Archivo de la etiqueta: IVONNE SUÁREZ

LA ROSA QUE HO CHI MINH REGALÓ A UNA CUBANA

A sus 21 años, Ivonne Suárez Roche se convirtió en la primera cubana que estudió el idioma vietnamita. Durante un largo período fue también la única en hablarlo en la Isla, además de la única extranjera traductora del Tío Ho
La rosa que Ho Chi Minh  regaló a una cubana
En la visita y el intercambio con el tío Ho este dio muestras de cariño por la Revolución Cubana y su líder. Foto: Cortesía de la entrevistada 

«Por Vietnam estamos dispuestos a dar hasta nuestra propia sangre».

                                                                                                                   Fidel

RECORRÍA un jardín muy lindo junto a Ho Chi Minh, después de visitar parte de la casa del líder vietnamita, cuando este le dijo: «si le gusta una de esas rosas cójala… Fue a arrancarla enseguida, pero en un tono muy dulce este la requirió: «las flores no se arrancan así, pues sino después no nacen…» Entonces el Tío Ho buscó la tijera que tenía cerca, cortó la flor y se la entregó.

El anterior está entre los muchos recuerdos que la cubana Ivonne Suárez Roche guarda de la «Tierra de los anamitas», y que ha conservado como tesoros durante toda su vida. Hasta la fecha en que aquella rosa llegó a sus manos, el domingo 22 de enero de 1967, le quedó marcada para siempre.

  La joven que entonces tenía 21 años es ahora una mujer de 76 que comienza a buscar en dos grandes álbumes, ya amarillentos por el paso del tiempo, pero muy bien conservados y con inscripciones vietnamitas, el sitio donde está disecada la rosa. Al verla me dice: «Todavía se conserva muy bien. Es algo que guardo con mucho amor».

—¿Cómo llegó usted a ser traductora de Ho Chi Minh?

—Fue a solicitud de nuestro embajador por aquella fecha —Julio García Olivera— para facilitar el diálogo durante una visita de una delegación encabezada por Santiago Álvarez, el documentalista, quien visitó aquel país interesado en crear una de sus obras.

«Cuando Ho Chi Minh nos recibió creyó que yo era la hija del embajador. Entonces me abrazó y le preguntó a Julio: ¿esta es su hija?…. Él le respondió que no, que yo hablaba vietnamita. Y seguía insistiendo: «ay, su hija habla vietnamita, qué linda… Le aclaré nuevamente que yo era la traductora, el respondió: «¿entonces nos va a traducir?, y le dijo a su traductor que no era necesario que estuviera, que yo lo iba a hacer.

«Imagina, el traductor no sabía qué hacer, pero al final me quedé yo. A ningún Jefe de Estado le traduce un extranjero, siempre es alguien de su país».  Seguir leyendo LA ROSA QUE HO CHI MINH REGALÓ A UNA CUBANA