Archivo de la etiqueta: CONTROL MEDIÁTICO

REDES, POLÍTICA E INTELIGENCIA. JORGE ELBAUM

La necesaria articulación entre el mundo digital y la militancia emancipatoria

JORGE ELBAUM

El primero de marzo detuvieron al ex presidente del club Barcelona Josep María Bartomeu, bajo la acusación de organizar una operación de difamación contra jugadores y funcionarios de su propio club, motorizada a través de las redes sociales. La investigación policial –que llegó a los titulares de los medios como Barçagate– identificó la contratación de un empresa de marketing digital cuya tarea consistía en desacreditar, desinformar y fabricar noticias falsas para debilitar a oponentes dirigenciales y lograr mejores condiciones de renegociación de contratos para el club, una vez que las cotizaciones de los futbolistas se hayan deteriorado.

El Barçagate motivó un debate en España y en la Unión Europea en relación con el rol institucional que han asumido determinados actores sociales corporativos, decididos a manipular a la opinión pública, con el aval o la indiferencia de las plataformas. Dado que el objetivo último de las mismas es mercantilizar todos los aspectos de la vida, son inexistentes las regulaciones dispuestas para limitar las operaciones de desprestigio, los discursos de odio, las estigmatizaciones y –sobre todo– los etiquetamientos ofensivos contra grupos vulnerables u organizaciones comprometidas en visibilizar situaciones de inequidad o expoliación..

Apenas una semana antes, el 24 de febrero, Jeremy Fleming, el director del Government Communications Head Quarters (GCHQ) –la oficina de ciber investigaciones  del M18, la central de inteligencia del Reino Unido– difundió una síntesis de su programa bianual, en la que posiciona a la Inteligencia Artificial (IA) y el espionaje de redes como elemento central de sus operaciones estratégicas para –afirman– combatir la desinformación y las noticias falsas. Según el documento difundido por Fleming, la IA ofrece capacidades para bloquear los ataques cibernéticos, prever patrones de actividad en redes y dispositivos, detectar transacciones financieras opacas y limitar las actividades de los enemigos del Reino Unido.

Los portales británicos que difundieron el documento del GCHQ silenciaron, sin embargo, el fallo del Tribunal Europeo de Derechos Humanos en 2018 –pleno proceso de negociación del Brexit–, que consideró como ilegales a los programas de vigilancia masiva organizados por esa agencia desde hace una década. Entre las iniciativas de la GCHQ denunciadas figuran operaciones de  vigilancia de 22.000 niños de escuelas primarias y secundarias británicas –sin consentimiento de sus padres– en el marco de un relevamiento de competencias futuras de los estudiantes.

Las agencias de inteligencia como la GCHQ y las empresas de marketing digital comparten dos tareas centrales interconectadas: las expositivas y las extractivas. Las primeras se orientan a influir en segmentos permeables (previamente detectados y estudiados), y las segundas buscan recolectar información de los usuarios apropiándose de los datos provenientes de los diferentes soportes (celular, TV, computadora, tablet), con el objeto de sumarlos a la minería de datos imprescindibles para la Inteligencia Artificial (IA).

Quienes compran o alquilan soportes para difamar o construir agendas aptas a los intereses hegemónicos se escudan en la libertad de expresión y en la ausencia de regulaciones globales y nacionales. Las guaridas digitales desde donde se operativizan las campañas de desprestigio, con alta presencia en América Latina y el Caribe (ALyC), cuentan con servidores ubicados en jurisdicciones ajenas a los territorios en los que se llevan a cabo las operaciones.

La pandemia incrementó la virtualidad, y los relevamientos muestran que aumentará su impacto en áreas tan disímiles como las campañas electorales, la comercialización y la educación. Pero también incrementará su capacidad de daño en el desarrollo de cruzadas contra dirigentes políticos antipáticos para el capitalismo monopólico digitalizado. Sus tareas planificadas incluyen, además, la diseminación de pequeñas discrepancias al interior de los grupos subalternos, con el evidente objeto de impedir su articulación política con referentes opuestos a la lógica neoliberal. 

Canales y soportes  

Alexander Nix, CEO de Cambridge Analytica, reconoce en el Parlamento británico su participación en campañas contra Cristina Fernández de Kirchner. 

Los canales a través de los cuales se concentra la emisión y la vigilancia de la IA en América Latina y el Caribe son:

  • Las Redes Sociales (RRSS) como Twitter, Facebook, Instagram y Tik Tok.
  • Los soportes de mensajería instantánea como WhatsApp, Telegram y Signal.
  • Los foros en línea y tableros de mensajes como Reddit.
  • El correo electrónico.
  • Y los tableros lúdicos, que agrupan comunidades de juego en línea.

Esos soportes son atravesados por una cronología explícita que modela gran parte de la agenda político-comunicacional que se instala y es recuperada, en Argentina, por la trifecta mediática (Clarín, La Nación e Infobae). Las cuatro etapas son:

(a) La Instalación, mediante la cual, un grupo de referentes preasignados propone la cruzada en formato de difamación organizada.

(b) La replicación a través de activistas y trolls contratados que amplían las imputaciones falsas.

(c) La irradiación: los bots –dispositivos automáticos que desparraman información con ayuda de la IA– se encargan de ampliar las operaciones propagandísticas de los referentes preasignados con el objetivo explícito de convertir sus posteos en hashtags/etiquetas (palabras o frases que se convierten en el centro de gravedad de las opiniones) aptas para reducir el debate y, al mismo tiempo, evitar que se hable de temas alternativos. Un bot es una cuenta automatizada, administrada por un algoritmo: no por una persona real. Está diseñado para replicar posteos sin intervención humana. Un troll es diferente de un bot porque el primero es un usuario real, generalmente contratado, mientras que los bots son automáticos. La actividad de trolling se sirve de los bots para extender sus mensajes.

(d) El Apalancamiento: las propaladoras de los medios concentrados recuperan la ofensiva desatada en las tres etapas anteriores y le brindan un barniz de rigurosidad periodística: cada vez más los soportes de las corporaciones neoliberales utilizan el entramado digital, como base, para fundamentar sus difamaciones políticas y auxiliar a los magistrados (cooptados por la derecha) para perseguir a sus enemigos políticos y empresariales en los estrados.

Seguir leyendo REDES, POLÍTICA E INTELIGENCIA. JORGE ELBAUM

ENCRUCIJADAS DE SOBERANÍA DIGITAL. JORGE ELBAUM

Google y los ecosistemas informativos destinados a imponer un sentido común funcional al neoliberalismo

JORGE ELBAUM

Hay que evitar la creencia de que las innovaciones tecnológicas son positivas sólo porque son nuevas, o son negativas sólo porque son tenológicas.”

David E. Graham

La última semana se informó la construcción de un consorcio de medios de comunicación argentinos asociados a la plataforma Google, destinada a reproducir material informativo local en su portal de noticias global denominado News Showcase. El acuerdo incluye a más de 30 grupos periodísticos, tanto porteños como provinciales, entre los que figuran Clarín, La Nación, Infobae, Página/12, El Cronista, La Arena, La Gaceta y Nueva Rioja, entre otros. El acuerdo implica un financiamiento de los medios locales por parte de Alphabet (la corporación que administra Google) y un decidido involucramiento en la selección de contenidos. Dicho desembarco forma parte de una campaña internacional para blindarse frente a las acusaciones de prácticas monopólicas, posición dominante, comercialización de datos privados a empresas y desvío de información crítica hacia la National Security Agency (NSA).

News Showcase ofrece colaboración y apoyo financiero al periodismo de cada uno de los países con el objeto de obtener una legitimidad cuestionada por la Unión Europea y otros estados. Argentina es uno de los doce países en donde se decidió implementar el programa, que incluye acuerdos similares con medios de Alemania, Brasil, Canadá, Francia, el Reino Unido, Australia y Japón, entre otros. La inversión inicial es de 1.000 millones de dólares e incluye, hasta la actualidad, a unos 450 medios. La participación de los medios argentinos contribuye a la tendencia generalizada de una mayor concentración monopólica global y a la vez faculta a Google a convertirse en el gran responsable de modelar la imagen de la Argentina a nivel internacional, permitiéndole la selección de noticias aptas para el paladar del neoliberalismo hegemónico.

Los medios locales recibirán compensaciones económicas por replicar una selección de sus titulares, mientras que Google compilará los datos obtenidos como insumo de sus operaciones de Inteligencia Artificial (IE). Una vez procesados, los comercializará a miles de empresas que los utilizarán como soporte para el marketing directo y personalizado. Los medios argentinos obtendrán dos tipos de financiamiento: por un lado, como consecuencia de la provisión de contenidos a la plataforma News Showcase, y por el otro como resultado de proporcionar acceso a artículos de las versiones pagas de dichos medios asociados.

El resultado de este involucramiento de Google en la producción de la noticialidad cotidiana local ampliará el control de la plataforma estadounidense sobre el denominado ecosistema informativo local, incrementando su capacidad para modelar el sentido común, imprescindible para la reproducción ampliada del sistema financiarizado. En ese marco, la restricción sobre la soberanía comunicacional se expresará a partir de las cinco dimensiones siguientes:

Agenda: decidirá qué temas y qué medios serán los que ocuparán los lugares prioritarios y cuáles serán ubicados en los márgenes. Dado que la selección inicial será ofertada por los propios medios, la trifecta mediática local (Clarín, La Nación e Infobae) logrará apalancar su legitimidad a la hora de difundir sus posverdades, falacias y tergiversaciones, apoyada en la cobertura brindada por una plataforma globalizada. Ese escenario es lo que Google conceptualiza como un ecosistema informativo, nominación aséptica con la que se pretende esconder las decisiones corporativas de sus CEOs. El ecosistema funciona como la mano invisible del mercado. Algo que está direccionalizado por poderosos actores que buscan atribuir sus movimientos a una naturaleza independiente de intereses.

Concentración: incrementará la monopolización de los medios locales sin tener que regirse por normativas democráticas –presentes o futuras–, dada su localización empresaria en Estados Unidos. Operará sin arbitraje del Estado y decidirá qué coartar, ampliar o cercenar sin que una autoridad soberana o multilateral cuente con capacidad de intervención.

Monetización: incrementará la capacidad de comerciar los datos personales de los ciudadanos argentinos, tanto para ofrecer agregados aptos para el marketing personalizado como para modelar campañas electorales, tal cual fue denunciado en ocasión del caso Cambridge Analytica.

Vigilancia: aumento de la capilaridad informativa sobre partidos políticos y sus referentes, combinado con el desarrollo de mecanismos de inteligencia artificial dispuestos para completar una arquitectura global capaz de instalar mercados de futuros conductuales. Una disposición posible gracias a una concentración extrema de conocimiento, ajena a la supervisión democrática: se profundizará la manipulación destinada a conformar tribus antipolíticas y modelo de consumidores antes que ciudadanos. Sujetos aislados enemigos de la cooperación, admiradores de la competencia, reivindicadores de la desconfianza y de guerra de todos contra todos.

Tergiversación, sobreabundancia y escándalo: La articulación convergente planificada por News Showcase será gobernada por algoritmos funcionales a los requerimientos empresariales trasnacionales, generalmente opuestos a las demandas sociales o las necesidades soberanas. En ese contexto, se omitirán los circuitos capaces de dotar a los usuarios de pensamiento crítico, convirtiendo a los ciudadanos en cibernautas. La difamación se hace confusa y ambigua y se la denomina fake new. “Cuando nos conectamos a internet ya no vemos el bosque. Ni siquiera los árboles, vemos sólo hojas, ramas (…) un ecosistema de tecnologías de interrupción (…) donde nos presentan pedazos o fragmentos de la realidad a través de sus buscadores”. La emocionalidad, la intemperancia, el odio y la intolerancia aparecen como vehículos de articulación social más premiados por las redes sociales y los buscadores. Cuánta más agresión se reproduce, mayor es la cantidad de respuestas. A eso se le suma el aluvión de contenido indiferenciado que –sin alfabetización digital– logra equiparar, sin jerarquizar, a un infectólogo con una presentadora televisiva, debatiendo temáticas de inmunización.

REGULAR O SUCUMBIR

Los grupos mediáticos que integran el programa de Google.

Desde 2019 el control del intercambio político en el ciberespacio es regulado por Google sólo en Estados Unidos, la Unión Europea (UE), la India y el Reino Unido. En 2020 se incluyó a Nueva Zelanda, Israel, Australia y Taiwán. En todos esos países, Google limitó, seleccionó y/o censuró la divulgación de anuncios electorales según segmentaciones generacionales, de sexo y de ubicación georreferencial. Aunque Google intenta resguardarse frente a posibles acusaciones de interferencia electoral, la Unión Europea y algunos de sus países miembros, por separado, han avanzado en la aplicación de normativas destinadas a limitar su poder discrecional. A partir de enero de 2021 se aplica en España la denominada Tasa Google, que grava con el 3% de los ingresos a las empresas digitales cuyos ingresos superan los 750 millones de euros a nivel mundial y más de 3 millones en España.

El 26 de enero la titular de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, invitó al gobierno de Joe Biden a regular en forma conjunta a los gigantes tecnológicos, ante el impacto negativo que generan en relación a la competencia, las normas democráticas, la seguridad, la proliferación de discurso de odio y la calidad de la (des)información. La funcionaria de origen germano advirtió que, además de los cinco gigantes de la sigla GAFAM (Google, Amazon, Facebook, Apple y Microsoft), también deberán ser evaluados y limitados las plataformas Booking, Alibaba, TikTok y la firma de teléfonos móviles Samsung. El pedido de Von der Leyen se suma a los anuncios realizado por el Comisionado Europeo de Mercados Internos, Thierry Breton, quien informó que la UE estudia diversas medidas antimonopólicas que incluyen el requerimiento de forzar a las grandes trasnacionales tecnológicas a dividirse, e incluso a vender alguna de las divisiones con sede en Europa.

Las transnacionales digitales son parte constitutiva del modelo neoliberal financiarista. La monetización, la articulación con los fondos de inversión, la evasión fiscal y las transacciones en guaridas fiscales son parte del ADN constitutivo de su lógica monopólica e imperial. La encrucijada central remite a la gobernanza global y a la capacidad regulatoria de los Estados soberanos. Cuanta más autoridad posean los gobiernos para regular a las corporaciones, más posibilidades existirán de ampliar los derechos democráticos. Por el contrario, cuantas más prerrogativas posean las corporaciones –apelando en todo momento a su libertad de empresa– menor capacidad tendrán las mayorías populares para construir su destino en forma autónoma e independiente.

Discurso del vicepresidente del gobierno español, Pablo Iglesias, ante las Cortes Generales (Congreso de España), el 17 de febrero de 2021. Para una escucha adecuada a la recepción local, sustitúyanse los monopolios mediáticos españoles por los nombres de los grupos locales, Clarín, La Nación e Infobae.

Fuente: EL COHETE A LA LUNA

LAS (OTRAS) SIETE REGLAS DE PODER POLÍTICO EN LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN. JONATHAN MARTÍNEZ

EL MENTIDERO

EL MENTIDERO

JONATHAN MARTINEZ / PÚBLICO

Hace unas semanas, examinábamos siete estrategias que aplica el poder político en los medios de comunicación con el propósito de mantener determinadas relaciones de dominación, desviar la atención del público, acaparar prestigio y descalificar al adversario. Hoy examinamos otras siete fórmulas de control político y mediático.

1. LA FALSA UNANIMIDAD. La estrategia consiste en ofrecer simultáneamente desde todos los altavoces la misma versión unívoca y sin lugar a matices sobre una cuestión en disputa.

1b. Llevada a su extremo, la unanimidad forzosa hace que los diferentes diarios generalistas lleguen a ser indistinguibles entre sí.

2. EL ESTRIBILLO. Si la falsa unanimidad es una estrategia de acción simultánea, el estribillo es una estrategia sucesiva, es decir, se prolonga en el tiempo y confía su efectividad a la pertinacia. Se trata de elegir un término —positivo o peyorativo según el caso— y repetirlo hasta el hartazgo descartando cualquier otro sinónimo hasta que cale a largo plazo como una lluvia fina.

2b. Existen, por supuesto, las variantes cuñadas de los estribillos oficiales, esas frases ajenas a la argumentación que sirven para zanjar de un plumazo cualquier debate incómodo.

3. LA BALANZA. Es el elogio de la centralidad. La cantinela de los extremos que se tocan. Desde el justo fiel de la balanza, el poder político se deshace de sus adversarios por el procedimiento de la equiparación y la doble negación: ni los unos ni los otros.

3b. El semiólogo francés Roland Barthes llamaba “ninismo” a esta forma de manipulación representada en la figura de la balanza. Ni de izquierdas ni de derechas.

  Seguir leyendo LAS (OTRAS) SIETE REGLAS DE PODER POLÍTICO EN LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN. JONATHAN MARTÍNEZ

LAS SIETE REGLAS DEL PODER POLÍTICO EN LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN. JONATHAN MARTINEZ

EL MENTIDERO

JONATHAN MARTINEZ / PÚBLICO
<p>Fotograma de <em>La naranja mecánica </em>(Stanley Kubrick, 1971).</p>

Fotograma de La naranja mecánica (Stanley Kubrick, 1971).

1. La metonimia: la parte por el todo

La RAE define ‘metonimia’ como el procedimiento de “designar algo con el nombre de otra cosa tomando el efecto por la causa o viceversa”. Por ejemplo, un objeto como la corona permite designar toda una institución, y más aún, todo un país.

 

La metonimia es un recurso común en el discurso político. El discurso nacional se presta a una de sus variantes más efectivas: que una pequeña porción del país, la tuya, represente a la totalidad. Esta fórmula deja a la disidencia fuera del concepto de nación que has construido.

2. El enemigo exterior

Para construir grandes adhesiones se necesitan grandes enemigos. La apelación continua a un enemigo extranjero, presunta antítesis de tu concepto excluyente de país, refuerza el cierre de filas en torno a ti y tu imaginario ideológico.

 

Los enemigos exteriores son reciclables y resucitan al antojo del poder de turno. En el ámbito occidental, Rusia ha representado el gran enemigo foráneo: peligroso comunismo para el nuevo franquismo, rival eterno durante la Guerra Fría y supuesto nido de hackers en nuestros días.

 

3. El enemigo interior

El enemigo exterior permite, por mera analogía, generar un enemigo interior al que presentarás como agente infiltrado del monstruo extranjero.

 

En la práctica, la lógica del enemigo exterior/interior implica intervenir en el debate político del país enemigo. Se trata de representar la disputa interna de ese otro país como una réplica exacta de la disputa de tu país. Y alinearte con quien te corresponda.

Seguir leyendo LAS SIETE REGLAS DEL PODER POLÍTICO EN LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN. JONATHAN MARTINEZ

HERBERT SCHILLER: LA LUCHA CONTRA EL IMPERIALISMO DE LOS MEDIOS. Una entrevista de VINCENT MOSCO

VINCENT MOSCO / TELOS / DDOOSS

Aunque publicada en la revista TELOS en 1993, esta entrevista semibiográfica al relevante economista estadounidense de la comunicación Herbert Schiller (1919-2000), conserva incuestionable vigencia en muchos de sus pasajes y permite formarse una idea de la evolución de uno de los más importantes y radicales pensadores norteamericanos de la segunda mitad del siglo XX. Publicamos la mayor parte del diálogo entre Schiller y Mosco. 
Herbert I. Schiller
 La entrevista fue realizada con Herbert Schiller en su casa de La Jolla, California, en 1992. El objetivo: la evolución de la obra y el pensamiento de uno de los investigadores estadounidenses más reconocidos. Telos inicia así una sección especial dedicada a estudiosos de prolongado e incuestionable prestigio en el campo de las comunicaciones y la comunicación social.
 Herbert I. Schiller nació en la isla de Manhattan de la Ciudad de Nueva York en 1919, hijo único de Gertrude Perner y Benjamin Schiller. Su padre era un experto orfebre y fue una de las primeras víctimas de la Gran Depresión, despedido y desempleado entre 1919-1939. La crisis económica de los años 30 y su impacto en su propia familia tuvo una poderosa influencia en el desarrollo y la visión del mundo de Schiller.
 Schiller asistió a la escuela pública elemental, la superior y la universidad en la ciudad de Nueva York, graduándose en el City College de Nueva York en 1940. Recibió su M.A. en la Universidad de Columbia en 1941 y fue inmediatamente a Washington D.C. para hacerse cargo de un empleo en las agencias gubernamentales que proliferaron en relación con el estallido de la Segunda Guerra Mundial. Un año más tarde fue movilizado y pasó tres años en el Ejército de los Estados Unidos, dos y medio de los cuales transcurrieron en el extranjero, en el Norte de África. Su vida en un área colonial (francesa) supuso otro elemento determinante de la educación básica de Schiller.
 Tras la desmovilización en 1945, volvió a Europa para pasar otros tres años trabajando para el Gobierno Militar de los Estados Unidos en Alemania, con base en Berlín. La restauración del capitalismo en Berlín proporcionó otro importante conjunto de experiencias a su desarrollo político-intelectual.  En 1948 Schiller volvió a los Estados Unidos, inició un intenso período de preparación para obtener el PhD., que recibió en 1960. Durante este período, enseñó en el Instituto Pratt de Brooklyn y en el City College de Nueva York, y empezó a formar una familia.
 Schiller aceptó un empleo en la Universidad de Illinois en 1961 y permaneció allí hasta 1970. Fue en esta época cuando se operó el cambio de su estudio de recursos económicos al campo de la comunicación y la publicación de su primer libro, Mass communication and American empire.
 En 1970, Schiller se trasladó a la Universidad de California en San Diego, donde ha permanecido hasta la actualidad. Se retiró en 1990 pero sigue escribiendo, enseñando en el Departamento, viajando y dando conferencias. Es también Profesor Visitante de la Universidad Americana en Washington D.C. y de la Universidad de Nueva York. Una de sus actividades más conocidas ha sido su serie de vídeo, Herb lee el New York Times, que lanzó con Paper Tiger Television en 1981.

EDUCACIÓN Y PRIMERAS INFLUENCIAS

Mosco: Me gustaría comenzar preguntándole sobre algunas de las influencias en su carrera tal vez empezando por hablar sobre su educación, sobre lo que pueda haber habido en ella que haya influido en su desarrollo.
Schiller: Si hago una visión retrospectiva yo diría que, además de eso, incluiría también dos influencias formativas determinantes. Una fue la situación económica general existente cuando yo era un adolescente, incluso antes de serlo, y cómo esa situación económica general me afectó a través de mi familia, de mis padres. Y la otra condición paraeducativa fue la Segunda Guerra Mundial y especialmente mi intervención en ella como joven funcionario del Gobierno Militar de los Estados Unidos en Alemania entre 1946-1948, de la que obtuve una profunda comprensión de cómo una sociedad era destruida y reconstruida.   Seguir leyendo HERBERT SCHILLER: LA LUCHA CONTRA EL IMPERIALISMO DE LOS MEDIOS. Una entrevista de VINCENT MOSCO

LOS GRANDES MEDIOS DE COMUNICACIÓN CONTRA LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN. MIKE WHITNEY

medios-jeff-bezos
Jeff Bezos, dueño del Washington Post.

JEFFREY St. CLAIR / COUNTERPUNCH / SIN PERMISO

“Cabría preguntarse qué gobierno extranjero tenía mayor interés en la victoria de Trump sobre Clinton y cuál ha sido el que más ha influido en ello: Rusia o Israel. Sheldon Adelton dedicó, supuestamente, 25 millones USD para poyar a Trump y Netanyahu hizo campaña en su favor de manera pública desde Tel Aviv”.

Mike Whitney: CounterPunch ha sido clasificado como uno de los 200 portales web que, de acuerdo con el Washington Post, “publicó o difundió, deliberada o involuntariamente, propaganda rusa”. La misteriosa organización que sostiene estas acusaciones se llama PropOrNot, un grupo de investigadores que ha hecho todo lo posible para mantenerse en el anonimato. En lugar de perder el tiempo preguntándote si eres o no un agente ruso (lo cual resulta ridículo de pensar), ¿qué motivación crees que tiene este grupo para acusar y atacar a las páginas web listadas?

Jeffrey St. Clair: A ese respecto, solo se pueden hacer especulaciones, ya que todavía no sabemos quiénes son y nadie sabría ni que existen de no haber sido por el Washington Post. Incluso, referirse a ellos como “investigadores” quizás sea inflar sus currículums.  Mark Ames ha seguido algunos de los tweets relacionados con las cuentas de PropOrNot y sugiere vínculos con los nacionalistas ucranianos. Pero esto no son más que conjeturas, hasta que salgan de la oscuridad y revelen sus identidades, lo cual es una posibilidad que no creo que vaya a suceder. De hecho, es probable que tengamos que demandarlos para poder contestar esas preguntas.

medios-propornot

En cuanto a la propia historia del Washington Post, eran crónicas falsas sobre noticias falsas, basadas en acusaciones falsas hechas por fuentes falsas. Es posible que le den el premio Pulitzer gracias a ello.  Seguir leyendo LOS GRANDES MEDIOS DE COMUNICACIÓN CONTRA LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN. MIKE WHITNEY

LAS DIEZ NOTICIAS MÁS CENSURADAS 2015-2016. ERNESTO CARMONA

La publicación de las 25 noticias más censuradas durante el año académico 2015-2016 responde a la tradición de 40 años originada en la Universidad Estatal de Sonoma, California, por el profesor Carl Jensen y sus estudiantes, cuando sospecharon que los grandes medios estaban ocultando demasiada información sobre el caso Watergate.

Los sucesivos herederos de Jensen, los profesores Peter Phillips, Mickey Guff y Andy Lee Roth, llevaron adelante una expansión del Proyecto, que ahora incluye facultades y estudiantes afiliados de diferentes campus de América del Norte que le han dado más diversidad y fortaleza. Durante el ciclo de este año académico, el Proyecto Censurado revisó 235 Noticias Independiente Validadas (Vins, en inglés) que representan el esfuerzo colectivo de investigación de 221 estudiantes universitarios y 33 profesores de 18 campus que participan en el Proyecto Censurado. Ésta es una versión que resume lo medular de los encabezados del contenido de las 10 noticias top más censuradas ya publicadas en castellano.  Seguir leyendo LAS DIEZ NOTICIAS MÁS CENSURADAS 2015-2016. ERNESTO CARMONA