Archivo de la etiqueta: IMPERIALISMO YANQUI

NUESTRA AMÉRICA ANTE LA ARREMETIDA DEL IMPERIALISMO Y DE LAS OLIGARQUÍAS

DECLARACIÓN DEL MINISTERIO DE RELACIONES EXTERIORES DE CUBA

cuba-minrex

Los más recientes acontecimientos en la región confirman al gobierno de Estados Unidos y a las oligarquías reaccionarias como los principales responsables de la peligrosa convulsión e inestabilidad política y social de América Latina y el Caribe.

Como anticipara el 1ro de enero de 2019, el Primer Secretario del Partido Comunista de Cuba, General de Ejército Raúl Castro Ruz: “Quienes se ilusionan con la restauración del dominio imperialista en nuestra región deberían comprender que América Latina y el Caribe han cambiado y el mundo también (…) La región se asemeja a una pradera en tiempos de sequía. Una chispa pudiera generar un incontrolable incendio que dañaría los intereses nacionales de todos”.

El presidente Donald Trump proclama la vigencia de la Doctrina Monroe y apela al Macartismo para preservar la dominación imperialista sobre los recursos naturales de la región, impedir el ejercicio de la soberanía nacional y las aspiraciones de integración y cooperación regional; tratar de restablecer su hegemonía  unipolar a escala mundial y hemisférica; eliminar los modelos progresistas, revolucionarios y alternativos al capitalismo salvaje; revertir las conquistas políticas y sociales e imponer modelos neoliberales, sin importarle el Derecho Internacional, las reglas de juego de la democracia representativa, el medio ambiente ni el bienestar de los pueblos.

El secretario de Estado Mike Pompeo acusó amenazadoramente, este lunes 2 de diciembre, a Cuba y Venezuela de sacar provecho y ayudar a elevar la agitación en los países de la región. Tergiversa y manipula la realidad y oculta, como elemento central de la inestabilidad regional, la permanente intervención de los Estados Unidos en América Latina y el Caribe.

Las legítimas protestas y las masivas movilizaciones populares que se registran en el continente, en particular en el Estado Plurinacional de Bolivia, Chile, Colombia, Ecuador y Brasil, son causadas por la pobreza y la creciente desigualdad en la distribución de la riqueza; la certeza de que las fórmulas neoliberales agravan la excluyente e insostenible situación de vulnerabilidad social; la ausencia o precariedad de los servicios de salud, educación y seguridad social; los abusos contra la dignidad humana; el desempleo y la restricción a los derechos laborales; la privatización, encarecimiento y cancelación de servicios públicos y el incremento de la inseguridad ciudadana.

Ellas revelan la crisis de los sistemas políticos, la falta de democracia verdadera, el descrédito de los partidos conservadores tradicionales, la protesta contra la corrupción histórica típica de las dictaduras militares y los gobiernos de derecha, el escaso apoyo popular a las autoridades oficiales, la desconfianza en las instituciones y en el sistema de justicia.

Protestan igualmente contra la represión policial brutal, la militarización de esta con el pretexto de proteger infraestructuras críticas, la exención de responsabilidad penal a los represores; el empleo de armas de guerra y antimotines que provocan muertes, lesiones graves, incluidos cientos de jóvenes con irreversibles lesiones oculares por el uso de balines; la criminalización de las manifestaciones; las violaciones, golpizas y violencia contra los detenidos, entre ellos menores; e incluso, el asesinato de líderes sociales, guerrilleros desmovilizados y periodistas.

Estados Unidos defiende y apoya la represión contra manifestantes con el pretexto de salvaguardar el supuesto “orden democrático”. El silencio encubridor de varios gobiernos, instituciones y personalidades muy activos y críticos contra la izquierda, es una vergüenza. La complicidad de los grandes medios corporativos de información es vergonzosa.

Los pueblos se preguntan con razón ¿dónde está la democracia y el Estado de derecho; qué hacen las instituciones supuestamente dedicadas a la protección de los derechos humanos; dónde está el sistema de justicia cuya independencia se pregona?

Seguir leyendo NUESTRA AMÉRICA ANTE LA ARREMETIDA DEL IMPERIALISMO Y DE LAS OLIGARQUÍAS

LA DOMINACIÓN IMPERIALISTA EN LATINOAMÉRICA Y EUROPA: NOTAS PARA UNA DISCUSIÓN. ATILIO BORON

Atilio-Borón

ATILIO BORON

La desorbitada beligerancia del imperio

Una pregunta que no dejan de hacerse víctimas y testigos de la creciente agresividad del imperialismo refiere a la inexistencia, o en todo caso debilidad, de las fuerzas y actores internacionales que deberían impedir o por lo menos tratar de limitar los alcances de la intensificación de la ofensiva lanzada contra Venezuela, Cuba y Nicaragua por parte de la Administración Trump.1

La historia de los imperios demuestra sobradamente que en su fase de declinación éstos se tornan más violentos y sanguinarios, y que sus líderes tienden a ser más toscos y brutales. No sólo sus líderes, como lo demuestra con claridad Donald Trump. También su entorno de asesores y consejeros refleja similar involución, llegando a constituir algo semejante a lo que Harold Laski, refiriéndose a los dirigentes del fascismo europeo, denominaba “elites de forajidos”. 2No hace falta remitirse al profeta Moisés y las Tablas de la Leypara concluir que torvos personajes como John Bolton, Elliot Abrams, Mike Pompeo, Juan Cruz, Marco Rubio y la directora de la CIA, Gina Haspel, son una pandilla de hampones que sólo como producto de la acelerada descomposición moral y política del imperio trasiegan por las oficinas de la Casa Blanca cuando el sitio apropiado para sus afanes debería ser una cárcel de máxima seguridad en el desierto de Nevada. No hay entre ellos un solo estadista o un intelectual capaz de ofrecer una visión realista y sofisticada de la realidad contemporánea. Ninguno resistiría diez minutos de debate con Vladimir Putin o Serguéi Lavrov, eventualmente con Xi Jiping, porque serían intelectualmente destrozados de manera fulminante.

¿Hampones? Sí, pero también algo más. En una entrevista relativamente reciente Madelein Albright sentenció que “un fascista es un matón con ejército”, definición que calza como anillo al dedo para definir a la actual dirigencia estadounidense.3 Son fascistas que dirigen un ejército de alcance planetario. No sorprende que el diagnóstico sobre la situación internacional de estos personajes sea de un espeluznante simplismo, a la Hollywood. Están los buenos y los malos, los primeros son ellos, los estadounidenses, y los demás, los malos que se subdividen en dos tipos. Una tropa de cobardes poco dispuestos a pagar por su defensa (como los europeos, según el círculo áulico de Trump) y un enorme conglomerado de holgazanes, ladrones, narcotraficantes, asesinos y violadores que seríamos todos los restantes habitantes del planeta. Este desaforado maniqueísmo lo expresó de manera rotunda otra eminente mediocridad que ocupó la Oficina Oval de la Casa Blanca: George W. Bush quien, al lanzar su campaña “antiterrorista” después del 11-S advirtió a los pueblos del mundo que “quien no esté con nosotros estará contra nosotros”. Con nosotros, los buenos, o los malos redimidos; contra nosotros, y ateniéndose a las consecuencias, todos los demás.

Por consiguiente, la actual escalada belicista instrumentada mediante la aplicación de todos los capítulos de la Ley Helms-Burton en contra de Cuba y un torrente de sanciones económicas en contra de Venezuela, Nicaragua y, allende del Atlántico, Rusia y Corea del Norte, es expresión de la tambaleante situación que atraviesa el imperio americano, cuyos más lúcidos analistas y estrategas coinciden en señalar que los días del apogeo imperial ya quedaron definitivamente atrás. De ahí que Trump y sus secuaces hayan arrojado por la borda las sutilezas y los delicados pasos de minué propios del juego diplomático (ejemplificado al reducir el presupuesto y funciones del Departamento de Estado y designar a un “hombre de acción” como Mike Pompeo como su Secretario) y exaltado el papel de la coerción y la violencia como instrumentos para reconstruir aquel orden mundial con que muchos se ilusionaron: el “nuevo siglo americano”, infantil espejismo con que se entretuvieron muchos académicos y analistas tras el derrumbe de la Unión Soviética pensando que este siglo veintiuno sería el del predominio absoluto e incontestable de Estados Unidos. Se equivocaron de medio a medio, y a la inicial frustración derivada del incumplimiento de tan rosados designios siguió una apuesta tan tenebrosa como temeraria por la violencia.

Una vieja obsesión y la guerra de quinta generación

Sería injusto decir que todo esto sobreviene, como un rayo en un día sereno, de la mano de Trump. Tiene orígenes lejanos. Como lo hemos demostrado en nuestro América Latina en la Geopolítica del Imperialismo 4 la opción guerrerista estaba ya firmemente instalada en los planes de la Administración Clinton y Madelein Albright fue una de sus más elocuentes voceras cuando advertía a propios y ajenos que para Washington la opción por el multilateralismo sería respetada “cuando fuera posible”; en caso contrario “el unilateralismo seguiría siendo necesario”. Traducción: negociación diplomática multilateral en el marco de la ONU en la medida que sea posible -y conveniente- para los intereses de EEUU; si esto no funciona el músculo militar deberá aplicarse cada vez que sea necesario. No podemos olvidar que fue el presidente Barack Obama quien en el 2015 abrió las puertas a la violencia desatada por Trump contra Venezuela cuando emitió una infame orden ejecutiva declarando que la situación del país sudamericano obligaba a la Casa Blanca a declarar una “emergencia nacional” por la “amenaza inusual y extraordinaria” que la patria de Bolívar y Chávez representaba para la seguridad nacional y la política exterior de Estados Unidos.5

Seguir leyendo LA DOMINACIÓN IMPERIALISTA EN LATINOAMÉRICA Y EUROPA: NOTAS PARA UNA DISCUSIÓN. ATILIO BORON

DRON. LUIS BRITTO GARCÍA

luis britto 1

LUIS BRITTO GARCÍA

1

En un país colonizado del África un hacendado muestra cómo mantener la disciplina, y dirige a control remoto una “Avispa”,  pequeño helicóptero que se estrella contra un peón y estalla.

2

En la guerra de contrainsurgencia las balas llevan cámaras que graban la trayectoria del proyectil desde el ánima del arma hasta la frente de la madre que cae abatida.

3

En una base aérea de Estados Unidos los adolescentes que la visitan confunden una cónsola con un videojuego y dirigen los drones en vuelo contra la propia base, que revienta en añicos.

4

Un teniente coronel en un cubículo de Las Vegas recibe la orden de repetir el ataque contra una casa en el Yemen ya demolida por un dron, a fin  de arrasar con  hombres y mujeres que acuden a rescatar heridos y cadáveres. “Pero eso es lo que hacen los terroristas”, objeta. Un micrófono repite la orden de repetir el ataque. Más tarde,  ordena repetirlo contra los dolientes que acuden al entierro.

5

El Presidente de Estados Unidos inicia la reunión  de la Kill list, la lista de asesinatos selectivos o más bien sicariatos teledirigidos de hombres, mujeres, niños, que autoriza semanalmente  contra países con los cuales no está en guerra. Mientras elige del exquisito menú, una llamada lo interrumpe para comunicarle que ha ganado el Premio Nobel de la Paz.

6

El técnico que dirige el dron desfallece al ver que en la pantalla aparece el rótulo de Pérdida de Contacto. Se alivia al recordar que al perder contacto el dron regresa automáticamente: se sobresalta al recordar que el artefacto vuelve con su carga intacta, que la pérdida de contacto  impide anular la orden de que estalle.

7

Los asesinos a control remoto celebran el nuevo método de asesinar sin temor ni riesgos. Como buenos ignorantes, desconocen lo que cualquier aeromodelista sabe: las frecuencias de un aparato teledirigido pueden ser interferidas, voluntariamente o por casualidad, haciendo que los drones asestados contra un Presidente se desvíen y estallen antes de alcanzar el objetivo.

8

El Presidente del Imperio había afirmado anteriormente sobre el mandatario amenazado que había que sacarlo del poder. La opositora María Corina Machado, declaró en televisión: “aquí nadie está chupándose el dedo y pensando que Maduro va a salir por la buenas, por Dios. (…) La salida es por la fuerza, y fuerza es fuerza”.  El Presidente Santos profetiza el 11 de mayo para Venezuela  “un cambio de régimen, que vendrá y vendrá muy pronto” e insiste en agosto que “Veo cerca la caída del ‘régimen’ de Maduro”, precisando que “ojalá mañana”. En Miami el showman  Jaime Baily  conoce el plan de asesinar al  Presidente de Venezuela a control remoto, y ofrece comprar otro dron para ello: “Me dijeron: el sábado vamos a matar a Maduro con drones. Hemos probado los drones en Caracas, funcionan. Y yo les dije `hágale´, `vamos para adelante´”. La animadora Patricia Poleo lee en Miami  un comunicado de una supuesta organización clandestina que se responsabiliza por el atentado. Los responsables ni son clandestinos ni se esconden. La posibilidad de matar sin riesgo y sin consecuencias al mismo tiempo anestesia la cobardía y exalta la prepotencia de las conciencias teledirigidas.

9

El incidente narrado en el punto 1 es de La misión Barzac, última novela de Julio Verne antes de su muerte en 1905. El del punto 2, es de mi novela Abrapalabra (1980). El del 3 es un episodio del dibujo animadoBeavis & Butthead, de Mike Judge (1997).  El del 4 es de la película Good Kill, escrita y dirigida por Andrew Nicol (2014). Todos los demás  son repulsivamente verídicos.  En este mundo traidor la realidad no sólo supera la ficción: la contamina.

10

Decía Lenin que el terrorismo es el recurso de un movimiento político que no ha podido relacionarse con las masas. El atentado contra el Presidente Maduro revela que la oposición no tiene ascendiente para calentar la calle, ni vínculos para sublevar al ejército. En dos décadas, es el segundo intento de magnicidio en el que recurren a las oligarquías de Colombia. No tenían más plan que salir de Chávez, ahora no tienen más proyecto que salir de Maduro. Pero ni la muerte del primero ni la amenaza contra el segundo acabarán con el bolivarianismo. A las revoluciones no las matan los drones, sino los ladrones.

Fuente: Blog del autor

HA SIDO UN DISCURSO INSÓLITO, AGRESIVO, DE DOMINACIÓN, DESCARNADAMENTE IMPERIALISTA. BRUNO RODRÍGUEZ

Jorge Gestoso entrevista al canciller cubano, Bruno Rodríguez Parrilla, en la sede de la onu. foto tomada de Twitter
Jorge Gestoso entrevista al canciller cubano, Bruno Rodríguez Parrilla, en la sede de la onu. Foto: Tomada de Twitter

Jorge Gestoso.- Señor Canciller, gracias por estar con nosotros.

Bruno Rodríguez.- Muchas gracias.

Jorge Gestoso.- Su reacción ante el discurso de esta mañana de Donald Trump.
Bruno Rodríguez.- Ha sido un discurso insólito, agresivo, de dominación, descarnadamente imperialista. Me sorprendió la manipulación que hace del tema de la soberanía, qué significa soberanía para los Estados Unidos, avasallamiento para todos los demás; ignora totalmente el concepto de igualdad soberana que inspira a las Naciones Unidas.

Su ataque contra Venezuela: brutal, injustificado, arbitrario. Llama a acciones adicionales contra Venezuela. ¿A qué se refiere, a la opción armada, a algo peor? Y quiero, entonces, al condenar sus palabras, reiterar la solidaridad de Cuba, absoluta, al pueblo bolivariano y chavista, a su unión cívico-militar, al gobierno que encabeza el presidente constitucional Nicolás Maduro Moros.

Su amenaza de destrucción de un país de la península coreana es extraordinariamente grave. Amenaza con incendiar la península coreana con una conflagración necesariamente nuclear, que podría poner en peligro a toda la humanidad. Un conflicto que no puede tener, no tiene en modo alguno, solución militar.

El gobierno del presidente Trump es el gobierno que perdió el voto popular, que tiene, además, una popularidad bajísima entre los que pagan los impuestos en este país; sin la menor autoridad moral para criticar a Cuba, un país pequeño, una isla solidaria que tiene una amplia cooperación internacional, un gobierno de reconocida limpieza y transparencia, un pueblo noble y trabajador, la sede del proceso de paz de Colombia, un país reconocido como un factor de estabilidad. Y lo hace el jefe de un imperio, responsable de la mayor parte de las guerras que ocurren hoy en el planeta y que es un factor de profunda inestabilidad mundial y de gravísimas amenazas a la paz y a la seguridad internacional. Rechazo enérgicamente los planteamientos del presidente Trump.

Jorge Gestoso.– Se escuchó la posibilidad de que se rompieran las relaciones con Cuba, o que se redujeran significativamente. ¿Su reacción?

Bruno Rodríguez.– Bueno, el Presidente no lo dijo en su discurso. Son temas que comentaré más adelante; intervendré yo en los próximos días en el debate general y podré referirme con detenimiento a los asuntos de la agenda internacional, incluso, bilateral con Estados Unidos.

Jorge Gestoso.- Por último, su reacción ante el horrible terremoto que acaba de vivir México de 7,0 y, hasta el momento, decenas de muertos, ¡una tragedia!

Bruno Rodríguez.-Después del terremoto reciente, justamente en el aniversario del terrible terremoto que asoló la ciudad de México, he expresado al gobierno mexicano, al pueblo mexicano, a su delegación aquí nuestras profundas condolencias. También a los familiares de las víctimas, a los damnificados, y estamos a disposición de México.

De la misma forma que estamos movilizando nuestros esfuerzos para contribuir con las islas del Caribe Oriental, en particular Dominica, que ha sido asolada de una manera gravísima. Tenemos allí 36 colaboradores cubanos y estamos encontrando la manera de hacer llegar más ayuda.

Jorge Gestoso.– Muchas gracias, Canciller. Muchísimas gracias por estar con nosotros.

Bruno Rodríguez.- Gracias a Telesur.

Muchas gracias.

(Versiones Taquigráficas-Consejo de Estado)

DISCURSO ÍNTEGRO DEL PRESIDENTE DONALD TRUMP EN LA ASAMBLEA GENERAL DE LA ONU. 19 DE DE SEPTIEMBRE DE 2017, AQUÍ.

 

TRUMP FUE TRUMP EN LA ONU. SERGIO ALEJANDRO GÓMEZ

En la propia sesión varios mandatarios como Macron (izquierda) y Evo Morales se pronunciaron en contra de las palabras de Trump. Fotos: Reuters (izquierda) y EFE 

Si alguien esperaba ver un estadista, un presidente ecuánime capaz de convencer siquiera a sus aliados, un líder que por lo menos asumiera los compromisos mundiales, se quedó con las ganas. Donald Trump fue sencillamente Donald Trump en su primer discurso en la Asamblea General de las Naciones Unidas.

El mandatario norteamericano retomó su retórica aislacionista y lanzó amenazas contra medio planeta.

«Como presidente, siempre pondré a Estados Unidos primero», sostuvo ante un organismo que es símbolo del multilateralismo y los esfuerzos conjuntos entre las naciones del globo.

En una belicosa alocución, alardeó del poderío militar de su país y del presupuesto de 700 000 millones de dólares que dedica a la guerra. Añadió que Washington está dispuesto a utilizar las armas cuando considere necesario.

«Estados Unidos tiene gran poder y paciencia, pero si es forzado a defenderse y defender a aliados, no tendremos otra opción que destruir totalmente a Corea del Norte», dijo al referirse a las tensiones en la península coreana, que han marcado la agenda internacional durante los últimos meses.
Sus palabras levantaron un murmullo en la sala y no tardaron en llegar los llamados a la calma.

Durante un mitin electoral en Schwerin (noreste de Alemania), la canciller Angela Merkel prometió luchar con «todas sus fuerzas» para que se imponga una «solución diplomática» en el conflicto con la República Popular Democrática de Corea.

A pesar de la retórica belicista, los principales expertos coinciden en que no existe una «solución militar» para la situación en la península coreana, donde una guerra implicaría millones de muertos y un número sin precedentes de desplazados, incluso si no se llega al uso de armas nucleares.

Trump cargó una vez más contra el pacto nuclear alcanzado en el 2015 entre Irán y seis potencias (Estados Unidos, Reino Unido, Francia, Alemania, Rusia y China).

Calificó el acuerdo firmado durante el gobierno de Barack Obama como una «vergüenza para Estados Unidos» y dio señales claras de que su gobierno sopesa cancelarlo.

Desde Nueva York, el presidente iraní Hasan Rohani advirtió que Estados Unidos perderá la confianza de la comunidad internacional si abandona sus compromisos con Teherán.

«Después de un posible escenario así, ¿qué país estaría dispuesto a sentarse a una mesa con Estados Unidos y hablar sobre temas internacionales?», se preguntó Rohani.

El discurso de Trump solo parece haberse llevado las palmas de su aliado israelí, Benjamin Netanyahu, quien lo calificó como el más «valiente» de los últimos 30 años en la ONU.  Seguir leyendo TRUMP FUE TRUMP EN LA ONU. SERGIO ALEJANDRO GÓMEZ