Archivo de la etiqueta: LEONARD COHEN

LEONARD COHEN: EL SUSURRO DE LA VIDA POSIBLE. RAMÓN GONZÁLEZ CORREALES

RAMÓN GONZÁLEZ CORREALES / REVISTA HIPÉRBOLE
Publicado el 11 de noviembre de 2016

No deja de ser sorprendente lo que, a veces, acompañan los que se sienten solos; el valor que infunden los que nunca dejan de tener miedo; la esperanza que irradian los que nunca han dejado de sentir el sabor de la muerte;  la identidad que procuran los que han necesitado viajar mucho y no se sienten exactamente de ninguna parte. Ahora parece que la mejor vida solo puede surgir de una infancia perfecta y de una vida fácil donde todo es juego, caricias y pensamiento positivo. Pero a menudo los que más nos gustan surgieron de infancias oscuras o adolescencias turbulentas  que nunca les dejaron dudas del dolor de las heridas que no se curan nunca y por tanto de la dulzura del placer, de la belleza, del sol que ilumina algunas mañanas, de la intimidad del mejor amor.

Leo que Leonard Cohen sintió miedo toda su vida pero el susurro roto de su voz aportaba algunas certezas inmediatas que se deslizaban por debajo de la piel y daban un extraño calor, como si recordarán algo primordial sobre lo que podemos llegar a ser, el eco de otro mundo posible con voces con las que conversar y ser reconocidos, donde pudiera existir una oportunidad para los que buscan sueños que no encuentran o han perdido pie en la vida.  Seguir leyendo LEONARD COHEN: EL SUSURRO DE LA VIDA POSIBLE. RAMÓN GONZÁLEZ CORREALES

LAS TRES MUERTES DE (LEONARD) COHEN / HERMANN BELLINGHAUSEN

 

leonard-cohen-81
Leonard Cohen

HERMANN BELLINGHAUSEN / LA JORNADA

Así como moría, renacía. Fue un hombre con suerte, por más que se quejara con la crudeza de su voz inconfundible y lenta que le dio 50 años de fama mundial. A diferencia de los trovadores de la época (de Brassens a Moustaki, de Serrat a Silvio, de Guthrie a Dylan) y de las estrellas de rock que brotaron en los sesentas gritando presunta o real poesía y transformando los sonidos y las funciones públicas de la música, Leonard Cohen ya era un autor reconocido, estrella emergente de la literatura canadiense. Con cuatro libros de poesía y dos novelas extraordinarias, iba camino a ser una gloria en el universo de papel de la literatura. Pero en 1967 toma una decisión anormal. De pronto quiso ser como Bob Dylan. Y se fue a reinventar a Nueva York con la disquera de su nuevo modelo (Columbia), con su agente (Albert Hammond) y su productor (Bob Johnston). Nunca un músico completo más allá de los acordes a la Hank Williams y las lecciones folclóricas de García Lorca, musicalizó poemas publicados con antelación. El impacto cultural supera su éxito comercial. Canciones de Leonard Cohen (1967) y Canciones desde un cuarto (1968) lo vuelven un poeta fundamental en muchos lugares del mundo y sobrevive a su primera muerte.  Seguir leyendo LAS TRES MUERTES DE (LEONARD) COHEN / HERMANN BELLINGHAUSEN