Archivo de la etiqueta: GUERRA MEDIÁTICA CONTRA VENEZUELA

CÓMO SE CONSTRUYE UNA MENTIRA SOBRE VENEZUELA. NIKOLAS STOLPKIN

Análisis de una nota “periodística” aparecida en El País, de España.

NIKOLAS STOLPKIN / RED58

El pasado 10 de agosto el Medio español El País tituló en su portada digital: “Las voces de la tortura en Venezuela” acompañada de una foto en la que se ve un joven con su rostro 2/3 de su cabeza vendada.

Al título le acompañaba el subtítulo: “Cuatro víctimas relatan el trato cruel y los abusos de las fuerzas de seguridad mientras estaban detenidos por protestar.”

El trabajo “periodístico” está firmado por una joven venezolana: Maolis Castro.

Al ir hacia el desarrollo de la nota se podrá notar la permanencia del título junto a su subtítulo. Comenzando nota con un video titulado: Venezuela: “La ONU denuncia violaciones de derechos humanos.” Que no entraremos a analizar aquí, pero que comienza curiosamente con una frase muy particular: “entrevistas realizadas a distancia”. Como podrán notar, Título-Subtítulo+Video, se está utilizando una técnica de manipulación que podríamos definir como Asociación. Al asociar título-subtítulo (que insinúa Dictadura) junto al video (ONU, que reconoce actuar de lo que se insinúa).

Si bien la nota “periodística” no señala en ningún momento palabras claves como “Dictadura” o “Régimen”, en el fondo ya lo está dando a entender con su título, subtítulo y foto del supuesto “torturado”.

Si tuviéramos que ponerle un nombre a la técnica utilizada para comunicar, sería lo que en las técnicas visuales se denomina: Reticencia. Técnica definida por D. A. Dondis, en La Sintaxis de la Imagen: “es una aproximación de gran comedimiento que persigue una respuesta máxima del espectador ante elementos mínimos.”  Seguir leyendo CÓMO SE CONSTRUYE UNA MENTIRA SOBRE VENEZUELA. NIKOLAS STOLPKIN

Anuncios

CÓMO NO DAR UNA NOTICIA. ÁNGELES DIEZ RODRÍGUEZ

ÁNGELES DIEZ
votacion_constituyente.jpg
Foto: Telesur
El 30 de julio tuvo lugar un acontecimiento político de gran trascendencia histórica: un pueblo asediado internacionalmente y sometido a la violencia paramilitar interna, ha salido a la calle para expresar su doble rechazo a la injerencia internacional y las aspiraciones de las élites locales de recuperar el poder.

Hace menos de veinte años, en el siglo pasado, un acontecimiento de tal magnitud habría sido la noticia de portada de todos los informativos del mundo. Los medios masivos, públicos y privados, lo habrían destacado en sus titulares, sin duda manipuladores, pero éstos habrían hablado del desafío del pueblo venezolano a las amenazas imperiales. Habrían mostrado imágenes, no muchas, pero seguramente alguna de las infinitas colas de pueblo venezolano en los colegios electorales, como las del Poliedro de Caracas, o a la gente caminando por montes y cruzando ríos en Táchira, o de Mérida donde los colegios sitiados por guarimberos armados obligaron a la gente a desplazarse buscando centros de contingencia donde poder votar, muchos se quedaron sin poder hacerlo. Seguramente los pies de fotos habrían tergiversado las imágenes y propuesto una lectura acorde con el desespero de la oposición golpista incapaz de aceptar una derrota. Pero habría habido alguna imagen, algún comentario, alguna noticia chiquita que hablara de la voluntad mayoritaria del pueblo venezolano contra todo pronóstico y contra todo cálculo racional.

Cualquier periodista digno de tal nombre hubiera querido registrar, analizar, verificar e incluso manipular este acontecimiento. Más aún en momentos donde las redes sociales hacen circular infinidad de imágenes que rellenan los vacíos gráficos de las noticias. Donde los medios masivos ocultan una imagen las redes ponen cientos. Sin embargo, el día 31 de julio la noticia sobre las elecciones venezolanas a la Asamblea Constituyente fue esquivada por los medios masivos españoles. Se dio otra noticia en su lugar.

La no noticia que suplantó el acontecimiento venezolano fue construída sobre la matriz ya existente (violencia y caos) y fue: nueva jornada de violencia en Venezuela. Todos los titulares se dirigieron, con más o menos adjetivación, a conformar una imagen que se correspondiera con la propaganda destilada durante los meses anteriores. Después fueron eclosionando las esporas diseminadas por la no noticia, que ya habían sido distribuidas por las agencias imperiales: autogolpe, fraude, menos votos de los que dice el gobierno, opositores nuevamente detenidos, aislamiento internacional…

El acontecimiento de una jornada electoral que movilizó a millones de venezolanos que fueron a votar a sus candidatos Constituyentes fue demasiado contundente como para ser silenciado; los ríos de pueblo venezolano encontraban infinidad de ventanas digitales por los que emerger. De modo que el sistema de propaganda de guerra de los medios masivos españoles, que se mantiene muy bien engrasado por las agencias de prensa estadounidenses, activó uno de sus resortes más sutiles. No enfrentó la noticia silenciándola, aunque también lo hizo, tampoco manipuló imágenes como sí lo hizo con el fraudulento plebiscito de la oposición el día 16 de julio (el diario El país tuvo que rectificar una imagen del ensayo electoral para la Constituyente a la que puso un pie de foto afirmando que eran colas para votar en el plebiscito de la oposición). En este caso, la técnica de propaganda mediática empleada de forma mayoritaria fue sustituir el acontecimiento noticiable por otro/os que atrajeran la atención de las audiencias.  Seguir leyendo CÓMO NO DAR UNA NOTICIA. ÁNGELES DIEZ RODRÍGUEZ