Archivo de la etiqueta: Donald Trump

SANCIONES, TRUMPISMO E HIPOCRESÍA (III). POR ÁNGEL GUERRA CABRERA

ÁNGEL GUERRA CABRERA

GUERRITALa política de sanciones seguida por Estados Unidos contra Venezuela, Cuba y otros países, muy particularmente durante el gobierno de Donald Trump, tiene un carácter fascista. Al igual que Hitler, Trump transgrede groseramente las normas del derecho internacional, incluyendo la quiebra de tratados vitales para la supervivencia del género humano, como el climático de París y el de misiles de alcance corto y medio. De la misma manera, las sanciones que aplica en la actualidad contra los países mencionados y contra Irán, persiguen fines de exterminio de grupos humanos, el mismo objetivo del nazismo en los años 30 y 40 contra comunistas, eslavos, judíos y gitanos. Para no hablar del cruel trato a los migrantes en Estados Unidos, que mediante el chantaje económico pretende también imponer en México y Centroamérica, en violación de numerosos preceptos legales estadunidenses y del derecho internacional.

Ya vimos la propuesta de William Brownfield, ex embajador estadunidense en Venezuela, para rendir por hambre y desesperación a su pueblo. Qué tal esta perla de un vocero del Departamento de Estado al preguntársele sobre las sanciones al país bolivariano: “La campaña de presión contra Venezuela está funcionando. Las sanciones financieras… han obligado al gobierno a comenzar a caer en default, tanto en la deuda soberana como en la deuda de PDVSA… estamos viendo… un colapso económico total en Venezuela… nuestra política funciona, nuestra estrategia funciona y la mantendremos”.

Washington presume que son sus sanciones las que están llevando a Venezuela al default y colapso total de su economía. No dice nada el vocero, como machaca el cínico mantra de sus medios, de los supuestos errores, corrupción o incompetencia de Maduro. Aunque no lo mencione, asume con supremo descaro toda la responsabilidad por el drama humano que sus sanciones han ocasionado en Venezuela. Ah, pero el almirante Kurt Tidd en su golpe maestro para acabar la dictadura en Venezuela de febrero de 2018 sí menciona la otra cara de la moneda: “especial interés adquiere… posicionar la matriz de que Venezuela entra en una etapa de crisis humanitaria por falta de alimentos, agua y medicamentos… continuar con el manejo del escenario donde Venezuela está ‘cerca del colapso y de implosionar’ demandando de la comunidad internacional una intervención humanitaria para mantener la paz y salvar vidas… hay que responsabilizar al Estado y su política controladora como causal del estancamiento económico, la inflación y la escasez”. Es decir, hay que responsabilizar al Ejecutivo venezolano por el drama creado con nuestras sanciones.

Seguir leyendo SANCIONES, TRUMPISMO E HIPOCRESÍA (III). POR ÁNGEL GUERRA CABRERA

¿A DÓNDE VAN A PARAR LOS MILLONES QUE WASHINGTON FINANCIA CONTRA LA REVOLUCIÓN CUBANA?

ENTRE LOS MÁS BENEFICIADOS ESTÁN:

– 1 873 311 USD Instituto Republicano Internacional

– 1 740 784 USD Fundación Panamericana de Desarrollo

– 1 442 000 USD Grupo de Apoyo a la Democracia

– 1 300 000 USD Dirección Democrática Cubana

– 1 003 674 USD Evolución humanitaria cristiana evangélica para Cuba

– 694 877 USD National Democratic Institute

– 450 127 USD CubaNet

– 440 000 USD Asociación Diario de Cuba

Fuente: CUBA MONEY PROJECT

Tomado de GRANMA

SANCIONES, TRUMPISMO E HIPOCRESÍA IMPERIAL (II). ÁNGEL GUERRA CABRERA

ÁNGEL GUERRA CABRERA

GUERRITALos planes desestabilizadores y las agresiones de Estados Unidos contra la Revolución Bolivariana iniciaron muy temprano después de que el comandante Hugo Chávez asumiera la presidencia en enero de 1999. Luego de una feroz arremetida del sector empresarial contra el presidente, se produjo el derrotado golpe de Estado en abril de 2002, seguido en noviembre por el sabotaje contra Petróleos de Venezuela (PDVSA), la empresa pública que genera el 98 por ciento de los ingresos en divisas del país, cuya prolongada paralización significó una pérdida económica de 16 mil millones de dólares.

Las política desestabilizadora y golpista de Washington contra el gobierno bolivariano no ha cesado nunca, pero es a partir del año 2013, con posterioridad al deceso de Chávez y en el primer gobierno del presidente Nicolás Maduro, que se inicia la guerra económica, primero de forma encubierta pero más adelante toma un cariz abierto y formal, de modo que está sustentada en decretos y leyes emitidos por la Casa Blanca y por el Congreso de Washington. El primer documento público en esta escalada es la Orden Ejecutiva 13692 dictada por el presidente Barack Obama en marzo de 2015, que con una cara muy dura declara a Venezuela como “una amenaza inusual y extraordinaria a la seguridad nacional y la política exterior de Estados Unidos”. La orden ha sido prorrogada cada año primero por Obama y más tarde por el peculiar sujeto que ocupa hoy la oficina oval en la Casa Blanca.

No es ocioso reiterar que estas acciones transgreden flagrantemente la Carta de la ONU y otros importantes instrumentos del derecho internacional, como han subrayado los expertos del organismo internacional que han investigado y reportado las brutales agresiones contra la economía y el bienestar de los venezolanos; por cierto, sin que este organismo les haya prestado atención, pese a la seriedad y profesionalismo con que han elaborado sus informes. Al extremo de que la Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, en una actitud que deja muchos cuestionamientos sobre su honestidad e integridad personal y como funcionaria internacional, se prestó a presentar un informe sobre los derechos humanos en el país bolivariano que parece dictado por el inefable John Bolton. Toda una paradoja, pues existe una asombrosa semejanza entre la guerra multidimensional de Nixon y Kissinger para derrocar al presidente Salvador Allende y la que se está llevando a cabo contra Venezuezuela.

Mayo de 2016 marca un hito importante en la guerra económica pues el banco alemán Commerzbank cierra todas las cuentas de instituciones, bancos públicos venezolanos y de PDVSA, en julio toma la misma medida Citibank, que un año después se niega a recibir los fondos para la compra de 300 mil dosis de insulina destinados a Venezuela. A partir de mediados de 2016, se repetirán e intensificarán acciones de esa naturaleza por muchos otros bancos y comenzará el bloqueo sistemático a la compra de alimentos y medicinas por Caracas hasta llegar a extremos de cerco y acoso tal vez sin precedentes, pues junto a Estados Unidos participan activamente sus aliados de la Unión Europea y las deleznables marionetas del Grupo de Lima: Duque, Bolsonaro, Piñera y Macri.

También a mediados de 2016 las inescrupulosas calificadoras de riesgo colocan a Venezuela con el riesgo financiero más alto del mundo (2640 puntos), muy por encima de países en guerra, a pesar de haber cumplido con sus compromisos de deuda externa. Desde el año 2013 el país pagó 63 566 millones de dólares, sin embargo, el riesgo país incrementó 202% durante el mismo período.  Cada 100 puntos de ese indicador equivalen al pago de un 1 por ciento adicional de tasa de interés. Se trata de una maniobra sin fundamento financiero, cuyo objetivo es encarecer el pago de la deuda para aumentar la sangría de la economía venezolana.

En agosto de 2017, Trump emite la Orden Ejecutiva 13 808 que prohíbe la adquisición de deuda por Venezuela por un plazo mayor a 90 días, la obtención de acciones por su gobierno y el cobro de ganancias por Caracas, que corta los ingresos de Citgo, la muy productiva filial de PDVSA en territorio estadounidense. Posteriormente, Washington se roba Citgo con la complicidad del super títere Guaidó, como ha ocurrido con muchos otros activos venezolanos. Un caso escandaloso es la retención de oro por valor de 1200 millones de dólares depositado por Venezuela en el Banco de Inglaterra.

Al igual que hace con Cuba, Washington impide que Venezuela tenga acceso a medicamentos en el mercado internacional. Las transnacionales Abbot, Pfizzer y Baster se han negado a emitir certificados de exportación para medicamentos oncológicos destinados al país suramericano en un acto verdaderamente inhumano y criminal, que ha ocasionado la muerte de pacientes.

En la próxima entrega se explicará cómo se generan la agresión contra el bolívar y la descomunal inflación y cómo el pueblo enfrenta esta política genocida.

Twitter: @aguerraguerra

Ver también:

SANCIONES, TRUMPISMO E HIPOCRESÍA IMPERIAL (I). ÁNGEL GUERRA CABRERA

 

SANCIONES, TRUMPISMO E HIPOCRESÍA (I). ÁNGEL GUERRA CABRERA

ÁNGEL GUERRA CABRERA

GUERRITALas ilegales e inmorales sanciones comerciales contra México que muy probablemente entren en vigor el 10 de junio, liquidarían también toda posibilidad de aprobación, por ahora, del Tratado de Libre Comercio. Estados Unidos, siempre agresivo y arrogante, con el arribo a la Casa Blanca de Trump y su pandilla de maleantes ha llevado esa característica al paroxismo al reducir su política exterior, en violación del derecho internacional, a casi únicamente la amenaza del uso de la fuerza y a las sanciones. Desesperado ante el evidente ascenso de China, Rusia, India y el número creciente de países que no están dispuestos a acatar sus órdenes, unido a su relativo retraso tecnológico y productividad declinante, el círculo supremacista en torno a Trump actúa cada vez de forma más enloquecida. El obsesivo afán releccionista del presidente, casi única motivación de su conducta, además de los negocios, coincide con los objetivos de los supremacistas, más que todo porque abona a las expectativas de los ultras y fanáticos votantes de Trump. Ergo, todo lo que apoye a Netanyahu y acose a Irán.

Pero no existe otra región del mundo donde el cinismo y el ánimo dañino de las sanciones tenga una expresión más clara que en América Latina y el Caribe. Estados Unidos sigue una política abiertamente genocida contra los pueblos de Cuba y Venezuela. En el caso de la isla, lo prueba en mi entrega anterior (https://www.jornada.com.mx/2019/05/ 30/opinion/030a1mun) la cita del subsecretario de Estado, Mallory, que ha constituido por más de medio siglo la filosofía criminal de la guerra económica contra Cuba, arreciada crudamente por esta administración con el desmantelamiento de los tímidos pasos distensivos de Obama, la reciente aplicación del título tercero de la ley Helms-Burton, más otra tanda de sanciones. Todo ello justificado con mentiras y calumnias como el supuesto ataque sónico a sus diplomáticos en La Habana, objeto de cuestionamiento y burla por decenas de científicos estadounidenses y europeos; o que Cuba amenaza la estabilidad regional.

No obstante, me concentraré ahora en las ideas y planes imperialistas que han sustentado la guerra económica contra Venezuela. Creo imprescindible subrayar el cinismo con que después de golpear y cercar financiera, económica y comercialmente al país bolivariano los medios hegemónicos acusan a su gobierno y, particularmente, al presidente Nicolás Maduro de ser culpables del desabasto de alimentos y medicinas por corruptos, incapaces y por sus objetivos y métodos socialistas, supuestamente fracasados.

Seguir leyendo SANCIONES, TRUMPISMO E HIPOCRESÍA (I). ÁNGEL GUERRA CABRERA

MÉXICO: RECHAZO A MEDIDAS COERCITIVAS DE ESTADOS UNIDOS. RED EN DEFENSA DE LA HUMANIDAD

REDH MÉXICO

El Capítulo Mexicano de la Red de Intelectuales y Artistas en Defensa de la Humanidad expresa su más enérgico rechazo a la decisión de Donald Trump de aplicar medidas coercitivas, unilaterales y antimigrantes contra México. Expresiones de esa naturaleza, abiertamente intervencionistas, constituyen una agresión a la soberanía nacional. Desde la solidaridad arraigada en el sentimiento de nuestros pueblos y convencidos de que la problemática migratoria debe ser resuelta desde sus causas estructurales, nos pronunciamos en contra del lenguaje discriminatorio que acompaña a esta nueva amenaza. Cuestionamos profundamente la invocación de la seguridad nacional cuando proviene de la agresión, toda vez que constituye un reiterado pretexto de la política estadunidense para imponer su voluntad sobre el sentido de independencia que defienden nuestros pueblos. Desde la hermandad con nuestra América, fundada en el principio de no intervención y autodeterminación de los pueblos, la Red llama en esta hora de amenazas a redoblar la solidaridad con México.

Red en Defensa de la Humanidad, Capitulo Mexicano

Fuente: La Jornada

JOHN BOLTON, LA PEOR PESADILLA DEL MUNDO. AMY GOODMAN Y DENIS MOYNIHAN

JOHN BOLTON 1

(Bolton) Toca los tambores de la guerra, pero cuando era un joven egresado de la Universidad de Yale en 1970, con un número de reclutamiento que probablemente lo hubiera llevado a Vietnam, rápidamente se unió a la Guardia Nacional de Maryland para evitar ser desplegado. En el anuario del 25º aniversario de su graduación de Yale, escribió: “Confieso que no deseaba morir en un arrozal del sudeste asiático” // Trump, quien recibió cinco exenciones del servicio militar durante la guerra en Vietnam, una de ellas en la primavera de 1968 por “espolones óseos” // ...promueven los conflictos bélicos, pero eluden el frente de batalla...

Amy Goodman y Denis Moynihan

AMY GOODMAN Y DENIS MOYNIHAN

“Queda poquísimo tiempo, pero un ataque todavía podría resultar”, escribió John Bolton en un artículo de opinión del New York Times del 26 de marzo de 2015, titulado “Para detener la bomba de Irán hay que bombardear Irán”.

El presidente Donald Trump adoptó como un pilar de campaña una postura aislacionista y criticó los enredos militares en el extranjero. Ya en 2013, tuiteó: “¿Pueden creer que la guerra de Afganistán sea la ‘guerra más larga’ de nuestra historia? Traigamos a nuestras tropas a casa, vamos a reconstruir Estados Unidos, hagamos que Estados Unidos sea grande de nuevo”. Como presidente, ha repetido esta postura en varias ocasiones. En una conferencia de prensa de abril de 2018 en torno a Siria, Trump declaró: “Quiero salir [de allí]. Quiero traer a nuestras tropas de vuelta a casa. Quiero comenzar a reconstruir nuestra nación. Habremos gastado, sin contar estos últimos tres meses, siete billones de dólares en Medio Oriente en los últimos 17 años. No obtenemos nada de eso, nada en absoluto”.

A pesar de su retórica, todos los movimientos de Trump en Medio Oriente parecen ahora dedicados a avivar el conflicto y, potencialmente, desatar una guerra contra Irán. John Bolton está claramente a la vanguardia, con el respaldo del secretario de Estado Mike Pompeo.

El diplomático iraní Seyed Hossein Mousavian fue uno de los principales miembros del equipo de negociación iraní en torno al problema nuclear y actualmente se desempeña como investigador en la Universidad de Princeton. Mousavian expresó su preocupación esta semana en una entrevista para Democracy Now!:

“Esperaba esta situación después de que el embajador John Bolton fue nombrado asesor de Seguridad Nacional”. Tomando en cuenta además el influyente rol de los principales aliados de Trump en Medio Oriente, Mousavian concluyó: “El equipo de las cuatro B –John Bolton, [el primer ministro israelí] Bibi Netanyahu, [los herederos de Arabia Saudí y Abu Dabi], bin Salman y bin Zayed– ahora tiene un excelente posicionamiento en la Casa Blanca para empujar a Estados Unidos [a]l sueño que han tenido durante largos años: arrastrar a Estados Unidos a una guerra con Irán”.

Citando al menos media docena de funcionarios anónimos del gobierno de Trump, el periódico The New York Times informó esta semana que el Pentágono ha presentado planes para enviar 120.000 soldados estadounidenses a la región en respuesta a las amenazas iraníes. Si bien el presidente negó la veracidad de este informe, declaró: “¿Es algo que yo haría? Por supuesto, pero no lo hemos planeado. Ojalá no tengamos que hacer planes para ello. Y si lo llegáramos a hacer, enviaríamos muchísimas más tropas”. La Casa Blanca ha enviado un portaaviones con su grupo de ataque y una flota de bombarderos a la región, según Bolton, con el fin de “enviar un mensaje claro e inequívoco al régimen iraní de que cualquier ataque a los intereses de Estados Unidos… será respondido con una fuerza implacable”.

El teniente general del Ejército británico Christopher Ghika, uno de los principales comandantes de la fuerza multinacional desplegada en Irak y Siria, refutó las afirmaciones de Estados Unidos: “No ha habido un aumento en la amenaza proveniente de fuerzas respaldadas por Irán en Irak y Siria”. Pero fue refutado velozmente por un portavoz del Comando Central de Estados Unidos, quien afirmó que un ataque de Irán posiblemente fuera “inminente”.

En medio de estas declaraciones contradictorias, Estados Unidos le ordenó al personal diplomático no esencial que evacuara la embajada y el consulado estadounidenses en la “Zona Verde” de Bagdad, a solo 160 kilómetros de la frontera iraní. Mientras los funcionarios estadounidenses han publicado fotos de pequeños barcos iraníes con misiles, varios funcionarios europeos, iraquíes y miembros del Congreso de Estados Unidos sostienen que el despliegue de misiles probablemente sea defensivo.

Mientras tanto, Arabia Saudí, reino aliado de Estados Unidos, ha informado que dos petroleros vacíos fueron saboteados cuando regresaban a cargar petróleo con destino a Estados Unidos. Una vez más, no han dicho quién fue responsable. Seguir leyendo JOHN BOLTON, LA PEOR PESADILLA DEL MUNDO. AMY GOODMAN Y DENIS MOYNIHAN

COWBOY. EARLE HERRERA

EARLE HERRERA

Josep Borrel

earle-herreraTrump, según el canciller español, es el cowboy que dispara desde la cintura, mezcla de Búfalo Bill, exterminador de indios y bisontes; Bat Masterson, pistolero y tahúr; Wyatt Earp, quien tenía en su Colt 45 al marshall, fiscal, juez y verdugo, y Billy The Kid, precoz asesino racista, entre cuyos muertos no marcaba en la cacha de su pistola “indios ni mexicanos” por no considerarlos humanos. De su lado, en el canciller hispano se mezclan Pizarro y Lope de Aguirre. Con esta gente bregamos.

Fuente: Ciudad Caracas

WILLIAM BINNEY: “TIENE QUE MORIR GENTE PARA QUE LA INDUSTRIA DE LA INTELIGENCIA SIGA GANANDO DINERO”

UNA "VIEJA" ENTREVISTA (LA VANGUARDIA, 02/11/2016) QUE AÚN RESULTA REVELADORA DE LOS ENTRESIJOS DEL SIEMPRE TURBIO NEGOCIO DE LA INTELIGENCIA EN ESTADOS UNIDOS. BINNEY SE EQUIVOCÓ CON TRUMP, AUNQUE ACERTÓ CON HILLARY CLINTON. AMBOS SON HARINA DEL MISMO COSTAL  
William Binney: “Tiene que morir gente para que la industria de la inteligencia siga ganando dinero”
El ex director técnico de la NSA y whistleblower William Binney (Ivan Comas)
El ex director técnico de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA), de Estados Unidos, denuncia el negocio de la lucha contra el terrorismo y niega que sea necesario sacrificar la privacidad para tener más seguridad

 

Nos dicen que vivimos en un mundo lleno de amenazas. Que nos acecha el peligro en cada parada de metro, en cada mochila olvidada o en cada celebración de masas. Y las pruebas así lo sugieren. Nos dicen que hay que estar preparados para luchar contra el terror, que debemos protegernos y que, para vivir más seguros, es necesario sacrificar nuestra privacidad. Por el bien común, los servicios de inteligencia tendrán acceso a tus comunicaciones, se acabaron los secretos. Pero tranquilo, si eres de los buenos, nunca te pasará nada. Hay poco que perder y mucho que ganar. ¿Cierto?

Pues parece que no. William Binney, ex director técnico de la Agencia Nacional de Seguridad (NSA) de los EE.UU. y el mejor matemático de la historia de la agencia ha venido a desmontar esa fábula. Y sabe de lo que habla, fue él el que construyó el prototipo del programa que hoy vigila todas nuestras comunicaciones, el Thinthread .

Binney echa por los suelos la teoría de que hace falta sacrificar la privacidad para tener más seguridad. Achaca ese planteamiento a la incompetencia y la corrupción de las empresas privadas de inteligencia -que “necesitan mantener el problema para que el dinero siga llegando”- y al interés de los estados por controlar a la población. “Puede que pienses que no haces nada malo, pero si en opinión [del gobierno] lo estás haciendo, van a ir a por ti”.

Le ocurrió a él mismo. En 2001 dimitió de su cargo en desacuerdo con la política del gobierno y sus decisiones secretas, y comenzó a denunciar públicamente el uso indebido e ilegal de las herramientas de análisis que él mismo había ayudado a crear, convirtiéndose en uno de los whistleblowers (término inglés que se refiere a los ciudadanos que revelan delitos, peligros o fraudes que están siendo silenciados) más relevantes de los últimos veinte años.

Como consecuencia, el FBI se presentó en su casa y la de sus excompañeros y les confiscaron todos los documentos relativos a la NSA. “Yo no estaba haciendo nada malo, yo estaba aplicando mis derechos escritos en la constitución, y trataron de meterme en la cárcel por 35 años. Querían silenciarnos, punto”. William Binney viajó a Barcelona en el marco del festival Influencers para presentar el documental A good American .

Usted niega que sea necesario sacrificar la privacidad para obtener más seguridad. Dudo que ningún estado apoye su tesis. ¿En qué se basa?

Cuando trabajaba en la NSA, para nosotros el reto era centrarnos en lo que importa y hacerlo rápido para poder tomar decisiones con un nivel razonable de validez. Para eso, teníamos que usar la lógica. Con el volumen de datos que se comparten en el mundo digital, te das cuenta de que es imposible analizar todo el contenido, así que nuestra idea era tratar de simplificar ese mundo. En ese punto descubrí los metadatos. Si te fijas en ellos, puedes ir a las comunidades de usuarios y ver quién se relaciona con quién. Y si sabes que alguien es un terrorista, puedes reconstruir su red de contactos. Este es el enfoque deductivo, una técnica que se usa desde hace cientos de años ¡Nada nuevo! Solo la escala lo era. De este modo, sólo necesitas analizar esa información concreta, el resto no lo necesitas. Y eso es privacidad. También podemos aplicar el método inductivo. Por ejemplo, si tenemos una web de contenido pedófilo, podemos centrarnos en quién las visita. Por su comportamiento, podemos deducir que es probable que estén envueltos en delitos de pedofilia. No ha habido persona implicada en un ataque terrorista posterior al 11S que no haya mostrado una de estas dos propiedades, deductiva e inductiva. Hay que fijarse en lo que está haciendo esa gente, no el resto del planeta.

Si estas técnicas funcionan, ¿Porqué nuestros gobernantes siguen sacrificando nuestra privacidad a sabiendas de que existen métodos más útiles para protegernos?

Hay dos problemas básicos. El primero es que no saben realmente como hacerlo. Para empezar, porque destruyeron el programa necesario para hacerlo: el Thinthread. Así que ahora no tienen ni idea de cómo juntar toda esa lógica, porque no son buenos analizando datos sino recogiéndolos. La otra razón es muy simple, los lobbys de las empresas privadas presionaron al Congreso para externalizar un programa que se estaba haciendo con trabajadores del Estado. ¿Por qué? Porque con ese programa resolvimos el problema, y necesitaban un problema para justificar los miles de millones invertidos en ellos con los contratos del Estado. Tenían que deshacerse de nosotros. Desde entonces, la premisa es que sólo hay una forma de hacerlo: recopilarlo todo. Pero es una mentira que cuesta miles de millones de dólares cada año. Seguir leyendo WILLIAM BINNEY: “TIENE QUE MORIR GENTE PARA QUE LA INDUSTRIA DE LA INTELIGENCIA SIGA GANANDO DINERO”

EL MUNDO A MERCED DE DOS DUEÑOS DE CASINOS: TRUMP Y EL ISRAELÍ SHELDON ADELSON. ALFREDO JALIFE-RAHME

Bajo la lupa
TRUMP PALM BEACH
 Donald Trump saluda a partidarios durante su llegada al Aeropuerto Internacional de Palm Beach. Foto AP
JALIFE 1
Los casinos han unido las vidas de Trump y Sheldon Adelson. En 2017, días después de haber sido ungido presidente, Trump –quien poseyó dos casinos que quebraron en Atlantic City– solicitó al primer nipón Shinzo Abe la construcción de casinos en Japón para favorecer a su amigo/aliado/socio Sheldon Adelson (https://bit.ly/2XAvdw5).
Chris McGreal, del The Guardian, asevera que Sheldon Adelson conduce la política del Medio Oriente de Trump.
Sheldon Adelson, multimillonario del imperio Casino Las Vegas Sands, con una fortuna de 35 mil millones de dólares (número 14 en EE.UU. en el ranking de Forbes), dio al Partido Republicano 82 millones de dólares para las elecciones de 2016 cuando sus puntos de vista y su apoyo indefectible al primer Netanyahu de Israel representan ahora la línea oficial de EE.UU. (https://bit.ly/2McJCJV). ¡Cómo dejan los casinos!
Un año antes Sheldon Adelson, más israelí que estadounidense, había sido demandado por su anterior director Stevens Jacobs por crapulosas operaciones de juego en su casino de Macao (China): le imputó haber colaborado con el “crimen organizado (el cártel Las Triadas)” y sobornado a los funcionarios (https://bit.ly/2ViEScU). ¿No es la práctica común de los dueños de casinos?
En la elección de 2012, Sheldon Adelson invirtió 150 millones de dólares para desbancar al socialista –estigma político que vuelve a resonar con los publicistas de Trump– y anti-Israel Barack Obama (https://bit.ly/2ZlZVKU).
Según Chris McGreal, Sheldon Adelson ha dejado la impronta de sus pasiones políticas en “una gama de las decisiones más controvertidas de Trump, la abolición del Acuerdo Nuclear con Irán, el traslado de la embajada de EE.UU. a Jerusalén (https://bit.ly/2DntqTm) y el nombramiento del ultra-halcón John Bolton como consejero de Seguridad Nacional”.
El objetivo de Sheldon Adelson, de 85 años de edad, es entrelazar al Partido Republicano con Israel. ¿No es el rol de los evangelistas sionistas (https://bit.ly/2COnHG5) asentados en el “Cinturón Bíblico ( Biblebelt)”?
NYT expuso que Sheldon Adelson es miembro del Consejo Nacional de Seguridad fantasma (sic) que asesora a Bolton.
Nadie dice si Trump gobierna, o está hipotecado por este gabinete en las penumbras, o es una vulgar polichinela a quién el Deep State (https://nyti.ms/2IXZ1il) coloca en jaque cuando se portal mal.
Sheldon Adelson financió el vuelo privado y los viáticos de la delegación de Guatemala para asistir al traslado de la embajada de EE.UU. a Jerusalén (https://bit.ly/2UOXLVF). ¡Que baratos!
También financió la nueva matriz de AIPAC (American Israel Publics Affairs Committee): el grupo cabildero más poderoso a favor de Israel en EE.UU.
Sheldon Adelson sigue comprometido con el irredentista supremacismo racista del Gran Israel y admite que “Israel no será un país democrático. ¿ So what?”.
William Binney, del portal Sic Semper Tyrannis (https://bit.ly/2GB3rdf), afirma que el verdadero patrón de John Bolton es Sheldon Adelson, quien ha lubricado al Partido Republicano con decenas de millones de dólares con el fin de reconfigurarlo a su propia imagen.
Sheldon Adelson incrustó en los más altos niveles, del siempre rotatorio equipo de Trump, a varios neoconservadores straussianos quienes han tenido un éxito considerable, particularmente en el tema de Irán y también en el caso de Venezuela” –se pudiesen agregar Nicaragua y Cuba, pero que fracasó con Norcorea.
Según William Binney, “ahora que el Rusiagate está muerto, las relaciones de EE.UU. con Rusia no mejoran” debido justamente a la fauna neoconservadora.
En forma estrujante, la única preocupación de Sheldon Adelson, según sus propios términos, es proteger a Israel por lo que aboga el bombardeo nuclear de Irán. ¡Mega-Uf!
William Binney agrega que Mike Pompeo, ex director de la CIA y hoy secretario de Estado, es otro vástago de Sheldon Adelson.
Por azares lúdicos del destino, la estabilidad estratégica global está en manos de dos casineros, Trump y Sheldon Adelson –con la operatividad del eje neoconservador Bolton/Pompeo–, mientras el botón nuclear de EE.UU. –que se desdibuja cada vez más para parecerse a Israel en la fase de Netanyahu y Jared Kushner– lo detenta uno, si es que no los dos.
Ahora resulta que la política exterior se hace en los casinos de EE.UU. e Israel. ¡La decadencia total!
Twitter: @AlfredoJalifeR_
Facebook: AlfredoJalife
Vk: id254048037

REPORTES DE PRENSA: ESTADOS UNIDOS LEVANTARÁ MAÑANA RESTRICCIONES AL TÍTULO III DE LA HELMS-BURTON. SERGIO ALEJANDRO GÓMEZ

sergio alejandro 2

SERGIO ALEJANDRO GÓMEZ

Estados Unidos se dispone a levantar las restricciones que impiden entablar demandas ante tribunales estadounidenses al amparo del título III de la Ley Helms-Burton, diseñada para presionar a los inversores extranjeros interesados en hacer negocios con Cuba.

halcones-de-trump-contra-venezuela-Bolton-Abramas-Rubio-Pompeo-ClaverCarone-768x434
lliott Abrams, John Bolton, Mike Pompeo, Marco Rubio y Mauricio Claver-Carone, los ‘halcones’ de Trump. Diseño: France 24

Medios de prensa como el New York Times, EFE y El Nuevo Herald citan a un funcionario del gobierno estadounidense como fuente de la noticia.

El título III viola la legislación internacional al permitir demandas contra entidades cubanas o extranjeras que “trafiquen” con propiedades nacionalizadas de manera soberana y con apego a la legalidad tras el triunfo de la Revolución en enero de 1959.

Cuba llegó a acuerdos de compensación con países como Reino Unido, Canadá, España, Suiza, Italia y Francia, cuyas empresas también fueron nacionalizadas. Pero Washington se negó a aceptar las condiciones ofrecidos con Cuba, dado que para entonces ya planificaba la invasión de Playa Girón en abril de 1961, que fracasó en su intento de derrocar a las autoridades revolucionarias.

La medida, cuyo alcance extraterritorial afecta intereses legítimos de terceros países, fue diseñada para entorpecer la creciente inversión extranjera en Cuba tras la caída del campo socialista y la Unión Soviética a principios de los años 90.

La legislación ampara incluso a los estadounidenses que tengan demandas certificadas contra Cuba, aunque no fuesen ciudadanos norteamericanos en el momento de la nacionalización, lo cual va en contra de la práctica internacional.

Contrario a lo que se asegura, la ley se aplica en su totalidad desde 1996, incluido el título III. Todos los presidentes desde entonces lo que han limitado es la posibilidad de que los tribunales norteamericanos se pronuncien sobre casos al amparo de ese acápite, lo cual se utiliza ahora como método de chantaje y presión por parte de la administración Trump.

El secretario de Estado, Mike Pompeo, sobre quien recae la responsabilidad de suspender o no las restricciones, redujo de seis a meses a 45 días el plazo, luego a 30 días y recientemente a apenas dos semanas.

Seguir leyendo REPORTES DE PRENSA: ESTADOS UNIDOS LEVANTARÁ MAÑANA RESTRICCIONES AL TÍTULO III DE LA HELMS-BURTON. SERGIO ALEJANDRO GÓMEZ

LA BREITBARTIZACIÓN DE LA POLÍTICA. KATU ARKONADA

TRUMP BANNON
Trump y Bannon, meses atrás. Foto tomada de BBC.

KATU ARKONADA

Breitbart.com era una web de noticias fundada por Andrew Breitbart, que venía a representar la opinión de la derecha estadunidense clásica. En 2012, tras la muerte de su fundador, Steve Bannon pasó a ser su director ejecutivo, transformando la web en un portal de noticias cuyo objetivo era, y es, convertirse en la plataforma de la derecha nacionalista, la ahora famosa alt-right.

La alt-right, o derecha alternativa, no es más que un eufemismo para nombrar a posiciones de ultraderecha en el panorama político estadunidense, donde caben desde los nacionalistas económicos a los supremacistas blancos.

El paso de Steve Bannon de director de Breitbart a jefe de gabinete de la administración Trump simboliza muy bien lo que pasó en 8 años, donde se pasó del primer presidente negro de la historia de Estados Unidos a un personaje como Trump.

Las guerras culturales que han dado pie al ascenso de Trump y la alt-right han supuesto una breitbartización de la política, donde lo que importa ya no son los hechos en sí, sino el relato. Y ahí, la derecha ha sabido construir un relato y adaptarse muy bien al mundo del Internet y las redes sociales.

Dice el sociólogo Manuel Castells que la clave del poder hoy es la constante interacción y lucha en torno a quien controla información, y cómo se permite o no y para quién y de qué manera, la comunicación. Otro sociólogo que viene estudiando el momento de las redes sociales como una era de fragilización social, César Rendueles, plantea que después de la crisis del capitalismo de 2007/2008 ya nadie cree demasiado en la capacidad del mercado para resolver conflictos políticos (más bien los acelera), por lo que la gente deposita en la tecnología la fe en que dé lugar al surgimiento de algún tipo de nuevo orden.

El poder por tanto está hoy en disputa en torno a la información y la tecnología, y eso fue muy bien entendido por la alt-right. Mientras la izquierda seguía inmersa en dar la batalla a la industria cultural hegemónica (o en no dejarse absorber por ella), la derecha ya estaba haciendo contenido instantáneo que impactaba entre los sectores más jóvenes, nuevos votantes en muchos casos. La izquierda estadunidense intentaba disputar contenido progre en Hollywood, mientras la derecha se dedicaba a hacer memes y en una sola imagen sintetizaba el odio al establishment. Seguir leyendo LA BREITBARTIZACIÓN DE LA POLÍTICA. KATU ARKONADA

LOS CUATREROS DE LA CASA BLANCA (III). JUANA CARRASCO MARTÍN

Ambos de origen cubano, Marco Rubio y Mauricio Claver-Carone son los maraqueros del peligroso show anticubano y antivenezolano —con producción trumpiana—, que se desarrolla desde Washington con el propósito expreso de derrocar dos revoluciones, ahogando a dos pueblos
RUBIO Y MAURICIO
Ambos de origen cubano, Marco Rubio y Mauricio Claver-Carone son los maraqueros del peligroso show anticubano y antivenezolano.

JUANA CARRASCO MARTÍN

VENEZUELA va «a entrar en un período de sufrimiento que ninguna nación ha confrontado en la historia moderna».  Lo dijo  el senador republicano por la Florida, Marco Rubio,  más o menos al mediodía del 7 de marzo. Cinco horas después el país bolivariano quedaba completamente a oscuras, paraban todos los servicios habidos y por haber, empresas, fábricas, industria del petróleo y petroquímicas, bombeo de agua y mucho más, eran los efectos del sabotaje eléctrico, era una operación de guerra para lograr el levantamiento del pueblo contra el gobierno de Nicolás Maduro.

A sabiendas de lo que iba a ocurrir —dicen que emocionado por la situación y lo que ella pronosticaba—,  redondeaba lo que había declarado en una audiencia sobre Venezuela del Subcomité de Relaciones Exteriores del Senado, con un tuit que incluso subía a su cuenta en Twitter antes de que el ministro de Comunicación venezolano, Jorge Rodríguez, informara del alcance del ataque al sistema eléctrico: «los generadores de respaldo han fallado». De manera que dejaba explícito su proximidad extrema con quienes habían realizado el ataque.

El senador Marco Rubio y  Mauricio Claver-Carone, nombrado  en agosto de 2018 asesor en Seguridad Nacional para el Hemisferio Occidental del presidente Donald Trump son los cuatreros de «origen cubano», aunque ninguno nació en Cuba.

Marco Antonio Rubio nació en Miami, como segundo hijo de los inmigrantes cubanos Mario Rubio y Oria García, quienes llegaron a Estados Unidos en 1956, así que ni siquiera conocieron la Revolución. Mauricio Claver-Carone, de padre español y madre cubana, nació en Miami y se crió en España y en Orlando, Florida.

Este par jamás se ha sentado en el malecón habanero, así que nada tienen que añorar sentimentalmente. lo que buscan es mangonear en el gran negocio de recuperar las propiedades nacionalizadas a los estadounidenses que eran dueños de mucho más que la mitad de Cuba. Ellos serían, genéticamente, los maraqueros tropicales de la gran producción y conspiración trumpiana.

Las credenciales del Rubio

Abogado de formación profesional, se inició temprano en la política estadounidense como integrante del ala conservadora del Partido Republicano con el auspicio de la mafia anticubana de la política miamense, Ileana Ros-Lethinen y los hermanitos Díaz-Balart. En 2000, como representante, y en 2010, ya como Senador, se convirtió en el favorito del ultraconservador Movimiento Tea Party —a tal punto que aspiró a la candidatura republicana para la presidencia, pero fue derrotado en las primarias de su propio estado floridano por Donald Trump—, y es uno de los senadores que forra de dólares la Asociación Nacional del Rifle para sus campañas electorales (3.303.355 dólares) con el puesto número seis en una lista de diez, por tanto es uno de los mayores defensores de la tenencia de armas en manos de civiles.

Marañero por excelencia, cuando aspiraba al Senado se vio envuelto en una investigación porque podría haber usado la tarjeta de crédito de American Express del Partido Republicano para fines personales —como más de cien mil dólares en gastos que incluían compras del grocery y boletos de avión para su esposa— lo que justificó diciendo que eran para «legítimos propósitos políticos». Salió ileso.

En cuanto a sus posiciones confesionales ha demostrado ser un camaleón: católico-mormón-bautista-católico, indiscutiblemente un recorrido zigzagueante que en algunos momentos estuvo motivado, al parecer, por conveniencias de su carrera política, más que por actos de fe.

Lo que sí ha tenido claro es su historial anticubano y antivenezolano, su alineamiento con las guerras estadounidenses en el cercano y Medio Oriente y con causas del más acérrimo conservadurismo.

Con el resurgimiento de la Doctrina Monroe para el hemisferio, por obra y gracia del «enviado de Dios» Donald Trump, los politiqueros de la Florida se pusieron las botas y buscaron fortalecer el equipo con un cheque en blanco para la intervención estadounidense en la región, que han considerado su traspatio desde su mismo inicio como nación.  Seguir leyendo LOS CUATREROS DE LA CASA BLANCA (III). JUANA CARRASCO MARTÍN

EL FRACASO DE LA GUERRA COMERCIAL GLOBAL DE TRUMP. ALFREDO JALIFE-RAHME

 

TRUMP JALIFE 3

ALFREDO JALIFE-RAHME

JALIFE 1El colosal déficit comercial de Trump, que creció un 12,5%, impregna toda su pugnaz estrategia contra los países con los que mantiene déficits EEUU cuando llegan a su epílogo las negociaciones con China, a quien tampoco ha podido imponer su guerra comercial.

A medida que el tiempo pasa, más se detecta que Pekín va ganando la partida.

No han sido buenas semanas para Trump, quien fracasó en su segunda cumbre con el mandatario norcoreano, Kim Jong-un, y luego sufrió el repudio a su ‘emergencia nacional’ en el Senado, donde desertaron 12 republicanos para imponer su muro contra México en forma unilateral.

Trump contemplaba compensar la sustancial reducción de los impuestos a sus aliados plutócratas, beneficiados con una poda del 35% al 15%, que equivalían aproximadamente a un regalo impositivo de alrededor de 800.000 millones de dólares. Otros calculan en el doble su regalo impositivo.

La compensación al estilo Trump es probable que haya provenido de sus cuentas alegres de otra cantidad equivalente de aproximadamente 800.000 millones de dólares del déficit comercial global de EEUU con la mayor parte de los países con quienes comercia y donde China detenta(ba) el primer lugar, con un déficit de 419.200 millones de dólares.

Ahora el déficit comercial de EEUU, solamente en lo que se refiere a bienes, alcanzó la cifra récord de 891.000 millones de dólares, lo cual es celebrado por The New York Times, uno de sus principales adversarios en los medios.

Cabe señalar que el Producto Interno Bruto (PIB) mide tanto bienes como servicios, y este déficit anunciado solo versa sobre los bienes.

A juicio del New York Times, el incremento del déficit de EEUU se debe en gran medida a “algunos factores fuera del control de Trump, como la desaceleración económica global y la relativa fortaleza del dólar”, los cuales “debilitaron la demanda foránea de bienes estadounidenses”.

El rotativo anti-Trump agrega que la “brecha ampliada fue también exacerbada tanto por la guerra comercial que escaló el presidente el año pasado, como por su recorte impositivo de 1,5 billones de dólares [‘trillions’, en anglosajón], que ha sido ampliamente financiado por deuda gubernamental”.

​No es lo mismo manejar casinos, exitosas inmobiliarias y la icónica Torre Trump en Nueva York que hacerlo en forma poco ortodoxa con el resto del mundo, en particular con China, Japón y Europa, que no son países fáciles de digerir, como por desgracia sucedió con México en la etapa final del saliente presidente Peña, que fue literalmente vapuleado con el nuevo TLCAN, rebautizado como USMCA —en particular, en el rubro rural y de los servicios cibernéticos—.

El dinero no sale de la nada y era de esperar que la pantagruélica reducción de los impuestos a los plutócratas, quienes curiosamente financian las campañas electorales en EEUU, afectaría el déficit legendario de EEUU que Trump buscó resarcir con su fracasada guerra comercial global.

A juicio del New York Times, los aranceles rigoristas sobre los bienes chinos desaceleraron la economía china, pero al costo de afectar las exportaciones estadounidenses, que declinaron casi un 50% en diciembre pasado.

The New York Times cita a Brad Setser, especialista en economía internacional del influyente Council on Foreign Relations, quien sostiene una teoría de la conspiración de que China alentó la devaluación de su divisa —el yuan— frente al dólar con el fin de paliar el alza de los aranceles por Trump.

En su guerra comercial global contra tirios y troyanos, Trump exclamó que China y la Unión Europea se estaban aprovechando de EEUU. Seguir leyendo EL FRACASO DE LA GUERRA COMERCIAL GLOBAL DE TRUMP. ALFREDO JALIFE-RAHME

LOS CUATREROS DE LA CASA BLANCA (II). JUANA CARRASCO MARTÍN

Sus notas son altisonantes y descompasadas, las letras fatuas e impertinentes, pero «cantan» casi a diario contra Venezuela y Cuba. Es el dúo de los Mike P...
LOS CUATREROS 2
Pompeo jura como Secretario de Estado ante Mike Pence y Trump observa. Foto;: AP 

JUANA CARRASCO MARTÍN

JUANITA CARRAASCOMás irritante que nunca, escribió hace unos días: «No hay comida, no hay medicinas, ahora no hay electricidad; lo próximo, no habrá Maduro», este fue el tuit de Mike Pompeo inmediatamente después del apagón nacional ocurrido en Venezuela por un ataque cibernético al sistema electroenergético de Guri. Para quien lo dude, la última frase no es una premonición, es casi una orden: eliminar al Presidente de Venezuela.

Estamos subiendo en la escala jerárquica de los cuatreros de la Casa Blanca, que responden al jefe Donald Trump en una guerra sucia contra la región que siguen viendo como su traspatio.

Mike Pompeo, el Secretario de Estado

Político y empresario, el Secretario de Estado, que fue antes jefe de la CIA, y a su paso por la Cámara representando al estado de Kansas se ganó la reputación de presentar proyectos de ley favorables a los bimillonarios hermanos David H. y Charles G. Koch, que financiaron sus campañas electorales y las de muchos republicanos. Estaba escrito que así debía ser, Pompeo y Koch son coterráneos.

Tan dañinos para la salud humana como el bacilo de la tisis, de los hermanos se afirma que son los operadores de la guerra contra Venezuela. Motivo simple: quieren recuperar al país para las compañías estadounidenses, y específicamente los intereses en el petróleo, los fertilizantes y la petroquímica venezolana. Es que a los Koch, Chávez les nacionalizó FertiNitro y desde entonces también financiaron el antichavismo.

Sin embargo, entre los Koch y Trump las relaciones no son tan buenas porque chocaron en cuanto a la visión de la economía, los primeros liberales, el segundo aislacionista. «Nunca acepté su apoyo porque no necesito su dinero ni sus malas ideas. Su red de influencias está muy sobrevalorada, son solo dos buenos hombres con malas ideas», dijo el mandatario. Mientras Charles, el CEO de las industrias familiares le dijo a la revista Fortune que elegir entre Trump y Hillary Clinton era como «elegir entre un ataque al corazón y cáncer». Pero esas minucias verbales no son óbices para el frente común respecto a «recuperar» Venezuela.

Pero nuestro personaje hoy es Mike Pompeo, y para completar el porqué tiene tantos intereses en este enfrentamiento diremos que con su amplia experiencia en asuntos de inteligencia, de seguridad nacional y militares, es uno de los representantes de la línea más dura del Partido Republicano, y fue uno de los líderes en Kansas de la ultraconservadora facción del Tea Party.

Iniciado como representante el 3 de enero de 2011, escaño que ocupó hasta el 23 de enero de 2017, pronto llegó a las proximidades mas poderosas de Washington, cuando sustituyó como director de la Agencia Central de Inteligencia a John O. Brennan, quien había entrado en discrepancias con Trump. Al parecer fiel servidor, Pompeo pasó el 26 de abril de 2018 a dirigir la política exterior remplazando a otro que había discrepado en grande con Trump, Rex Tillerson, de manera que reforzaba los postulados mas ultraconservadores.

Estas son algunas perlas de su actuación: crítico del acuerdo nuclear de la administración de Barack Obama con Irán, sumaba a su haber la retirada de ese tratado multilateral el 8 de mayo de 2018, cuando ya ejercía como Secretario de Estado. Para justificar la medida unilateral Trump dijo que Irán era «el mayor patrocinador de terrorismo del mundo».

Además, ha sido un defensor de los programas de recolección masiva de datos personales por parte de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA), incluso la ejecución de ese espionaje sobre líderes extranjeros, y llegó a decir que Edward Snowden —el extécnico de la CIA y consultor de la NSA que filtró los documentos sobre ese entramado internacional de espionaje— debía ser juzgado y eventualmente condenado a muerte.

En su registro político encontramos además, su firme apoyo al ilegítimo Centro de detenciones en la ilegal Base Naval en Guantánamo, territorio cubano usurpado; escudó a la CIA después que se publicara el Informe del Comité de Inteligencia del Senado sobre la Tortura en 2014. «Estos hombres y mujeres no son torturadores, son patriotas», dijo Mike Pompeo y apuntó que esas tácticas estaban «dentro de la ley, dentro de la Constitución». Sin pudor de ningún tipo cuando fue nominado para dirigir la agencia señaló que quería una CIA más «agresiva, brutal, despiadada e implacable».

Sin embargo, no son meramente posiciones acordes con una visión halcónica de las cosas de este mundo, para entender lo práctico de su actuar político. Antes de llegar al Congreso, Mike Pompeo fundó una firma que fabrica piezas de aviación y una compañía de suministro para yacimientos petrolíferos. Se comprende entonces su punto de vista sobre Venezuela.

Sumados estos apuntes, resulta obvia la sarta de mentiras en declaraciones a la prensa, noticias falsas, y tuits manipuladores que lo tienen de intérprete desde su llegada al mundo trumpiano. Entre los más recientes: «Cuba es el verdadero poder imperialista en Venezuela. El Gobierno cubano de Miguel Díaz-Canel ofrece encubrimiento político a Maduro y sus compinches en el poder. Es Cuba quien ofrece a Maduro solidaridad incondicional». Puso también a Rusia como responsable de las penurias venezolanas, por la posición firme del gigante euroasiático en contra de las pretendidas condenas en el Consejo de Seguridad de la ONU.

Trump ha endurecido el verdadero bloqueo destinado de manera perversa a doblegar al pueblo bolivariano y chavista que resiste, y se ha destacado en fabricar pretextos falsos para justificar la intervención en Venezuela cuando estimen que tantas agresiones puestas en práctica no les dan resultado.

La empresa petrolera estatal venezolana PDVSA es el blanco sustancial, porque de ella depende en buena medida el desarrollo de ese país sudamericano, y Pompeo la ha definido como «el cajero personal de Maduro» para intentar argumentar la imposición de sanciones cada vez más fuertes y el robo de Citgo, la empresa con sede en Estados Unidos. Seguir leyendo LOS CUATREROS DE LA CASA BLANCA (II). JUANA CARRASCO MARTÍN

LOS CUATREROS DE LA CASA BLANCA (I). JUANA CARRASCO MARTÍN

Probablemente el presidente Donald Trump ha logrado algo bien difícil: poner a su vera al equipo más ultraconservador y agresivo en política exterior que se ha visto y sufrido en varios lustros

Elliot Abrams
Elliot Abrams. Foto: Miami News 

JUANA CARRASCO MARTÍN

JUANITA 1De que son cuatreros no hay dudas. Basta con ver el robo de las propiedades petroleras venezolanas en Estados Unidos. Pero esa es su misión, derrocar por cualquier medio al Gobierno de Nicolás Maduro y, con miras superiores, hacer otro tanto con Cuba y Nicaragua, los «incómodos» de la región que consideran su traspatio.

Son los más destacados protagonistas de esta «agresión sin precedentes, que incluye la amenaza del uso de la fuerza, con el fin de forzar un cambio de Gobierno para controlar las riquezas del país», como denunciara el canciller venezolano Jorge Arreaza. Sus hojas de servicio a los intereses más ultraconservadores de la política estadounidense y de las empresas económicas involucradas en el golpe de Estado en curso, lo dicen todo y demuestran que no retroceden ante ningún procedimiento en esta guerra para eliminar al presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro, aun a costa de muy peligrosas decisiones para la paz de la región.

De Donald Trump no vamos a hablar. Es el séquito el que nos interesa, pues califica por sus abultadas experiencias entre los más conspicuos criminales políticos estadounidenses, al punto de que pudieran ser juzgados como criminales de guerra por delitos anteriores, y en estos momentos se amparan en la declaración recién renovada de que Venezuela «continúa presentando una inusual y extraordinaria amenaza a la seguridad nacional y la política exterior de Estados Unidos».

Por demás, para ellos, un cambio de régimen con total irrespeto al derecho internacional, no tiene ya que ser un asunto secreto. El caso Venezuela demuestra que lo hacen  abierta y descaradamente.

El vicepresidente Mike Pence, el secretario de Estado Mike Pompeo, el Asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, John Bolton, el asesor en Seguridad Nacional para el Hemisferio Occidental, Mauricio Claver Carone, el enviado especial para Venezuela, Elliott Abrams, y el senador por la Florida, Marco Rubio, son los jugadores estrellas de ese dream team trumpiano, aunque otros, como Roger Noriega, también  actúan tras bambalinas.

Elliot Abrams, el criminal de guerra

Designado apenas este año como refuerzo de gran experiencia en operaciones sucias en Centroamérica durante los gobiernos de Ronald Reagan y George Bush, Elliott Abrams dijo el 23 de febrero:

«Si no cae el día de hoy, si no cae el día de mañana, seguiremos en la lucha con el apoyo de más de 50 países alrededor del mundo, seguiremos enviando ayuda humanitaria, seguimos aplicando sanciones a miembros del régimen de Maduro».

Con cara de ave de rapiña, Elliott Abrams es un político, escritor y diplomático estadounidense que fue condenado por el escándalo Irán–Contra mientras servía a Reagan, pero indultado por George H. W. Bush. Actualmente se afanaba por imponer agendas ultraconservadoras desde el Consejo en Relaciones Extranjeras cuando Trump lo nombró su emisario especial para Venezuela habida cuenta de su experiencia anterior, pues fue uno de los funcionarios estadounidenses tras el fracasado golpe de 2002 contra el Comandante-Presidente Hugo Chávez. Tras la aceptación de su nombramiento, Abrams calificó la situación en Venezuela como «profunda, difícil y peligrosa», y a seguidas dijo: «Estoy ansioso por empezar a trabajar en ese tema».

De inmediato puso manos a la obra y anunció en una audiencia en el Senado que «habrá más sanciones sobre instituciones financieras que ejecuten las órdenes del régimen de Maduro» y la revocación de visados a ciudadanos venezolanos: «Estamos aplicando todo el peso de sanciones individuales sobre miembros del régimen».

Pompeo, al argumentar la designación de Elliott Abrams dijo: «La pasión de Elliott por los derechos y libertades de todos los pueblos le hacen la persona perfecta y una incorporación valiosa y oportuna. […] Elliott será un verdadero activo para nuestra misión de ayudar a los venezolanos a restaurar plenamente la democracia y la prosperidad de su país».

Fue un hombre clave en la política de Reagan hacia Centroamérica. En la década de 1980 defendió al dictador Efraín Ríos Montt mientras supervisaba su campaña de asesinatos y tortura masiva de comunidades indígenas en Guatemala, aprobando el envío de armas, dinero, inteligencia y la provisión de cobertura política al Ejército de Guatemala mientras este arrasaba las zonas mayas de las montañas del noroeste, borrando de la faz de la tierra 662 pueblos, según cifras del propio Ejército, decapitando niños, crucificando personas. Seguir leyendo LOS CUATREROS DE LA CASA BLANCA (I). JUANA CARRASCO MARTÍN

COMIENZA LA REBELIÓN REPUBLICANA CONTRA TRUMP. FRANCISCO HERRANZ

Trump

FRANCISCO HERRANZ

FRANCISCO HERRANZLa declaración de emergencia nacional por parte del presidente de Estados Unidos para desviar fondos y levantar con ese dinero el muro de la vergüenza en la frontera con México ha escandalizado a ciertos sectores moderados del partido que apoya al inquilino de la Casa Blanca.

Tal es el enfado que ya hay al menos cuatro senadores de la bancada azul que piensan votar en contra de esa artimaña del jefe del Estado. Y no son los únicos. La rebelión republicana contra Donald Trump ha comenzado. Aunque todavía es tímida.

Rand Paul, representante republicano por Kentucky en la Cámara Alta, anunció su intención de suscribir la resolución senatorial que rechaza la declaración de emergencia del mandatario e incluso se atrevió a decir que “hasta 10 republicanos más” votarían también a favor. Paul no concretó nombres pero hasta ahora los senadores republicanos que se manifestaron a favor de acabar con la controvertida propuesta adoptada por el presidente fueron Susan Collins (Maine), Thom Tillis (Carolina del Norte) y Lisa Murkowski (Alaska), con lo que se superarían los 51 votos necesarios de mayoría simple para asegurarse el éxito de la moción. El Senado de EEUU cuenta con 100 escaños.El rechazo del senador Paul evidencia el soterrado enfrentamiento entre Trump y la cúpula conservadora, y afianza la creciente división interna que sufre el Partido Republicano a propósito de la política errática de Washington.

En opinión de Paul, se trata sobre todo de una cuestión de principios. “Creo que [el presidente] está equivocado, no en su política, sino en su búsqueda de expandir los poderes presidenciales por encima de sus límites constitucionales”, dijo el político oriundo de Kentucky. “No puedo votar darle al presidente el poder de gastar dinero que no ha sido destinado por el Congreso. Podemos querer más dinero para seguridad fronteriza, pero el Congreso no lo autorizó. Es peligroso eliminar estos controles y contrapesos”, explicó en otro momento. Por “controles y contrapesos” (“checks and balances”, en inglés), Paul se refería al principio, consagrado por la Constitución estadounidense, de equilibrio entre los tres poderes del Estado.

El desafío del Senado se plasmará en una resolución de rechazo que llegará al Despacho Oval a partir de mediados de marzo. Será entonces cuando Trump utilice presumiblemente el poder de veto presidencial —que le otorga la Constitución— para mantener su decreto, un veto que sólo podría ser superado por los dos tercios de los votos de las dos cámaras legislativas, lo cual es altamente improbable que ocurra dado el actual reparto de escaños en el Senado. Esa circunstancia le convertirá en un “presidente imperial”, situado por encima del Congreso, un atributo nada democrático y poco ejemplar que se sumará a otras características negativas que ya le caracterizan.El histriónico y millonario presidente norteamericano ha convertido la política de inmigración en su Santo Grial. En otras palabras, en un tema ideal pero imposible de alcanzar. La construcción de un muro a lo largo de los 3.100 kilómetros de frontera con México ha pasado de ser un plan megalómano a transformarse en una absoluta obsesión, a pesar de que ya existen 1.000 kilómetros de obstáculos instalados, entre vallas, alambradas de espino o barreras contra vehículos.

Trump, a quien tanto le gusta dar titulares a la prensa, dijo que “EEUU no será un campo de inmigrantes ni un centro de internamiento de refugiados”. Y por ello no dudó en declarar el estado de emergencia nacional para desviar 6.700 millones de dólares de fondos del Pentágono y del Departamento del Tesoro con el objetivo de levantar el muro, arguyendo que existe una crisis de inmigración ilegal y de entrada de drogas, un argumento doble que no se sostiene realmente con los datos en la mano.

Es cierto que, según las últimas estadísticas aportadas por la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos, más de 76.000 inmigrantes, la gran mayoría de ellos procedentes de América Central, cruzaron la frontera meridional sin autorización sólo en febrero, un número récord de entradas al mes, y que en 2018 llegaron a ser 521.000. Pero esas cifras no son tan altas si se las compara con los 1,64 millones de indocumentados que fueron detenidos en 2000 durante la Presidencia de Bill Clinton. El súbito aumento de ahora se debe al cambio de perfil de los inmigrantes. Antes abundaban los hombres solos; ahora priman familias con niños y jóvenes procedentes de Honduras, Guatemala y El Salvador, huyendo de las bandas armadas o de la sequía.La segunda razón esgrimida por Trump, la entrada de estupefacientes, no quedará frenada ni mucho menos con el levantamiento de un muro, dadas las rutas de entrada, preferentemente aérea o marítima, que suelen emplear los narcotraficantes para introducir su mercancía ilegal en Estados Unidos. La valla tampoco hará mucho para reducir el volumen de inmigrantes. Seguir leyendo COMIENZA LA REBELIÓN REPUBLICANA CONTRA TRUMP. FRANCISCO HERRANZ

CARTA ABIERTA A LA OFICINA EN WASHINGTON PARA ASUNTOS LATINOAMERICANOS. GREG GRANDIN, NOAM CHOMSKY, SUJATHA FERNANDES…

Acerca de los intentos estadounidenses de derrocar al gobierno venezolano

WOLA: Advocacy for Human Rights in the Americas
Traducido del inglés para Rebelión por Beatriz Morales Bastos y Sinfo Fernández
La carta que ofrecemos a continuación, firmada por 124 académicos de todo el mundo, se dirige a la Oficina en Washington para Asuntos Latinoamericanos (WOLA, por sus siglas en inglés) y expresa su profunda preocupación por el apoyo de esta oficina a varios aspectos de la política del gobierno Trump respecto a Venezuela.

Escribimos preocupados por la dirección que ha tomado la WOLA respecto a un asunto de vida o muerte, y posiblemente de guerra y paz, en América Latina. Esta carta es un intento de hacer una serie de sugerencias a la WOLA acerca de su apoyo a varios aspectos de los intentos del gobierno Trump de derrocar al gobierno de Venezuela.

Creemos que los intentos por parte del gobierno Trump de llevar a cabo un cambio de régimen en Venezuela son erróneos en todos los sentidos, moral, legal y políticamente. Dado que tanto el propio Trump como sus altos cargos han amenazado abiertamente con la guerra en repetidas ocasiones, estos intentos suponen también un grave riesgo tanto de pérdida de vidas humanas como de otras consecuencias imprevistas de la guerra y la violencia política.

Por estas y otras razones, la WOLA debería oponerse inequívocamente a estos intentos de cambio de régimen, del mismo modo que personas progresistas de todo el mundo se opusieron en 2003 a la guerra de Iraq. Pero no lo ha hecho, sino que ha apoyado casi todos los pasos que se han dado. Se pueden tener diferentes opiniones personales respecto a la política interna de Venezuela o sobre cómo pueden las y los venezolanos resolver mejor sus diferencias. Pero es indudable que la operación ilegal de cambio de régimen del gobierno Trump está empeorando enormemente la situación, por lo que a estos hechos deberían oponerse todas aquellas personas que se preocupan por la vida humana y el derecho internacional.

Lo más peligroso es la oposición de la WOLA a las ofertas de mediación del Papa Francisco y de los gobiernos neutrales de México y Uruguay. La WOLA ha afirmado que estas ofertas (denominadas Mecanismo de Montevideo) no tienen posibilidad alguna de lograr un resultado positivo y en vez de ello ha elegido, como el único espacio legítimo para llevar a cabo las negociaciones, al Grupo de Contacto Europeo, que está dominado por Washington y los gobiernos aliados, con sus sanciones ilegales y su intentos de provocar un cambio de régimen.

Dado que a todas luces el gobierno Trump no desea negociar, y así lo ha declarado abiertamente, la elección de la WOLA implica que no habrá verdaderas negociaciones hasta que los demás gobiernos (europeos y latinoamericanos) del grupo estén dispuestos a romper claramente con Washington. No es algo imposible, aunque es poco probable que ocurra en un futuro próximo. Por consiguiente, la elección por parte de la WOLA de un grupo negociador dominado por Trump sirve para reafirmarle a él y a su equipo de extremistas (John Bolton, Marco Rubio y Elliott Abrams) en su postura de rechazo del diálogo o la negociación.

La WOLA rechaza incluso que la ONU se implique en las negociaciones (que fue una propuesta de su Secretario General Antonio Guterres) afirmando que su papel debería limitarse a supervisar una transición. La ONU es el organismo internacional que ha acumulado más experiencia y conocimientos en la mediación de crisis internacionales e intranacionales y en haber contribuido con éxito al fin de guerras civiles que parecían ser irresolubles, como ocurrió en El Salvador en la década de 1990. Esta experiencia, unida a la autoridad moral que tiene la ONU por ser el organismo internacional más representativo, significa que un proceso de mediación supervisado este organismo tendría mucha más legitimidad que uno dirigido por el gobierno Trump y sus aliados políticos.

La WOLA ha sido ambigua acerca de su apoyo al reconocimiento de Juan Guaidó como “presidente interino”, una medida que automáticamente crea un embargo comercial que se suma al actual embargo financiero debido a que casi todas las divisas del país provienen de las exportaciones de petróleo, de las cuales aproximadamente tres cuartas partes se destinan a países que se han unido al reconocimiento de Trump de un gobierno paralelo y, por lo tanto, no se espera que paguen al actual gobierno de Venezuela por su petróleo (1).

Esto privará a la economía [venezolana] de miles de millones de dólares de divisas, con lo que se acelerará el aumento de la mortalidad (incluida la mortalidad de bebés y niños) debido a la falta de medicamentos y atención sanitaria, y se agravará la escasez de alimentos, un efecto ampliamente reconocido. Esto es algo profundamente inmoral. También viola el derecho internacional, incluidos el Artículo19 de la Carta de la OEA, la Carta de la ONU y muchos otros tratados internacionales firmados por Estados Unidos.

La WOLA adoptó también una postura ambivalente ante las sanciones de Trump de agosto de 2017, ya que hizo algunas críticas pero también sugerencias para mejorarla. Aquellas sanciones impusieron un embargo financiero ilegal (por las mismas razones antes señaladas) que ha sido devastador al paralizar la producción de petróleo y, por consiguiente, privar a la economía de miles de millones de dólares en divisas extranjeras necesarias para pagar importaciones vitales. También impidió cualquier renegociación de la deuda, así como la mayoría de las demás medidas necesarias para salir de la depresión e hiperinflación en las que se encuentra sumido el país.

La WOLA defend estas sanciones argumentando que “complican las finanzas del gobierno de Maduro de una manera que no tendrá un impacto inmediato sobre la población (aunque es probable que lo tenga a largo plazo), lo cual es falso, como sabe cualquier persona familiarizada con las sanciones y la economía venezolana. La economía venezolana (no sólo el gobierno) depende de las exportaciones de petróleo para casi la totalidad de sus divisas. Es lo que paga las importaciones de medicamentos, alimentos y otras necesidades vitales, tanto del gobierno como del sector privado. Seguir leyendo CARTA ABIERTA A LA OFICINA EN WASHINGTON PARA ASUNTOS LATINOAMERICANOS. GREG GRANDIN, NOAM CHOMSKY, SUJATHA FERNANDES…

ASÍ FABRICÓ ESTADOS UNIDOS AL ‘PRESIDENTE’ GUAIDÓ. DAN COHEN Y MAX BLUMENTHAL

DAN COHEN Y MAX BLUMENTHAL*

Juan Guaidó es el producto de un proyecto de una década supervisado por los entrenadores de élite de Washington para cambios de gobierno. Mientras se hace pasar por un campeón de la democracia, ha pasado años al frente de una violenta campaña de desestabilización.

america_latina_trump_guaido

Antes del fatídico día 22 de enero, menos de uno de cada cinco venezolanos había oído hablar de Juan Guaidó. Hace solo unos meses atrás, este hombre de 35 años era un personaje oscuro en un grupo de extrema derecha políticamente marginal, estrechamente asociado con actos de violencia callejera. Incluso en su propio partido, Guaidó había sido una figura de nivel medio en la Asamblea Nacional, dominada por la oposición, que ahora se encuentra bajo desacato según la Constitución venezolana.

Pero después de una llamada telefónica del vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, Guaidó se proclamó a sí mismo como presidente de Venezuela. Ungido como el líder de su país por Washington, un político previamente desconocido fue trasladado al escenario internacional como el líder seleccionado por Estados Unidos para la nación con las reservas de petróleo más grandes del mundo.

Haciendo eco del Consenso de Washington, el comité editorial del New York Times calificó a Guaidó como un “rival creíble” para Maduro con un “estilo refrescante y una visión para hacer avanzar al país”. El comité editorial de Bloomberg News lo aplaudió por buscar la “restauración de la democracia” y el Wall Street Journal lo declaró “un nuevo líder democrático”. Mientras tanto, Canadá, numerosas naciones europeas, Israel y el bloque de gobiernos latinoamericanos de derecha conocido como el Grupo de Lima reconocieron a Guaidó como el líder legítimo de Venezuela.

Si bien Guaidó parecía haberse materializado de la nada, él era, de hecho, el producto de más de una década de asidua preparación por parte de las fábricas de élite dedicadas al cambio de régimen del gobierno de Estados Unidos. Junto a un grupo de activistas estudiantiles de derecha, Guaidó fue entrenado para socavar el gobierno de orientación socialista de Venezuela, para desestabilizar el país y, algún día, tomar el poder. Aunque ha sido una figura menor en la política venezolana, había pasado años demostrando en silencio su valía en los pasillos del poder de Washington.

“Juan Guaidó es un personaje que se ha creado para esta circunstancia”, dijo a The Grayzone, Marco Teruggi, sociólogo argentino y renombrado cronista de la política venezolana. “Es la lógica de un laboratorio: Guaidó es como una mezcla de varios elementos que crean un personaje que, con toda honestidad, provoca entre risa y preocupación”.

Diego Sequera, periodista y escritor venezolano de la agencia de investigación Misión Verdad, estuvo de acuerdo: “Guaidó es más popular fuera de Venezuela que en el interior, especialmente en los círculos elitistas de la Ivy League y de Washington”, comentó Sequera a The Grayzone: “Es un personaje conocido allí, es previsiblemente de derecha y se considera leal al programa”.

Mientras que Guaidó se vende hoy como la cara de la restauración democrática, su carrera la realizó en la facción más violenta del partido de oposición más radical de Venezuela, ubicándose a la vanguardia de una campaña de desestabilización tras otra. Su partido ha sido ampliamente desacreditado dentro de Venezuela y es, en parte, responsable de fragmentar una oposición muy debilitada.

“Estos líderes radicales no tienen más del 20 por ciento en las encuestas de opinión”, escribió Luis Vicente León, el principal encuestador de Venezuela. Según León, el partido de Guaidó permanece aislado porque la mayoría de la población “no quiere la guerra”. “Lo que quieren es una solución”.

Pero esta es precisamente la razón por la que Guaidó fue seleccionado por Washington: no se espera que guíe a Venezuela hacia la democracia, sino que derrumbe a un país que durante las últimas dos décadas ha sido un bastión de resistencia a la hegemonía estadounidense. Su improbable ascenso señala la culminación de un proyecto de dos décadas para destruir un régimen socialista.

Apuntando a la “troika de la tiranía”

Desde la elección de Hugo Chávez en 1998, Estados Unidos ha luchado para restablecer el control sobre Venezuela y sus vastas reservas petroleras. Los programas socialistas de Chávez pueden haber redistribuido la riqueza del país y ayudado a sacar a millones de personas de la pobreza, pero también le colocaron un objetivo en la espalda. En 2002, la oposición lo derrocó brevemente con el apoyo y reconocimiento de Estados Unidos antes de que el ejército restableciera su presidencia luego de una movilización popular masiva. A lo largo de las administraciones de los presidentes de Estados Unidos, George W. Bush y Barack Obama, Chávez sobrevivió a numerosos planes de asesinato antes de sucumbir al cáncer en 2013. Su sucesor, Nicolás Maduro, sobrevivió a tres atentados contra su vida.

El gobierno de Trump elevó inmediatamente a Venezuela a la cima de la lista de objetivos de cambio de régimen de Washington, calificándolo de líder de una “troika de la tiranía”. El año pasado, el equipo de seguridad nacional de Trump intentó reclutar miembros del ejército para montar una junta militar, pero ese esfuerzo fracasó. Seguir leyendo ASÍ FABRICÓ ESTADOS UNIDOS AL ‘PRESIDENTE’ GUAIDÓ. DAN COHEN Y MAX BLUMENTHAL

DECLARACIÓN DEL GOBIERNO REVOLUCIONARIO DE LA REPÚBLICA DE CUBA

FIDEL Y CHÁVEZ

El Gobierno Revolucionario de la República de Cuba denuncia la escalada de presiones y acciones del Gobierno de los Estados Unidos para preparar una aventura militar disfrazada de «intervención humanitaria» en la República Bolivariana de Venezuela y llama a la comunidad internacional a movilizarse para impedir que se consume.

Entre el 6 y el 10 de febrero de 2019, se han realizado vuelos de aviones de transporte militar hacia el Aeropuerto Rafael Miranda de Puerto Rico, la Base Aérea de San Isidro, en República Dominicana y hacia otras islas del Caribe estratégicamente ubicadas, seguramente sin conocimiento de los gobiernos de esas naciones, que se originaron en instalaciones militares estadounidenses desde las cuales operan unidades de Fuerzas de Operaciones Especiales y de la Infantería de Marina que se utilizan para acciones encubiertas, incluso contra líderes de otros países.

Medios políticos y de prensa, incluso norteamericanos, han revelado que figuras extremistas de ese gobierno, con una larga trayectoria de acciones y calumnias dirigidas a provocar o alentar guerras, como el Asesor de Seguridad Nacional John Bolton, el Director del Hemisferio Occidental del Consejo de Seguridad Nacional, Mauricio Claver-Carone, con la participación del Senador de la Florida, Marco Rubio, diseñaron, gestionaron el financiamiento y organizaron directa y detalladamente, desde Washington, el intento de golpe de estado en Venezuela mediante la ilegal autoproclamación de un presidente.

Son ellos mismos los que, personalmente o a través del Departamento de Estado, vienen realizando presiones brutales contra numerosos gobiernos para forzar su apoyo al llamado arbitrario a nuevas elecciones presidenciales venezolanas, mientras promueven el reconocimiento al usurpador que apenas cuenta con 97 mil votos como parlamentario, frente a los más de 6 millones de venezolanos que el pasado mes de mayo eligieron al Presidente Constitucional Nicolás Maduro Moros.

Tras la resistencia al golpe ofrecida por el pueblo bolivariano y chavista, demostrada en las masivas manifestaciones de apoyo al Presidente Maduro y en la lealtad de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, el Gobierno de los Estados Unidos ha intensificado su campaña política y mediática internacional y recrudece las medidas económicas coercitivas unilaterales contra Venezuela, entre las que puede citarse el bloqueo en bancos de terceros países de miles de millones de dólares pertenecientes a Venezuela y el robo de los ingresos de las ventas de petróleo de esa hermana nación, lo que está provocando graves daños humanitarios y duras privaciones a su pueblo.

Junto a este cruel e injustificable despojo, EE.UU. pretende fabricar un pretexto humanitario para iniciar una agresión militar contra Venezuela y se ha propuesto introducir en el territorio de esa nación soberana, mediante la intimidación, la presión y la fuerza, una supuesta ayuda humanitaria, que es mil veces inferior a los daños económicos que provoca la política de cerco, impuesta desde Washington.

El usurpador y autoproclamado «presidente» declaró desvergonzadamente su disposición a reclamar una intervención militar de Estados Unidos con el pretexto de recibir dicha «ayuda humanitaria», y ha calificado el rechazo soberano y digno a esa maniobra como «un crimen de lesa humanidad».

Altos funcionarios estadounidenses recuerdan cada día, con arrogancia y desfachatez que, en relación con Venezuela, «todas las opciones están sobre la mesa, incluida la militar».

En el proceso de fabricación de pretextos, el gobierno de Estados Unidos ha  acudido al engaño y la calumnia al presentar un proyecto de resolución en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas que, cínica e hipócritamente, expresa una grave preocupación por «la situación humanitaria y de derechos humanos…, los intentos recientes de bloquear la prestación de ayuda humanitaria,la existencia de millones de migrantes y refugiados…, el uso excesivo de la fuerza contra manifestantes pacíficos, la situación de ruptura de la paz y la seguridad regionales» en Venezuela e insta «a adoptar las medidas necesarias».

Es evidente que Estados Unidos prepara el terreno para establecer por la fuerza «un corredor humanitario» bajo «protección internacional», invocar la «obligación de proteger» a los civiles y aplicar «todas las medidas necesarias».

Es indispensable recordar que conductas similares y pretextos parecidos fueron adoptadas por Estados Unidos en el preludio de las guerras que lanzó contra Yugoslavia, Iraq y Libia, al precio de inmensas pérdidas de vidas humanas y de enormes sufrimientos.

El gobierno estadounidense intenta eliminar el obstáculo mayor que representa la Revolución Bolivariana y Chavista al ejercicio de la dominación imperialista sobre «Nuestra América» y al despojo al pueblo de Venezuela de la primera reserva certificada de petróleo del planeta y de otros cuantiosos y estratégicos recursos naturales.

No puede olvidarse la triste y dolorosa historia de intervenciones militares de los Estados Unidos, en más de una ocasión en México, Nicaragua, República Dominicana, Haití, Cuba, Honduras y más recientemente en Granada y Panamá.

Como alertó el 14 de julio de 2017 el General de Ejército Raúl Castro Ruz: «la agresión y la violencia golpista contra Venezuela dañan a toda “Nuestra América” y solo benefician los intereses de quienes se empeñan en dividirnos para ejercer su dominación sobre nuestros pueblos, sin que les importe generar conflictos de consecuencias incalculables en esta región, como los que estamos presenciando en diferentes lugares del mundo».

La Historia juzgará severamente una nueva intervención militar imperialista en la región y la complicidad de quienes irresponsablemente lo acompañen.

Se decide hoy en Venezuela la soberanía y la dignidad de América Latina y el Caribe y de los pueblos del Sur. Se decide también la supervivencia de las normas del Derecho Internacional y la Carta de las Naciones Unidas. Se define si la legitimidad de un gobierno emana de la voluntad expresa y soberana de su pueblo o del reconocimiento de potencias extranjeras.

El Gobierno Revolucionario llama a la movilización internacional en defensa de la paz en Venezuela y en la región, basada en los principios de la Proclama de la América Latina y el Caribe como Zona de Paz adoptada con la firma de los Jefes de Estado y Gobierno de la CELAC en 2014.

Expresa su bienvenida y apoyo al Mecanismo de Montevideo, iniciativa de México, Uruguay, la Mancomunidad del Caribe (CARICOM) y Bolivia,que busca preservar la paz en Venezuela basado, como dice su reciente Declaración, en los principios de no intervención en los asuntos internos, la igualdad jurídica de los Estados y la solución pacífica de controversias.

Saluda la favorable acogida a dicha iniciativa por parte del Presidente Maduro Moros y la comunidad internacional y expresa preocupación ante el rechazo categórico del Gobierno estadounidense a las iniciativas de diálogo promovidas por varios países, incluida esta.

El Gobierno Revolucionario reitera su firme e invariable solidaridad con el Presidente Constitucional Nicolás Maduro Moros, la Revolución bolivariana y chavista y la unión cívico-militar de su pueblo y hace un llamado a todos los pueblos y gobiernos del mundo a defender la Paz y a oponerse unidos, por encima de diferencias políticas o ideológicas, para detener una nueva intervención militar imperialista en la América Latina y el Caribe que dañará la independencia, la soberanía y los intereses de los pueblos del Río Bravo a la Patagonia.

La Habana, 13 de febrero de 2019