Archivo de la etiqueta: LE MONDE DIPLOMATIQUE

NUESTRAS BATALLAS. IGNACIO RAMONET

DOMINIO PÚBLICO

Tierra seca y cuarteadad cerca de un parque eólico en la provincia china de Gansu. REUTERS / Carlos Barria.

IGNACIO RAMONET*

Hace 25 años, en noviembre de 1995, se publicaba, en España, el primer número de Le Monde diplomatique en español, una traducción y adaptación del prestigioso mensual francés, considerado como el mejor medio del mundo consagrado a la geopolítica, fundado en 1954. Lanzarlo e instalarlo sólidamente en el panorama de las revistas españolas dedicadas a la política internacional y a los temas sociológicos más problemáticos no fueron tareas fáciles. Y hay que rendir homenaje a todos los equipos, mujeres y hombres (gerentes, administradores, secretarios, diseñadores, traductores, correctores, cartógrafos, redactores, periodistas, etc.) que tanto se han sacrificado, ofreciendo todo su talento, para que puntualmente, cada mes, nuestra revista esté en los kioscos. Y debemos agradecer a nuestros suscriptores y a nuestros lectores su gran fidelidad, su total solidaridad y su apoyo constante sin los cuales nuestra publicación no hubiese podido mantenerse tantos años.

Le Monde diplomatique en español tiene la misión y el compromiso de desvelar la realidad del mundo. Más allá de las apariencias, desgarrando el tupido velo que tejen los grandes medios dominantes para ocultar las verdades que molestan, nuestros analistas ofrecen una lectura esclarecedora de lo que ocurre en el planeta. Una lectura plural, contrastada, indócil, exigente… Apostando siempre por el pensamiento crítico y la inteligencia de los lectores. Nuestra revista no pertenece a ningún partido, a ninguna capilla, a ninguna empresa multinacional, a ninguna doctrina. La única disciplina que se impone aquí es la de pensar libremente y, en la medida de lo posible, a contracorriente.

No es nada fácil. Y menos aún en estos momentos tan dramáticos cuando esta pandemia feroz sigue acosándonos y cuando la humanidad está viviendo un momento de gran transición.

En estos 25 años, el mundo ha cambiado mucho. La geopolítica de las grandes potencias estuvo casi inmovilizada durante medio siglo, durante lo que se llamó la “guerra fría”, entre el final de la Segunda Guerra Mundial (1945) y el derrumbe de la Unión Soviética (1991)… Pero en estos últimos 25 años, la historia se volvió a poner en marcha, y el mundo se mueve hacia una dirección desconocida… Las certidumbres de antaño han dejado de serlo, pero el nuevo panorama está aún bien borroso. Además, para añadir confusión, en estos últimos 25 años, el mundo ha visto la mayor revolución tecnológica en materia de comunicación desde la invención de la escritura hace cinco mil años.

Por otra parte, y como siempre que se desvanecen las certidumbres, están surgiendo nuevos temores… Al razonamiento lógico sucede el pensamiento mágico. Antes de aquella afirmación de Gramsci: “Muere el viejo mundo, el nuevo tarda en aparecer, y en ese claroscuro surgen los monstruos”, ya nos había avisado Goya: “El sueño de la razón produce monstruos”. Y una vez más, en estos tiempos confusos, aparecen algunos ilusionistas haciendo creer que todo se podría resolver con una varita mágica que señala al “eterno culpable” de nuestros tormentos: el extraño extranjero. Ayer judío o gitano, hoy inmigrante o musulmán. El racismo y la xenofobia ancestrales como solución elemental a complejos problemas contemporáneos… ¡Qué miseria! Pero, en efecto, en toda Europa están resurgiendo las extremas derechas y los movimientos abiertamente racistas, antisemitas e islamófobos. Es legítimo que nos preguntemos si se repetirá la historia, esta vez como farsa. Por eso, en Le Monde diplomatique en español nos oponemos con todos los recursos del racionalismo y de la democracia a esta subida de los extremismos de derecha. Nuestro análisis es que el nuevo mundo afronta, además de la pandemia de la covid-19, tres crisis globales que amenazan radicalmente el futuro de la humanidad: 1) el cambio climático; 2) las migraciones masivas; y 3) los efectos no controlados de las nuevas tecnologías.

Sobre el cambio climático no nos extenderemos porque ya es una evidencia para muchos ciudadanos… Cada uno de nosotros ha vivido recientemente, en su entorno inmediato, un fenómeno climático que jamás antes había conocido (tempestad, inundación, incendio, sequía, calor asfixiante, lluvias torrenciales, nevada catastrófica, frío extremo, vientos huracanados, etc.). Hay una toma de conciencia general a propósito de la emergencia climática; de la necesidad de modificar nuestros hábitos de consumo; de la urgencia de descarbonizar la energía; de optar por un sistema de producción que no emita gases de efecto invernadero… Porque si no detenemos el calentamiento del planeta vamos hacia el colapso de nuestra civilización. Y nos precipitamos hacia el fin del mundo…

Seguir leyendo NUESTRAS BATALLAS. IGNACIO RAMONET