Archivo de la etiqueta: GEORGE SOROS

DECLARACIÓN DE LA UNIÓN DE PERIODISTAS DE CUBA: NI LA NED, NI SOROS, NI LA OEA

Periodistas de medios públicos cubanos recibieron la semana pasada mensajes y llamadas telefónicas del Instituto de Prensa y Sociedad (IPYS), una ONG vinculada a campañas políticas contra gobiernos y organizaciones progresistas en América Latina, particularmente obsesionada con las líneas de ataque a la Revolución bolivariana. Sorprendentemente, un funcionario de IPYS informó a nuestros compañeros que habían sido seleccionados algunos de sus trabajos para un concurso de crónicas sobre asuntos cubanos en el que no habían participado y que auspicia este Instituto.

Poco después el IPYS anunciaba, con bombos y platillos, una lista “ecuménica” de finalistas que incluye textos publicados originalmente en medios públicos y privados, entre estos últimos algunos con una línea editorial abiertamente antisocialista y alineada a las políticas de Washington contra el gobierno cubano.

La IPYS es la organización más importante del grupo GALI (Grupo Andino de Libertades Informativas), que canaliza los fondos para la injerencia y la subversión de las agencias estadounidenses en el frente de las “violaciones a la libertad de expresión”. Basta una búsqueda somera en Internet y se encontrará a esta organización en primera línea contra la Ley de Medios que impulsó el gobierno de Rafael Correa en Ecuador; en las campañas de fake news contra Evo Morales (el caso TIPNIS, de un supuesto hijo del mandatario que nunca existió y que envenenó un referendo en Bolivia), y en la artillería mediática que sustenta al autoproclamado Juan Guaidó, en Venezuela, por citar algunos ejemplos.

¿Quién paga y quien manda en IPYS? Sus donantes son la OEA, la National Endowment for Democracy (NED) y la Open Society Foundations (OSF), de George Soros, financistas que orgullosamente se proclaman en la página web de este instituto.

¿Hará falta recordar qué son estas organizaciones “caritativas”? La OEA, ese organismo indefendible que actúa en nombre de la democracia sólo cuando así conviene a los intereses estadounidenses y de las oligarquías locales latinoamericanas, no hizo nada para parar las dictaduras latinoamericanas en la época dorada del Plan Cóndor y los atentados terroristas de la CIA contra civiles cubanos. En años recientes, el organismo panamericano no solo se ha prestado para satanizar a Venezuela, a Cuba y a Nicaragua a la orden de John Bolton, sino que fue incapaz de hacer algo para impedir un golpe de Estado en Honduras o para denunciar las conspiraciones parlamentarias que depusieron a los mandatarios Fernando Lugo, de Paraguay (2012) y Dilma Rousseff, de Brasil (2016).

¿Y la NED, “pantalla de la CIA” -apelativo que no se le debe al diario Granma, sino a The New York Times? Quien revise ahora mismo la página oficial encontrará el listado de los jugosos presupuestos federales destinados en el 2018 al cambio de régimen en Cuba -tendremos que esperar a enero para saber los que están entregando en el 2019. Invariablemente, los destinatarios de los fondos de la NED, como el IPYS, militan en la nueva o vieja contrarrevolución que suele tener más recursos y medios para expresarse que los cubanos, porque es un apéndice de la política norteamericana y dispone de toda la prensa de derecha para su vocería. A esto se suman las acciones que violan flagrantemente la libertad de expresión de los revolucionarios cubanos en las plataformas estadounidenses, como el reciente bloqueo de Twitter a más 200 cuentas de periodistas y medios públicos nacionales en esta red, muchas de las cuales no han sido restituidas a sus titulares.

George Soros, multimillonario detrás de la Open Society, es un conocido promotor del caos global desde Ucrania hasta los Balcanes, según los documentos filtrados por DC Leaks. Recientemente su mano peluda, junto con la NED, ha aparecido meciendo la cuna de las manifestaciones en Hong Kong. Wayne Madsen, ex investigador de la célebre Agencia de Seguridad Nacional de los Estados Unidos, en su libro Soros: el quantum del caos, ha documentado con pelos y señales la participación de la OSF en la desestabilización de los Balcanes, su doble juego en el Cáucaso, su colaboración en el golpe en Honduras, su infiltración en China, sus redes de apoyo a las “revoluciones de color” y las “revoluciones árabes”, y su injerencia en América Latina.

La Unión de Periodistas de Cuba tiene bases políticas y éticas muy claras; caben en su seno múltiples opiniones, pero no comulgamos ni con la NED, ni con la OEA, ni con la Open  Society de Soros, funcionales a las estrategias del gobierno de Estados Unidos para asfixiar a nuestro país.  Sus operaciones son inmorales e ilegales bajo los principios cívicos y las normas jurídicas cubanas. Refuerzan aún más el bloqueo económico, promueven la desestabilización, cortejan a los medios privados y llevan adelante una gigantesca campaña que le niega la sal y el agua al gobierno de Miguel Díaz-Canel, mientras omiten lo que no les conviene, tergiversan la realidad y calumnian groseramente a quienes defienden el socialismo y la Revolución cubana.

La IPYS ha manipulado a nuestros compañeros para auspiciar una nueva campaña contra el sistema público cubano.  Lleva impreso un sello político contrarrevolucionario, con vergonzosos ecos en las redes que llegan al extremo de sugerir que la UPEC acepte dinero de organizaciones que tienen las manos manchadas de sangre y usan la retórica de la libertad de expresión con fines ideológicos y como ariete político.

La Unión de Periodistas de Cuba denuncia enérgicamente esta manipulación y reafirma que lo más importante para nuestra organización es persistir con nuestro proyecto de transformar el sistema de medios públicos, para más socialismo y para más Revolución.  Y si de siglas se trata, que se tenga en cuenta que la UPEC seguirá defendiendo sus postulados fundacionales sin el dinero ni las falsedades de la OEA, la NED, la OSF, la IPYS y otras subsidiarias del gobierno de Estados Unidos.

Presidencia de la Unión de Periodistas de Cuba

Fuente: CUBAPERIODISTAS

¿Y QUIÉN VERIFICA A LOS VERIFICADORES DE FACEBOOK?

Facebook deja la determinación de lo falso y lo verdadero a grupos financiados por Soros y el Congreso de los Estados Unidos, incluida la tristemente célebre National Endowment for Democracy (NED)

FACEBOOK NED

RT

En su cruzada contra las “noticias falsas”, Facebook prometió luchar por la imparcialidad. Sin embargo, cuando se trata de la verificación de hechos, parece depender de fuentes que tienen vínculos con el gobierno de EE.UU. y con entrometidos políticos de renombre.

Durante más de dos años, el gigante de los medios sociales ha estado tratando de convencer al público de que hace todo lo posible para oponerse a la propagación de información malintencionada a través de su red y presentó una gran cantidad de instrumentos o herramientas destinados a revelar y contrarrestar las narraciones falsas.

Sin embargo, parece que Facebook depende en gran medida de las decisiones tomadas por terceros en su política de “lucha contra la desinformación”.

Las presentaciones de los llamados comprobadores de hechos, junto con algunos comentarios de los usuarios, parecen ser la fuente principal en la que Facebook se basa cuando dice que una publicación es “falsa”.

MARK zuckerberg
Mark Zuckerberg

¿Una solución única?

Facebook se enorgullece de que todos los “socios” con los que coopera fueron “certificados” a través de lo que se denomina “la red internacional de verificación de hechos no partidista” o IFCN.

No obstante, la elección de las personas en las que la red social confía  el poder de decidir lo que es verdadero o falso, plantea serias dudas. Esta aparentemente impresionante “red internacional” que menciona Facebook, es un proyecto dirigido por una escuela privada de periodismo con sede en Florida, el Poynter Institute for Media Studies.

El proyecto, que Facebook aparentemente usa como un único instrumento para encontrar “socios” confiables, parece ser mucho más que una iniciativa desinteresada dirigida a ayudar a las personas a navegar a través de información cuestionable.

La IFCN fue lanzada en 2015 luego de una generosa donación por un total de $ 300,000, que el Instituto Poynter recibió de dos fuentes. Una de ellas es la National Endowment for Democracy (NED), una organización de “soft-power”, que se financia principalmente a través de asignaciones anuales del Congreso de los Estados Unidos. Otra es la Red Omidyar, una fundación dirigida por el creador de eBay, el multimillonario “progresista” Pierre Omidyar.

Aunque aparentemente aún no ha ganado tanta fama, o infamia, como otro multimillonario estadounidense y renombrado fisgón político, George Soros, Omidyar también se ha mostrado últimamente como un importante patrocinador de las operaciones de cambio de régimen. Ya en 2014, los medios estadounidenses informaron que Omidyar apoyaba a grupos antigubernamentales en Ucrania que se oponían al entonces presidente Viktor Yanukovych, quien fuera derrocado durante las manifestaciones en la plaza Maidan.

Un informe de Forbes también sugería que el multimillonario era uno de los principales financiadores de Hromadske TV, con sede en Kiev, que albergaba opiniones antirrusas y respaldaba el violento golpe de 2014. Más recientemente, un grupo de periodistas reveló que Omidyar financia una amplia gama de medios de comunicación a través de fundaciones, organizaciones sin fines de lucro y otros recortes que de hecho promueven la agenda intervencionista liberal.

En particular, dos años después del lanzamiento de la IFCN, Omidyar se unió con nada menos que otro “intervencionista liberal”, Soros, para canalizar unos $ 1.3 millones en el proyecto con el propósito de apoyar su desarrollo.

El propio Instituto Poynter también tiene la Red Omidyar y el Fondo para la Democracia, otra fundación vinculada al fundador de eBay, en su lista de los principales donantes, junto con las Fundación de la Sociedad Abierta (OSF), administrada por Soros y la NED. Seguir leyendo ¿Y QUIÉN VERIFICA A LOS VERIFICADORES DE FACEBOOK?

LA CIA Y LOS ASESINATOS DEL CARÁCTER. JORGE WEJEBE COBO

Lobby del cuartel general de la CIA en Langley, Virginia, USA.
Lobby del cuartel general de la CIA en Langley, Virginia, USA. Foto: Paralax
JORGE WEJEBE COBO

Durante los malos tiempos de la CIA, allá por el lejano 1975, la Comisión Church del Senado estadounidense reveló algunos de los trapos sucios de la agencia, incluidos programas de asesinatos a dirigentes extranjeros, en los que se llevaron los laureles de perversidad las reiteradas acciones y planes contra el líder cubano Fidel Castro, entre los que resaltó una operación para rociar con el alucinógeno lsd un estudio de la televisión cubana utilizado por el entonces Primer Ministro. El propósito era que durante una comparecencia se expresara de forma incoherente, se le desorganizara la conducta y perdiera su prestigio y liderazgo.

De esta forma el espionaje estadounidense intentó aplicar su técnica de «asesinato del carácter» contra su principal adversario en la región, procedimiento basado en la aplicación de acciones directas o por campañas mediáticas, rumores constituidos sobre mentiras o reales incriminaciones manipuladas de transgresiones de las leyes y de la ética que condenaban al «objetivo» a una muerte cívica, relevando por el momento a los matones reales de su sórdido trabajo.

En la actualidad los homicidios virtuales, perfeccionados por los órganos de inteligencia y los círculos de poder globales en la era de internet, pueden ser múltiples e incluir a sectores completos de los movimientos progresistas y clases políticas de países, considerados enemigos por estamentos del poder de EE.UU. y sus aliados.

Un escándalo recorre el mundo

Desde inicios de 2016 recorre el mundo, vía web, un escándalo y tragedia para muchos notables. Es el llamado caso de «Panama Papers», originado en las revelaciones sobre operaciones delictivas de la firma de abogados panameña Mossack_Fonseca que afectaron a hombres de negocios y de la política mundial al relacionarlos con turbias transacciones en paraísos fiscales de compañías off shore, principalmente radicadas en pequeñas islas del mar Caribe y el mar Pacífico.

El escándalo fue destapado por un llamado Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ), compuesto por más de cien profesionales y órganos de prensa de diferentes naciones que coordinadamente se dedican a realizar indagaciones de forma conjunta y que son replicadas por una gigantesca batería de medios de prensa occidentales, de acuerdo con la voluntad de importantes poderes que están detrás de esas líneas de ensamblajes globales de «asesinato de carácter».

Aunque según lo publicitado, el icij no obtuvo la información directamente ya que le fue entregada por el importante diario alemán Süddeustche Zeitun, miembro del consorcio y  no vinculado al activismo social,  se desconoce quién o quiénes pusieron las manos sobre los archivos de la firma panameña, ni qué medios utilizaron para acceder a tal bomba informativa.

Como apoyo financiero de la ICIJ aparecen las fundaciones Ford y Rockefeller, ambos ejemplos de manual denunciados por servir de coberturas a la cia durante la Guerra Fría, e igualmente el Departamento de Estado reconoció que costeó la investigación sobre los papeles Panamá.

Pero el donante estrella es la autotitulada organización sin ánimo de lucro e independiente, Open Society Foundation (OSF), creada en 1993 por George Soros,  quien es dueño de la octava fortuna financiera mundial calculada en alrededor de 25 000 millones de dólares e importantísimo contribuyente de las revoluciones de colores contra gobiernos incómodos a Washington, realizadas en el último cuarto de siglo.

Además, la osf invierte sus millones en promover un liderazgo para el nuevo milenio regido por una élite financiera capitalista que suplante los estados nacionales, para perpetuar la sociedad abierta y liberal burguesa. Así lo vislumbró Francis Fukuyama, funcionario del Departamento de Estado, quien consideró que esa etapa histórica que vendría después de lo que consideró el fin de las ideologías y de la lucha de clases como consecuencia de la conclusión de la Guerra Fría y la desaparición de la urss y el llamado socialismo real.

Las contribuciones de Soros, además de controlar y sufragar un amplio circuito de medios de información, van dirigidas a un sector de organizaciones y corrientes sociales, partidos y ong que incluyen desde movimientos promotores del respeto por la diversidad sexual, por el derecho de las mujeres, la despenalización de la droga, legalización del aborto, defensa de la emigración y otras causas en las que se calcula que la osf ha invertido más de 8 000 millones de dólares hasta nuestros días, los cuales les sirven para comprar voluntades, distorsionar y debilitar las luchas sociales contra el sistema hegemónico burgués.

El clientelismo de la OSF es de tanta magnitud que puede competir y colaborar con gobiernos, organismos de inteligencia y con la propia cia, para llevar adelante programas para forzar cambios de regímenes y subvertir la sociedad civil global con su gran megaproyecto de softpower de rostro privado de las grandes élites de dominio financiero mundial.

Buena parte de las revelaciones de los llamados papeles de Panamá se relacionan en primer orden contra instituciones y personas que engrosan la lista negra de enemigos asumidos por EE. UU. por sus vínculos con el terrorismo, el tráfico de drogas o porque ayudaron a países como la República Popular Democrática de Corea.

Hombres dentro de los círculos de relaciones de los presidentes de las potencias adversarias de EE. UU., China y Rusia, Vladimir Putin y Xi Jinping, han salido vinculados con presuntos hechos de corrupción en compañías para escapar al pago de impuestos. Seguir leyendo LA CIA Y LOS ASESINATOS DEL CARÁCTER. JORGE WEJEBE COBO

FORD, SOROS, GATES: ¿A QUIÉN SIRVEN LAS MEGAFUNDACIONES? JOAN ROELOFS

LUIZ CARLOS AZENHA

En los Estados Unidos quien crea una fundación puede deducir del impuesto sobre la renta del 20 al 30% del valor que transfirió a ella, dependiendo de si es cash o títulos.

Henry Ford , George Soros, Bill Gates
Henry Ford , George Soros, Bill Gates

Si usted crea una fundación y dona un millón de dólares a ella, puede deducir al menos 200.000 dólares de impuestos a pagar.

Pero hay más: la ley obliga a la fundación a aplicar sólo el 5% de su liquidez del año anterior en subvenciones y donaciones al año siguiente.

Es decir, el 95% puede administrarlo como quiera, directa o indirectamente. Puesto que usted no se beneficia del dinero personalmente, todo bien.

Lo que le permite construir dos fortunas paralelas: una, personal; otra, que usted puede utilizar indirectamente para impulsar su fortuna personal. O la de sus hijos, nietos y bisnietos.

¿Cómo? Comprando poder.

Hay miles de beneficiarios de las donaciones, sin ninguna duda. Pero, ¿es un cambio en el que se puede creer? ¿para repetir el candidato que dejó todo como estaba?

En Estados Unidos, la mayor de todas las fundaciones es Bill & Melinda Gates. Una de las más antiguas e influyentes es la de los hermanos Rockefeller. Grande e influyente es la de los herederos de Henry Ford. De entre las más agresivas está la del megainversor George Soros. Hasta Leona Helmsley, que ya estuvo presa por evadir impuestos, tiene en nombre de ella y de su marido una fundación filantrópica, con bienes superiores a 5  mil millones de dólares.

La suma de los bienes sólo de las más importantes supera los 200.000 millones de dólares, más que el PIB de muchos países.

En los Estados Unidos existe un debate incipiente sobre el papel de las fundaciones. Incipiente por falta de conocimiento, de transparencia y de interés.

Fuera de allí, hubo alguna polémica después de que el Foro Social Mundial de Porto Alegre fuera financiado en parte por la Fundación Ford. Debería ser el alter ego de la reunión de los capitalistas en Davos, en Suiza.

Después de cuatro ediciones en Porto Alegre, el financiamiento de la Fundación fue rechazado cuando el Foro tuvo su primera edición fuera de Brasil, en Mumbai, India.

Seguir leyendo FORD, SOROS, GATES: ¿A QUIÉN SIRVEN LAS MEGAFUNDACIONES? JOAN ROELOFS

LOS VÍNCULOS DE SMARTMATIC CON GEORGE SOROS

RED58

Comienza a despejarse por qué la compañía mintió tan descaradamente sobre los resultados electorales en Venezuela.

Antonio Mujica
El CEO de Smartmatic, Antonio Mugica (primero a la izquierda). A su lado, el dueño de la empresa Mark Malloch-Brown.

Desde noviembre de 2014, Smartmatic pasó a ser propiedad de uno de los principales colaboradores de George Soros, el demoníaco especulador de origen húngaro acusado de provocar colapsos financieros como el de 2008 y creador del Open Society Institute, cuyo sistema de financiamientos pasó a ser una estructura global y denominarse Open Society Foundations.

En noviembre de 2014 Smartmatic la compañía anunció que la empresa tenía un nuevo chairman y accionista mayoritario, el lord británico Mark Malloch-Brown, hasta ese momento mano derecha de Soros.

Ante las críticas que inmediatamente se generaron en Venezuela, un artículo en la página oficial Smartmatic aclara que Soros no tiene participación propietaria en Smartmatic. Por cierto, en esa misma nota la compañía recalca que:

“Como proveedor de tecnología, Smartmatic solo es responsable de los aspectos técnicos de las elecciones. Smartmatic no emite comentarios sobre candidatos, sus posturas o el aspecto político de los resultados electorales.”

Seguir leyendo LOS VÍNCULOS DE SMARTMATIC CON GEORGE SOROS

OPEN SOCIETY: LA FACHADA DE GEORGE SOROS PARA INVERTIR Y SAQUEAR.

MISIÓN VERDAD

Tanto Black Live Matters como la entrada de refugiados a Europa son financiadas por Open Society, institución “filantrópica” que se ocupa de formar académicos pero sobre todo financiar ONGs que sirvan a los intereses de su fundador, el especulador serial George Soros.

soros-1Una vasta red de ONGs ha sido desplegada en las últimas décadas en todo el planeta, muchas de ellas bajo la directa influencia de las fundaciones de George Soros, no sólo para imponer relatos que sirvan a las mediocracias locales e intereses foráneos en un país, sino incluso para influir en las leyes que operan en las estructuras judiciales de las democracias representativas.

En Venezuela, la organización no gubernamental más mediatizada, con la tinta afilada para crear expedientes, es el Programa Venezolano de Educación-Acción, mejor conocida por sus siglas Provea. Desde Misión Verdad se ha denunciado suficientemente las acciones de esta ONG tanto a lo interno como internacionalmente.

¿Cuáles son sus intenciones, disfrazadas de filantropía en su versión de pajaritos preñados? Habría que conocer al personaje en cuestión.

Quién es George Soros

Resaltaremos algunos aspectos del perfil de Soros para dar paso a su prontuario.

Húngaro de nacimiento, y nacido con el nombre Gyorgy Schwartz, vivió hasta la adolescencia en este país de Europa, con la “dicha” de que la Wehrmacht invadiera Hungría en 1944 para colaborar con los nazis, entregando judíos para trasladarlos a los campos de concentración, ayudar a robarlos y catalogar sus propiedades. Contaba tan sólo con 14 años.

Luego de la victoria soviética contra los nazis en 1945, Soros fue a Londres para cursar estudios de Economía a mediados de la década de 1950. Allí conoció al filósofo Karl Popper, quien influiría en su visión libertariana de la política para rellenar el vacío teórico de sus ambiciones financieras. Entró en acción con el banco Singer & Friedlander de Londres, y luego se mudó a Estados Unidos para trabajar con F.M. Mayer de Nueva York. Luego hizo su jugada maestra financiera con su propia fundación especulativa, Quantum Fund, que sigue siendo su principal vía de operación, pero que sirvió sobre todo para quebrar la libra esterlina y así Soros llevarse su primer billón debido a la aplicación de su máxima: “Encuentra una tendencia cuya premisa sea falsa, y apuesta tu dinero contra ella”.   Seguir leyendo OPEN SOCIETY: LA FACHADA DE GEORGE SOROS PARA INVERTIR Y SAQUEAR.