Archivo de la etiqueta: LEYDE ERNESTO RODRÍGUEZ HERNÁNDEZ

EUROPA: DESILUSIONES Y DESAFÍOS GEOPOLÍTICOS. LEYDE ERNESTO RODRÍGUEZ HERNÁNDEZ

EUROPA 1

Dr. LEYDE ERNESTO RODRÍGUEZ HERNÁNDEZ*

LEYDE 3En los últimos años he dedicado un espacio de mi actividad docente a la investigación sobre las problemáticas relacionadas con Europa y, especialmente, sobre los procesos y fenómenos que aturden a la Unión Europea.

Así surgieron algunas publicaciones sobre esos temas: “Unión Europea: múltiples crisis y estrategia global en el siglo XXI”; “El Brexit[1] en las relaciones Reino Unido-Unión Europea. Impactos geopolíticos”; “La Unión Europea: múltiples crisis, desafíos y oportunidades en el siglo XXI”; “La Unión Europea: Imperfecciones, desafíos y oportunidades”, entre otras, que se pueden encontrar en referencias académicas cubanas e internacionales con políticas de Acceso Abierto. [2]

Ahora pretendo, en plena pandemia del SARS-CoV-2 enfermedad COVID-19, comentar que las tesis expuestas en aquellos trabajos han mantenido vigencia y que la pandemia de Covid-19 no hizo más que evidenciarlas en toda su magnitud y crueldad, acelerando sus impactos en la geopolítica europea a escala regional  e internacional.

La pandemia de la Covid-19 demostró lo que algunos analistas políticos no deseaban reconocer: la fragilidad de Europa y de sus instituciones de integración en relación con las múltiples crisis que la aquejan desde el 2008.

Las causas de las vulnerabilidades y de la irrisoria efectividad frente al coronavirus, no se debieron al poderío destructivo del virus, sino a la incapacidad de acción colectiva de una Unión que venía paralizada en sus metas supremas de integración y obtención de mayores cuotas de poder e influencia estratégica global. Así los ciudadanos europeos pudieron constatar que el llamado “Estado de Bienestar General” ya no existía o era microscópico, equiparándose en ese sentido a la COVID-19, pues solo esos servicios continúan disponibles en beneficio de aquellos con posibilidades o recursos financieros para alcanzar sus bondades.

Y eso se debe a que Europa ha permanecido afectada por la crisis sistémica capitalista manifiesta en múltiples problemáticas de índole: económico, político, social, moral e institucional. De ahí el retroceso o pérdida de valor simbólico de la Unión Europea a nivel local, regional y global, a pesar de sus incuestionables avances históricos en el proceso de integración, que han servido de referencia para otras organizaciones regionales. La integración europea fue deteriorada por los líderes políticos que impulsaron la salvaje economía neoliberal en beneficio propio, de las transnacionales y de los sectores ricos, empobreciendo a las mayorías.

En el contexto del trágico azote de la COVID-19, la Unión Europea  mantuvo su tradicional conducta neoliberal. Bajo ese signo proliferaron acciones de salvamento de la economía mediante la inyección de dinero para amortiguar los daños de la crisis económica capitalista (2008-2020), agudizada con los nuevos impactos de las cuarentenas y las interrupciones en los procesos productivos. Esta particular gestión deshumanizada no es nueva, recordemos que durante la crisis iniciada en el 2008 las instituciones europeas decidieron salvar los bancos y no a las personas. Las entidades bancarias capitalistas son muy poderosas, pero millones de personas permanecen, al mismo tiempo,  vulnerables y desamparadas.

En el neoliberalismo identificamos la verdadera causa de las múltiples crisis, de los daños humanos y materiales provocados antes y durante el desarrollo de la pandemia. Y seguramente también después, si el rol del estado en la economía no se instaura con rapidez o en calidad de una lección aprendida.

Al priorizar -a toda costa-, la economía y subestimar el entramado social, los máximos representantes de la referida Unión no encontraron una respuesta estratégica al colapso de los sistemas sanitarios y fue imposible evitar la muerte diaria de cientos y miles de personas en toda Europa. En la observación de esas perdurables condiciones uno se pregunta: ¿Qué pasará con la integridad de la Unión Europea? ¿Qué ocurrirá si surgen nuevas pandemias o una catástrofe natural afecta el continente europeo? ¿Cuál será el lugar de la Unión Europea y de la propia Europa en el sistema internacional en transición hacia la multipolaridad en el siglo XXI?

Tendencias contradictorias y geopolítica global 

La llamada etapa pospandemia abre un escenario de tendencias contradictorias. En esa atmósfera de incertidumbre no pocas personas en el mundo aspiran a una auténtica normalidad de signo  posneoliberal y poscapitalista.

Otro mundo es posible, pero el peor de los mundos –capitalismo- sobrevive a una pandemia amparado por un “orden” de la arrogancia, el militarismo, las guerras, la pobreza, el hambre y las sanciones económicas unilaterales. Ese rumbo suicida significa inexorablemente la destrucción de la especie humana. O el mantenimiento de un modo de vida capitalista consumista, caracterizado por el lujo y la concentración de las riquezas en beneficio de unos pocos.

La pandemia de coronavirus rememoró otros momentos pocos estelares de la Unión Europea no muy lejanos en el tiempo: la crisis migratoria, del Euro y el Brexit. Prevaleció la invalidez de la Unión para conciliar y establecer acciones conjuntas favorables a la unidad en el enfrentamiento a la pandemia. Así se demostró que este espacio europeo es de hecho un mercado único económico y monetario, pero está muy lejos de ser un proyecto social común. Ha quedado evidenciado, una vez más,  el predominio de una Unión Europea al servicio de las elites e incapaz de coordinar y hacer funcionar los resortes de la diplomacia intraregional. Seguir leyendo EUROPA: DESILUSIONES Y DESAFÍOS GEOPOLÍTICOS. LEYDE ERNESTO RODRÍGUEZ HERNÁNDEZ