Archivo de la etiqueta: Marta Harnecker

MARTA HARNECKER, LA EDUCADORA POPULAR. LUIS HERNÁNDEZ NAVARRO

MARTA 1

LUIS HERNÁNDEZ NAVARRO

luis hernández navarro 3Desde comienzos de la década de 1960, la chilena Marta Harnecker fue una autora clave en la difusión del marxismo en América Latina. Su obra fue esencial en la formación de sucesivas generaciones de militantes de izquierda en el continente. Sus trabajos fueron parte sustancial y alimentaron el boom del marxismo en la región.

Desde su aparición en 1969, su libro Los conceptos elementales del materialismo histórico, editado por Siglo XXI, de Arnaldo Orfila, y Cuadernos de Educación Popular, se convirtieron en herramientas teóricas fundamentales en escuelas de cuadros y círculos de estudio. En 1982, se habían publicado 47 ediciones y más de medio millón de copias del primero, además de múltiples ediciones piratas.

Ambos textos, sustituyeron como materiales de estudio a libros como El ABC del comunismo Teoría del materialismo histórico, de Nicolás Bujarin; el Manual de economía política, de P. Nikitin; Los fundamentos de filosofía marxista, de F. V. Konstantinov, o el Manual de marxismo-leninismo, de la Academia de Ciencias de la URSS.

Los conceptos elementales fue escrito por Harnecker en París, al convertir en pequeño manual, el texto sobre materialismo histórico que había preparado para impartir clases a un círculo de estudiantes latinoamericanos. Sin embargo, pueden rastrearse huellas de este trabajo en la revista chilena Punto Final. Buscó así, acercar a nuevos lectores, el redescubrimiento del marxismo realizado por su mentor Louis Althusser. Le apasionaba su enfoque del marxismo como ins­trumento de transformación social.

A pesar de la aparente accesibilidad del libro, Harnecker se topó con la realidad de que su manual de teoría de la historia no era lo suficientemente comprensible. Redactó entonces Cuadernos de educación popular para explicar de la manera más sencilla la teoría marxista y sus conceptos a personas sin instrucción académica.

Católica militante, marcada por el tema de la pobreza, la sicóloga Marta Harnecker había llegado a Francia con una beca en 1963. El libro del filósofo católico francés Jacques Maritain sobre humanismo cristiano era para ella, en ese momento, una especie de Biblia. Se acercó al marxismo. Leyó a George Politzer y a Charles Bettelheim. En 1964 conoció al filósofo Louis Althusser, con quien cultivó una estrecha amistad. Participó en el seminario Para leer El capital (https://vimeo.com/105407390).

De regreso a Chile, militó en la organización revolucionaria Ranquil y luego se incorporó al Partido Socialista. Aprendió periodismo en la práctica, realizó reportajes y, en pleno periodo presidencial de Salvador Allende, dirigió la revista Chile Hoy. Como periodista se dedicó a recoger la voz de los de abajo.

Exilada en Cuba tras el golpe de Estado en su país, comenzó a sistematizar las experiencias de las izquierdas de América Latina, entrevistando a sus principales dirigentes. Reconstruyó así procesos tan diversos, como el de las guerrillas centroamericanas o colombiana, el Frente Amplio de Uruguay, el Movimiento Sin Tierra y el PT de Brasil, y los gobiernos de Hugo Chávez, Evo Morales y Rafael Correa. En La izquierda en el umbral del siglo XXI, libro publicado en 1999, al comienzo del ciclo de los gobiernos progresistas en el continente, señalaba que había entrevistado a 38 figuras de izquierda de máximo nivel, y a casi 100 de cuadros dirigentes de segundo nivel.

Como señala Jaime Ortega, entre sus primeros trabajos de educación popular y los posteriores de largo aliento hay una bisagra: las entrevistas a Mario Payeras y Cayetano Carpio. En ellas aborda la elaboración del andamiaje conceptual para comprender la importancia de las luchas centroamericanas.

En uno de sus últimos trabajos, Un mundo a construir, Harnecker sostuvo que la izquierda convertida en gobierno puede usar el aparato de Estado heredado para construir la nueva sociedad. Lo puede hacer, si cumple tres condiciones: que las instituciones estatales estén dirigi­das por cuadros revolucionarios dis­puestos a transformarlas; que el pueblo organizado sea capaz de controlar su quehacer y presionar por transformarse, y que se cambien las reglas del juego ­institucional.

Autora de casi 90 libros, Harne­cker nunca trabajó en una universidad. Su obra es una bitácora de las luchas de liberación latinoamericana. Más que otra cosa, fue una educadora popular. Escribió para dotar a los trabajadores de herramientas para luchar, para reflexionar, documentar su optimismo y construir otro sentido común.

En México, Marta fue más conocida por sus trabajos iniciales sobre materialismo histórico que por su cartografía de las luchas latinoamericanas. Aunque tuvo interlocutores permanentes de enorme altura intelectual como Pablo González Casanova, sus críticos quisieron reducir su obra a una expresión de marxismo de manual. Sin embargo, su legado va mucho más allá de este señalamiento. El marxismo está vivo en el país, en parte, porque encarnó en una generación de dirigentes magisteriales, urbano-populares y campesinos, que se formaron con los libros de Harnecker. Su obra facilitó que herramientas teóricas, antes reservadas a los especialistas, sedimentaran en la práctica política y en la visión del mundo de estos activistas.

Fuente: La Jornada

MARTA HARNECKER: 1937-2019. ATILIO BORON

marta

ATILIO A. BORON

Atilio-BorónPartió Marta Harnecker.  Soltó amarras y salió a navegar por nuevos mundos llevando intacta su vocación revolucionaria. Nos deja un ejemplo luminoso, para mi generación -que es la de ella-y para la de quienes nos vienen siguiendo. Marta fue una bellísima persona: íntegra, valiente, rebelde, estudiosa profunda y comprometida. Una intelectual marxista en el más estricto sentido del término. Rigurosa en sus análisis, firme en sus convicciones, pero siempre abierta al diálogo y la deliberación colectiva. Tuve la suerte de conocerla en Chile y dialogar en torno a su visión del marxismo, exponerle mis reparos con relación a la lectura que Louis Althusser  (su tutor de estudios en Francia) hacía de Marx, así como examinar las peculiaridades de la coyuntura chilena en esos años finales de la década del sesenta. En los momentos en que al calor del debate las discrepancias se acentuaban siempre afloraba su sonrisa y con su afinado sentido del humor disipaba cualquier duda y ratificaba, de ese modo, que ambos compartíamos la misma trinchera en la lucha de clases.

Su pensamiento era abierto, profundamente antidogmático, y su capacidad de aprender -sobre todo aprender desde las experiencias de luchas de las clases y capas populares y no sólo de los libros- me atrevería a decir que era inigualable. Como si lo anterior fuera poco, con su libro Conceptos Elementales del Materialismo Histórico Siglo XXI, 1968) realizó un aporte de primer orden a una izquierda latinoamericana que en esos años había sido ganada por una cierta subestimación por la reflexión teórica, postergada en aras de un activismo inmediatista que no cesaba de cosechar derrotas. Como lo explica en las palabras introductorias de ese libro el objetivo para el cual lo escribió fue “procurar (a los militantes revolucionarios) instrumentos de trabajo intelectual, es decir, los conceptos teóricos necesarios para el conocimiento científico de su realidad concreta, ya que sabemos que sólo un conocimiento científico de ella permitirá transformarla.” ¡Y vaya que logró su objetivo! Su libro fue re-editado en innumerables oportunidades y permitió que centenares de miles de activistas accedieran –y fuera educados por Marta- al conocimiento de las principales tesis del pensamiento marxista, combinando una reflexión teórica sobre la estructura y funcionamiento del capitalismo con aportaciones relativas a los instrumentos necesarios para un correcto análisis de las coyunturas y las correlaciones de fuerza, sin lo cual nada puede ser cambiado.  En su obra Marx, Engels, Lenin, Gramsci, el Che y Fidel se entrelazan en una síntesis brillante y didácticamente expuesta. Tarea que cuando el Chile de Salvador Allende iniciaba su travesía fue reforzada con la publicación de sus Cuadernos de Educación Popular en donde con un lenguaje claro y despojado de todo academicismo y con ilustraciones muy pertinentes el análisis marxista era puesto al alcance del campesino, del poblador, de la mujer proletaria, de los jóvenes desahuciados  por el sistema. Porque Marta siempre supo que el marxismo sólo sería históricamente productivo si se encarnaba en el alma popular y que para eso había que exponer sus principales conceptos y teorías con un lenguaje accesible para el pueblo. Sin ese arsenal teórico mal podría librarse la batalla contra el imperialismo y sus agentes locales. De ahí nacía su incansable tarea pedagógica. Por rescató al marxismo de los claustros y los debates entre los iniciados y bregó por convertirlo en un saber popular, inspirada en una empresa similar que casi un siglo antes había sido realizada por Friedrich Engels con la publicación del Anti-Duhring.

Seguir leyendo MARTA HARNECKER: 1937-2019. ATILIO BORON

MARTA HARNECKER: ETERNA CONSTRUCTORA DE SUEÑOS Y ESPERANZAS

“Bueno, amigos, eso es todo por hoy. Hay que vivir en la incertidumbre y salir adelante cueste lo que cueste. Un abrazo como siempre lleno de sueños y esperanzas.”

Marta

Con estas palabras se despidió Marta Harnecker de todas sus amigas y amigos en su último correo del 24 de abril, después de darnos el último valiente reporte sobre el curso de su enfermedad. En esas líneas se encierra, además, su filosofía personal de vida: aunque vivamos en la incertidumbre nuestro paso jamás debe detenerse pues es nuestro deber hacer realidad ese mundo lleno de sueños y esperanzas, donde los pueblos alcanzarán finalmente justicia, paz y realización plena.

marta-harnecker

El viernes 14 de junio, Marta, seguramente contra su voluntad, tuvo que traspasar el umbral de este plano concreto al de la inmortalidad histórica. Sus ideas, sus incansables propuestas de construcción de mundos nuevos, su fe inquebrantable en la capacidad de los pueblos para luchar contra las fuerzas asfixiantes del modelo capitalista y hacer prevalecer una democracia real, sustantiva y protagónica desde un modelo económico dirigido a satisfacer las condiciones materiales de vida para todos y todas sin excepción alguna, forman ya parte de la historia del pensamiento nuestroamericano.

Seguir leyendo MARTA HARNECKER: ETERNA CONSTRUCTORA DE SUEÑOS Y ESPERANZAS

OBRAS COMPLETAS DE MARTA HARNECKER

martaharneckerwebDesde el 3 de julio de 2009, dentro de un apartado especial abierto en la sección Libros Libres, Rebelión ha publicado todos los libros escritos por Marta Harnecker, desde el clásico Los conceptos elementales del materialismo histórico (publicado en 1969 y que ya alcanza las 66 ediciones con Siglo XXI) hasta sus últimos trabajos. Este especial incluye 82 libros, que se enumeran a continuación y que suman más de 11.000 páginas.

En esta bibliografía, los títulos se han ordenado usando como criterio la fecha de su primera edición y van ordenados desde el más antiguo hasta el más reciente. Cada título va seguido de una breve explicación de su contenido, datos editoriales y revisiones o ampliaciones sufridas. En algunos libros, ha habido reediciones que han implicado alteraciones del texto original o se ha agregado algún material.

Obras_completas_Marta_Harnecker

 

“No se han atrevido a defender a Venezuela de la visión de los medios”

Antonia Orellana
Fuente: Rebelión

img_07031408134186-790x445-300x259“No voy a comentar de contingencia política chilena, no porque no quiera sino porque no la ha seguido atentamente”, explica Marta Harnecker, chilena nacida en 1937, psicóloga de profesión y autora de “ Los conceptos elementales del materialismo histórico”, uno de los manuales de marxismo más reproducidos en el continente: más de 67 ediciones y probablemente muchas más vía fotocopia en facultades. Llegó la semana para promover su último libro, “Planificando para construir organización comunitaria”, escrito junto al español José Juan Bartolomé y publicado por Ediciones El Desconcierto (Santiago de Chile). Seguir leyendo “No se han atrevido a defender a Venezuela de la visión de los medios”