Archivo de la etiqueta: CRISIS

CULTURA Y DESARROLLLO SOSTENIBLE. LILLIAN ALVAREZ

LILLIAN ALVAREZ

Síntesis de la intervención en el Foro de la sociedad civil cubana convocado por la Agencia Cubana de Naciones Unidas en el marco de la XII Convención Internacional Sobre Medio Ambiente y Desarrollo “Por la integración y cooperación para la sostenibilidad”, La Habana,  julio 2019

lillian-alvarezLa Organización de las Naciones Unidas no incluyó la cultura como un objetivo independiente en los Objetivos de Desarrollo Sostenible. No obstante, la Agenda resultante incluye varias referencias explícitas a los aspectos culturales, entre los que se destacan asegurar que todos los alumnos adquieran los conocimientos necesarios para promover el desarrollo sostenible; la promoción de las políticas que apoyen la creatividad y la innovación; la necesidad de aprobar políticas para promover un turismo sostenible y la referida a la protección y salvaguarda del patrimonio.

Fue la Resolución del 20 de diciembre de 2017, de la propia Asamblea General, denominada “Cultura y desarrollo sostenible”, la que destacó especialmente la importancia de los procesos culturales para el concepto del desarrollo sostenible e instó a los gobiernos a incorporar de forma más visible y eficaz a la cultura en las políticas y estrategias de desarrollo económico, social y ambiental a todos los niveles. Es plausible que esta Resolución reconozca la necesidad de “promover y aplicar nuevos patrones de consumo y producción sostenibles que contribuyan a la utilización responsable de los recursos y contrarresten los efectos adversos del cambio climático”, pero la sociedad en su conjunto, a nivel global, no está consciente de la profundidad de los cambios que son necesarios para revertir la peligrosa y dramática situación en la que nos encontramos.

Generalmente, cuando se habla de educación y cultura asociadas al medio ambiente, se tiende a aludir al deber ciudadano de cuidar los entornos naturales, a la elección de lo que comemos, o a fomentar la sensibilidad por el reciclaje de todo lo posible. Pero la influencia cultural tiene un alcance mucho mayor, y es esencial discutirlo a fondo.

La intervención de Fidel Castro en Rio de Janeiro en 1992, debe acompañarnos en los análisis de hoy: “Es necesario señalar que las sociedades de consumo son las responsables fundamentales de la atroz destrucción del medio ambiente” para luego añadir: “Menos lujo y menos despilfarro en unos pocos países para que haya menos pobreza y menos hambre en gran parte de la Tierra. No más transferencias al Tercer Mundo de estilos de vida y hábitos de consumo que arruinan el medio ambiente. Hágase más racional la vida humana”

crushed-cars-2-44x62
Hágase más racional la vida humana

Con el advenimiento de la radio, el cine y la televisión en el siglo XX, y el acelerado desarrollo de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación en el XXI –y su monopolización a niveles extremos–, los estilos de vida, costumbres, aspiraciones, lenguajes y símbolos de la ideología y la cultura dominantes han permeado a todas las capas sociales en todos los rincones del planeta. La publicidad, en todas sus variantes, incita constantemente a los potenciales compradores, ya sean del Norte desarrollado o del más pobre país del Sur, a “descubrir” necesidades no percibidas y a anhelar como paradigmas de vida los “vendidos” constantemente por la industria hegemónica del entretenimiento, o sea, los de la clase media- alta de los Estados Unidos.

Seguir leyendo CULTURA Y DESARROLLLO SOSTENIBLE. LILLIAN ALVAREZ

LAS NARIZOTAS DE PINOCHO. GRAZIELLA POGOLOTTI

GRAZIELLA POGOLOTTI / JUVENTUD REBELDE

Algún ingrediente particular tuvo la leche que me suministraron desde mis primeros meses de vida. Odié la mentira desde que tuve uso de conciencia propia. De regreso al parque, niña todavía, había que calmar mis accesos de ira por las trampas de mis compañeritos. La experiencia de la vida me fue enseñando más tarde que el ocultamiento de la verdad es fuente de conflictos de toda índole, aunque, claro está, ingenuo sería olvidar que hay cosas que han de andar ocultas para garantizar el éxito de estrategias de largo alcance. Son secretos que atañen al destino de una colectividad y descansan en los estadistas que son sus representantes. Otros silencios resultan inútiles, cuando se multiplican las vías de acceso a la información y perduran como termómetros de los estados de opinión, la fábrica de bolas y la subrepticia táctica de la propagación de rumores. A pesar de que la nariz de Pinocho crece con cada mentira, suele decirse que estas últimas tienen las piernas cortas y, sin embargo, dejan huellas en las sombras de desconfianza.

El amor a la verdad no es un ingrediente que se suministra con la leche. Forma parte del proceso de construcción de la personalidad, que comienza en el hogar y en la escuela. Debe proseguir en el complejo entramado de relaciones del individuo con las instituciones. La diferencia no está en la dimensión de la mentira, grande o pequeña, sino en el hecho de transgredir la confianza mutua entre personas, así como las de estas con la comunidad mayor. Afrontar la verdad puede resultar ocasionalmente doloroso, pero el aprendizaje de la vida consiste en disfrutar la alegría y sobreponerse al sufrimiento en lo físico y en lo moral. Cuando padecemos la pérdida de alguien cercano, cuando observamos desprenderse máscaras que ocultaban la aparente realidad de un rostro, cuando falla la mano tendida al amigo, cuando sentimos el peso de los años y de la enfermedad: en todos los casos, la única salvaguarda posible está en la capacidad de mirarnos al espejo y devolver a la vida la riqueza de su color verdadero. Seguir leyendo LAS NARIZOTAS DE PINOCHO. GRAZIELLA POGOLOTTI