los eventuales candidatos, las siguientes preguntas: ‘¿la obra tiene característica religiosa o política?, ¿la obra hace referencia a crímenes, droga, prostitución o pedofilia?, ¿serán exhibidas escenas de desnudo o sexo explícito?’.

El mismo documento informa a los interesados que no serán beneficiadas obras “que incentiven el uso de bebida alcohólica, cigarrillos u otras drogas”, “tengan carácter religioso o sean promovidas por entidad religiosa”, o “que tengan carácter político-electoral-partidista”.

No se informa cuáles serán los parámetros de análisis.

La verdad es que no se trata de una extravagancia aislada, iniciativa infeliz de algún funcionario queriendo lucirse con sus jefes. No, no: la medida refleja a medida exacta la concepción de un gobierno encabezado por un ultraderechista que no pierde oportunidad de reiterar no solo su desequilibrio como su más olímpica ignorancia. Bolsonaro y sus secuaces tienen a la cultura, la educación y las artes como enemigos a ser destrozados a cualquier precio y lo más rápido posible.

Desde el retorno de la democracia, en 1985, hubo un solo periodo – cuando Fernando Collor de Mello asumió la presidencia, en 1990 – que se intentó destrozar el cine brasileño en particular y las artes en general. Fueron tiempos duros, pero el sector logró recuperarse en poco tiempo.

Luego del golpe institucional que destituyó a la presidenta Dilma Rousseff, el cleptómano Michel Temer tuvo, entre sus primeras medidas, liquidar el ministerio de Cultura. Hubo resistencia por todo el país, y el gobierno dio marcha atrás.

Pero comparado con lo que Bolsonaro pretende, tanto Collor como Temer son ejemplos de civilidad. Enemigo de cualquier tipo de pensamiento, está decidido a imponer su voluntad sin medir esfuerzos o admitir límites.

Sobran ejemplos. La inmensa mayoría de las universidades nacionales disponen de recursos para sobrevivir hasta el mes que viene. Las becas de alto nivel no tienen cómo sobrevivir a este agosto. No es que no haya una señal de luz en el horizonte: no hay horizonte.

¿Faltaba algo en la batalla del mentecato contra las artes y la cultura? Sí: faltaba restablecer una censura falsamente moralista y verdaderamente abyecta. Ahora ya no falta más.

Bolsonaro, que dispara bestialidades a velocidad de un sheriff de las películas de vaquero, avisó: es necesario imponer un filtro en defensa de los valores familiares.

¿Cuáles son esos valores?

Los que él y su clan de alucinados decidan.

Fuente: Página 12

CUANDO FACEBOOK CENSURÓ LA REVOLUCIÓN FRANCESA. MAURICIO ESCUELA

La Libertad guiando al pueblo, obra de Eugène Delacroix en 1830, conservada en el Museo del Louvre de París.

A inicios de 2018, Jocelyn Fiorina, un director de teatro francés, utilizó el célebre cuadro de Eugène Delacroix, La Libertad guiando al pueblo, como promoción de su obra Disparos en la calle Saint-Roch. No era para nada un mensaje político per se, mucho menos pornográfico, sin embargo, la imagen de la mujer con el seno al aire (que representa los ideales de la Revolución Francesa), fue censurada por la red social Facebook.

Mucho ha llovido sobre las calles de París desde aquel 14 de julio de 1789, que tantos señalan como el inicio de una nueva era. Tanto sucedió después, que nuestra cultura histórica a veces no sabe reconocer sus orígenes, sobre todo a partir de la generación de contenidos que releen aquel pasado. Sobre la Revolución Francesa se escribieron toneladas de libros, en especial acerca de aquella tarde en la que el gobernador Lunay, de la Bastilla, abrió las puertas de la fortaleza y se rindió. Cuentan que el rey, enterado en palacio, preguntó si se trataba de una revuelta. «No señor, es una revolución», le dijo un ministro.

Hasta esa fecha, el significado de la palabra revolución estaba unido al movimiento de los astros, ni siquiera la conmoción vivida por Inglaterra en 1640 se consideraba  como tal; sin embargo, como anotó luego el historiador Alexis de Tocqueville, la corriente revolucionaria era una fuerza que antecedía en siglos a la toma de la Bastilla y que la sucedería para siempre, acompañando el imaginario y el movimiento de la historia.

REVOLUCIÓN Y RESTAURACIÓN

Hanna Arendt en su ensayo Condiciones y significado de la revolución, destaca que los intelectuales revolucionarios de 1789 en adelante, incluso los estadounidenses que participaron en la de 1776 contra el Imperio Británico, comenzarían a despegarse de la noción de «lo nuevo» que a pesar de ellos mismos trajo la revolución. Ninguno de ellos, obsesionados con la pureza de la Diosa Razón, quería verse involucrado como artífice de un cambio que traía consigo además periodos de terror social generalizados, como el descrito por Víctor Hugo en su clásico El 93.

Según aquellos intelectuales, en realidad la revuelta quería retrotraer los tiempos a una era fundacional e idílica, que supuestamente existió, en la que «el cordero dormía junto al león». De hecho, para ellos la revolución no era otra cosa que una restauración, y de esa manera se comenzaba a admirar la oreja peluda del capital contrarrevolucionario en la visión de estos primeros historiadores burgueses, que le temían al polvorín desatado por ellos mismos, con ayuda del pueblo desposeído y en desesperación.

A partir de allí, el burgués comenzará a validar al rey al que le cortó la cabeza, hablará de su hidalguía, así como del espíritu de matrona y de madre de María Antonieta. Es una relectura de la historia que llega hasta nuestros días, en la figura de los políticos del sistema, que celebran el 14 de julio, pero les temen a las manifestaciones de jóvenes que enarbolan las «tres palabras malditas»: Igualdad, Libertad, Fraternidad.

Sucede que, rápidamente, el nuevo orden burgués echó mano al imaginario feudal, así se comenzó a vivir un nuevo «antiguo régimen», en las sociedades modernas. El oscurantismo burgués santificaba, sobre todo, la propiedad privada y a partir de allí construyó su noción de Estado, Derecho y sociedad civil y, por ende, moralidad.

FACEBOOK Y EL ANTIGUO RÉGIMEN

Mark Zuckerberg debió ser un estudiante muy libertino, durante su etapa como universitario brillante, que hacía las primeras pruebas de lo que luego fue la red social más extensa (y peligrosa) de la historia. A juzgar por la cantidad de anuncios insustanciales que caen en la censura, bajo la etiqueta de «pornografía», leemos cierta obsesión por los placeres de la carne, quizá por conocerlos demasiado. Seguir leyendo CUANDO FACEBOOK CENSURÓ LA REVOLUCIÓN FRANCESA. MAURICIO ESCUELA

CENSOR. BARRY LYNN

BARRY LYNN / LMD en español

En una tribuna publicada en el sitio web de The Washington Post (31 de agosto de 2017), el economista Barry Lynn cuenta cómo trata Google a los intelectuales que financia pero que se muestran críticos.

He dedicado los últimos quince años a investigaciones y a escritos contra los monopolios en un think tank de Washington bautizado como New America. El pasado 27 de junio, mi equipo publicó una declaración donde felicitaba a la Unión Europea por haber infligido una sanción a Google por violar la legislación antitrust. Más tarde durante el mismo día, me dijeron que Google, que financia sustancialmente New America, quería romper todo vínculo con la organización. Dos días después, me enteré de que el equipo de mi programa debía abandonar New America antes del 1 de septiembre. Ningún think tank desea que parezca que se aceptan las exigencias de sus donantes privados. Sin embargo, es lo ocurrido en este caso: todo nuestro equipo de periodistas y de investigadores fue abandonado porque los directivos de mi think tank decidieron no oponer resistencia ante las amenazas de Google.

ARABIA SAUDÍ AUTORIZA LA APERTURA DE SALAS DE CINE

Cuarenta años después de haberlo prohibido por temor a que se reprodujera la revolución islámica de Irán, la monarquía saudí ha reaccionado positivamente ante un hecho cultural ineludible próximo a cumplir 125 años: el disfrute del cine en espacios públicos (y privados). Algo francamente insólito y poco cuestionado por los medios corporativos occidentales. (OG)

El Ministerio de Cultura e Información va a empezar a conceder licencias de forma inmediata y espera que los primeros multicines abran en marzo de 2018.

ÁNGELES ESPINOSA / EL PAÍS

Mujeres saudíes en un festival de cortos celebrado el pasado octubre en Riad. FAYEZ NURELDINE AFP

Arabia Saudí ha autorizado este lunes la apertura de salas de cine, por primera vez en casi cuatro décadas. El Ministerio de Cultura e Información va a empezar a conceder licencias de forma inmediata y estima que los primeros multicines abran al público en marzo del año que viene. La medida, largamente esperada, se enmarca en el programa de reformas lanzado por el príncipe heredero, Mohamed Bin Salman (MBS), para modernizar el país. Se prevé que el primer cine en Riad se inaugure con la proyección de Born a King (Nacido rey), la primera superproducción rodada en el Reino del Desierto y que está dirigida por el español Agustí Villaronga.

“Esto marca un antes y un después en el desarrollo de la economía cultural en el reino”, ha declarado el ministro de Cultura e Información, Awwad Alawwad. En el comunicado en el que se hace el anuncio, Alawwad avanza también que la Comisión General de Medios Audiovisuales ha empezado el proceso para facilitar los permisos necesarios. “Esperamos que los primeros cines abran en marzo de 2018, afirma el ministro, que preside dicha Comisión.

Es la primera vez que van a concederse licencias de apertura de salas de cine comerciales desde su prohibición a principios de los años ochenta del siglo pasado. En aquellas fechas, la monarquía saudí, alarmada por la revolución islámica de Irán y la revuelta de La Meca, buscó protegerse reforzando sus lazos con el estamento religioso wahabí, al que concedió enormes poderes en materia educativa y de control social. Ese pacto ha convertido a Arabia Saudí en uno de los países con normas más anacrónicas del mundo.  Seguir leyendo ARABIA SAUDÍ AUTORIZA LA APERTURA DE SALAS DE CINE