Archivo de la etiqueta: JUAN ROMERO

UN NOMBRE EN LA PARED Y LA HISTORIA DEL ÚLTIMO SUPERVIVIENTE ESPAÑOL DEL CAMPO NAZI DE MAUTHAUSEN

Una vieja construcción de Lleida fue reconvertida en hospital de campaña por el Ejército de la República durante la Batalla del Ebro, en cuyas paredes se conservan dibujos, garabatos y nombres de los militares  que por allí pasaron.
5f2014a1e191f
Pintada con el nombre de Juan Romero en lo que fue un hospital de soldados republicanos en Soleràs.- MIQUEL ANDREU

ALEJANDRO TORRÚS

ALEJANDRO TORRÚS 4En el pequeño municipio de Soleràs, en la comarca de Les Garrigues, en Lleida, se ubica Casa Seró, una vieja construcción privada que durante la cruenta Batalla del Ebro fue reconvertida por el Ejército de la República en un pequeño hospital. La Guerra terminó, la II República desapareció y Casa Seró volvió a manos de sus propietarios.

Pero hubo un detalle, una habitación, que permaneció inmutable a lo largo de más de 80 años. En sus paredes se conservan dibujos, garabatos y nombres de los militares republicanos que pasaron por el improvisado hospital. Entre todas ellas se leía, escrito a lápiz, un nombre: Juan Romero.

Un nombre demasiado común que no aparecía en los registros. ¿Quién sería este Juan Romero? ¿Sería uno de los más de 140 personas que fueron enterrados en una fosa común tras fallecer en este hospital?

El periodista catalán Miquel Andreu, redactor en Som Garrigues, anotó el nombre y comenzó una búsqueda, pero no conseguía reunir información clara sobre ningún Juan Romero que hubiese pasado por el hospital de Soleràs. Pasaron varios años y Andreu volvió a introducir el nombre en Google.

5f2afa00c1e6b
Pared en Casa Seró con dibujos realizados por soldados republicanos. Está construcción fue un Hospital del Ejército republicano durante el conflicto bélico. /Imágenes cedidas a ‘Público’ por los propietarios de la casa

Esta vez sí había información de un Juan Romero. Este diario y Cordópolis informaban de que Juan Romero, de 101 años, era el último superviviente español vivo del campo de concentración nazi de Mauthuansen (del que ahora se cumplen 80 años de la llegada del primero grupo de españoles presos). ¿Sería este el Juan Romero que pasó por el hospital de Soleràs? Su biografía, recogida en Deportados.es, señalaba que había combatido en la Batalla del Ebro y que había sido herido.

“Me puse en contacto con la familia de Juan Romero gracias a Público y pude mandarle las fotos de las paredes. Su hija Janine y su nieta me confirmaron, tras hablar con Juan, que efectivamente esa era su firma y su letra“, explica a este diario Miquel Andreu. Romero, de 101 años y residente en Francia, ya no recordaba el nombre del pueblo en el que fue atendido tras caer herido. Solo que desde allí fue trasladado a Barcelona donde iniciaría un largo camino en el exilio que le llevaría al campo nazi de Mauthausen, donde ingresaría con el número 3799.

La habitación donde se encuentran las firmas está en la segunda planta de la Casa Seró, justo en el extremo donde el sol pega en los mediodía de invierno permitiendo una temperatura más templada. Su actual dueño Sergi Seró explica a Público que durante muchos años la habitación cumplió las funciones de corral y que desde niño su abuelo le explicó que aquellas firmas y aquellos dibujos pertenecían a soldados republicanos que habían sido atendidos en aquella misma casa durante la Guerra Civil.

5f2afa17f0485
Pared en Casa Seró con dibujos realizados por soldados republicanos. Está construcción fue un Hospital del Ejército republicano durante el conflicto bélico. /Imágenes cedidas a ‘Público’ por los propietarios de la casa

“Supongo que utilizarían esta habitación en invierno porque da el sol y se está mejor que en otras partes de la casa y que las pintadas y los dibujos a lápiz serían una forma de entretenerse y matar las horas muertas. Además de la firma de Juan Romero hay nombres de pueblos, dibujos y también otras firmas. Para mí era impensable que se pudiera identificar a una de las personas que estuvo aquí durante aquellos años”, prosigue Seró.

Los días o semanas que Romero pasó en este lugar, a apenas unos kilómetros de un frente de batalla que acababa de decir la suerte de la guerra, sus últimos días de relativo reposo. El soldado de la 33 brigada del XV Cuerpo de Ejército fue trasladado a Barcelona y en febrero de 1939, junto con otras decenas de miles de personas, pasó a Francia por Puigcerdà. Pero la acogida de los franceses no fue la esperada, la II Guerra Mundial estaba a punto de estallar y el joven Juan Romero no podía ni imaginar lo que vendría por delante.

Las autoridades francesas internaron a Romero en el campo de concentración de Vernet d’ Ariège. Pero no duraría mucho. La II Guerra Mundial se avecinaba y Romero se unió a la Legión Extranjera para seguir combatiendo al fascismo en Europa.

Un año más tarde la Alemania nazi invadiría Francia y Romero fue hecho prisionero y trasladado al campo de prisioneros de guerra stalag III-A, desde donde fue deportado a Mauthausen un año después tras la negativa de Franco de reconocer como españoles a los exiliados.

5f2afa2a8a9cd
Pared en Casa Seró con dibujos realizados por soldados republicanos. Está construcción fue un Hospital del Ejército republicano durante el conflicto bélico. /Imágenes cedidas a ‘Público’ por los propietarios de la casa

Este 6 de agosto se cumplen precisamente 80 años de la llegada de 398 prisioneros españoles a Mauthausen, los primeros de muchos de los que terminaron recluidos en el campo de exterminio nazi, donde fallecieron dos de cada tres españoles que estuvieron allí. Seguir leyendo UN NOMBRE EN LA PARED Y LA HISTORIA DEL ÚLTIMO SUPERVIVIENTE ESPAÑOL DEL CAMPO NAZI DE MAUTHAUSEN

BRZEZINSKI, DONALD TRUMP, EL SISTEMA-MUNDO Y VENEZUELA. JUAN ROMERO

juan-romero-1JUAN ROMERO / 15 Y ULTIMO 

El mundo se prepara para uno de los traspasos de mando más significativos de la historia política gringa: el “progre” Obama, Premio Nobel de la Paz, cede el lugar al “retrógrado” Trump. Se esperan grandes cambios, sin embargo, como suele suceder en estos casos y a semejantes alturas, los contrastes marcados no siempre son tales, y más bien en más de un aspecto seguramente nos encontramos ante el mismo musiú con diferente cachimbo, como dice el sabio refrán popular. Juan Romero nos lo cuenta para 15 y Último.

Mucho se habla de los EE.UU. y su geopolítica, pero también es mucho lo que se ignora de las bases conceptuales y los denominados “tanques pensantes” que nutren las posiciones extremas de los presidentes del coloso del Norte. Quizás uno de los casos más emblemáticos es el de Zbigniew Brzezinski, polaco-norteamericano que ha sido connotado asesor de diversos presidentes de EE.UU., desde Jimmy Carter, hasta Barak Obama y todo parece indicar una notoria influencia en diversos postulados emitidos por el presidente electo, Donald Trump.

Pero, ¿cuáles son las tesis geopolíticas sostenidas por este intelectual norteamericano? En primer lugar, ha sostenido desde hace años la posibilidad de una convergencia entre los EE.UU. y Rusia, en función de constituirse como hegemones mundiales o, en las tesis de Immanuel Wallerstein, imperios-mundos. Ese planteamiento le ha acarreado notorias resistencias entre otros tanques pensantes neoconservadores, pero se basa en considerar que la capacidad tecnológica, militar y sobre todo económica de los EE.UU. no puede por sí sola dominar el mundo en lo que resta del siglo XXI. El creciente gasto acarreado por la estrategia militar del unilateralismo globalizante, llevado adelante por las gestiones de George Bush (padre e hijo), Bill Clinton y Barak Obama, queda demostrado en el hecho de que ese rubro representaba un 2,9% del PIB en el año 2000, para 2010 alcanzó 4,66%, y para 2016 representó un 2,8%. La disposición de enormes recursos para mantener el aparato militar y así mantener la supremacía hegemónica, ha generado un debate ante el fracaso de esa meta unilateral. Es ese el principal argumento esgrimido por Brzezinski, y reproducido en el discurso presidencial de Trump, durante la campaña electoral.  Seguir leyendo BRZEZINSKI, DONALD TRUMP, EL SISTEMA-MUNDO Y VENEZUELA. JUAN ROMERO