Archivo de la etiqueta: LITERATURA COLOMBIANA

PREGUNTAS DE LA FILOSOFÍA DESDE LA CUARENTENA. CARLOS SATIZÁBAL

¿Si sobrevivimos a esta muerte pandémica qué mundo otro vamos a levantar sobre las ruinas morales y políticas, humanas y económicas del que habitamos?
páramo 1
Páramo de Santurbán, Colombia

CARLOS SATIZÁBAL*

Ser para la muerte:
Perseverar en el ser:
Desear.
Pensar.
Actuar.

carlos satizáal 2La filosofía aquí y por doquier en el mundo la ejercemos desde ella misma como pensamiento que se nombra a sí mismo filosófico y cuyo eje axial gira siempre en la noria de nuestras preguntas por el tiempo y la muerte, y por la libertad para pensar y desear y actuar por sí mismos y en comunidad. Pero filosofar es también una acción reflexiva y creativa que se manifiesta en otros lenguajes: es un pensamiento frontera que es a la vez reflexivo y poético. Hay filósofos y filósofas que escribimos poesía. O poetas que nuestro canto es pensamiento. Y también poetas teatristas y poetas de la plástica y la danza y el arte acción o la música, hondamente pensativos, pensativas.

Y a cada cual la poesía y el pensar le sitúan ante las primordiales preguntas filosóficas que nos impone la realidad mortal de la vida personal y de la vida colectiva; preguntas que hoy –como en las antiguas tragedias– nos imponen la peste y la guerra. ¿Si sobrevivimos a esta muerte pandémica qué mundo otro vamos a levantar sobre las ruinas morales y políticas, humanas y económicas del que habitamos? ¿Cómo transformaremos el dolor en fuerza para perseverar en la existencia y en memoria poética para la serenidad y la fiesta de la paz, de la compasión y de la generosa solidaridad? ¿En poesía para celebrar la vida? ¿En resistencia que celebre el triunfo de la utopía arrasadora de los poderes de la vida sobre las ominosas y persistentes potencias de la muerte?

Las danzas europeas medievales y sus teatralidades y los grabados de Holbein y Durero celebran los triunfos de la muerte, la poderosa muerte colectiva de la peste y de la culpa cristiana. Pero cuando nuestra fiesta popular celebra la muerte, es carnaval de los triunfos de la vida, de la fiesta, del amor, de la sexualidad, de la alegría, de la comida, de la borrachera. Enivrez vous, como dice en su poema Baudelaire, ese pequeño poema en prosa que tanto amaba nuestro maestro Estanislao Zuleta.

Nuestra fiesta es una fiesta filosófica porque es una fiesta que celebra el triunfo poético sobre la muerte o nuestra amistad con la muerte: La muerte es mi consejera, siempre está a mi lado, dijo un indígena Yaqui al antropólogo investigador que terminó conquistado por la magia, y la poesía y el conocimiento indígena. Una indígena wayúu nos invitó a tomar el café de la mañana con su hermana: nos llevó al lado de su casa frente a lo que vimos como una mesa de mármol bajo una enramada de la ranchería. Y nuestra amiga le habló a la mesa: hermanita están aquí Patricia y Carlos, y venimos a tomar el café y a conversar contigo. Esa mesa era el sepulcro de la hermana, el cúmulo de su primer entierro. Nuestros muertos están siempre aquí, son el muntú. Un barco de negros muertos empezó las revoluciones anticoloniales en el Caribe, canta y cuenta en Changó el Gran Putas don Manuel Zapata Olivella. En las fiestas carnavalescas de la muerte triunfa siempre la vida porque la muerte en nuestra vida mestiza es una fuerza sagrada que cuida de la vida. En la fiesta de la muerte nos hacemos la pregunta filosófica ¿por qué hay ser y no más bien nada? Y cuando la muerte nos derrota, ¿cómo transmutar su triunfo en potencia vital para perseverar en la existencia? “Pareciera que dioses y diosas labran desdichas para que las generaciones tengamos que cantar,” escribió Homero. Poeta filósofo.

La filosofía se expresa más allá de los límites públicos de la profesión y del lenguaje especial de quienes nos deseamos y actuamos como pensadores y filósofos. Ese lenguaje también se expresa en la literatura y en otros lenguajes poéticos y pensativos de la palabra y del gesto, del sonido y de la imagen, de la acción y la imaginación. Y aunque no todo lo que leamos o veamos de aquellos y aquellas que ejercen el pensamiento filosófico en sus acciones poéticas y sensitivas sea reconocible para la profesión y la pasión del pensar filosófico, sin duda piensan y nos invitan a pensar de modo filosofal en el ágora pública de sus acciones, escrituras y creaciones, en la escena de los periódicos, de los teatros, de las academias, de las galerías, o del espacio web.

Entre nosotros y nosotras son personas como el poeta y novelista y pensador William Ospina; como el fino humorista y escritor Julio César Londoño; como el poeta y nadaísta Jotamario Arbeláez o el poeta y sabio y hospitalario ermitaño Gerardo Rivera; como la escritora y profesora de la Universidad de Antioquia Marta Cecilia Vélez, que hace poco partió a otro cielo, si hay otro cielo para pensar y soñar después de este cielo que queda más solo sin ella; como la escritora Carolina Sanín; como los cineastas Ciro Guerra, Oscar Campo, Cristina Gallego; como la teatrera y poeta y pensadora Patricia Ariza; como los pintores y artistas de la plástica Pedro Alcántara, Diego Pombo, Carlos Jacanamijoy, Eduardo Esparza; como el compositor Francisco Zumaqué; como la cantante y poeta Andrea Echeverry; como el querido maestro Santiago García, fundador del nuevo teatro en nuestra América, y quien partió hace unos desolados días, en medio de esta peste, al cielo de los cómicos, si es que hay otra función luego de esta que termina en la caja de madera de nuestra muerte.

La filosofía, aunque oficio acotado, ya desde sus albores fundacionales, en las diversas tradiciones míticas y pensativas, como los textos del canon griego, se dio a desbordar sus ámbitos especializados, porque sus preguntas son las preguntas humanas fundamentales: quiénes somos; de dónde venimos; cuánto vamos a existir; por qué hay ser y no más bien nada… Y esas preguntas se elaboran en todos los lenguajes. Platón mismo, aunque expulsó a los poetas de su República, escribió sus diálogos en forma teatral y creó personajes que ya son eternos, como su maestro Sócrates, quien nunca se adentra en el tejido pensativo de ninguna pregunta filosófica sin la poesía y sin el mito. Seguir leyendo PREGUNTAS DE LA FILOSOFÍA DESDE LA CUARENTENA. CARLOS SATIZÁBAL

ARMANDO EN LA MEMORIA. DÍAZ-GRANADOS, ÁLVARO CASTILLO, OROZCO TOVAR

El pasado 25 de enero, en horas del mediodía, falleció en Bogotá mi amigo Armando Orozco Tovar, poeta, pintor y periodista colombiano. Mantuvimos una estrecha amistad desde comienzos de la década de los setenta, cuando nos conocimos y estudiamos juntos en la Universidad de La Habana, hasta su deceso. Seguidamente, doy cuenta del pésame que enviara a Isabel, su compañera de toda la vida, y a sus tres hijos, al tiempo que publico un breve juicio crítico del poeta José Luis Díaz-Granados, una crónica de Álvaro Castillo Granada, editor y librero también colombiano, y reproduzco un artículo de Armando a propósito del centenario de Albert Camus,  cuya novela El extranjero, debatimos más de de una vez en el apartamento de la calle Línea, cuartel general de la familia Orozco Tovar-García Mayorca y de toda una legión de amigos. En próximas entregas, publicaré una selección de poemas de Armando.

armando-1

ESTO DEBE SER LA NOSTALGIA

(MENSAJE DE OMAR GONZÁLEZ)

LA HABANA, JUEVES 26 DE ENERO DE 2017

QUERIDA ISABEL, HERMANITA DEL ALMA:

ÁLVARO CASTILLO GRANADA, ESE CABALLERO ANDANTE Y PRODIGIOSO QUE TIENEN USTEDES LOS COLOMBIANOS, Y NORBERTO CODINA, OTRO BUEN AMIGO, ME HAN DADO LA DESOLADORA NOTICIA DEL FALLECIMIENTO DE ARMANDO.

IMAGINO CÓMO ESTARÁN TÚ Y LOS MUCHACHOS, ETERNAMENTE NIÑOS PARA MÍ, COMO SI EL TIEMPO NO EXISTIERA Y ESTA MISMA TARDE, AL SALIR ARMANDO Y YO DE LA UNIVERSIDAD Y BAJAR POR LA CALLE J, ENTRÁRAMOS EN CASA DE MANUEL GONZÁLEZ BELLO (MUY PROBABLEMENTE ACOMPAÑÁNDONOS) Y FORTUNA, SU MAMÁ, NOS OFRECIERA CAFÉ CRIOLLO Y UN BOCADO DE ALMUERZO  ANTES DE CONTINUAR LA CAMINATA DE TODOS LOS DÍAS Y BAJAR HASTA LA CALLE LÍNEA, GIRAR A LA DERECHA Y VOLVER A TOMAR CAFÉ (ESTA VEZ COLOMBIANO) CONTIGO, LOS NIÑOS Y QUIEN SABE SI RAFAEL RIVERA, BRANLY, MIGDALIA, LINA, EMILIA Y OMAIDA, PARA LEER Y DESCUARTIZAR LOS ÚLTIMOS INTENTOS DE POEMAS QUE HABÍAMOS ESCRITO HACÍA APENAS UNAS HORAS, QUIZÁS UNOS MINUTOS O, SENCILLAMENTE, PARA HABLAR HASTA LA MEDIANOCHE O BIEN ENTRADA LA MADRUGADA, DE LA SITUACIÓN DE LA POESÍA Y LA VIDA EN EL MUNDO, DE COLOMBIA, LA GUERRILLA, CUBA, AMÉRICA LATINA, Y TRATAR DE CAMBIAR EL CURSO DE LA HISTORIA CON AYUDA DE ROQUE, VALLEJO, JAVIER HERAUD, EL CHE Y FIDEL ––CUÁNTAS AUSENCIAS, CUÁNTOS ESTRAGOS NOS HA HECHO LA MUERTE, QUERIDA AMIGA–, EN UNA MEZCLA DE VOCES EXALTADAS Y ANSIOSAS POR SUBIR LOS MONTES Y DESATAR LAS NUBES PARA QUE NO ESCAMPARA NUNCA Y MACONDO FUERA LA TIERRA Y SILVIO CANTARA, DOS O TRES AÑOS DESPUÉS PERO CON EL MISMO ESPÍRITU DE NOSOTROS, SU IMPRESCINDIBLE “RABO DE NUBES”. (“SI ME DIJERAN PIDE UN DESEO, / PREFERIRÍA UN RABO DE NUBE, / UN TORBELLINO EN EL SUELO / Y UNA GRAN IRA QUE SUBE. / UN BARREDOR DE TRISTEZAS, / UN AGUACERO EN VENGANZA / QUE CUANDO ESCAMPE PAREZCA / NUESTRA ESPERANZA.”) ¿TE ACUERDAS, ISABEL?

TODOS ESTAMOS JUNTOS EN LA SALA DE TU CASA, MIENTRAS LOS NIÑOS JUEGAN EN SILENCIO, NO SÓLO PARA PERMITIRNOS HABLAR, SINO PORQUE SON HIJOS DE LA CLANDESTINIDAD AUNQUE VIVAN CON ABSOLUTO ALBEDRÍO EN LA HABANA, A LA ESPERA DE UN ENTONCES IMPENSABLE REGRESO A BOGOTÁ; INTACTOS LOS RECUERDOS. QUÉ ALEGRÍA Y QUÉ DOLOR, HERMANA QUERIDA. ESTO DEBE SER LA NOSTALGIA.

MIRO LA FOTO QUE NOS HICIMOS DURANTE MI LEJANO VIAJE A COLOMBIA Y ME ESTREMEZCO. ESTAMOS TAN JÓVENES, ELLOS TAN NIÑOS, TODOS TAN EXPRESIVOS, TAN NOSOTROS, CON TAL DENSIDAD EN LA MIRADA QUE, AL MENOS ARMANDO, TÚ Y YO, PRESENTÍAMOS QUE AQUEL PODÍA SER NUESTRO ÚLTIMO ENCUENTRO. Y DESDE ENTONCES, A PESAR DE LOS TAJAZOS QUE HEMOS LLEVADO EN EL COSTADO, HEMOS VIVIDO MUCHO MÁS DE LO QUE YA HEMOS MUERTO, PERO, INOCULTABLEMENTE, TAMBIÉN HEMOS MUERTO.

DICE PHILIP ROTH QUE “LA VEJEZ NO ES UNA BATALLA, SINO UNA MASACRE COTIDIANA”. UTOPÍAS APARTE –Y SIN QUITARLE LO DE “BATALLA”, QUE ES LO QUE HEMOS HECHO DESDE HACE VARIOS AÑOS: LUCHAR CONTRA LA MUERTE Y POR LA VIDA— ES LA PURA VERDAD. DIRÍASE QUE AÚN LA CIENCIA, ALLÍ DONDE TIENE ÉXITO  Y NO NEGOCIA CON LA EXISTENCIA HUMANA, NO HACE OTRA COSA QUE PROLONGAR LA ESPERA. MÁS PUEDE Y CONSIGUE LA VOLUNTAD DEL SER HUMANO, INCLUIDA LA FE… POR ALGO DEBE SER QUE NOS HABLAN TANTAS VECES DE “MENTE POSITIVA”. PERO, DESPUÉS DE TODO, HAY QUE VIVIR, LA MUERTE SIGUE SIENDO LO PEOR.

RECORDAREMOS SIEMPRE AL HERMANO ENTRAÑABLE QUE FUE ARMANDO, POR SU CONSTANCIA Y POR SU LEALTAD, LA MÁS SINCERA QUE HE CONOCIDO, NO SÓLO A SUS IDEAS Y A LA REVOLUCIÓN CUBANA, SINO A SUS AMIGOS Y AMIGAS, A NOSOTROS, QUE ESTAMOS AHORA MISMO CON USTEDES, ALLÍ EN SU “ALEGRÍA DE PÍO”, ESE HOGAR PRODIGIOSO E INEQUÍVOCAMENTE REVOLUCIONARIO DONDE EL NOMBRE HACE LA LEY.

CUIDEN SUS LIBROS Y SU COLECCIÓN DE FOTOS, QUE EN ELLOS ESTÁ BUENA PARTE DE NUESTRA MEMORIA.

VIVE SEGURA QUE ACÁ NUNCA LO (LOS) VAMOS A OLVIDAR, PORQUE NUESTRA FAMILIA, QUE ES TAMBIÉN LA DE USTEDES, EN ESPECIAL LOS MÁS JÓVENES, CONOCE Y CONOCERÁ SU TRAYECTORIA, SUS VALORES Y VIRTUDES, SUS LOCURAS Y ALEGRÍAS, SUS CONGOJAS Y ESPERANZAS, SABRÁ DE USTEDES Y LOS NIÑOS ATRAVESANDO EL ATLÁNTICO CON LA VALENTÍA Y EL PELIGRO DE UNA DETERMINACIÓN EN LA MENTE Y EN LAS MANOS.

NO MIENTO SI TE DIGO QUE POR USTEDES SUPE EN GRAN MEDIDA QUÉ COSA ERA AQUELLO QUE LLAMABAN “MUNDO”. FUE UNA SUERTE TENERLOS EN AÑOS TAN DEFINITORIOS PARA MI GENERACIÓN, SERÁ UN PRIVILEGIO RECORDARLOS.

UN ABRAZO MUY APRETADO PARA TI, PARA ALEJANDRA, MARÍA FERNANDA Y CAMILO ERNESTO. EN FIN, PARA TODA LA ESTIRPE OROZCO TOVAR-GARCÍA MAYORCA.

QUE LA RECIEDUMBRE TUYA Y DE ARMANDO LOS ACOMPAÑE SIEMPRE. QUE HAYA SALUD.

EN USTEDES,
NOSOTROS.

———————————————

OPINIÓN

jose-luis-diaz-granadosSus poemas tienen lágrimas, vivencias y espadas escondidas. En cada verso suyo fulgura un océano y sonríen las estrellas, con un ritmo especial que sabe a vino, a frutas frescas y a amistad sincera. Además, posee un asombroso tono visionario que solo tienen los grandes poetas del mundo, aquellos que conocen la secreta música con que respiran o agonizan las auroras. 

                                                         JOSÉ LUIS DÍAZ-GRANADOS

——————————————————————-

LA DESMEMORIA, ARMANDO

alvaro-3

ÁLVARO CASTILLO GRANADA

José Luis y yo estábamos tomándonos un tinto y contándonos cuentos tuyos, sin dejar de reírnos, cuando Federico llamó para darnos la noticia.

No nos estábamos riendo de ti sino contigo.

No, no es nada raro lo que estoy diciendo… Tenías una capacidad inmensa para instalarte y quedarte en la memoria de los demás con tus historias que con sólo nombrarte resonaban, en medio de las nuestras, tus carcajadas. Ahora que lo pienso, ahora que nos habitas a todos los que te conocimos y te quisimos (y los que no también), creo que de eso trataba la “desmemoria mitómana” de la que tanto hablabas: olvidar para recordar, escuchar para apropiarse, contar para recontarse, hacer de la memoria un espacio colectivo. Un relato permutante.

Esto lo vengo a entender ahora que te marchaste y no dejo de escuchar cuentos tuyos en personas que, sin importar si las conozco o no, ahora son las dueñas de tus relatos. Ahora todos somos los dueños de tus relatos, Armando…  Seguir leyendo ARMANDO EN LA MEMORIA. DÍAZ-GRANADOS, ÁLVARO CASTILLO, OROZCO TOVAR