Archivo de la etiqueta: MAURICIO CLAVER-CARONE 6

LOS CUATREROS DE LA CASA BLANCA (III). JUANA CARRASCO MARTÍN

Ambos de origen cubano, Marco Rubio y Mauricio Claver-Carone son los maraqueros del peligroso show anticubano y antivenezolano —con producción trumpiana—, que se desarrolla desde Washington con el propósito expreso de derrocar dos revoluciones, ahogando a dos pueblos
RUBIO Y MAURICIO
Ambos de origen cubano, Marco Rubio y Mauricio Claver-Carone son los maraqueros del peligroso show anticubano y antivenezolano.

JUANA CARRASCO MARTÍN

VENEZUELA va «a entrar en un período de sufrimiento que ninguna nación ha confrontado en la historia moderna».  Lo dijo  el senador republicano por la Florida, Marco Rubio,  más o menos al mediodía del 7 de marzo. Cinco horas después el país bolivariano quedaba completamente a oscuras, paraban todos los servicios habidos y por haber, empresas, fábricas, industria del petróleo y petroquímicas, bombeo de agua y mucho más, eran los efectos del sabotaje eléctrico, era una operación de guerra para lograr el levantamiento del pueblo contra el gobierno de Nicolás Maduro.

A sabiendas de lo que iba a ocurrir —dicen que emocionado por la situación y lo que ella pronosticaba—,  redondeaba lo que había declarado en una audiencia sobre Venezuela del Subcomité de Relaciones Exteriores del Senado, con un tuit que incluso subía a su cuenta en Twitter antes de que el ministro de Comunicación venezolano, Jorge Rodríguez, informara del alcance del ataque al sistema eléctrico: «los generadores de respaldo han fallado». De manera que dejaba explícito su proximidad extrema con quienes habían realizado el ataque.

El senador Marco Rubio y  Mauricio Claver-Carone, nombrado  en agosto de 2018 asesor en Seguridad Nacional para el Hemisferio Occidental del presidente Donald Trump son los cuatreros de «origen cubano», aunque ninguno nació en Cuba.

Marco Antonio Rubio nació en Miami, como segundo hijo de los inmigrantes cubanos Mario Rubio y Oria García, quienes llegaron a Estados Unidos en 1956, así que ni siquiera conocieron la Revolución. Mauricio Claver-Carone, de padre español y madre cubana, nació en Miami y se crió en España y en Orlando, Florida.

Este par jamás se ha sentado en el malecón habanero, así que nada tienen que añorar sentimentalmente. lo que buscan es mangonear en el gran negocio de recuperar las propiedades nacionalizadas a los estadounidenses que eran dueños de mucho más que la mitad de Cuba. Ellos serían, genéticamente, los maraqueros tropicales de la gran producción y conspiración trumpiana.

Las credenciales del Rubio

Abogado de formación profesional, se inició temprano en la política estadounidense como integrante del ala conservadora del Partido Republicano con el auspicio de la mafia anticubana de la política miamense, Ileana Ros-Lethinen y los hermanitos Díaz-Balart. En 2000, como representante, y en 2010, ya como Senador, se convirtió en el favorito del ultraconservador Movimiento Tea Party —a tal punto que aspiró a la candidatura republicana para la presidencia, pero fue derrotado en las primarias de su propio estado floridano por Donald Trump—, y es uno de los senadores que forra de dólares la Asociación Nacional del Rifle para sus campañas electorales (3.303.355 dólares) con el puesto número seis en una lista de diez, por tanto es uno de los mayores defensores de la tenencia de armas en manos de civiles.

Marañero por excelencia, cuando aspiraba al Senado se vio envuelto en una investigación porque podría haber usado la tarjeta de crédito de American Express del Partido Republicano para fines personales —como más de cien mil dólares en gastos que incluían compras del grocery y boletos de avión para su esposa— lo que justificó diciendo que eran para «legítimos propósitos políticos». Salió ileso.

En cuanto a sus posiciones confesionales ha demostrado ser un camaleón: católico-mormón-bautista-católico, indiscutiblemente un recorrido zigzagueante que en algunos momentos estuvo motivado, al parecer, por conveniencias de su carrera política, más que por actos de fe.

Lo que sí ha tenido claro es su historial anticubano y antivenezolano, su alineamiento con las guerras estadounidenses en el cercano y Medio Oriente y con causas del más acérrimo conservadurismo.

Con el resurgimiento de la Doctrina Monroe para el hemisferio, por obra y gracia del «enviado de Dios» Donald Trump, los politiqueros de la Florida se pusieron las botas y buscaron fortalecer el equipo con un cheque en blanco para la intervención estadounidense en la región, que han considerado su traspatio desde su mismo inicio como nación.  Seguir leyendo LOS CUATREROS DE LA CASA BLANCA (III). JUANA CARRASCO MARTÍN