Archivo de la etiqueta: JAPÓN

LOS COLORES DEL HONGO. ENRIQUE MILANÉS LEÓN

HONGO ATÓMICO.jpg
El hongo atómico de Nagasaki, la segunda bomba lanzada por Estados Unidos sobre Japón, el  9 de agosto de 1945. Foto: Internet

ENRIQUE MILANÉS LEÓN / JUVENTUD REBELDE

Todavía a la humanidad le nacen días como este, genéticamente lastrados por el dolor de aquella bomba. Y con él, domingo de minutos torcidos y cicatriz atómica, llegan de nuevo trozos de la conmoción que estremeció Japón.

Todavía a la humanidad le nacen días como este, genéticamente lastrados por el dolor de aquella bomba. Y con él, domingo de minutos torcidos y cicatriz atómica, llegan de nuevo trozos de la conmoción que estremeció a Japón cuando en la mañana del 6 de agosto de 1945 Hiroshima no fue más que un espeso silencio frente a los teléfonos y telégrafos que al otro lado del hongo indagaban por ella. ¿Qué te pasó, Hiroshima…?

Fue ella el blanco del primer ataque nuclear de la Historia. Estados Unidos, la mayor potencia bélica entonces y actualmente, optó por cerrar la guerra haciendo en segundos el mayor tajo a una ciudad en ayunas. Y tres días después, cuando la piel y el shock ardían por igual, otra bomba letal, del mismo «remitente», mordía Nagasaki. Japón se rindió pero perdimos todos.

Más de un cuarto de millón de muertos—que se fueron de la vida sin justicia ni aviso— entre ambos genocidios merecerían al menos la cordura de un mundo que se empeña en matar, sin embargo seguimos en una cuerda floja entre balas y diálogos. Hace una falta urgente el equilibrio del mundo, esa utopía lograble que tanto desveló a José Martí y que él nos dejó como misión y herencia.

He ahí otra tarea de Cuba Libre: servir de valladar frente a cualquier conflicto. Por eso hace tres años la Celac proclamó en La Habana que esta América Nuestra es Zona de Paz. Y así como Martí entendía que el liderazgo antillano de su Isla podría reflejarse en un papel activo para encontrar concordias, sus hijos, que ayudamos a avivar colombianos amores, comprendemos que también defendemos la patria cuando exigimos respeto a Venezuela.

No, no hay frontera posible si está en juego la vida. Luego de 72 agostos, todo terrícola debe sentirse familiar cercano de los hibakushas —los menguantes sobrevivientes japoneses—, invitarlos a andar en cualquier latitud, limpiar con ellos el sendero de la memoria y entender de una vez que solo la paz convertirá en flor la grisura maligna de aquel hongo.

HONGO ATÓMICO 2

FUKUSHIMA: SEIS AÑOS DESPUÉS, SEIS OBSERVACIONES Y UNA REFLEXIÓN. RODRÍGUEZ FARRÉ y LÓPEZ ARNAL

FUKUS1.jpg

EDUARD RODRÍGUEZ FARRÉ y SALVADOR LÓPEZ ARNAL / EL VIEJO TOPO

1. El Pacífico contaminado. El desastre, la hecatombe nuclear de Fukushima, ha contaminado el océano más grande del mundo en sólo seis años [1]

Recordemos brevemente lo sucedido [2]: en 2011, un terremoto -se ha afirmado que probablemente fuera una réplica del terremoto de 2010 en Chile- generó un tsunami que causó un colapso en la planta nuclear de TEPCO (Tokyio Electric Power Company) en Fukushima, Japón, con seis reactores nucleares. Tres se derritieron. Lo que sucedió después fue la mayor liberación de radiación al agua en la historia del mundo: los productos radiactivos, algunos en cantidades aún mayores que en Chernobyl, se filtraron en el océano Pacífico.

Las cantidades, es razonable conjeturarlo sabido lo que sabemos, pueden ser mucho más altas que las estimaciones oficiales japonesas que, para muchos científicos, son muy inexactas.

Fukushima sigue arrojando, a día de hoy, unas 300 toneladas de desechos radiactivos al mar, al Pacífico. Diariamente. Y continuará haciéndolo en el futuro. La fuente de la fuga no puede ser sellada. Es inaccesible tanto para los trabajadores (desesperados o ignorantes, en muchos casos, del riesgo que están corriendo por la tarea realizada) como para robots, debido a las temperaturas extremadamente altas.

Fukushima puede llegar a ser el peor desastre ambiental en la historia de la humanidad. Empero, actualmente, apenas es mencionado por la mayoría de políticos institucionales y por muchos científicos no concernidos, y está más que ausente de las informaciones periodísticas de los grandes medios. Una posible explicación: TEPCO, la propietaria de la central siniestrada y de muchas otras centrales atómicas japoneses, una gran corporación sin duda, puede ejercer un fuerte control, directo o indirecto, sobre empresas de noticias y sobre muchos políticos.  Seguir leyendo FUKUSHIMA: SEIS AÑOS DESPUÉS, SEIS OBSERVACIONES Y UNA REFLEXIÓN. RODRÍGUEZ FARRÉ y LÓPEZ ARNAL