Archivo de la etiqueta: Donald Trump

WILLIAM BINNEY: “TIENE QUE MORIR GENTE PARA QUE LA INDUSTRIA DE LA INTELIGENCIA SIGA GANANDO DINERO”

UNA "VIEJA" ENTREVISTA (LA VANGUARDIA, 02/11/2016) QUE AÚN RESULTA REVELADORA DE LOS ENTRESIJOS DEL SIEMPRE TURBIO NEGOCIO DE LA INTELIGENCIA EN ESTADOS UNIDOS. BINNEY SE EQUIVOCÓ CON TRUMP, AUNQUE ACERTÓ CON HILLARY CLINTON. AMBOS SON HARINA DEL MISMO COSTAL  
William Binney: “Tiene que morir gente para que la industria de la inteligencia siga ganando dinero”
El ex director técnico de la NSA y whistleblower William Binney (Ivan Comas)
El ex director técnico de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA), de Estados Unidos, denuncia el negocio de la lucha contra el terrorismo y niega que sea necesario sacrificar la privacidad para tener más seguridad

 

Nos dicen que vivimos en un mundo lleno de amenazas. Que nos acecha el peligro en cada parada de metro, en cada mochila olvidada o en cada celebración de masas. Y las pruebas así lo sugieren. Nos dicen que hay que estar preparados para luchar contra el terror, que debemos protegernos y que, para vivir más seguros, es necesario sacrificar nuestra privacidad. Por el bien común, los servicios de inteligencia tendrán acceso a tus comunicaciones, se acabaron los secretos. Pero tranquilo, si eres de los buenos, nunca te pasará nada. Hay poco que perder y mucho que ganar. ¿Cierto?

Pues parece que no. William Binney, ex director técnico de la Agencia Nacional de Seguridad (NSA) de los EE.UU. y el mejor matemático de la historia de la agencia ha venido a desmontar esa fábula. Y sabe de lo que habla, fue él el que construyó el prototipo del programa que hoy vigila todas nuestras comunicaciones, el Thinthread .

Binney echa por los suelos la teoría de que hace falta sacrificar la privacidad para tener más seguridad. Achaca ese planteamiento a la incompetencia y la corrupción de las empresas privadas de inteligencia -que “necesitan mantener el problema para que el dinero siga llegando”- y al interés de los estados por controlar a la población. “Puede que pienses que no haces nada malo, pero si en opinión [del gobierno] lo estás haciendo, van a ir a por ti”.

Le ocurrió a él mismo. En 2001 dimitió de su cargo en desacuerdo con la política del gobierno y sus decisiones secretas, y comenzó a denunciar públicamente el uso indebido e ilegal de las herramientas de análisis que él mismo había ayudado a crear, convirtiéndose en uno de los whistleblowers (término inglés que se refiere a los ciudadanos que revelan delitos, peligros o fraudes que están siendo silenciados) más relevantes de los últimos veinte años.

Como consecuencia, el FBI se presentó en su casa y la de sus excompañeros y les confiscaron todos los documentos relativos a la NSA. “Yo no estaba haciendo nada malo, yo estaba aplicando mis derechos escritos en la constitución, y trataron de meterme en la cárcel por 35 años. Querían silenciarnos, punto”. William Binney viajó a Barcelona en el marco del festival Influencers para presentar el documental A good American .

Usted niega que sea necesario sacrificar la privacidad para obtener más seguridad. Dudo que ningún estado apoye su tesis. ¿En qué se basa?

Cuando trabajaba en la NSA, para nosotros el reto era centrarnos en lo que importa y hacerlo rápido para poder tomar decisiones con un nivel razonable de validez. Para eso, teníamos que usar la lógica. Con el volumen de datos que se comparten en el mundo digital, te das cuenta de que es imposible analizar todo el contenido, así que nuestra idea era tratar de simplificar ese mundo. En ese punto descubrí los metadatos. Si te fijas en ellos, puedes ir a las comunidades de usuarios y ver quién se relaciona con quién. Y si sabes que alguien es un terrorista, puedes reconstruir su red de contactos. Este es el enfoque deductivo, una técnica que se usa desde hace cientos de años ¡Nada nuevo! Solo la escala lo era. De este modo, sólo necesitas analizar esa información concreta, el resto no lo necesitas. Y eso es privacidad. También podemos aplicar el método inductivo. Por ejemplo, si tenemos una web de contenido pedófilo, podemos centrarnos en quién las visita. Por su comportamiento, podemos deducir que es probable que estén envueltos en delitos de pedofilia. No ha habido persona implicada en un ataque terrorista posterior al 11S que no haya mostrado una de estas dos propiedades, deductiva e inductiva. Hay que fijarse en lo que está haciendo esa gente, no el resto del planeta.

Si estas técnicas funcionan, ¿Porqué nuestros gobernantes siguen sacrificando nuestra privacidad a sabiendas de que existen métodos más útiles para protegernos?

Hay dos problemas básicos. El primero es que no saben realmente como hacerlo. Para empezar, porque destruyeron el programa necesario para hacerlo: el Thinthread. Así que ahora no tienen ni idea de cómo juntar toda esa lógica, porque no son buenos analizando datos sino recogiéndolos. La otra razón es muy simple, los lobbys de las empresas privadas presionaron al Congreso para externalizar un programa que se estaba haciendo con trabajadores del Estado. ¿Por qué? Porque con ese programa resolvimos el problema, y necesitaban un problema para justificar los miles de millones invertidos en ellos con los contratos del Estado. Tenían que deshacerse de nosotros. Desde entonces, la premisa es que sólo hay una forma de hacerlo: recopilarlo todo. Pero es una mentira que cuesta miles de millones de dólares cada año. Seguir leyendo WILLIAM BINNEY: “TIENE QUE MORIR GENTE PARA QUE LA INDUSTRIA DE LA INTELIGENCIA SIGA GANANDO DINERO”

EL MUNDO A MERCED DE DOS DUEÑOS DE CASINOS: TRUMP Y EL ISRAELÍ SHELDON ADELSON. ALFREDO JALIFE-RAHME

Bajo la lupa
TRUMP PALM BEACH
 Donald Trump saluda a partidarios durante su llegada al Aeropuerto Internacional de Palm Beach. Foto AP
JALIFE 1
Los casinos han unido las vidas de Trump y Sheldon Adelson. En 2017, días después de haber sido ungido presidente, Trump –quien poseyó dos casinos que quebraron en Atlantic City– solicitó al primer nipón Shinzo Abe la construcción de casinos en Japón para favorecer a su amigo/aliado/socio Sheldon Adelson (https://bit.ly/2XAvdw5).
Chris McGreal, del The Guardian, asevera que Sheldon Adelson conduce la política del Medio Oriente de Trump.
Sheldon Adelson, multimillonario del imperio Casino Las Vegas Sands, con una fortuna de 35 mil millones de dólares (número 14 en EE.UU. en el ranking de Forbes), dio al Partido Republicano 82 millones de dólares para las elecciones de 2016 cuando sus puntos de vista y su apoyo indefectible al primer Netanyahu de Israel representan ahora la línea oficial de EE.UU. (https://bit.ly/2McJCJV). ¡Cómo dejan los casinos!
Un año antes Sheldon Adelson, más israelí que estadounidense, había sido demandado por su anterior director Stevens Jacobs por crapulosas operaciones de juego en su casino de Macao (China): le imputó haber colaborado con el “crimen organizado (el cártel Las Triadas)” y sobornado a los funcionarios (https://bit.ly/2ViEScU). ¿No es la práctica común de los dueños de casinos?
En la elección de 2012, Sheldon Adelson invirtió 150 millones de dólares para desbancar al socialista –estigma político que vuelve a resonar con los publicistas de Trump– y anti-Israel Barack Obama (https://bit.ly/2ZlZVKU).
Según Chris McGreal, Sheldon Adelson ha dejado la impronta de sus pasiones políticas en “una gama de las decisiones más controvertidas de Trump, la abolición del Acuerdo Nuclear con Irán, el traslado de la embajada de EE.UU. a Jerusalén (https://bit.ly/2DntqTm) y el nombramiento del ultra-halcón John Bolton como consejero de Seguridad Nacional”.
El objetivo de Sheldon Adelson, de 85 años de edad, es entrelazar al Partido Republicano con Israel. ¿No es el rol de los evangelistas sionistas (https://bit.ly/2COnHG5) asentados en el “Cinturón Bíblico ( Biblebelt)”?
NYT expuso que Sheldon Adelson es miembro del Consejo Nacional de Seguridad fantasma (sic) que asesora a Bolton.
Nadie dice si Trump gobierna, o está hipotecado por este gabinete en las penumbras, o es una vulgar polichinela a quién el Deep State (https://nyti.ms/2IXZ1il) coloca en jaque cuando se portal mal.
Sheldon Adelson financió el vuelo privado y los viáticos de la delegación de Guatemala para asistir al traslado de la embajada de EE.UU. a Jerusalén (https://bit.ly/2UOXLVF). ¡Que baratos!
También financió la nueva matriz de AIPAC (American Israel Publics Affairs Committee): el grupo cabildero más poderoso a favor de Israel en EE.UU.
Sheldon Adelson sigue comprometido con el irredentista supremacismo racista del Gran Israel y admite que “Israel no será un país democrático. ¿ So what?”.
William Binney, del portal Sic Semper Tyrannis (https://bit.ly/2GB3rdf), afirma que el verdadero patrón de John Bolton es Sheldon Adelson, quien ha lubricado al Partido Republicano con decenas de millones de dólares con el fin de reconfigurarlo a su propia imagen.
Sheldon Adelson incrustó en los más altos niveles, del siempre rotatorio equipo de Trump, a varios neoconservadores straussianos quienes han tenido un éxito considerable, particularmente en el tema de Irán y también en el caso de Venezuela” –se pudiesen agregar Nicaragua y Cuba, pero que fracasó con Norcorea.
Según William Binney, “ahora que el Rusiagate está muerto, las relaciones de EE.UU. con Rusia no mejoran” debido justamente a la fauna neoconservadora.
En forma estrujante, la única preocupación de Sheldon Adelson, según sus propios términos, es proteger a Israel por lo que aboga el bombardeo nuclear de Irán. ¡Mega-Uf!
William Binney agrega que Mike Pompeo, ex director de la CIA y hoy secretario de Estado, es otro vástago de Sheldon Adelson.
Por azares lúdicos del destino, la estabilidad estratégica global está en manos de dos casineros, Trump y Sheldon Adelson –con la operatividad del eje neoconservador Bolton/Pompeo–, mientras el botón nuclear de EE.UU. –que se desdibuja cada vez más para parecerse a Israel en la fase de Netanyahu y Jared Kushner– lo detenta uno, si es que no los dos.
Ahora resulta que la política exterior se hace en los casinos de EE.UU. e Israel. ¡La decadencia total!
Twitter: @AlfredoJalifeR_
Facebook: AlfredoJalife
Vk: id254048037

REPORTES DE PRENSA: ESTADOS UNIDOS LEVANTARÁ MAÑANA RESTRICCIONES AL TÍTULO III DE LA HELMS-BURTON. SERGIO ALEJANDRO GÓMEZ

sergio alejandro 2

SERGIO ALEJANDRO GÓMEZ

Estados Unidos se dispone a levantar las restricciones que impiden entablar demandas ante tribunales estadounidenses al amparo del título III de la Ley Helms-Burton, diseñada para presionar a los inversores extranjeros interesados en hacer negocios con Cuba.

halcones-de-trump-contra-venezuela-Bolton-Abramas-Rubio-Pompeo-ClaverCarone-768x434
lliott Abrams, John Bolton, Mike Pompeo, Marco Rubio y Mauricio Claver-Carone, los ‘halcones’ de Trump. Diseño: France 24

Medios de prensa como el New York Times, EFE y El Nuevo Herald citan a un funcionario del gobierno estadounidense como fuente de la noticia.

El título III viola la legislación internacional al permitir demandas contra entidades cubanas o extranjeras que “trafiquen” con propiedades nacionalizadas de manera soberana y con apego a la legalidad tras el triunfo de la Revolución en enero de 1959.

Cuba llegó a acuerdos de compensación con países como Reino Unido, Canadá, España, Suiza, Italia y Francia, cuyas empresas también fueron nacionalizadas. Pero Washington se negó a aceptar las condiciones ofrecidos con Cuba, dado que para entonces ya planificaba la invasión de Playa Girón en abril de 1961, que fracasó en su intento de derrocar a las autoridades revolucionarias.

La medida, cuyo alcance extraterritorial afecta intereses legítimos de terceros países, fue diseñada para entorpecer la creciente inversión extranjera en Cuba tras la caída del campo socialista y la Unión Soviética a principios de los años 90.

La legislación ampara incluso a los estadounidenses que tengan demandas certificadas contra Cuba, aunque no fuesen ciudadanos norteamericanos en el momento de la nacionalización, lo cual va en contra de la práctica internacional.

Contrario a lo que se asegura, la ley se aplica en su totalidad desde 1996, incluido el título III. Todos los presidentes desde entonces lo que han limitado es la posibilidad de que los tribunales norteamericanos se pronuncien sobre casos al amparo de ese acápite, lo cual se utiliza ahora como método de chantaje y presión por parte de la administración Trump.

El secretario de Estado, Mike Pompeo, sobre quien recae la responsabilidad de suspender o no las restricciones, redujo de seis a meses a 45 días el plazo, luego a 30 días y recientemente a apenas dos semanas.

Seguir leyendo REPORTES DE PRENSA: ESTADOS UNIDOS LEVANTARÁ MAÑANA RESTRICCIONES AL TÍTULO III DE LA HELMS-BURTON. SERGIO ALEJANDRO GÓMEZ

LA BREITBARTIZACIÓN DE LA POLÍTICA. KATU ARKONADA

TRUMP BANNON
Trump y Bannon, meses atrás. Foto tomada de BBC.

KATU ARKONADA

Breitbart.com era una web de noticias fundada por Andrew Breitbart, que venía a representar la opinión de la derecha estadunidense clásica. En 2012, tras la muerte de su fundador, Steve Bannon pasó a ser su director ejecutivo, transformando la web en un portal de noticias cuyo objetivo era, y es, convertirse en la plataforma de la derecha nacionalista, la ahora famosa alt-right.

La alt-right, o derecha alternativa, no es más que un eufemismo para nombrar a posiciones de ultraderecha en el panorama político estadunidense, donde caben desde los nacionalistas económicos a los supremacistas blancos.

El paso de Steve Bannon de director de Breitbart a jefe de gabinete de la administración Trump simboliza muy bien lo que pasó en 8 años, donde se pasó del primer presidente negro de la historia de Estados Unidos a un personaje como Trump.

Las guerras culturales que han dado pie al ascenso de Trump y la alt-right han supuesto una breitbartización de la política, donde lo que importa ya no son los hechos en sí, sino el relato. Y ahí, la derecha ha sabido construir un relato y adaptarse muy bien al mundo del Internet y las redes sociales.

Dice el sociólogo Manuel Castells que la clave del poder hoy es la constante interacción y lucha en torno a quien controla información, y cómo se permite o no y para quién y de qué manera, la comunicación. Otro sociólogo que viene estudiando el momento de las redes sociales como una era de fragilización social, César Rendueles, plantea que después de la crisis del capitalismo de 2007/2008 ya nadie cree demasiado en la capacidad del mercado para resolver conflictos políticos (más bien los acelera), por lo que la gente deposita en la tecnología la fe en que dé lugar al surgimiento de algún tipo de nuevo orden.

El poder por tanto está hoy en disputa en torno a la información y la tecnología, y eso fue muy bien entendido por la alt-right. Mientras la izquierda seguía inmersa en dar la batalla a la industria cultural hegemónica (o en no dejarse absorber por ella), la derecha ya estaba haciendo contenido instantáneo que impactaba entre los sectores más jóvenes, nuevos votantes en muchos casos. La izquierda estadunidense intentaba disputar contenido progre en Hollywood, mientras la derecha se dedicaba a hacer memes y en una sola imagen sintetizaba el odio al establishment. Seguir leyendo LA BREITBARTIZACIÓN DE LA POLÍTICA. KATU ARKONADA

LOS CUATREROS DE LA CASA BLANCA (III). JUANA CARRASCO MARTÍN

Ambos de origen cubano, Marco Rubio y Mauricio Claver-Carone son los maraqueros del peligroso show anticubano y antivenezolano —con producción trumpiana—, que se desarrolla desde Washington con el propósito expreso de derrocar dos revoluciones, ahogando a dos pueblos
RUBIO Y MAURICIO
Ambos de origen cubano, Marco Rubio y Mauricio Claver-Carone son los maraqueros del peligroso show anticubano y antivenezolano.

JUANA CARRASCO MARTÍN

VENEZUELA va «a entrar en un período de sufrimiento que ninguna nación ha confrontado en la historia moderna».  Lo dijo  el senador republicano por la Florida, Marco Rubio,  más o menos al mediodía del 7 de marzo. Cinco horas después el país bolivariano quedaba completamente a oscuras, paraban todos los servicios habidos y por haber, empresas, fábricas, industria del petróleo y petroquímicas, bombeo de agua y mucho más, eran los efectos del sabotaje eléctrico, era una operación de guerra para lograr el levantamiento del pueblo contra el gobierno de Nicolás Maduro.

A sabiendas de lo que iba a ocurrir —dicen que emocionado por la situación y lo que ella pronosticaba—,  redondeaba lo que había declarado en una audiencia sobre Venezuela del Subcomité de Relaciones Exteriores del Senado, con un tuit que incluso subía a su cuenta en Twitter antes de que el ministro de Comunicación venezolano, Jorge Rodríguez, informara del alcance del ataque al sistema eléctrico: «los generadores de respaldo han fallado». De manera que dejaba explícito su proximidad extrema con quienes habían realizado el ataque.

El senador Marco Rubio y  Mauricio Claver-Carone, nombrado  en agosto de 2018 asesor en Seguridad Nacional para el Hemisferio Occidental del presidente Donald Trump son los cuatreros de «origen cubano», aunque ninguno nació en Cuba.

Marco Antonio Rubio nació en Miami, como segundo hijo de los inmigrantes cubanos Mario Rubio y Oria García, quienes llegaron a Estados Unidos en 1956, así que ni siquiera conocieron la Revolución. Mauricio Claver-Carone, de padre español y madre cubana, nació en Miami y se crió en España y en Orlando, Florida.

Este par jamás se ha sentado en el malecón habanero, así que nada tienen que añorar sentimentalmente. lo que buscan es mangonear en el gran negocio de recuperar las propiedades nacionalizadas a los estadounidenses que eran dueños de mucho más que la mitad de Cuba. Ellos serían, genéticamente, los maraqueros tropicales de la gran producción y conspiración trumpiana.

Las credenciales del Rubio

Abogado de formación profesional, se inició temprano en la política estadounidense como integrante del ala conservadora del Partido Republicano con el auspicio de la mafia anticubana de la política miamense, Ileana Ros-Lethinen y los hermanitos Díaz-Balart. En 2000, como representante, y en 2010, ya como Senador, se convirtió en el favorito del ultraconservador Movimiento Tea Party —a tal punto que aspiró a la candidatura republicana para la presidencia, pero fue derrotado en las primarias de su propio estado floridano por Donald Trump—, y es uno de los senadores que forra de dólares la Asociación Nacional del Rifle para sus campañas electorales (3.303.355 dólares) con el puesto número seis en una lista de diez, por tanto es uno de los mayores defensores de la tenencia de armas en manos de civiles.

Marañero por excelencia, cuando aspiraba al Senado se vio envuelto en una investigación porque podría haber usado la tarjeta de crédito de American Express del Partido Republicano para fines personales —como más de cien mil dólares en gastos que incluían compras del grocery y boletos de avión para su esposa— lo que justificó diciendo que eran para «legítimos propósitos políticos». Salió ileso.

En cuanto a sus posiciones confesionales ha demostrado ser un camaleón: católico-mormón-bautista-católico, indiscutiblemente un recorrido zigzagueante que en algunos momentos estuvo motivado, al parecer, por conveniencias de su carrera política, más que por actos de fe.

Lo que sí ha tenido claro es su historial anticubano y antivenezolano, su alineamiento con las guerras estadounidenses en el cercano y Medio Oriente y con causas del más acérrimo conservadurismo.

Con el resurgimiento de la Doctrina Monroe para el hemisferio, por obra y gracia del «enviado de Dios» Donald Trump, los politiqueros de la Florida se pusieron las botas y buscaron fortalecer el equipo con un cheque en blanco para la intervención estadounidense en la región, que han considerado su traspatio desde su mismo inicio como nación.  Seguir leyendo LOS CUATREROS DE LA CASA BLANCA (III). JUANA CARRASCO MARTÍN

EL FRACASO DE LA GUERRA COMERCIAL GLOBAL DE TRUMP. ALFREDO JALIFE-RAHME

 

TRUMP JALIFE 3

ALFREDO JALIFE-RAHME

JALIFE 1El colosal déficit comercial de Trump, que creció un 12,5%, impregna toda su pugnaz estrategia contra los países con los que mantiene déficits EEUU cuando llegan a su epílogo las negociaciones con China, a quien tampoco ha podido imponer su guerra comercial.

A medida que el tiempo pasa, más se detecta que Pekín va ganando la partida.

No han sido buenas semanas para Trump, quien fracasó en su segunda cumbre con el mandatario norcoreano, Kim Jong-un, y luego sufrió el repudio a su ‘emergencia nacional’ en el Senado, donde desertaron 12 republicanos para imponer su muro contra México en forma unilateral.

Trump contemplaba compensar la sustancial reducción de los impuestos a sus aliados plutócratas, beneficiados con una poda del 35% al 15%, que equivalían aproximadamente a un regalo impositivo de alrededor de 800.000 millones de dólares. Otros calculan en el doble su regalo impositivo.

La compensación al estilo Trump es probable que haya provenido de sus cuentas alegres de otra cantidad equivalente de aproximadamente 800.000 millones de dólares del déficit comercial global de EEUU con la mayor parte de los países con quienes comercia y donde China detenta(ba) el primer lugar, con un déficit de 419.200 millones de dólares.

Ahora el déficit comercial de EEUU, solamente en lo que se refiere a bienes, alcanzó la cifra récord de 891.000 millones de dólares, lo cual es celebrado por The New York Times, uno de sus principales adversarios en los medios.

Cabe señalar que el Producto Interno Bruto (PIB) mide tanto bienes como servicios, y este déficit anunciado solo versa sobre los bienes.

A juicio del New York Times, el incremento del déficit de EEUU se debe en gran medida a “algunos factores fuera del control de Trump, como la desaceleración económica global y la relativa fortaleza del dólar”, los cuales “debilitaron la demanda foránea de bienes estadounidenses”.

El rotativo anti-Trump agrega que la “brecha ampliada fue también exacerbada tanto por la guerra comercial que escaló el presidente el año pasado, como por su recorte impositivo de 1,5 billones de dólares [‘trillions’, en anglosajón], que ha sido ampliamente financiado por deuda gubernamental”.

​No es lo mismo manejar casinos, exitosas inmobiliarias y la icónica Torre Trump en Nueva York que hacerlo en forma poco ortodoxa con el resto del mundo, en particular con China, Japón y Europa, que no son países fáciles de digerir, como por desgracia sucedió con México en la etapa final del saliente presidente Peña, que fue literalmente vapuleado con el nuevo TLCAN, rebautizado como USMCA —en particular, en el rubro rural y de los servicios cibernéticos—.

El dinero no sale de la nada y era de esperar que la pantagruélica reducción de los impuestos a los plutócratas, quienes curiosamente financian las campañas electorales en EEUU, afectaría el déficit legendario de EEUU que Trump buscó resarcir con su fracasada guerra comercial global.

A juicio del New York Times, los aranceles rigoristas sobre los bienes chinos desaceleraron la economía china, pero al costo de afectar las exportaciones estadounidenses, que declinaron casi un 50% en diciembre pasado.

The New York Times cita a Brad Setser, especialista en economía internacional del influyente Council on Foreign Relations, quien sostiene una teoría de la conspiración de que China alentó la devaluación de su divisa —el yuan— frente al dólar con el fin de paliar el alza de los aranceles por Trump.

En su guerra comercial global contra tirios y troyanos, Trump exclamó que China y la Unión Europea se estaban aprovechando de EEUU. Seguir leyendo EL FRACASO DE LA GUERRA COMERCIAL GLOBAL DE TRUMP. ALFREDO JALIFE-RAHME

LOS CUATREROS DE LA CASA BLANCA (II). JUANA CARRASCO MARTÍN

Sus notas son altisonantes y descompasadas, las letras fatuas e impertinentes, pero «cantan» casi a diario contra Venezuela y Cuba. Es el dúo de los Mike P...
LOS CUATREROS 2
Pompeo jura como Secretario de Estado ante Mike Pence y Trump observa. Foto;: AP 

JUANA CARRASCO MARTÍN

JUANITA CARRAASCOMás irritante que nunca, escribió hace unos días: «No hay comida, no hay medicinas, ahora no hay electricidad; lo próximo, no habrá Maduro», este fue el tuit de Mike Pompeo inmediatamente después del apagón nacional ocurrido en Venezuela por un ataque cibernético al sistema electroenergético de Guri. Para quien lo dude, la última frase no es una premonición, es casi una orden: eliminar al Presidente de Venezuela.

Estamos subiendo en la escala jerárquica de los cuatreros de la Casa Blanca, que responden al jefe Donald Trump en una guerra sucia contra la región que siguen viendo como su traspatio.

Mike Pompeo, el Secretario de Estado

Político y empresario, el Secretario de Estado, que fue antes jefe de la CIA, y a su paso por la Cámara representando al estado de Kansas se ganó la reputación de presentar proyectos de ley favorables a los bimillonarios hermanos David H. y Charles G. Koch, que financiaron sus campañas electorales y las de muchos republicanos. Estaba escrito que así debía ser, Pompeo y Koch son coterráneos.

Tan dañinos para la salud humana como el bacilo de la tisis, de los hermanos se afirma que son los operadores de la guerra contra Venezuela. Motivo simple: quieren recuperar al país para las compañías estadounidenses, y específicamente los intereses en el petróleo, los fertilizantes y la petroquímica venezolana. Es que a los Koch, Chávez les nacionalizó FertiNitro y desde entonces también financiaron el antichavismo.

Sin embargo, entre los Koch y Trump las relaciones no son tan buenas porque chocaron en cuanto a la visión de la economía, los primeros liberales, el segundo aislacionista. «Nunca acepté su apoyo porque no necesito su dinero ni sus malas ideas. Su red de influencias está muy sobrevalorada, son solo dos buenos hombres con malas ideas», dijo el mandatario. Mientras Charles, el CEO de las industrias familiares le dijo a la revista Fortune que elegir entre Trump y Hillary Clinton era como «elegir entre un ataque al corazón y cáncer». Pero esas minucias verbales no son óbices para el frente común respecto a «recuperar» Venezuela.

Pero nuestro personaje hoy es Mike Pompeo, y para completar el porqué tiene tantos intereses en este enfrentamiento diremos que con su amplia experiencia en asuntos de inteligencia, de seguridad nacional y militares, es uno de los representantes de la línea más dura del Partido Republicano, y fue uno de los líderes en Kansas de la ultraconservadora facción del Tea Party.

Iniciado como representante el 3 de enero de 2011, escaño que ocupó hasta el 23 de enero de 2017, pronto llegó a las proximidades mas poderosas de Washington, cuando sustituyó como director de la Agencia Central de Inteligencia a John O. Brennan, quien había entrado en discrepancias con Trump. Al parecer fiel servidor, Pompeo pasó el 26 de abril de 2018 a dirigir la política exterior remplazando a otro que había discrepado en grande con Trump, Rex Tillerson, de manera que reforzaba los postulados mas ultraconservadores.

Estas son algunas perlas de su actuación: crítico del acuerdo nuclear de la administración de Barack Obama con Irán, sumaba a su haber la retirada de ese tratado multilateral el 8 de mayo de 2018, cuando ya ejercía como Secretario de Estado. Para justificar la medida unilateral Trump dijo que Irán era «el mayor patrocinador de terrorismo del mundo».

Además, ha sido un defensor de los programas de recolección masiva de datos personales por parte de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA), incluso la ejecución de ese espionaje sobre líderes extranjeros, y llegó a decir que Edward Snowden —el extécnico de la CIA y consultor de la NSA que filtró los documentos sobre ese entramado internacional de espionaje— debía ser juzgado y eventualmente condenado a muerte.

En su registro político encontramos además, su firme apoyo al ilegítimo Centro de detenciones en la ilegal Base Naval en Guantánamo, territorio cubano usurpado; escudó a la CIA después que se publicara el Informe del Comité de Inteligencia del Senado sobre la Tortura en 2014. «Estos hombres y mujeres no son torturadores, son patriotas», dijo Mike Pompeo y apuntó que esas tácticas estaban «dentro de la ley, dentro de la Constitución». Sin pudor de ningún tipo cuando fue nominado para dirigir la agencia señaló que quería una CIA más «agresiva, brutal, despiadada e implacable».

Sin embargo, no son meramente posiciones acordes con una visión halcónica de las cosas de este mundo, para entender lo práctico de su actuar político. Antes de llegar al Congreso, Mike Pompeo fundó una firma que fabrica piezas de aviación y una compañía de suministro para yacimientos petrolíferos. Se comprende entonces su punto de vista sobre Venezuela.

Sumados estos apuntes, resulta obvia la sarta de mentiras en declaraciones a la prensa, noticias falsas, y tuits manipuladores que lo tienen de intérprete desde su llegada al mundo trumpiano. Entre los más recientes: «Cuba es el verdadero poder imperialista en Venezuela. El Gobierno cubano de Miguel Díaz-Canel ofrece encubrimiento político a Maduro y sus compinches en el poder. Es Cuba quien ofrece a Maduro solidaridad incondicional». Puso también a Rusia como responsable de las penurias venezolanas, por la posición firme del gigante euroasiático en contra de las pretendidas condenas en el Consejo de Seguridad de la ONU.

Trump ha endurecido el verdadero bloqueo destinado de manera perversa a doblegar al pueblo bolivariano y chavista que resiste, y se ha destacado en fabricar pretextos falsos para justificar la intervención en Venezuela cuando estimen que tantas agresiones puestas en práctica no les dan resultado.

La empresa petrolera estatal venezolana PDVSA es el blanco sustancial, porque de ella depende en buena medida el desarrollo de ese país sudamericano, y Pompeo la ha definido como «el cajero personal de Maduro» para intentar argumentar la imposición de sanciones cada vez más fuertes y el robo de Citgo, la empresa con sede en Estados Unidos. Seguir leyendo LOS CUATREROS DE LA CASA BLANCA (II). JUANA CARRASCO MARTÍN

LOS CUATREROS DE LA CASA BLANCA (I). JUANA CARRASCO MARTÍN

Probablemente el presidente Donald Trump ha logrado algo bien difícil: poner a su vera al equipo más ultraconservador y agresivo en política exterior que se ha visto y sufrido en varios lustros

Elliot Abrams
Elliot Abrams. Foto: Miami News 

JUANA CARRASCO MARTÍN

JUANITA 1De que son cuatreros no hay dudas. Basta con ver el robo de las propiedades petroleras venezolanas en Estados Unidos. Pero esa es su misión, derrocar por cualquier medio al Gobierno de Nicolás Maduro y, con miras superiores, hacer otro tanto con Cuba y Nicaragua, los «incómodos» de la región que consideran su traspatio.

Son los más destacados protagonistas de esta «agresión sin precedentes, que incluye la amenaza del uso de la fuerza, con el fin de forzar un cambio de Gobierno para controlar las riquezas del país», como denunciara el canciller venezolano Jorge Arreaza. Sus hojas de servicio a los intereses más ultraconservadores de la política estadounidense y de las empresas económicas involucradas en el golpe de Estado en curso, lo dicen todo y demuestran que no retroceden ante ningún procedimiento en esta guerra para eliminar al presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro, aun a costa de muy peligrosas decisiones para la paz de la región.

De Donald Trump no vamos a hablar. Es el séquito el que nos interesa, pues califica por sus abultadas experiencias entre los más conspicuos criminales políticos estadounidenses, al punto de que pudieran ser juzgados como criminales de guerra por delitos anteriores, y en estos momentos se amparan en la declaración recién renovada de que Venezuela «continúa presentando una inusual y extraordinaria amenaza a la seguridad nacional y la política exterior de Estados Unidos».

Por demás, para ellos, un cambio de régimen con total irrespeto al derecho internacional, no tiene ya que ser un asunto secreto. El caso Venezuela demuestra que lo hacen  abierta y descaradamente.

El vicepresidente Mike Pence, el secretario de Estado Mike Pompeo, el Asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, John Bolton, el asesor en Seguridad Nacional para el Hemisferio Occidental, Mauricio Claver Carone, el enviado especial para Venezuela, Elliott Abrams, y el senador por la Florida, Marco Rubio, son los jugadores estrellas de ese dream team trumpiano, aunque otros, como Roger Noriega, también  actúan tras bambalinas.

Elliot Abrams, el criminal de guerra

Designado apenas este año como refuerzo de gran experiencia en operaciones sucias en Centroamérica durante los gobiernos de Ronald Reagan y George Bush, Elliott Abrams dijo el 23 de febrero:

«Si no cae el día de hoy, si no cae el día de mañana, seguiremos en la lucha con el apoyo de más de 50 países alrededor del mundo, seguiremos enviando ayuda humanitaria, seguimos aplicando sanciones a miembros del régimen de Maduro».

Con cara de ave de rapiña, Elliott Abrams es un político, escritor y diplomático estadounidense que fue condenado por el escándalo Irán–Contra mientras servía a Reagan, pero indultado por George H. W. Bush. Actualmente se afanaba por imponer agendas ultraconservadoras desde el Consejo en Relaciones Extranjeras cuando Trump lo nombró su emisario especial para Venezuela habida cuenta de su experiencia anterior, pues fue uno de los funcionarios estadounidenses tras el fracasado golpe de 2002 contra el Comandante-Presidente Hugo Chávez. Tras la aceptación de su nombramiento, Abrams calificó la situación en Venezuela como «profunda, difícil y peligrosa», y a seguidas dijo: «Estoy ansioso por empezar a trabajar en ese tema».

De inmediato puso manos a la obra y anunció en una audiencia en el Senado que «habrá más sanciones sobre instituciones financieras que ejecuten las órdenes del régimen de Maduro» y la revocación de visados a ciudadanos venezolanos: «Estamos aplicando todo el peso de sanciones individuales sobre miembros del régimen».

Pompeo, al argumentar la designación de Elliott Abrams dijo: «La pasión de Elliott por los derechos y libertades de todos los pueblos le hacen la persona perfecta y una incorporación valiosa y oportuna. […] Elliott será un verdadero activo para nuestra misión de ayudar a los venezolanos a restaurar plenamente la democracia y la prosperidad de su país».

Fue un hombre clave en la política de Reagan hacia Centroamérica. En la década de 1980 defendió al dictador Efraín Ríos Montt mientras supervisaba su campaña de asesinatos y tortura masiva de comunidades indígenas en Guatemala, aprobando el envío de armas, dinero, inteligencia y la provisión de cobertura política al Ejército de Guatemala mientras este arrasaba las zonas mayas de las montañas del noroeste, borrando de la faz de la tierra 662 pueblos, según cifras del propio Ejército, decapitando niños, crucificando personas. Seguir leyendo LOS CUATREROS DE LA CASA BLANCA (I). JUANA CARRASCO MARTÍN

COMIENZA LA REBELIÓN REPUBLICANA CONTRA TRUMP. FRANCISCO HERRANZ

Trump

FRANCISCO HERRANZ

FRANCISCO HERRANZLa declaración de emergencia nacional por parte del presidente de Estados Unidos para desviar fondos y levantar con ese dinero el muro de la vergüenza en la frontera con México ha escandalizado a ciertos sectores moderados del partido que apoya al inquilino de la Casa Blanca.

Tal es el enfado que ya hay al menos cuatro senadores de la bancada azul que piensan votar en contra de esa artimaña del jefe del Estado. Y no son los únicos. La rebelión republicana contra Donald Trump ha comenzado. Aunque todavía es tímida.

Rand Paul, representante republicano por Kentucky en la Cámara Alta, anunció su intención de suscribir la resolución senatorial que rechaza la declaración de emergencia del mandatario e incluso se atrevió a decir que “hasta 10 republicanos más” votarían también a favor. Paul no concretó nombres pero hasta ahora los senadores republicanos que se manifestaron a favor de acabar con la controvertida propuesta adoptada por el presidente fueron Susan Collins (Maine), Thom Tillis (Carolina del Norte) y Lisa Murkowski (Alaska), con lo que se superarían los 51 votos necesarios de mayoría simple para asegurarse el éxito de la moción. El Senado de EEUU cuenta con 100 escaños.El rechazo del senador Paul evidencia el soterrado enfrentamiento entre Trump y la cúpula conservadora, y afianza la creciente división interna que sufre el Partido Republicano a propósito de la política errática de Washington.

En opinión de Paul, se trata sobre todo de una cuestión de principios. “Creo que [el presidente] está equivocado, no en su política, sino en su búsqueda de expandir los poderes presidenciales por encima de sus límites constitucionales”, dijo el político oriundo de Kentucky. “No puedo votar darle al presidente el poder de gastar dinero que no ha sido destinado por el Congreso. Podemos querer más dinero para seguridad fronteriza, pero el Congreso no lo autorizó. Es peligroso eliminar estos controles y contrapesos”, explicó en otro momento. Por “controles y contrapesos” (“checks and balances”, en inglés), Paul se refería al principio, consagrado por la Constitución estadounidense, de equilibrio entre los tres poderes del Estado.

El desafío del Senado se plasmará en una resolución de rechazo que llegará al Despacho Oval a partir de mediados de marzo. Será entonces cuando Trump utilice presumiblemente el poder de veto presidencial —que le otorga la Constitución— para mantener su decreto, un veto que sólo podría ser superado por los dos tercios de los votos de las dos cámaras legislativas, lo cual es altamente improbable que ocurra dado el actual reparto de escaños en el Senado. Esa circunstancia le convertirá en un “presidente imperial”, situado por encima del Congreso, un atributo nada democrático y poco ejemplar que se sumará a otras características negativas que ya le caracterizan.El histriónico y millonario presidente norteamericano ha convertido la política de inmigración en su Santo Grial. En otras palabras, en un tema ideal pero imposible de alcanzar. La construcción de un muro a lo largo de los 3.100 kilómetros de frontera con México ha pasado de ser un plan megalómano a transformarse en una absoluta obsesión, a pesar de que ya existen 1.000 kilómetros de obstáculos instalados, entre vallas, alambradas de espino o barreras contra vehículos.

Trump, a quien tanto le gusta dar titulares a la prensa, dijo que “EEUU no será un campo de inmigrantes ni un centro de internamiento de refugiados”. Y por ello no dudó en declarar el estado de emergencia nacional para desviar 6.700 millones de dólares de fondos del Pentágono y del Departamento del Tesoro con el objetivo de levantar el muro, arguyendo que existe una crisis de inmigración ilegal y de entrada de drogas, un argumento doble que no se sostiene realmente con los datos en la mano.

Es cierto que, según las últimas estadísticas aportadas por la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos, más de 76.000 inmigrantes, la gran mayoría de ellos procedentes de América Central, cruzaron la frontera meridional sin autorización sólo en febrero, un número récord de entradas al mes, y que en 2018 llegaron a ser 521.000. Pero esas cifras no son tan altas si se las compara con los 1,64 millones de indocumentados que fueron detenidos en 2000 durante la Presidencia de Bill Clinton. El súbito aumento de ahora se debe al cambio de perfil de los inmigrantes. Antes abundaban los hombres solos; ahora priman familias con niños y jóvenes procedentes de Honduras, Guatemala y El Salvador, huyendo de las bandas armadas o de la sequía.La segunda razón esgrimida por Trump, la entrada de estupefacientes, no quedará frenada ni mucho menos con el levantamiento de un muro, dadas las rutas de entrada, preferentemente aérea o marítima, que suelen emplear los narcotraficantes para introducir su mercancía ilegal en Estados Unidos. La valla tampoco hará mucho para reducir el volumen de inmigrantes. Seguir leyendo COMIENZA LA REBELIÓN REPUBLICANA CONTRA TRUMP. FRANCISCO HERRANZ

CARTA ABIERTA A LA OFICINA EN WASHINGTON PARA ASUNTOS LATINOAMERICANOS. GREG GRANDIN, NOAM CHOMSKY, SUJATHA FERNANDES…

Acerca de los intentos estadounidenses de derrocar al gobierno venezolano

WOLA: Advocacy for Human Rights in the Americas
Traducido del inglés para Rebelión por Beatriz Morales Bastos y Sinfo Fernández
La carta que ofrecemos a continuación, firmada por 124 académicos de todo el mundo, se dirige a la Oficina en Washington para Asuntos Latinoamericanos (WOLA, por sus siglas en inglés) y expresa su profunda preocupación por el apoyo de esta oficina a varios aspectos de la política del gobierno Trump respecto a Venezuela.

Escribimos preocupados por la dirección que ha tomado la WOLA respecto a un asunto de vida o muerte, y posiblemente de guerra y paz, en América Latina. Esta carta es un intento de hacer una serie de sugerencias a la WOLA acerca de su apoyo a varios aspectos de los intentos del gobierno Trump de derrocar al gobierno de Venezuela.

Creemos que los intentos por parte del gobierno Trump de llevar a cabo un cambio de régimen en Venezuela son erróneos en todos los sentidos, moral, legal y políticamente. Dado que tanto el propio Trump como sus altos cargos han amenazado abiertamente con la guerra en repetidas ocasiones, estos intentos suponen también un grave riesgo tanto de pérdida de vidas humanas como de otras consecuencias imprevistas de la guerra y la violencia política.

Por estas y otras razones, la WOLA debería oponerse inequívocamente a estos intentos de cambio de régimen, del mismo modo que personas progresistas de todo el mundo se opusieron en 2003 a la guerra de Iraq. Pero no lo ha hecho, sino que ha apoyado casi todos los pasos que se han dado. Se pueden tener diferentes opiniones personales respecto a la política interna de Venezuela o sobre cómo pueden las y los venezolanos resolver mejor sus diferencias. Pero es indudable que la operación ilegal de cambio de régimen del gobierno Trump está empeorando enormemente la situación, por lo que a estos hechos deberían oponerse todas aquellas personas que se preocupan por la vida humana y el derecho internacional.

Lo más peligroso es la oposición de la WOLA a las ofertas de mediación del Papa Francisco y de los gobiernos neutrales de México y Uruguay. La WOLA ha afirmado que estas ofertas (denominadas Mecanismo de Montevideo) no tienen posibilidad alguna de lograr un resultado positivo y en vez de ello ha elegido, como el único espacio legítimo para llevar a cabo las negociaciones, al Grupo de Contacto Europeo, que está dominado por Washington y los gobiernos aliados, con sus sanciones ilegales y su intentos de provocar un cambio de régimen.

Dado que a todas luces el gobierno Trump no desea negociar, y así lo ha declarado abiertamente, la elección de la WOLA implica que no habrá verdaderas negociaciones hasta que los demás gobiernos (europeos y latinoamericanos) del grupo estén dispuestos a romper claramente con Washington. No es algo imposible, aunque es poco probable que ocurra en un futuro próximo. Por consiguiente, la elección por parte de la WOLA de un grupo negociador dominado por Trump sirve para reafirmarle a él y a su equipo de extremistas (John Bolton, Marco Rubio y Elliott Abrams) en su postura de rechazo del diálogo o la negociación.

La WOLA rechaza incluso que la ONU se implique en las negociaciones (que fue una propuesta de su Secretario General Antonio Guterres) afirmando que su papel debería limitarse a supervisar una transición. La ONU es el organismo internacional que ha acumulado más experiencia y conocimientos en la mediación de crisis internacionales e intranacionales y en haber contribuido con éxito al fin de guerras civiles que parecían ser irresolubles, como ocurrió en El Salvador en la década de 1990. Esta experiencia, unida a la autoridad moral que tiene la ONU por ser el organismo internacional más representativo, significa que un proceso de mediación supervisado este organismo tendría mucha más legitimidad que uno dirigido por el gobierno Trump y sus aliados políticos.

La WOLA ha sido ambigua acerca de su apoyo al reconocimiento de Juan Guaidó como “presidente interino”, una medida que automáticamente crea un embargo comercial que se suma al actual embargo financiero debido a que casi todas las divisas del país provienen de las exportaciones de petróleo, de las cuales aproximadamente tres cuartas partes se destinan a países que se han unido al reconocimiento de Trump de un gobierno paralelo y, por lo tanto, no se espera que paguen al actual gobierno de Venezuela por su petróleo (1).

Esto privará a la economía [venezolana] de miles de millones de dólares de divisas, con lo que se acelerará el aumento de la mortalidad (incluida la mortalidad de bebés y niños) debido a la falta de medicamentos y atención sanitaria, y se agravará la escasez de alimentos, un efecto ampliamente reconocido. Esto es algo profundamente inmoral. También viola el derecho internacional, incluidos el Artículo19 de la Carta de la OEA, la Carta de la ONU y muchos otros tratados internacionales firmados por Estados Unidos.

La WOLA adoptó también una postura ambivalente ante las sanciones de Trump de agosto de 2017, ya que hizo algunas críticas pero también sugerencias para mejorarla. Aquellas sanciones impusieron un embargo financiero ilegal (por las mismas razones antes señaladas) que ha sido devastador al paralizar la producción de petróleo y, por consiguiente, privar a la economía de miles de millones de dólares en divisas extranjeras necesarias para pagar importaciones vitales. También impidió cualquier renegociación de la deuda, así como la mayoría de las demás medidas necesarias para salir de la depresión e hiperinflación en las que se encuentra sumido el país.

La WOLA defend estas sanciones argumentando que “complican las finanzas del gobierno de Maduro de una manera que no tendrá un impacto inmediato sobre la población (aunque es probable que lo tenga a largo plazo), lo cual es falso, como sabe cualquier persona familiarizada con las sanciones y la economía venezolana. La economía venezolana (no sólo el gobierno) depende de las exportaciones de petróleo para casi la totalidad de sus divisas. Es lo que paga las importaciones de medicamentos, alimentos y otras necesidades vitales, tanto del gobierno como del sector privado. Seguir leyendo CARTA ABIERTA A LA OFICINA EN WASHINGTON PARA ASUNTOS LATINOAMERICANOS. GREG GRANDIN, NOAM CHOMSKY, SUJATHA FERNANDES…

ASÍ FABRICÓ ESTADOS UNIDOS AL ‘PRESIDENTE’ GUAIDÓ. DAN COHEN Y MAX BLUMENTHAL

DAN COHEN Y MAX BLUMENTHAL*

Juan Guaidó es el producto de un proyecto de una década supervisado por los entrenadores de élite de Washington para cambios de gobierno. Mientras se hace pasar por un campeón de la democracia, ha pasado años al frente de una violenta campaña de desestabilización.

america_latina_trump_guaido

Antes del fatídico día 22 de enero, menos de uno de cada cinco venezolanos había oído hablar de Juan Guaidó. Hace solo unos meses atrás, este hombre de 35 años era un personaje oscuro en un grupo de extrema derecha políticamente marginal, estrechamente asociado con actos de violencia callejera. Incluso en su propio partido, Guaidó había sido una figura de nivel medio en la Asamblea Nacional, dominada por la oposición, que ahora se encuentra bajo desacato según la Constitución venezolana.

Pero después de una llamada telefónica del vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, Guaidó se proclamó a sí mismo como presidente de Venezuela. Ungido como el líder de su país por Washington, un político previamente desconocido fue trasladado al escenario internacional como el líder seleccionado por Estados Unidos para la nación con las reservas de petróleo más grandes del mundo.

Haciendo eco del Consenso de Washington, el comité editorial del New York Times calificó a Guaidó como un “rival creíble” para Maduro con un “estilo refrescante y una visión para hacer avanzar al país”. El comité editorial de Bloomberg News lo aplaudió por buscar la “restauración de la democracia” y el Wall Street Journal lo declaró “un nuevo líder democrático”. Mientras tanto, Canadá, numerosas naciones europeas, Israel y el bloque de gobiernos latinoamericanos de derecha conocido como el Grupo de Lima reconocieron a Guaidó como el líder legítimo de Venezuela.

Si bien Guaidó parecía haberse materializado de la nada, él era, de hecho, el producto de más de una década de asidua preparación por parte de las fábricas de élite dedicadas al cambio de régimen del gobierno de Estados Unidos. Junto a un grupo de activistas estudiantiles de derecha, Guaidó fue entrenado para socavar el gobierno de orientación socialista de Venezuela, para desestabilizar el país y, algún día, tomar el poder. Aunque ha sido una figura menor en la política venezolana, había pasado años demostrando en silencio su valía en los pasillos del poder de Washington.

“Juan Guaidó es un personaje que se ha creado para esta circunstancia”, dijo a The Grayzone, Marco Teruggi, sociólogo argentino y renombrado cronista de la política venezolana. “Es la lógica de un laboratorio: Guaidó es como una mezcla de varios elementos que crean un personaje que, con toda honestidad, provoca entre risa y preocupación”.

Diego Sequera, periodista y escritor venezolano de la agencia de investigación Misión Verdad, estuvo de acuerdo: “Guaidó es más popular fuera de Venezuela que en el interior, especialmente en los círculos elitistas de la Ivy League y de Washington”, comentó Sequera a The Grayzone: “Es un personaje conocido allí, es previsiblemente de derecha y se considera leal al programa”.

Mientras que Guaidó se vende hoy como la cara de la restauración democrática, su carrera la realizó en la facción más violenta del partido de oposición más radical de Venezuela, ubicándose a la vanguardia de una campaña de desestabilización tras otra. Su partido ha sido ampliamente desacreditado dentro de Venezuela y es, en parte, responsable de fragmentar una oposición muy debilitada.

“Estos líderes radicales no tienen más del 20 por ciento en las encuestas de opinión”, escribió Luis Vicente León, el principal encuestador de Venezuela. Según León, el partido de Guaidó permanece aislado porque la mayoría de la población “no quiere la guerra”. “Lo que quieren es una solución”.

Pero esta es precisamente la razón por la que Guaidó fue seleccionado por Washington: no se espera que guíe a Venezuela hacia la democracia, sino que derrumbe a un país que durante las últimas dos décadas ha sido un bastión de resistencia a la hegemonía estadounidense. Su improbable ascenso señala la culminación de un proyecto de dos décadas para destruir un régimen socialista.

Apuntando a la “troika de la tiranía”

Desde la elección de Hugo Chávez en 1998, Estados Unidos ha luchado para restablecer el control sobre Venezuela y sus vastas reservas petroleras. Los programas socialistas de Chávez pueden haber redistribuido la riqueza del país y ayudado a sacar a millones de personas de la pobreza, pero también le colocaron un objetivo en la espalda. En 2002, la oposición lo derrocó brevemente con el apoyo y reconocimiento de Estados Unidos antes de que el ejército restableciera su presidencia luego de una movilización popular masiva. A lo largo de las administraciones de los presidentes de Estados Unidos, George W. Bush y Barack Obama, Chávez sobrevivió a numerosos planes de asesinato antes de sucumbir al cáncer en 2013. Su sucesor, Nicolás Maduro, sobrevivió a tres atentados contra su vida.

El gobierno de Trump elevó inmediatamente a Venezuela a la cima de la lista de objetivos de cambio de régimen de Washington, calificándolo de líder de una “troika de la tiranía”. El año pasado, el equipo de seguridad nacional de Trump intentó reclutar miembros del ejército para montar una junta militar, pero ese esfuerzo fracasó. Seguir leyendo ASÍ FABRICÓ ESTADOS UNIDOS AL ‘PRESIDENTE’ GUAIDÓ. DAN COHEN Y MAX BLUMENTHAL

DECLARACIÓN DEL GOBIERNO REVOLUCIONARIO DE LA REPÚBLICA DE CUBA

FIDEL Y CHÁVEZ

El Gobierno Revolucionario de la República de Cuba denuncia la escalada de presiones y acciones del Gobierno de los Estados Unidos para preparar una aventura militar disfrazada de «intervención humanitaria» en la República Bolivariana de Venezuela y llama a la comunidad internacional a movilizarse para impedir que se consume.

Entre el 6 y el 10 de febrero de 2019, se han realizado vuelos de aviones de transporte militar hacia el Aeropuerto Rafael Miranda de Puerto Rico, la Base Aérea de San Isidro, en República Dominicana y hacia otras islas del Caribe estratégicamente ubicadas, seguramente sin conocimiento de los gobiernos de esas naciones, que se originaron en instalaciones militares estadounidenses desde las cuales operan unidades de Fuerzas de Operaciones Especiales y de la Infantería de Marina que se utilizan para acciones encubiertas, incluso contra líderes de otros países.

Medios políticos y de prensa, incluso norteamericanos, han revelado que figuras extremistas de ese gobierno, con una larga trayectoria de acciones y calumnias dirigidas a provocar o alentar guerras, como el Asesor de Seguridad Nacional John Bolton, el Director del Hemisferio Occidental del Consejo de Seguridad Nacional, Mauricio Claver-Carone, con la participación del Senador de la Florida, Marco Rubio, diseñaron, gestionaron el financiamiento y organizaron directa y detalladamente, desde Washington, el intento de golpe de estado en Venezuela mediante la ilegal autoproclamación de un presidente.

Son ellos mismos los que, personalmente o a través del Departamento de Estado, vienen realizando presiones brutales contra numerosos gobiernos para forzar su apoyo al llamado arbitrario a nuevas elecciones presidenciales venezolanas, mientras promueven el reconocimiento al usurpador que apenas cuenta con 97 mil votos como parlamentario, frente a los más de 6 millones de venezolanos que el pasado mes de mayo eligieron al Presidente Constitucional Nicolás Maduro Moros.

Tras la resistencia al golpe ofrecida por el pueblo bolivariano y chavista, demostrada en las masivas manifestaciones de apoyo al Presidente Maduro y en la lealtad de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, el Gobierno de los Estados Unidos ha intensificado su campaña política y mediática internacional y recrudece las medidas económicas coercitivas unilaterales contra Venezuela, entre las que puede citarse el bloqueo en bancos de terceros países de miles de millones de dólares pertenecientes a Venezuela y el robo de los ingresos de las ventas de petróleo de esa hermana nación, lo que está provocando graves daños humanitarios y duras privaciones a su pueblo.

Junto a este cruel e injustificable despojo, EE.UU. pretende fabricar un pretexto humanitario para iniciar una agresión militar contra Venezuela y se ha propuesto introducir en el territorio de esa nación soberana, mediante la intimidación, la presión y la fuerza, una supuesta ayuda humanitaria, que es mil veces inferior a los daños económicos que provoca la política de cerco, impuesta desde Washington.

El usurpador y autoproclamado «presidente» declaró desvergonzadamente su disposición a reclamar una intervención militar de Estados Unidos con el pretexto de recibir dicha «ayuda humanitaria», y ha calificado el rechazo soberano y digno a esa maniobra como «un crimen de lesa humanidad».

Altos funcionarios estadounidenses recuerdan cada día, con arrogancia y desfachatez que, en relación con Venezuela, «todas las opciones están sobre la mesa, incluida la militar».

En el proceso de fabricación de pretextos, el gobierno de Estados Unidos ha  acudido al engaño y la calumnia al presentar un proyecto de resolución en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas que, cínica e hipócritamente, expresa una grave preocupación por «la situación humanitaria y de derechos humanos…, los intentos recientes de bloquear la prestación de ayuda humanitaria,la existencia de millones de migrantes y refugiados…, el uso excesivo de la fuerza contra manifestantes pacíficos, la situación de ruptura de la paz y la seguridad regionales» en Venezuela e insta «a adoptar las medidas necesarias».

Es evidente que Estados Unidos prepara el terreno para establecer por la fuerza «un corredor humanitario» bajo «protección internacional», invocar la «obligación de proteger» a los civiles y aplicar «todas las medidas necesarias».

Es indispensable recordar que conductas similares y pretextos parecidos fueron adoptadas por Estados Unidos en el preludio de las guerras que lanzó contra Yugoslavia, Iraq y Libia, al precio de inmensas pérdidas de vidas humanas y de enormes sufrimientos.

El gobierno estadounidense intenta eliminar el obstáculo mayor que representa la Revolución Bolivariana y Chavista al ejercicio de la dominación imperialista sobre «Nuestra América» y al despojo al pueblo de Venezuela de la primera reserva certificada de petróleo del planeta y de otros cuantiosos y estratégicos recursos naturales.

No puede olvidarse la triste y dolorosa historia de intervenciones militares de los Estados Unidos, en más de una ocasión en México, Nicaragua, República Dominicana, Haití, Cuba, Honduras y más recientemente en Granada y Panamá.

Como alertó el 14 de julio de 2017 el General de Ejército Raúl Castro Ruz: «la agresión y la violencia golpista contra Venezuela dañan a toda “Nuestra América” y solo benefician los intereses de quienes se empeñan en dividirnos para ejercer su dominación sobre nuestros pueblos, sin que les importe generar conflictos de consecuencias incalculables en esta región, como los que estamos presenciando en diferentes lugares del mundo».

La Historia juzgará severamente una nueva intervención militar imperialista en la región y la complicidad de quienes irresponsablemente lo acompañen.

Se decide hoy en Venezuela la soberanía y la dignidad de América Latina y el Caribe y de los pueblos del Sur. Se decide también la supervivencia de las normas del Derecho Internacional y la Carta de las Naciones Unidas. Se define si la legitimidad de un gobierno emana de la voluntad expresa y soberana de su pueblo o del reconocimiento de potencias extranjeras.

El Gobierno Revolucionario llama a la movilización internacional en defensa de la paz en Venezuela y en la región, basada en los principios de la Proclama de la América Latina y el Caribe como Zona de Paz adoptada con la firma de los Jefes de Estado y Gobierno de la CELAC en 2014.

Expresa su bienvenida y apoyo al Mecanismo de Montevideo, iniciativa de México, Uruguay, la Mancomunidad del Caribe (CARICOM) y Bolivia,que busca preservar la paz en Venezuela basado, como dice su reciente Declaración, en los principios de no intervención en los asuntos internos, la igualdad jurídica de los Estados y la solución pacífica de controversias.

Saluda la favorable acogida a dicha iniciativa por parte del Presidente Maduro Moros y la comunidad internacional y expresa preocupación ante el rechazo categórico del Gobierno estadounidense a las iniciativas de diálogo promovidas por varios países, incluida esta.

El Gobierno Revolucionario reitera su firme e invariable solidaridad con el Presidente Constitucional Nicolás Maduro Moros, la Revolución bolivariana y chavista y la unión cívico-militar de su pueblo y hace un llamado a todos los pueblos y gobiernos del mundo a defender la Paz y a oponerse unidos, por encima de diferencias políticas o ideológicas, para detener una nueva intervención militar imperialista en la América Latina y el Caribe que dañará la independencia, la soberanía y los intereses de los pueblos del Río Bravo a la Patagonia.

La Habana, 13 de febrero de 2019

CUBA RECHAZA ENÉRGICAMENTE LA AMENAZA DE ACTIVACIÓN DEL TÍTULO III DE LA LEY HELMS-BURTON

cuba palmas 3
Foto: Ismael Francisco
El 16 de enero de 2019, el Departamento de Estado de los Estados Unidos anunció la decisión de suspender sólo por 45 días la aplicación del título III de la Ley Helms-Burton, “para realizar una cuidadosa revisión… a la luz de los intereses nacionales de los Estados Unidos y los esfuerzos por acelerar una transición hacia la democracia en Cuba, e incluir elementos tales como la brutal opresión del régimen contra los derechos humanos y las libertades fundamentales y su inexcusable apoyo a los regímenes cada vez más autoritarios y corruptos de Venezuela y Nicaragua”.
El gobierno del Presidente Donald Trump amenaza con dar un nuevo paso que reforzaría, de manera peligrosa, el bloqueo contra Cuba, violaría flagrantemente el Derecho Internacional y atacaría directamente la soberanía y los intereses de terceros países.
Cuba rechaza esa amenaza del modo más enérgico, firme y categórico. La asume como un acto hostil de extrema arrogancia e irresponsabilidad, a la vez que repudia el lenguaje irrespetuoso y calumnioso del mensaje público del Departamento de Estado.
La Ley Helms-Burton entró en vigor en 1996. Se concibió para codificar y endurecer la política de bloqueo económico, comercial y financiero impuesta oficialmente en 1962, con el objetivo de subvertir y derrocar al gobierno de Cuba e imponer un régimen del agrado del gobierno de los Estados Unidos.
Consta de cuatro títulos y se aplica desde su promulgación. Se caracteriza por su extremo alcance extraterritorial, por ser violatoria de las normas y principios del Derecho Internacional, contravenir las reglas del comercio y las relaciones económicas internacionales y por ser lesiva a la soberanía de otros Estados, principalmente por la aplicación de sus disposiciones contra las compañías y personas establecidas en el territorio de estos.
Ha sido rechazada por la comunidad internacional casi unánimemente en las Naciones Unidas, en organismos internacionales especializados y en organizaciones regionales como la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños y la Unión Africana. Varios países cuentan con leyes nacionales para enfrentar los efectos extraterritoriales de esta ley.
Entre los objetivos centrales de la ley Helms-Burton ha estado entorpecer las relaciones económicas, comerciales y financieras de Cuba con terceros países y afectar su capacidad de atraer inversión directa de capital extranjero para su desarrollo. A ese propósito se dedican expresamente los títulos III y IV de la ley.
El título III establece la autorización a nacionales estadounidenses a presentar ante tribunales de los Estados Unidos demandas contra todo extranjero que “trafique” con propiedades estadounidenses que fueron nacionalizadas en Cuba en la década de 1960, en un proceso legítimo, como reconoció la Corte Suprema de los Estados Unidos, llevado a cabo por el gobierno cubano con pleno apego a la ley nacional y al Derecho Internacional.
Entre las aberraciones más significativas, dicho título extiende esta autorización a propietarios que no eran ciudadanos de los Estados Unidos al momento de producirse las nacionalizaciones y cuyas supuestas propiedades nadie ha certificado.
En virtud de lo dispuesto en la propia ley Helms-Burton, todos los Presidentes estadounidenses desde 1996, incluido Trump en 2017 y 2018, han hecho uso consecutivamente de la facultad ejecutiva de suspender la aplicación del título III cada seis meses con motivo de reconocer que consiste en el aspecto más burdo e inaceptable de esta contra el Derecho Internacional y la soberanía de otros Estados. También por comprender que su aplicación provocaría obstáculos insuperables para cualquier perspectiva de solución de las reclamaciones y compensaciones a los propietarios estadounidenses legítimos.
Por su parte, el Tribunal Popular Provincial de La Habana, el 2 de noviembre de 1999, declaró Con Lugar la Demanda contra el Gobierno de los Estados Unidos por Daños Humanos y lo sancionó a reparar e indemnizar al pueblo cubano en la cuantía de $181 100 millones de dólares y, el 5 de mayo de 2000, también por Daños Económicos ocasionados a Cuba y lo sentenció por valor de $121 000 millones de dólares.
El Ministerio de Relaciones Exteriores ha reiterado la disposición de Cuba de hallar una solución a las reclamaciones y compensaciones mutuas.
Esta decisión que el gobierno de los Estados Unidos amenaza con adoptar, implicaría que, contrario a lo que establece el Derecho Internacional y la práctica de las relaciones internacionales, individuos y entidades extranjeras con negocios legítimos en Cuba, puedan verse ante la amenaza de afrontar reclamaciones infundadas y carentes de legitimidad ante tribunales de los Estados Unidos. Es conocida la conducta políticamente motivada y venal de algunas cortes de La Florida, frecuentemente utilizadas como un arma contra Cuba.
Para nuestro pueblo, implica encarar una vez más, de manera firme, consciente y contundente, el empeño del imperialismo estadounidense en someter a su dominio y tutelaje los destinos de la Nación cubana.
Si el título III se aplicara como establece esta ley y amenaza el anuncio del Departamento de Estado, cualquier cubano y cada comunidad del país verían cómo se presentan ante tribunales de los Estados Unidos demandas por la propiedad de la vivienda que ocupan, el centro de trabajo donde laboran, la escuela a la que asisten sus hijos, el policlínico donde reciben atención médica, los terrenos sobre los que se edifican sus barrios; y podrán constatar la pretensión de usurparnos a los cubanos la riqueza del país, la infraestructura, las tierras cultivables, las industrias, los recursos mineros, el potencial energético y las bases sobre las que se desarrollan la ciencia y la tecnología y se prestan los servicios a la población.
Todos deberíamos recordar los aberrantes contenidos del Plan Bush que describe e instrumenta detalladamente la forma en que las familias cubanas y el país serían despojados prácticamente de todo.
Durante más de veinte años, la Ley Helms Burton ha guiado los esfuerzos intervencionistas de los sectores anticubanos en los Estados Unidos para agredir a la nación cubana y menoscabar su soberanía. En virtud de su aplicación, se han aprobado cientos de millones de dólares para subvertir el orden interno en Cuba y se han dispuesto innumerables medidas para intentar provocar un cambio de régimen. Su efecto económico ha implicado un alto costo para los esfuerzos de desarrollo del país y para el bienestar de la población, con un impacto humanitario que no es mayor gracias al régimen de justica social que impera en Cuba.
La pretensión de aplicar plenamente el título III se promueve en contra del criterio de importantes agencias gubernamentales de los Estados Unidos y como consecuencia del poder e influencia que han alcanzado en el gobierno, personas cuya carrera política ha estado marcada por el resentimiento impotente contra Cuba y ha descansado en el uso de la mentira y el chantaje.
La mayoría de la opinión pública de los Estados Unidos se opone consistentemente al bloqueo económico, según reconocen las encuestas más calificadas.
La historia registra con suficiente claridad que la política de bloqueo económico y los problemas bilaterales entre Cuba y los Estados Unidos no tienen su origen en las justas nacionalizaciones que, conforme a la ley y con derecho legítimo, llevó a cabo el gobierno revolucionario. Las agresiones militares, económicas y terroristas del gobierno de los Estados Unidos comenzaron contra Cuba antes de que se produjeran los actos fundamentales de nacionalización de propiedades estadounidenses.
Es sabido que todas las nacionalizaciones de propiedades extranjeras, incluidas las estadounidenses, contemplaron en ley un compromiso de compensación, que el gobierno de los Estados Unidos se negó incluso a discutir, mientras sí fue asumido por los gobiernos de los reclamantes de otros países, todos los cuales disfrutaron de debida compensación.
El Ministerio de Relaciones Exteriores reitera los postulados de la Ley de Reafirmación de la Dignidad y Soberanía Cubanas (Ley No. 80), y enfatiza que la Ley Helms-Burton es ilícita, inaplicable, y sin valor ni efecto jurídico. Consecuentemente, considerará nula toda reclamación amparada en ella de persona natural o jurídica, cualquiera que fuere su ciudadanía o nacionalidad.
El gobierno de Cuba se reserva el derecho de responder oportunamente a esta nueva agresión.
La Habana, 17 de enero de 2019
Fuente: CUBAMINREX

EE. UU. E ISRAEL ABANDONAN LA UNESCO

TRUMP NETANYAHU

El 31 de diciembre, ee. uu. se retiró oficialmente de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO). Un día después Israel abandonó, también de forma oficial, este organismo internacional. Ambos países ya habían anunciado sus decisiones de retirarse de la UNESCO, agencia a la que habían culpado de tener un sesgo propalestino. Según The Washington Post, las salidas no tendrán un gran impacto financiero para la UNESCO, ya que la agencia ha estado lidiando con una reducción de fondos desde el 2011, cuando tanto Israel como Estados Unidos dejaron de pagar sus cuotas tras la inclusión de Palestina como Estado miembro. Desde entonces, se estima que ee. uu. había acumulado 600 millones de dólares en cuotas por impagos. Israel le debe a la UNESCO un monto estimado de diez millones de dólares. (RT)

 

2018: EL AÑO QUE VIVIMOS PELIGROSAMENTE. KATU ARKONADA

KATU 1

KATU ARKONADA

Se cierra un 2018 intenso en emociones y hechos políticos. Un año donde en los dos países más grandes de América Latina han ganado dos polos opuestos, que a la vez son dos caras de una misma moneda, tintada de oxímoron: la crisis de la democracia neoliberal, o del neoliberalismo democrático.

La victoria de Andrés Manuel López Obrador en México es una derrota del proyecto neoliberal que nunca pudo desarrollar un modelo de crecimiento basado en la apertura del mercado al capital financiero trasnacional, vía instrumentos como el Tratado de Libre Comercio, la Alianza del Pacífico, o la reforma energética fruto del Pacto por México. Un modelo que, además, necesitó de la doctrina del shock para imponerse, dejando un saldo de más de 200 mil muertos y desaparecidos,y centenares de fosas comunes en una guerra contra las drogas que en realidad sólo sirvió para ceder soberanía territorial, dejando amplias zonas del territorio mexicano en manos del narco.

De alguna manera, cuando AMLO enarbola la bandera de la lucha contra la corrupción, la gente humilde, sin necesidad de tanta teoría, ha votado contra un modelo económico, el neoliberal, que ha hecho retroceder a México a los niveles de pobreza y desigualdad de los 90.

La otra cara de esa moneda es la victoria de Jair Bolsonaro en Brasil, que más allá de todos los errores cometidos por el PT y las izquierdas brasileñas, es también fruto de la crisis del mismo sistema, que nunca pudo imponer a su candidato, y derivó en la victoria de un monstruo llamado Bolsonaro. Porque, al igual que en Estados Unidos la candidata de Wall Street y el complejo industrial-militar era Hillary Clinton, y no Trump, en Brasil el candidato de las élites económicas era Alckmin (con un 4 por ciento de votación en la primera vuelta) y no Bolsonaro. Seguir leyendo 2018: EL AÑO QUE VIVIMOS PELIGROSAMENTE. KATU ARKONADA

CULTURA MILENARIA VS. BOMBAS Y MASACRES. ELSON CONCEPCIÓN PÉREZ

ELSON CONCEPCIÓN PÉREZ

Todos hemos leído, ya sea durante los años de estudiante o posteriormente, sobre la historia que yace en las tierras o arenas del llamado Oriente Medio.

De igual forma en épocas más recientes, con el descubrimiento de enormes yacimientos de petróleo y gas en esa región, mucho se ha escrito sobre la importancia de contar con esas fuentes energéticas, que desgraciadamente empresas transnacionales se han lanzado sobre ellas como verdaderas aves de rapiña.

En ese pulseo entre fuerzas externas y poblaciones nacionales, no pocas veces el primer perdedor es el patrimonio cultural milenario que atesoran esos países.

Recuerdo en este comentario, lo dicho por un soldado estadounidense de los llevados a invadir y ametrallar a Irak. Cuando le preguntaron si conocía algo sobre el país al que iba a combatir, respondió No, e incluso no supo señalarlo en el mapa. Y cuando indagaron si sabía o había estudiado algo sobre la riqueza cultural de Irak, volvió a responder No. Y agregó: «nunca he estudiado sobre eso».

Por desconocimiento o quizás por incredulidad, estoy seguro que suman miles los soldados, pilotos, oficiales y otros, del país agresor, que cuando lanzan una bomba sobre una mezquita, un palacio levantado hace cientos de años o contra museos, y otros monumentos, ni se imaginan el daño que hacen a la cultura. O son parte de la anticultura.

A fin de cuentas, Estados Unidos inventó el calificativo de «daños colaterales», aplicado a los niños y mujeres víctimas de las bombas y –por qué no– a la cultura e identidad que tratan de sepultar.

Esa filosofía de guerra y destrucción –por no llamarle genocidio–  alimentó a personas y grupos fundamentalistas a «competir» con los primeros en cuanto a ver quién destruía más.

De ese vientre salió el denominado Estado Islámico, como antes había nacido Al Qaeda, o el actual Al Nusra, todos exponentes de la anticultura, todos destructores de un valioso patrimonio. Todos inicialmente «fabricados» por Estados Unidos, país que todavía hoy arma y financia a algunos de ellos como a Al Nusra.

Terminar el 2018 con heridas abiertas en Irak, Afganistán, Libia y Siria, es más que todo una derrota a la civilización, a la cultura, al patrimonio explicativo de muchas de las interrogantes que todavía hoy se tienen sobre el surgimiento de la humanidad.

Bendito el 2019 si quienes hoy derrochan dinero para armas, bombardear y destruir, ceden su maligno objetivo a los que añoran visitar Palmira, aclamado museo al aire libre, descrito por la Unesco como un «oasis en el desierto de Siria», al que acudían en tiempos de paz cada año 150 000 turistas, y que fue destruido por los terroristas del Estado Islámico.

¿Cómo pudo la humanidad permitir que fueran borrados monumentos que son Patrimonio mundial; que en Irak la mezquita Al-Nuri, de Mosul, fuera pasto del odio que la convirtió en ruinas; o que el Memorial al Genocidio armenio en Deir ez-Zor, en Siria, fuese destruido?

A esa propia nación árabe, donde son seis los sitios declarados por la Unesco como Patrimonio de la Humanidad, debieran acudir los líderes occidentales encabezados por el de Estados Unidos, para conocer historia y cultura, aliadas silenciosas durante miles de años y que ahora los Satanás modernos hacen sucumbir.

Bombardear y matar a niños, mujeres y ancianos y luego decir que son daños colaterales, no puede admitirse como patrón de conducta de quienes quieren hacer creer al mundo que así actúan en nombre de la democracia y en defensa de los derechos humanos.

En este escenario, Siria, víctima de una feroz guerra impuesta por los grupos terroristas y con apoyo norteamericano y de algunos estados de la región, ya lleva casi ocho años de confrontación, y en este 2018 se estimaban 13,1 millones de personas necesitadas de  ayuda humanitaria, incluidos 5,6 millones de niñas y niños, de los que casi medio millón viven en zonas de difícil acceso dentro del país. Además, más de 2,5 millones de pequeños tuvieron que refugiarse  en Líbano, Jordania, Irak, Turquía y Egipto.

El terrorismo ha provocado que 6,2 millones de sirios se hayan tenido que desplazar de su lugar de origen y 5,6 millones de ellos emigraran a países vecinos y a Europa.

En Afganistán el fracaso de la ocupación estadounidense es evidente. Tras 17 años de guerra con la participación directa de Estados Unidos, las fuerzas del Gobierno controlan menos del 60 % de la nación y el resto está bajo la égida de los talibanes.

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) informó el aumento de muertos por bombardeos en ese país, hasta octubre del 2018, en un 39 % con respecto al 2017, de los cuales en su mayoría son mujeres y niños.

Detalló que 2 798 civiles han sido asesinados en los bombardeos y 5 252 heridos, para un total de 8 050 afectados.

Actualmente una fuerza mayor a los 14 000 militares estadounidenses y de la otan está desplegada en ese empobrecido territorio, y unos 3 000 de estos fueron enviados por el presidente Donald Trump. Seguir leyendo CULTURA MILENARIA VS. BOMBAS Y MASACRES. ELSON CONCEPCIÓN PÉREZ

SERGIO AMADEU: “BOLSONARIO DESTRUYÓ LOS PARÁMETROS DE LA REALIDAD EN BRASIL”

Si WhatsApp quiere contribuir con la democracia, que entregue los metadatos de la elección
1_5CkKpV8TXl9iOmQiolzHlg
El sociólogo brasileño Sérgio Amadeu. Foto: Tânia Rêgo / Agencia Brasil

NINA FIDELES Y MAYARA PAIXAO

“El debate electoral en Brasil fue anulado, nadie discutió nada, es una situación atípica que va a dar mucho trabajo para deconstruir”. La frase es del sociólogo Sérgio Amadeu, en respuesta al papel de las redes sociales en las elecciones de 2018 en Brasil.

Amadeu, profesor de la Universidade Federal do ABC, Doctor en Ciencias Política por la Universidad de Sao Paulo y defensor del software libre, estuvo en los estudios de Brasil de Fato, para participar en el programa No Jardim da Política.

En la entrevista, el científico social analiza el papel de las redes sociales, en especial de WhatsApp, en las elecciones de este año, y lo compara con el proceso electoral que llevó a Donald Trump a la presidencia de Estados Unidos en 2016. Amadeo habla sobre las características de las organizaciones de derecha y la influencia internacional que han adquirido recientemente.

Sobre el papel de WhatsApp en la política brasileña actual, el autor del libro digital Tudo Sobre Tod@s: redes digitais, privacidade e venda de dados pessoais, dijo: “Si el WhatsApp quiere contribuir a una democracia efectiva, que entregue los metadatos de los dos meses en que se produjeron esas elecciones”.

A continuación, la entrevista en su totalidad.

¿Cómo evalúa el uso de WhatsApp en las elecciones y qué maneras hay de contener los “fake news”?

Lo que sucedió en Brasil fue un proceso de deconstrucción de los parámetros de la realidad. Esto ya había ocurrido en la elección de Donald Trump, en Estados Unidos. Un grupo nuevo de la extrema derecha norteamericana considera que el capitalismo no se desarrolla correctamente porque existe un predominio en todo el mundo de lo que ellos llaman “marxismo cultural”. Ellos se colocan en posición de lucha contra el sistema y, obviamente, lo que usan para ello no es razonable ni históricamente sostenible, entonces se proponen destruir el debate y trabajar con dogmas. Lo hicieron en una parte de los Estados Unidos, en la elección de Trump, y funcionó.

En Brasil, lo que ocurrió fue que durante el proceso del golpe se destruyeron los parámetros de la realidad. Es obvio que los políticos son complicados, y que el PT es un partido que tiene gente que se vinculó con la corrupción. Ahora, transformar al PT en el partido más corrupto de Brasil, es perder la noción de la realidad. Con sólo mirar cualquier indicador, se logra apreciar que la corrupción es estructural en la elite brasileña y está en el poder judicial, además de ser alimentada, principalmente, por partidos de derecha. El PT se resistió mucho contra la corrupción y eso se puede demostrar.

Quien ayudó en ese proceso fue O Globo, el núcleo duro del tucanato (apelativo a los miembros del PSDB), (Rodrigo) Janot. Ellos no percibieron la nueva derecha que se aprovechaba de eso mejor que ellos. WhatsApp entró en los grupos con técnicas de big data dirigida a personas específicas con un cierto sesgo. Este preconcepto fue amplificado y la gente empezó a recibir información con “caritas bonitas”, pero los textos eran hechos por profesionales que inoculaban quirúrgicamente el odio gracias a los datos comprados en el exterior.

Si el WhatsApp quiere contribuir con la democracia, que entregue los metadatos de los dos meses en que se produjeron esas elecciones. No quiero saber lo que la gente ha hablado y cuál es el contenido de los mensajes, sólo quiero ver los datos disparados desde el exterior. No los entregan porque están protegiendo a esos grupos que asaltaron y contaminaron las elecciones en Brasil, y eso, la gente lo necesita saber. No estoy diciendo que no hay fascismo en Brasil, que no existen grupos de extrema derecha, que no exista un antipetismo. Pero eso se catapultó con una ola que nunca se vio venir. El debate electoral fue anulado, nadie discutió nada, e hicieron esa acción. Es una situación atípica que va a dar mucho trabajo deconstruir.

¿Fue preparado el camino y Bolsonaro se aprovechó de eso?

Él tomó la hegemonía. El núcleo duro del golpe no incluía a Bolsonaro. Bolsonaro es un sujeto execrable que no era tomado en serio, pero él movilizó el fascismo en Brasil. Esta derecha estadounidense conocida como alt-right o derecha alternativa, tiene un proyecto de poder mundial para radicalizar el neoliberalismo y, desde el punto de vista político, es la Dark Enlightment, una Ilustración hacia la oscuridad. Quiere destruir los parámetros de la razón.

Estos chicos tienen un proyecto de hegemonía, y usan ese término incluso. El libro Kill All Normies (Muerte a los normies: Las guerras culturales en internet que han dado lugar al ascenso de Trump y la alt-right)de la investigadora estadounidense Angela Nagel, estudia la forma en que funciona la derecha alt-right.

No es una disputa donde aparece un político desaliñado y devoto de los datos falsos, condenado a perder votos. La realidad tiene que ser destruida desde el punto de vista simbólico para que ese político, sea el que sea, tenga oportunidad en el debate. Para destruir los derechos que se alcanzaron en Brasil, tienen que convencer a las personas de que lo que tienen es malo. Cuando no se puede convencer, entonces el camino es subvertir los hechos con mentiras, “kit gay” (como llama Bolsonaro al proyecto “ escuelas sin homofobia”) y persecución.

¿Por qué Sergio Moro, que no era del grupo del Bolsonaro, se convirtió en un converso? Porque él se adecuó. Él es una correa de transmisión que sirve para destruir la economía nacional. Ahora va a perseguir a los sindicatos y a las universidades, que son los centros que van a ofrecer resistencia a esa política de desmontaje del país. Seguir leyendo SERGIO AMADEU: “BOLSONARIO DESTRUYÓ LOS PARÁMETROS DE LA REALIDAD EN BRASIL”

MUERTE A LOS NORMIES: AMPLIACIÓN DEL CAMPO DE BATALLA (CULTURAL). ÁNGEL FERRERO

ÁNGEL FERRERO

ANGEL FERRERO 3No tenía que pasar. Primero nos dijeron que Donald Trump no sería nunca candidato. Cuando fue candidato, nos dijeron que nunca ganaría las elecciones. En los medios de comunicación –lo recordaréis– aparecían encuestas, gráficas y estadísticas que nos aseguraban que la victoria de Trump era prácticamente imposible. Y, sin embargo, ocurrió. Pasado el shock, la elite del Partido Demócrata y los medios de comunicación se apresuraron a buscar un culpable para no reconocer sus propios errores durante la campaña que los llevaron a la derrota: Rusia, Wikileaks, Cambridge Analytica. Pero más allá del pánico del centro-izquierda liberal y sus medios ha habido obras que se han destacado a la hora de diseccionar el fenómeno Trump. El documental de Netflix Get me Roger Stone (2017) y Devil’s Bargain (Penguin, 2017), el libro de Joshua Green sobre Steve Bannon –el último director de campaña de Trump y uno de los principales ideólogos de la alt-right– son dos buenos ejemplos. Muerte a los normies de Angela Nagle, que Orciny Press acaba de editar en español, es otro. Colaboradora de Jacobin The Baffler, Nagle se adentra en las subculturas digitales y sus guerras culturales para explicar, de manera accesible al lector, los cambios experimentados por la derecha (pero también por la izquierda) que explican, en parte, la victoria de Trump en 2016. Es importante destacar también la tarea del traductor, Hugo Camacho, por adaptar al español los términos utilizados en los foros digitales sin tener que recorrer a un pesado aparato de notas.

Nagle describe a lo largo de su libro la “polinización cruzada” entre diferentes subculturas digitales, desde la cultura del meme y la incorrección política del foro 4Chan hasta la ‘manosphere’ –la comunidad informal de blogueros y tuiteros detractores del feminismo– en los que Bannon vio un importante potencial electoral que supo canalizar para dar la victoria a Trump en 2016. Aparte de cartografiar estas subculturas, la autora sabe situarlas en una perspectiva histórica, identificando la filosofía elitista de Nietzsche o la lamentación por una supuesta decadencia occidental –propia de los autores de la ‘revolución conservadora’ de los treinta del siglo pasado– como fuentes ideológicas de la nueva derecha estadounidense. La novedad respecto a otros movimientos conservadores y reaccionarios radica en su estilo transgresor e irreverente hacia las ideas establecidas de una determinada izquierda. Seguir leyendo MUERTE A LOS NORMIES: AMPLIACIÓN DEL CAMPO DE BATALLA (CULTURAL). ÁNGEL FERRERO

MUERTE A LOS NORMIES: LAS GUERRAS CULTURALES DE INTERNET. EKAITZ ORTEGA

muerte-a-los-normies-angela-nagle-titulo

EKAITZ ORTEGA 

EKAITZ ORTEGA 1Algunos partidos políticos españoles todavía tratan de ponerse al día con las redes sociales y las posibilidades que ofrecen para llegar a un electorado que vive ajeno a los grandes medios de comunicación, en los que se detiene -como mucho- al compartir titulares de artículos que rara vez lee.

En las últimas elecciones IU montó un efectivo equipo en la cueva dedicado a crear memes, hashtags y otras fórmulas enfocadas a redes. Otros partidos, como pueden ser VOX o Ciudadanos, también cuentan con una fuerza de usuarios que no pertenecen a la nómina del partido pero que son muy activos para difundir mensajes de partido o ataques. Cualquier noticia que pueda ser utilizada como arma arrojadiza es fábrica de mensajes virales y burlas que vuelan por WhatsApp, Twitter o Facebook. Lo mismo da la visita de Mariano Rajoy al restaurante tras saber perdida la moción de censura que el chalé de Pablo Iglesias.

A partir de esa realidad nacional podemos leer Muerte a los normies, una suerte de ensayo escrito por Angela Nagle que ha publicado Orciny Press y disecciona una realidad estadounidense que ya asoma por aquí. Como resume el subtítulo del libro, trata de “Las guerras culturales en internet que han dado lugar al ascenso de Trump y la Alt-Right”. Se analiza lo ocurrido en la red desde la campaña de Barack Obama en la que surgió el famoso cartel Hope hasta la victoria de Donald Trump y cómo se han apoderado de gran parte de las redes los usuarios más violentos y agresivos.

En el libro se hace hincapié en la cantidad de blogueros blancos supremacistas, videos de Youtube, hilos en 4chan, memes de Tumblr y demás elementos virales que surgieron durante las legislaturas de Obama y la influencia que tuvieron en el apoyo a la campaña de Trump. Nagle comenta cómo los síntomas ya existían anteriormente y el aumento de la crueldad en la red surgió como efecto rebote a la corrección política y por las posibilidades que ofrece internet en cuanto a organización y posibilidad de encontrar a sus pares.

La clave del libro la ofrece  Andrew Breitbart en forma de cita: la política siempre se encuentra río abajo respecto a la cultura. Y el terreno de la cultura se encuentra ante todo en las redes, podríamos añadir. Ha caído la influencia de los grandes medios de comunicación o las tertulias radiofónicas de media mañana, el clickbait y el meme son mucho más efectivos. Un tuit falaz puede desembocar en un linchamiento en cuestión de minutos sin que los participantes lo mediten.

El lenguaje utilizado por las tribus analizadas en Muerte a los normies ataca a la derecha conservadora por rancia y la equipara a una izquierda carente de transgresión. Desde una percepción supuestamente desclasada pasan a posiciones que rodean el totalitarismo ultraliberal con toques nazis y gran violencia dialéctica. Como ejemplo cercano, esto nos puede sonar en nuestra realidad nacional a la ira con la que linchan a mujeres algunos jóvenes radicalizados y adultos que temen una supuesta caída de la (su) cultura occidental por culpa del feminismo. Todos ellos se mantienen apartados de partidos políticos que, según afirman, son incapaces de afrontar el problema por temor a la corrección política. Seguir leyendo MUERTE A LOS NORMIES: LAS GUERRAS CULTURALES DE INTERNET. EKAITZ ORTEGA