Archivo de la etiqueta: Claudia González

VECINO MUERTO

Dicen que hay un vecino muerto,
Que alguien de los nuestros
ya duerme para siempre,
Que se apagó en sí mismo
Que no viene mañana.

Dicen también que fue una imagen,
Un rocío que empezaba a secarse.
Pero yo lo vi más, lo sufrí una mirada,
Lo viví en desamparo:
Triste como una abeja herida
Que se moja y se moja.

Cuentan que Victoriano ha muerto.
Nadie lo llore.
Que se acabaron su paso lento, su boina.
Eso dicen.

Más yo pienso que no,
Que él estará creciendo
Mientras haya esperanza.

Omar González
Foto: Claudia González Machado

HASTA AQUÍ EL POST DEL AUTOR DEL BLOG, LO QUE SIGUE ES DE WORDPRESS.COM

UNA ESTACIÓN SIN LÍMITES

(escaleta para una telenovela cubana)

Capítulo Uno

La gloria es una estación sin límites.
Una tarde cualquiera la sorprenden mis ojos,
Y tras el tímido gesto de una mujer que sufre,
Aparece su voz negándote el amor.

Que difícil quererte sin poderte tocar,
Qué fácil tocarte sin poderte querer.

Pasa un barco pequeño,
atestado de obreros que retornan de Regla.
Cruza un griego y atrás su jinetera.
No hay amor en sus pasos.
El puerto huele a otros puertos sombríos.

La mujer se levanta y el hombre la contempla.
Ella dice mañana y él quisiera morir.
Tristes se marchan ambos, no quieren consolarse.
La sed los aprisiona, la duda los envuelve.

¿Qué pasará después?
El jueves lo sabremos.

 

Capitulo Dos

Todo tiempo pasado fue pasado.
Ni él ni ella son los mismos del martes,
Cuando aquello era enigma y solo ambos sabían
Lo que podía pasar.

El velo de la carne se abrió por un instante
Y salieron a flote las heridas del viento.
Hubo un beso fugaz, una brizna de amor.

Ella sigue venado, ajena, incorruptible;
Más pura ni siquiera las hojas.

Pero hablaron y hablaron, se lo dijeron todo,
Y la arena cedió al paso de los hombres.
Quedó una huella impresa donde nada se olvida.

Por qué sigues tan triste, preguntó el persistente.
Demasiadas razones para tan poco tiempo, arguyó la muchacha.

Bebieron a escondidas. Solo pequeños sorbos
Por temor al instinto y a nuevas tentaciones.
Un perro los miraba y los dientes de otro
Los cercaban de miedo.
Afuera oscurecía. En silencio, se quedaron los dos.

Está claro que todo ha comenzado.
El sábado continuará la historia.

 

Capítulo Tres

Hoy es sábado y pudiera ser el fin.
Los dos están desnudos sobre un lecho enemigo.
Ella abre las piernas y es Brasil en La Habana.

Después hablan de un niño que no ha nacido nunca,
Y se hace el silencio para no despertar.
Hay tragedias pequeñas que no dejan dormir.

En tres horas el mundo resulta un simple roce,
Un detalle, un café. Y el sexo es un abismo.

A partir de esta tarde, la realidad no existe;
La fantasía pervive mientras el agua corre
Sobre el cuerpo inocente de una mujer herida.

Comienzan a encontrase. Faltan dos mil capítulos.

La gloria ha vuelto a ser una estación sin límites.

Omar González
Foto: Claudia González Machado

HASTA AQUÍ EL POST DEL AUTOR DEL BLOG, LO QUE SIGUE ES DE WORDPRESS.COM

DILEMA DEL CAZADOR BURLADO

El cazador quiere matar un ave
Sin herirle las alas.
La más bella lo elude
Y le rompe el orden de su juego de azar.
No soporta las trampas, siempre levanta el vuelo.

Eléctrico el paisaje. Tarde invernal de marzo.
El cazador aguarda pero ya no hay sorpresa.

La paloma no existe si el cazador la pierde.
Quiere tenerla como una liebre mansa,
Como una rosa dúctil, pero ella no está.

-¿Se suicida y se ríe?,
Pregunta el cazador y nadie le responde.

La paloma no existe si falta su elegancia.

Omar González
Foto: Claudia González Machado

HASTA AQUÍ EL POST DEL AUTOR DEL BLOG, LO QUE SIGUE ES DE WORDPRESS.COM

PROYECTO DE ELEGÍA

a José Vicente Abreu

Ahora que has muerto,
Será preciso dispararle a la Luna
Para saber de ti.

Los trashumantes venderán tu retrato
Y un alquimista dirá que perdiste
Porque no habías vencido.
Daniel Santos seguirá embolerado
Y en Maracaibo un negro inventará su mejor patiquín,
Un patiquín de sangre, ternura y caracol.

En Guasina advertirán tu ausencia
Y los insectos dibujarán tu cuerpo:
Serás indio, misterio, pequeño diablo que se va
Y tigre que vuelve sumido en su terca nostalgia.
Una bala perdida estallará, y del pozo
Subirán al cielo dos canastas con peces
Y una sombrilla blanca.
Dalí dirá que la vida es así.

Tu entierro será en un volcán despierto.
Acudirán los que te quieren
Y los que nunca dejarán de temerte
Habrá banderas rojas
Y Luis, sincero amigo,
Escribirá de ti.

Los muertos y los vivos comerán en tu mesa.
De tus cenizas brotará el aguardiente
Y nacerá la pólvora.
Como siempre, testigo ya de tu propia sonrisa,
Hablarás de la guerra,
Y estaremos despiertos viendo correr la sangre.

La Santa, ¿qué dirá?
Ella que se bañó en el fuego
Y nadie la entendió.

Clandestino te has ido y volverás clandestino,
El día en que la luz y el viento iluminen Caracas.

Te debo una elegía.
Jamás podré creer que ese muerto eras tú.

 

Omar González
Foto: Claudia González Machado

HASTA AQUÍ EL POST DEL AUTOR DEL BLOG, LO QUE SIGUE ES DE WORDPRESS.COM

PARTE DE GUERRA

Estamos en la guerra y llega la noticia de tu muerte.
Los mensajeros dicen que tu caída no fue heroica
Y que el día del disparo ibas huyendo hacia el refugio.
Confiesan que la muerte te sorprendió de espaldas,
Que lloraste de miedo y nadie se extrañó.

Me traen también tu carta,
En la que afirmas ser lo que no eras.
Siempre sucede igual.

Si te encuentro en la calle no intentes saludarme,
Recuerda que en la guerra tú fuiste el enemigo
Y que en la paz nunca serás mi hermano.

Omar González
Foto: Claudia González Machado

HASTA AQUÍ EL POST DEL AUTOR DEL BLOG, LO QUE SIGUE ES DE WORDPRESS.COM

SEÑAS PARTICULARES II

Jamás me vi conforme ante un espejo.
Años enteros mirándome y diciéndome:
¿Cuánto me falta,
A qué hora del día enterraré el silencio?
Y en las noches nostalgia,
Y en la nostalgia, nada más que nostalgia.

Mi padre tallándome un juguete.
Mamá en la ventisca secando leña seca.
Hierven las entrañas de la carne y las viandas.
Comida preferida, crujir de los maderos.

Sísifo no lleva una piedra, sino un reloj enorme,
Un reloj que lo ampara de cualquier soledad.
Pero yo no soy él, solo soy una estrella
Que viaja sin pasado, que siempre se despide.

Recuerdos, ¿dónde están?
La hija que se anuncia nacerá en un jolgorio,
Bailará con su hermano y esto será un jardín.
Yo estaré en la baranda y llegaran los náufragos.

En mi camino he dejado una sombra,
Un pobre perro flaco que sirve para amar.

Omar González

Foto: Claudia González Machado

HASTA AQUÍ EL POST DEL AUTOR DEL BLOG, LO QUE SIGUE ES DE WORDPRESS.COM

 

RETRATO DE FAMILIA

a Luis Miyares

Entonces veníamos a pescar y nadie nos miraba.
Estábamos ausentes.

Mi hermano que solloza porque no sabe
Del horizonte de agua ni de la vela blanca.
Gente de tierra adentro que descubre las olas,
Recoge caracoles y se construye el mundo
Con arena y espanto.

Un pescador llegaba y nosotros corríamos
A contemplar su cuerno de peces y cristales.
Tocábamos el lucio a ver si nos mordía.

Caibarién y nosotros, furtivos que se encuentran.
Ola y tierra en un beso y nadie nos retrata.

Treinta años después rozo el agua
Y la espuma me trae todo el frío de mi vida,
Y somos otra vez la familia completa,
Intacta en la memoria. Y nada nos sorprende.

Omar González
Fotos: Claudia González Machado

HASTA AQUÍ EL POST DEL AUTOR DEL BLOG, LO QUE SIGUE ES DE WORDPRESS.COM

RETRATO AÉREO

Desde un sexto piso
Las cosas suelen verse deformadas.
La mujer que pasea
Se ha convertido en carne temblorosa,
Más solitaria que una sombra en la arena,
Y los autos apenas dejan ver
la posible transparencia de sus dueños;
Son tablas, mesas veloces con que se quiebra el aire.

Para entender lo que ha quemado el Sol,
Es preciso bajar.
Desde un sexto piso
Las cosas suelen verse temblorosas y mansas.

Omar González
Foto: Claudia González Machado

HASTA AQUÍ EL POST DEL AUTOR DEL BLOG, LO QUE SIGUE ES DE WORDPRESS.COM

POSTMODERNISMO Y CONGA

Me pides que sea alegre,
Que baile y corra en el clamor del circo.

Me pongo mis zapatos,
La camisa con flores,
Vierto colonia sobre mi pelo verde
Y salto al ruedo a mover mis entrañas.
Soy el nuevo esperpento.

Me pides que sea alegre
Y el público me observa
Pero no se conmueve.

Me pides que me ahogue
En risa y vino blanco,
Pero todos sonríen
Y nadie, nadie, es capaz de apiadarse de mí.
Soy, sencillamente, el peor diletante.

Omar González
Foto: Claudia González Machado

HASTA AQUÍ EL POST DEL AUTOR DEL BLOG, LO QUE SIGUE ES DE WORDPRESS.COM

CAFÉ MEZCLADO

Los secaderos contaminan el río,
Y una mujer pregunta qué pasó con el agua
Tan suave y transparente que limpiaba el remanso.

Un murmullo de escombros viene por la corriente
Y sólo las avispas cargan lodo y memoria
Hacia el panal del techo. Se borra lo vivido.

La esposa del custodio ve pasar una balsa
Que viene de la Sierra
Y siente que está sola en medio del pasado.
Los hijos la consuelan, le dicen
Que volverán los días de tanta levedad.

Al alba las máquinas despulpan nuestro mejor café
Y los hombres lo beben sin pensar en el río.

Omar González
Foto: Claudia González Machado

HASTA AQUÍ EL POST DEL AUTOR DEL BLOG, LO QUE SIGUE ES DE WORDPRESS.COM

LA ENAMORADA

 

malecon

Ella vive de pie sobre mis párpados
Sus cabellos están entre los míos
Tiene la forma exacta de mis manos
Y el color de mis ojos que la miran
Ella se hunde entre mi propia sombra
Como una piedra en el azul del cielo.

Ella tiene los ojos siempre abiertos
Y me impide dormir con su mirada
A plena luz sus sueños luminosos
Hacen evaporar todos los soles
Sus sueños me hacen sollozar reír
Y hablar sin tener nada que decir…

PAUL ELUARD

Foto: Claudia González Machado
Fuente: Blog Poesía Universal, de Ricardo Fernández

HASTA AQUÍ EL POST DEL AUTOR DEL BLOG, LO QUE SIGUE ES DE WORDPRESS.COM

ARTE Y SOCIEDAD

                                                  a Nelson y a Fabelo, a Iris Dávila

Sonaron las trompetas
Y emergió el arte antiguo.

Llovió sobre París
Y en La Habana se organizó el desfile.
El empresario augusto sacó la gabardina
Y el tonto de Madrid dio lecciones de éxito.
Pasó el niño elegido y se alisó el cabello.
Todo estaba dispuesto para el acto final:
Las momias danzarían hasta dormir a Dios.

Si no llego a asistir
Me pierdo el exorcismo de tan caro bestiario,
El debut de las ostras.
¿Qué pretenden ustedes, acaso otra medalla,
El grano de maíz?

En el patio central hay una puerta al cielo.
Me escapo mientras sufro el bochorno y la pena.
Contemplo el gran festín.
Solo maquinaciones, tres locos que se embullan
Y algunos pobres duendes que pasarán de moda.
Sin agua ni piedad, solitarios y fieros.
Inevitable fin para tanto alboroto.
Ya soy un hombre extraño.

Pregunto, por si hay dudas:
¿Vinieron el enano, la cucaracha, el pavo,
El triste manatí que se quedó sin voz?
¿Llegarán las arañas, la víbora, el lorito,
La viajera imposible?
Todos y más, me responde el portero.

La pelvis se disloca y un espasmo recorre
El clítoris de Adela. Ella gime y se palpa.

Un rayo parta en dos nuestra casa de citas.
Mañana los periódicos callarán esta orgía.

Omar González
Foto: Claudia González Machado

HASTA AQUÍ EL POST DEL AUTOR DEL BLOG, LO QUE SIGUE ES DE WORDPRESS.COM

TABERNA*

ANTONIO CISNEROS
Foto, para esta edición: Claudia González Machado

S7300119

En las tinieblas los cuerpos envejecen
sin que nadie repare en el escándalo.

Un rostro amable y terso se confunde
con los belfos que van hacia la muerte.

Por eso somos hijos de la noche
a la puerta del templo. Un lamparín

es también el anuncio de reposo
para los cazadores extenuados.

Una taberna, por ejemplo, es en la noche
el frontispicio de las maravillas.

O al menos una luz en las colinas
donde rondan los perros salvajes.

Nadie teme a la muerte adormecido
en su mesa de palo y sin embargo

entre los altos vasos apacibles
se enfría el corazón con la insolencia

(y el encanto tal vez) de un tigre adulto
en la plaza del pueblo a pleno día.

Ninguna confidencia en verdad nos degüella.
Ni la risa recuerda a un jabalí

de pelambre dorada y fino precio.
El páncreas es un campo de ciruelas.

Los diablos apagan la linterna.
Aguardan (como suelen) donde cesa la luz.

*Este poema del peruano Antonio Cisneros –a quien recuerdo de la ocasión en que mereció el Premio Casa de las Américas de Poesía en 1968, y que falleciera hace poco más de tres años– , fue tomado del muy diverso y representativo blog POESÍA UNIVERSAL, de Ricardo Fernández.

HASTA AQUÍ EL POST DEL AUTOR DEL BLOG, LO QUE SIGUE ES DE WORDPRESS.COM

RECURSOS HUMANOS

Si usted quiere que un soldado no triunfe,
Aíslelo a la luz de un farol
Y haga cantar las ranas.
El soldado verá pasar los siglos
Y creerá que en su tiempo él fue una mariposa.
Se quemará las alas, terminará quejándose
Y no estará en el frente.

Omar González

Foto: Claudia González Machado

HASTA AQUÍ EL POST DEL AUTOR DEL BLOG, LO QUE SIGUE ES DE WORDPRESS.COM

HOGAR HERIDO

En estos días el español Marcos Ana cumple 96 años de edad. Quiero recordar su vida de luchador revolucionario, de poeta y forjador de cultura y virtudes, con este memorable poema suyo.

S7304942

Triste es luchar en una misma casa,
romper la mesa donde el pan se come,
vivir entre paredes, enfrentados
tercamente en un mismo territorio.

Y más triste es ser ciego,
sordo al llanto de una madre,
tener un tacto de áspera corteza
para su corazón en carne viva.

Hay que tener los pulsos amarillos,
la sangre sin vertientes, seca el alma,
para dejar oscuros nuestros pechos
sin esa luz urgente que España necesita.

Ni un paso más, hermano:
que no pueda “el ayer” o sus cenizas
sus odios oponer a nuestro encuentro.
Porque ni tú ni yo apagamos la lumbre,
ni robamos el pan,
ni dejamos sin techo y sin puertas nuestra Patria.

MARCOS ANA

Foto, para esta edición: Claudia González Machado 

HASTA AQUÍ EL POST DEL AUTOR DEL BLOG, LO QUE SIGUE ES DE WORDPRESS.COM

EDMUNDO ARAY

Esta “carta” constituyó el elogio que pronuncié en la cordial ceremonia donde el poeta, cineasta e intelectual venezolano Edmundo Aray, fuera condecorado con la Distinción por la Cultura Nacional, en La Habana, a finales de 2003. La publico como renovado tributo a mi inalterable amigo de toda la vida. La foto que ilustra el texto es de Claudia González Machado.

Cámara rápida. Foto de Claudia González Machado
Cámara rápida. Foto de Claudia González Machado

La Habana, 15 de diciembre de 2003, en días de Festival…

Querido Edmundo:

Como imaginarás, para quienes vivimos el Festival* en su dimensión más íntima y mundana, y no en la pública de las celebridades, el trabajo de hacerlo o haberlo hecho, jamás termina. No hay sosiego posible tratándose de un evento que, sin temor a exagerar, sólo nosotros, tú también, podemos lograrlo. Pero somos mortales, Edmundo; tanto, que el cansancio termina por cerrarnos la mente y ante el grato deber de elogiar a un amigo, sólo se nos ocurre, como único recurso posible, escribirle una carta, así sea una pésima carta de amor.

Cuando Abel y tú, aquella tarde en la sede de la Fundación, me pidieron que hablara en este acto en nombre del Ministerio, tuve la sospecha de que no iba a poder, pero como el ICAIC era el proponente fundamental, no podía negarme, aun cuando sé que entre los muchos amigos que hoy nos acompañan, los hay mil veces más capacitados que yo para decir de ti no sólo elogios, sino pasiones. Heme aquí, entonces, movido por el placer y castigado por el destino. Como en los melodramas.

Seguir leyendo EDMUNDO ARAY

La política es la continuación de la guerra por otros medios

Dra. Graziella Pogolotti

Fotos, para esta edición: Claudia González Machado

Fuente Juventud Rebelde

Ojos. Foto de Claudia González Machado
Ojos. Foto de Claudia González Machado

5 de Septiembre del 2015 De la guerra, obra de Carl von Clausewitz fue un clásico de la estrategia militar muy consultado por los estudiosos de la politología desde el siglo XIX hasta bien avanzado el XX. Por ese motivo, las ciencias políticas se apropiaron del vocabulario de los ejércitos para extender a ese campo el empleo de algunos términos, como el muy recurrente de vanguardia. Su definición de la guerra como continuación de la política se convirtió en lugar común.

En verdad, los conflictos bélicos convencionales no han cesado, aunque el armamento resulte cada vez más maléfico. Los gases tóxicos utilizados en la I Guerra Mundial produjeron víctimas a mediano plazo. El napalm y las bombas atómicas dejaron un rastro de muerte y enfermedad en quienes todavía no habían nacido. La política fue elaborando formas de preparación artillera en el plano nacional y en el internacional, a través de los medios de comunicación cada vez más sofisticados. Hearst, el gran magnate de la prensa amarilla norteamericana, demostró la efectividad de las fórmulas dirigidas a crear estados de opinión con recursos todavía algo primitivos. Contribuyó a crear las condiciones favorables para la intervención de Estados Unidos en la guerra de Cuba.

A la espera. Foto de Claudia González Machado
A la espera. Foto de Claudia González Machado

Lo que llamamos civilización avanza a pasos galopantes. La variedad de medios disponibles en la actualidad interviene más profundamente en la formación de mentalidades y valores.

La manipulación sistemática ha fracturado los cimientos de la democracia burguesa, al cabo de un brevísimo proceso histórico. El derecho universal al voto tardó decenios en imponerse a ritmo desigual, según la historia de cada país. Reservado primero a los contribuyentes de impuestos, luego a los alfabetizados, las mujeres y los negros tuvieron que librar batalla para lograr esa conquista. En el comienzo, los partidos políticos tenían identidad reconocible en su programa.

Durante la Guerra de Secesión en los Estados Unidos, los republicanos representaron al norte de Lincoln, y los demócratas, al sur esclavista. La Tercera República Francesa conoció un amplio espectro, con radical-socialistas, socialistas y comunistas.

Seguir leyendo La política es la continuación de la guerra por otros medios

GLAUBER ROCHA: DOS TEXTOS FUNDACIONALES E IMPRESCINDIBLES

Fotos, para esta edición: Claudia González Machado

LA ESTÉTICA DEL HAMBRE

Glauber, a quien conocí a principios de los años setenta en La Habana –cuando se estrenó El león de las siete cabezas en Cuba–, escribió este texto en 1965 como resultado de las discusiones sobre el cinema novo que se suscitaron durante la retrospectiva del cine latinoamericano efectuada en Génova en enero de ese mismo año. El texto aparece después del reconocimiento mundial de Dios y el diablo en la tierra del sol (1964), en los momentos en que el cinema novo se afianza internacionalmente con Glauber Rocha como uno de sus principales portavoces e ideólogos.

A continuación se ofrecen los pasajes más importantes de este importante documento:

Foto de Claudia González Machado
Foto de Claudia González Machado

Estética del hambre

Mientras América Latina lamenta sus miserias generales, el extranjero cultiva el sabor de esa miseria, no como síntoma trágico sino como dato formal de su campo de interés. Ni el latino comunica su verdadera miseria al hombre civilizado, ni el hombre civilizado comprende verdaderamente la miseria del latino. Hasta hoy sólo mentiras elaboradas de la verdad (exotismos formales que vulgarizan problemas formales) consiguieron comunicarse en términos cuantitativos, provocando una serie de equívocos que no terminan en los límites del arte sino que contaminan el terreno político en general.

Para el europeo los procesos de creación artística del mundo subdesarrollado sólo le interesan en cuanto satisfacen su nostalgia de primitivismo, un primitivismo híbrido, disfrazado de herencias del mundo civilizado malentendidas porque son impuestas por el condicionamiento colonialista.

El problema internacional de América Latina es todavía un caso de cambio de colonizadores, siendo que una liberación posible estará todavía por mucho tiempo en función de una nueva dependencia.

Este condicionamiento económico y político nos llevó al raquitismo filosófico y a la impotencia que generan en el primer caso la esterilidad y en el segundo la histeria.

La esterilidad: aquellas obras encontradas hartamente en nuestras artes, donde el autor se castra en ejercicios formales que todavía no alcanzan a la plena posesión de sus formas. el mundo oficial encargado de las artes generó exposiciones carnavalescas en varios festivales y bienales, conferencias fabricadas, fórmulas fáciles de éxito.

La histeria: la indignación social provoca discursos flamantes. El primer síntoma es el anarquismo que marca la poesía joven hasta hoy. El segundo es una reducción política del arte que hace mala política por exceso de sectarismo. El tercero, y más eficaz, es la búsqueda de una sistematización para el arte popular. Pero el error es que nuestro posible equilibrio no resulta de un cuerpo orgánico, sino de un autodevastador esfuerzo en el sentido de superar la impotencia. Y en el resultado de esta acción nos vemos frustrados apenas en los límites inferiores del colonizador. Y si él nos comprende, entonces no es por la lucidez de nuestro diálogo sino por el humanitarismo que nuestra información le inspira. Una vez más el paternalismo es el método de comprensión para un lenguaje de lágrimas o de mudo sufrimiento.

Foto de Claudia González Machado
Foto de Claudia González Machado

El hambre latina, por esto, no es sólo un síntoma alarmante: es el nervio de su propia sociedad. Allí se encuentra la trágica originalidad del cinema novo delante del cine mundial: nuestra originalidad es nuestro hambre y nuestra ma-yor miseria es que este hambre, siendo sentido no es comprendido.

De “Aruanda” a “Vidas secas” el cinema novo narró, describió, poetizó, discursó, analizó, excitó, los temas del hambre: personajes comiendo tierra, personajes comiendo raíces, personajes robando para comer, personajes matando para comer, personajes huyendo para comer, personajes sucios, feos, descarnados, viviendo en casas sucias, feas, oscuras. Fue esta galería de hambrientos que identificó el cinema novo con el miserabilísimo tan condenado por el gobierno, por la crítica al servicio de los intereses antinacionales, por los pro-ductores y por el público (el último no soportando las imágenes de la propia miseria). Este miserabilísimo del cinema novo se opone a la tendencia del digestivo. Filmes de gente rica, en casas bonitas, andando en automóviles de lujo: filmes alegres, cómicos, rápidos, sin mensajes, de objetivos puramente industriales. Estos son los filmes que se oponen al hambre, como si en los apartamentos de lujo los cineastas pudieran esconder la miseria moral de una burguesía indefinida y frágil, o como si los materiales técnicos y escenográficos pudieran esconder el hambre enraizada en la propia incivilización. Lo que hizo del cinema novo un fenómeno de importancia internacional fue justamente su alto nivel de compromiso con la verdad.

Nosotros comprendemos esta hambre que el europeo y el brasilero en su mayoría no entiende. Para el europeo es un extraño surrealismo tropical. Para el brasilero es una vergüenza nacional, y no sabe de dónde viene. Nosotros sabemos que el hambre no será curada por los planes de gabinete y que los arreglos del Technicolor no esconden sino que agravan sus tumores. Así sólo una cultura del hambre, minando sus propias estructuras, puede superarse cualitativamente: y la más noble manifestación del hambre es la violencia.

Del cinema novo: el comportamiento exacto de un hambriento es la violencia e la violencia de un hambriento no es primitivismo. Una estética de la violencia antes de ser primitiva es revolucionaria. Punto inicial para que el colonizador comprenda la existencia del colonizado: solamente concientizando su posibilidad única, la violencia, el colonizador puede entender por el horror, la fuerza de la cultura que él explota. Mientras no se levante en armas el colonizado es un esclavo: fue preciso un primer policía muerto para que el francés percibiera un argelino.

De una moral: esa violencia, con todo, no está incorporada al odio, como tampoco diríamos que está relacionada al viejo humanismo colonizador. El amor que esta violencia encierra es tan brutal cuanto la propia violencia, porque no es un amor de complacencia sino un amor de acción y transformación.

El cinema novo no puede desenvolverse efectivamente mientras permanece marginal al proceso económico y cultural del continente latino-americano, además el cinema novo es un fenómeno de los pueblos colonizados y no una entidad privilegiada del Brasil: donde haya un cineasta dispuesto a filmar la ver-dad y a enfrentar los padrones hipócritas y policiales de la censura, ahí habrá un germen vivo del cinema novo. Donde haya un cineasta dispuesto a enfrentar el comercialismo, la explotación, la pornografía el tecnicismo ahí habrá un germen del cinema novo. Donde haya un cineasta de cualquier edad o procedencia, pronto a poner su cine y su profesión al servicio de las causas importantes de su tiempo ahí habrá un germen del cinema novo.

Foto de Claudia González Machado
Foto de Claudia González Machado

La definición es esta y por esta definición el cinema novo se marginaliza de la industria porque el compromiso del cine industrial es con la mentira y con la explotación. La integración económica e industrial del cinema novo depende de la libertad de América Latina. El cinema novo se empeña para esta libertad. Es una cuestión de moral que se reflejará en los filmes, en tiempo de filmar un hombre o una casa, en el detalle de observar, en la filosofía: no es un film, sino un conjunto de filmes en evolución, que dará por fin al público, la conciencia de su propia existencia.

No tenemos por esto mayores puntos de contacto con el cine mundial. El cinema novo es un proyecto que se realiza en la política del hambre, y sufre por eso todas las debilidades consecuentes de su existencia.

 

LA ESTÉTICA DEL SUEÑO

Este texto, menos conocido que “Estética del hambre”, fue escrito en 1971 para ser presentado a los alumnos de la Universidad de Columbia (NY). El propio Glauber, en una retrospectiva suya organizada por Embracine y el Ministerio de Cultura de Brasil, en 1975, escribe: “La nación de América Latina supera la noción de nacionalismo. Existe un problema común: la miseria. Existe un objetivo común: la liberación económica, política y cultural de hacer un cine latino. Un cine empeñado, didáctico, épico, revolucionario. Un cine sin fronteras, de lengua y problemas comunes.”

Foto de Claudia González Machado
Foto de Claudia González Machado

Estética del sueño

1968 fue el año de la revoluciones de la juventud. El Mayo Francés ocurrió en el momento en que estudiantes e intelectuales brasileros manifestaban en Brasil su protesta contra el régimen militar de 1964.

Entre la represión interna y la repercusión internacional aprendí la mejor lección: el artista debe mantener su libertad ante cualquier circunstancia. Solamente así estaremos libres de un tipo muy original de empobrecimiento: la oficialización que los países subdesarrollados acostumbran hacer de sus mejores artistas.

Las ciencias sociales dieron a conocer estadísticas y permiten interpretaciones sobre la pobreza.

Las conclusiones de las afirmaciones de los sistemas capitalistas encaran al hombre pobre como un objeto que debe ser alimentado. Y en los países socia-listas observamos la permanente polémica entre los profetas de la revolución total y los burócratas que tratan al hombre como objeto a ser masificado. La mayoría de los profetas de la revolución total es compuesta por artistas. Son personas que tienen una aproximación más sensitiva y menos intelectual con las masas pobres.

Arte revolucionaria fue la palabra de orden en el tercer mundo en los años sesenta y continuará siéndolo en esta década. Creo entonces, que la mudanza de muchas condiciones políticas y mentales exige un desarrollo continuo de los conceptos de arte revolucionario.

Primarismo muchas veces se confunde con manifiestos ideológicos. El peor enemigo del arte revolucionaria es su mediocridad. Delante de la revolución sutil de los conceptos reformistas de la ideología imperialistas, el artista debe ofrecer respuestas revolucionarias capaces de no aceptar, en ninguna hipótesis, las evasivas propuestas. Y, lo que es más difícil, exige una precisa identificación de lo que es el arte revolucionaria útil al activismo político; de lo que es arte revolucionaria lanzada en la apertura de nuevas discusiones; de lo que es arte revolucionaria rechazada por la izquierda e instrumentalizada por la derecha.

Foto de Claudia González Machado
Foto de Claudia González Machado

Una obra de arte revolucionaria debería no sólo actuar de modo inmediata-mente político como también promover la especulación filosófica, creando una estética de eterno movimiento humano rumbo a su integración cósmica. La existencia discontinua de esta are revolucionaria en el tercer mundo se debe fundamentalmente a las represiones del racionalismo.

Los sistemas culturales actuantes, de derecha e izquierda, están presos a una razón conservadora. El fracaso de las izquierdas en Brasil es resultado de este vicio colonizador. La derecha piensa de acuerdo a la razón del orden y el desarrollo. La tecnología es ideal mediocre de un poder que no tiene otra ideología sino el dominio del hombre por el consumo. Las respuestas de la izquierda, ejemplifico otra vez en Brasil, fueron paternalistas en relación al tema central de los conflictos políticos: las masas pobres. El pueblo es el mito de la burguesía.

La razón del pueblo se convierte en la razón de la burguesía sobre el pueblo.

Las variaciones ideológicas de esta razón paternalista se identifican en monótonos ciclos de protesta y represión. La razón de izquierda se revela herede-ra de la razón revolucionaria burguesa europea. La colonización en tal nivel imposibilita una ideología revolucionaria integral, que tendría en el arte su ex-presión mayor porque solamente el arte puede aproximarse al hombre en la profundidad que el sueño de esta comprensión pueda permitir.

La ruptura con los racionalismos colonizadores es la única salida. Las vanguardias del pensamiento no pueden más, darse al hecho inútil de responder a la razón opresiva con la razón revolucionaria. La revolución es anti-razón que comunica las tensiones y rebeliones del más irracional de todos los fenómenos que es la pobreza. Ninguna estadística puede informar la dimensión de la pobreza. La pobreza es la carga autodestructiva máxima de cada hombre y re-percute psíquicamente de tal forma que este pobre se convierte en un animal de dos cabezas: una es fatalista y sumisa a la razón que lo explota como esclavo. La otra, en la medida en que el pobre no puede explicar lo absurdo de su propia pobreza, es naturalmente mística.

La razón dominadora clasifica el misticismo de irracionalista y lo reprime a bala. Para ella todo lo que es irracional debe ser destruido, sea la mística religiosa, sea la mística política. La revolución, como posesión del hombre que lanza su vida rumbo a una idea, es el más alto estado esencial del misticismo. Las revoluciones fracasan cuando esta posesión no es total, cuando el hombre rebelde no se libera completamente de la razón represiva, cuando los signos de la lucha no se producen a un nivel de emoción estimulante y reveladora, cuan-do, todavía accionando por la razón burguesa, método e ideología se confunden a tal punto que paralizan las transacciones de la lucha.

En la medida que la desrazón planea las revoluciones, la razón planea la represión. La toma política del poder no implica el éxito revolucionario. Hay que tocar por la comunión, el punto vital de la pobreza que es su misticismo. Este misticismo es el único lenguaje que trasciende al esquema racional de opresión. La revolución es una magia porque es lo imprevisto dentro de la razón dominadora. A lo sumo es vista como una posibilidad comprensible. Pero la revolución debe ser una imposibilidad de comprensión para la razón dominadora, de tal forma que la misma se niegue y se devore delante de su imposibilidad de comprender.

El irracionalismo liberador es la más fuerte arma de lo revolucionario. Y la libe-ración (…) significa siempre negar la violencia en nombre de una comunicad fundada por el sentido de amor ilimitado entre los hombres. Este amor nada tiene que ver con el humanismo tradicional, símbolo de la buena conciencia dominadora.

Las raíces indígenas y negras del pueblo latinoamericano deben ser entendidas como únicas fuerzas desarrolladas de este continente. Nuestras clases medias y burguesas son caricaturas decadentes de las sociedades colonizadoras.

La cultura popular será siempre una manifestación relativa cuando apenas inspiradora de un arte creada por artistas todavía sofocados por la razón burguesa. La cultura popular no es lo que se llama técnicamente de folclore, sino el lenguaje popular de permanente rebelión histórica.

Foto de Claudia González Machado
Foto de Claudia González Machado

El encuentro de los revolucionarios desligados de la razón burguesa con las estructuras más significativas de esta cultura popular será la primera configuración de un nuevo signo revolucionario.

El sueño es el único derecho que no se puede prohibir.

La “estética del hambre “era la medida de mi comprensión racional de la pobreza en 1965. Hoy rehúso hablar de cualquier estética. La plena vivencia no puede estar sujeta a conceptos filosóficos. Arte revolucionaria debe ser una magia capaz de hechizar al hombre a tal punto que él no soporte más vivir en esta realidad absurda.

 

Fuentes:

http://cinemanovo.com.ar/estetica_del_hambre.htm

Cine argentino y latinoamericano: una mirada crítica, de Alfredo Marino, Ediciones Nobuco, Argentina, 2004, en: https://books.google.com

 

HASTA AQUÍ EL POST DEL AUTOR DEL BLOG, LO QUE SIGUE ES DE WORDPRESSS.COM

Omar González: Ser cineasta es participar de la mayor de las utopías, la del arte total

Esta entrevista, realizada por la periodista Reina Hernández Morales, apareció publicada en las revistas Cubanow y Cine Cubano a principios de 2007. Permite conocer, desde el punto de vista institucional, cuál era el estado del cine cubano en aquellos momentos, luego de haber vivido su peor crisis productiva y cultural después de 1959.  Las fotos, especialmente seleccionadas para esta publicación en El ciervo herido, son de Claudia González Machado.

DSC03409 [50%]Cuestionario de Reina Hernández Morales

Fotos de Claudia González Machado

Fuente Revista Cine Cubano

Cuando el escritor y periodista Omar González — premio Casa de las Américas en 1978 –, se hizo cargo del Instituto Cubano del Arte e Industria Cinematográficos (ICAIC) en el año 2000, la institución seguía arrastrando las secuelas de la crisis económica que casi paralizó al país a inicios de los años noventa.

El llamado Período Especial, provocado por la desaparición del campo socialista europeo y el recrudecimiento del bloqueo estadounidense, estuvo a punto de terminar con una historia iniciada en marzo de 1959, unos dos meses después de que Fidel Castro entrara en La Habana al frente del Ejército Rebelde.

Con la extinción del bloque socialista, también se esfumaron las fuentesque proveían al ICAIC de infraestructura logística. La subvención que la institución siempre había recibido del Estado cubano, se limitó a cubrir los salarios de los trabajadores, mantener las instalaciones y aportar recursos financieros en moneda nacional que, si bien mantuvieron abiertas las puertas del ICAIC cuando otras industrias en la Isla cerraban las suyas por falta de insumos, no fueron suficientes para sostener una producción que promediaba entre seis y diez largometrajes anualmente, en la década de 1980.

Muy lejos aún de su esplendor, el cine cubano, sin embargo, comienza a dejar atrás su momento más crítico. A finales de 2006, Omar González, quien no oculta su inconformidad con la producción y la gestión del ICAIC, admitió públicamente que, por primera vez en seis años, se sentía contento. La razón está en la ascendente producción de animados y en la inclusión de cinco largometrajes, un cortometraje y doce documentales cubanos entre los 298 títulos estrenados el año pasado. Pero más que las cifras, a González le satisface la diversidad de lo realizado.

 El año 2007 pinta aún mejor en términos cuantitativos, adelantó el presidente del ICAIC, pero aclaró que «es demasiado prematuro y muy arriesgado, plantearse el asunto en términos comparativos de calidad, pues una película no está terminada hasta que no se verifica en su confrontación con el público».

Usted asumió la presidencia del ICAIC en uno de los peores momentos por los que ha pasado la institución. ¿Exactamente con qué se encontró a su arribo?

Llegué al ICAIC en un momento indudablemente complejo, a tal punto, que este que vivimos todavía lo es. Yo venía del Instituto Cubano del Libro, después de haber pasado por otras dos grandes instituciones, como la Televisión Cubana y el Consejo Nacional de las Artes Plásticas. Todas ellas también en circunstancias muy peculiares, aunque por diversos motivos. De todas las industrias culturales, las más perjudicadas por el impacto de la crisis económica fueron precisamente el libro y el cine, y el cine mucho más porque resulta costoso y por la desaparición de las fuentes de donde importábamos todos los recursos. Seguir leyendo Omar González: Ser cineasta es participar de la mayor de las utopías, la del arte total