Archivo de la etiqueta: MAURICIO MACRI

MITOS CAMBIEMITAS. JORGE ELBAUM

Falacias y tergiversaciones en los intentos sistemáticos de demolición del gobierno

JORGE ELBAUM

Macri, el primer trabajador

ELBAUM 3

El establishment corporativo local sumó en las últimas semanas un arsenal de tergiversaciones economicistas, fraseologías bienpensantes y arengas artificiosas para contribuir a la planificada tarea de desunir, debilitar y/o hundir al gobierno de lxs Fernández. Las remanidas intrigas y fábulas utilizadas por los portavoces del neoliberalismo local, auxiliados por la trifecta mediática, buscan desmoralizar, sembrar la desconfianza y deslizar en forma paulatina la imagen de una incapacidad funcional del Frente de Todxs para resolver los acuciantes desafíos políticos de la etapa. Las cuatro áreas en las que se pretende instituir la agenda de demolición durante los próximos tres años de gobierno son:

  1. el trabajo, la productividad y la creación de riqueza,
  2. la  calidad institucional,
  3. la censura y la libertad de expresión, y
  4. la propiedad como eje único y central de la relación ciudadana.

El último 20 de octubre, Mauricio Macri afirmó que en la actualidad “el peronismo es el partido de los que no trabajan”. Esta aseveración repite uno de los mantras elegidos por los sectores hegemónicos para dañar el entramado político-social que encarna el oficialismo y al mismo tiempo empoderar a los sectores más reaccionarios que desde el campo y las finanzas sueñan con un desmembramiento estrepitoso del gobierno nacional. Según este artificio retórico, los generadores prioritarios de la riqueza son los especuladores del mundo de las finanzas, los inversores, los rentistas de característica extractivista y los CEOs, expertos en el arte del despido masivo y la extranjerización de las empresas locales. El conglomerado de voceros del establishment se empecina en viralizar esta perorata del mundo del revés tratando de instalar la creencia maniquea acerca de que la creación de valor tiene como protagonistas centrales a los empresarios/inversores y como subalternos e insignificantes a lxs trabajadores.

Al mismo tiempo, recuperan un mito fundacional de la generación del ’80 sobre los “vagos y mal entretenidos”, grabado a fuego en la persecución a los gauchos y a sus caudillos. Por último, a través de esta versión apócrifa, se completa la culpabilización de las víctimas de todos los programas neoliberales: se las responsabiliza de su indefensión sociolaboral, condenándolas a portar la etiqueta de haraganas e indolentes.

Quienes permanecen en situación de desocupación, subocupación y/o forman parte de la economía informal insisten en integrarse a un mercado laboral que ha demostrado ser incapaz –en las últimas cinco décadas– de responder a sus demandas. Mientras tanto los cambiemitas se reservan el pedestal de auténticos propulsores de la cultura del trabajo y la productividad, haciendo caso omiso de su récord como destructores de puestos de trabajo y pymes, evidenciado durante el cuatrienio que estuvieron al frente del gobierno nacional. Juntos por el Cambio concluyó su mandato con un saldo negativo –según los datos provistos por AFIP– de 24.500 empresas menos que en diciembre de 2015. Un promedio de 45 bajas por día hábil. Estos datos duros no lograron llamar a recato a quien se constituyó en el único Presidente en la historia de nuestro país que superó los 140 días de vacaciones en los cuatro años que duró su mandato, casi el 10% de los 1.460 días de su presidencia. En la remanida teoría de la meritocracia –tan citada por los prohombres de las herencias garantizadas­–, no figuran estos modelos de ociosidad aristocrática.

El segundo de los mitos que pretende arraigar el conglomerado neoliberal (en sus diferentes versiones: bolsonarista, marca Patricia Bullrich o farandulizada, tipo Javier Milei) es su pretendido apego a las instituciones republicanas. Quienes apostrofan sobre el respeto a las reglas del juego constitucional, sin embargo, suelen impugnarlas en forma sistemática. Cuando son derrotados en una votación en las Cámaras o se aprueba una norma que cuestiona el status de los privilegios más acendrados, se trasladan a los tribunales de Retiro para judicializar la política. Cuando se deciden políticas soberanas –como el Memorándum de Entendimiento con Irán, con el único objetivo de darle continuidad al juicio por el atentado de 1994–, se apela a la presión foránea de embajadas extranjeras, a la coacción de fondos buitre y a la persecución penal contra la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner.

La vociferada institucionalidad requerida por la derecha neoliberal también queda opacada cuando se trata de respetar la normativa vigente respecto a la movilidad de jueces o al rol constitucional que le corresponde al Consejo de la Magistratura, encargado de designar a los magistrados y administrar el Poder Judicial. En la curiosa formulación cambiemita –que enaltece la letra constitucional sin respetarla–, la institucionalidad se venera cuando se nombran jueces de la Corte Suprema por decreto, pero se viola cuando se devuelve a magistrados al despacho para el que obtuvieron su acuerdo por parte el Senado.

Seguir leyendo MITOS CAMBIEMITAS. JORGE ELBAUM

LA PLAZA DEL ODIO. LUIS BRUSCHTEIN

Todo ese despliegue fue para que hablara nada más que diez minutos. Muchas de las señoras que fueron a despedirlo, lloraban a moco tendido. El contenido de esos diez minutos de un personaje que no está acostumbrado a improvisar, le dio forma a los miedos del mandatario saliente. 

 

LUIS BRUSCHTEIN

LUIS B. PÁGINA 12El discurso presidencial decepcionó a sus seguidores, que hubieran preferido escucharlo más tiempo. Todo ese despliegue fue para que hablara nada más que diez minutos. Muchas de las señoras que fueron a despedirlo, lloraban a moco tendido. El contenido de esos diez minutos de un personaje que no está acostumbrado a improvisar, le dio forma a los miedos del mandatario saliente. El tema que más le preocupó fue el de la Justicia. “Quiero una justicia que se guíe por pruebas y no por el discurso político”, exclamó, viéndose quizás con un traje a rayas en su imaginación. El gobierno de Macri será recordado por muchas cosas poco republicanas, entre ellas la manipulación de la justicia para perseguir a sus opositores, hasta el punto de ensañamiento. Es lógico que su preocupación sea ese tema. Si lo hizo él, está seguro que lo harán sus adversarios. Y Macri está flojo de papeles en muchas de las causas que tiene en la Justicia.

Pero el tema que generó más empatía con sus fanáticos fue el miedo y el odio al peronismo. “Yo sé que muchos de ustedes sienten angustia por lo que viene –afirmó–, pero no hay porqué tener miedo, somos muchos para defender la libertad y la democracia”. Y en otro de los pocos párrafos de su discurso, insistió: “Vamos a cuidar que no roben, que no estafen más a nuestra querida Argentina”. Esa referencia provocó una especie de bufido de aprobación en la gente. Muchos asintieron con la cabeza, especialmente las señoras. El núcleo duro del macrismo –esas personas mayores de situación acomodada– se convoca en gran parte por ese sentimiento visceral que ellos bautizaron como “la grieta”.

Para esa multitud la grieta es irreductible. Algunos de los que hablaron a los movileros que cubrieron el acto, se quejaron de la grieta, sin darse cuenta que la grieta es el odio que ellos mismos destilaban, un odio que en la mayoría de los casos fue instalado por la campaña de los medios hegemónicos. La alusión de Macri a la justicia en su discurso buscó ese apoyo. También aquí vale la doble vara del imaginario macrista, la contradicción, la raíz ilógica de ese discurso que se ve claramente en el tratamiento diferente que le dieron a Pichetto y a los diputados que se les fueron. Con la justicia es igual. A los otros se los puede condenar sin pruebas. A ellos ni siquiera con pruebas. Si los condena a ellos con pruebas, la justicia es corrupta. Si condena sin pruebas a los que ellos quieren, es independiente.

La gente entraba pacíficamente a la plaza. Pero las señoras se ponían frenéticas cuando veían un micrófono. Y entonces la tía Cata se transformaba en la bruja Cachavacha.”La odio, la odio, la odio, la odio, la odio a Cristina, a esa, la odio, la odioooooo. Esa vieja fue la que fomentó a los vagos que amanecen con un crío” decía una señora con la mandíbula dura por la histeria.

Mientras un grupo agredía al movilero de C5N, al grito de “¡Libertad, libertad!” se formó un corrillo alrededor de los de TN: “Mucho miedo por lo que viene…” empieza una señora que quiere parecer civilizada, y otra petisa grita de atrás como si fuera su otro yo: “¡Hay que matarla!”. “¡Hay que meterla presa!” la reconviene otra más, que agrega para mostrar que también la odia: “que devuelvan todo lo que robaron, no queremos chorros”. Otras de las expresiones eran: “estoy aquí para despedir a la República”, o “estamos aquí para defender la libertad y la democracia”.

En el imaginario autoritario de ese grupo que forma el núcleo duro de Cambiemos, ellos son los únicos republicanos y democráticos. Los demás son enemigos de esos valores. Es imposible la convivencia en ese clima de pensamiento. Esa gente no ve un adversario o un enemigo político. Ve ladrones que los quieren agredir y hordas de salvajes sin principios ni valores éticos. Una encuesta entre votantes de Macri reveló un dato alarmante porque el 75 por ciento de los encuestados admitió la posibilidad de una intervención de las fuerzas armadas o de seguridad en una supuesta defensa de la democracia. Eso es parte de una cultura golpista que asoló el país durante décadas.

Cartón lleno. Los dirigentes más populares para el contingente macrista que se dio cita en Plaza de Mayo fueron la ex ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich y el ministro de Seguridad de la provincia de Buenos Aires, el ex peronista Christian Ritondo. Fueron los dos más aplaudidos cuando entraron caminando a la Plaza. La gente se acercaba para abrazar a Bullrich, también ex peronista. Dos funcionarios, exponentes de la mano dura y la represión a la protesta social, fueron los más aplaudidos. Y son los favorecidos por Macri en la distribución de responsabilidades partidarias. Ritondo será el jefe del bloque de Diputados nacionales de Cambiemos y Bullrich será la presidenta del PRO.

Mauricio Macri tuvo su plaza de despedida cuando el 65 por ciento de los argentinos tiene una imagen suya negativa. La Plaza del acto macrista era representativa del sector conservador duro que no abarca el 40 por ciento de los votos que logró la fórmula de Juntos por el Cambio en las elecciones. Pero ese núcleo duro del macrismo estuvo muy representado etaria y socialmente. En promedio tiene más de 60 años, muchas señoras mayores, de clase media alta y clase alta. Muy pocos jóvenes y casi ningún trabajador. Fue su acto de despedida. Un acto masivo, pero no de los más grandes. La gente estaba apretada hasta la pirámide, en la mitad de la Plaza. De allí para atrás había espacios libres, por donde la gente paseaba. Seguir leyendo LA PLAZA DEL ODIO. LUIS BRUSCHTEIN

LAS BATALLAS ELECTORALES EN LA ARGENTINA: 1983-2019. PAULA KLACHKO

urnas electorales 1

PAULA KLACHKO

paula 3Quedará en el baúl de los recuerdos del folklore político argentino el reto de patrón de estancias que nos propinó Macri a las y los argentinos al día siguiente de la paliza electoral que recibió en las PASO (elecciones primarias abiertas simultáneas y obligatorias) del domingo 11 de agosto. Luego de abandonar el dólar a su suerte pudiendo intervenir desde el banco central para regular su precio como lo dicta el acuerdo con sus jefes del FMI, volver a aumentar locamente las tasas de interés y generar la caída en la bolsa, nos echó la culpa de todo eso a las y los electores porque votamos mal, y al kirchnerismo por el gobierno que tuvo hace 4 años y el que tendrá a partir de diciembre. Pero de todas las barbaridades que dijo, hay una que resaltó mas porque constituye el anhelo político de la clase dominante para un país presidencialista con un importante grado de desarrollo capitalista, dependiente, claro, como la Argentina. A saber, que tenemos que ser como Chile donde, con un férreo control social, vigilancia y disciplinamiento, la sociedad vota entre dos opciones que se disputan la administración del mismo modelo neoliberal: el heredado de los Chicago boys de Pinochet.

Si analizamos las propuestas que se disputaron en cada batalla electoral presidencial desde el regreso de los procedimientos democráticos en 1983, tendremos herramientas para ver si, como dice el presidente caído en desgracia, estuvimos mejor cuando éstas consistían en elegir quienes iban a administrar el mismo modelo de concentración del capital y despojo del pueblo o cuando se pusieron en confrontación dos modelos diferentes de país. Hagamos historia.

1983: democracia o dictadura

A la salida de la dictadura cívico militar, en 1983, por supuesto que la contradicción “democracia o dictadura” teñía el clima político de la época. Y el pueblo elector tendió a apoyar a aquella opción que entendía podía fortalecer mas una nueva institucionalidad democrática y el respeto a los derechos humanos.

Después de la llamada “primavera democrática” con su auge en el juicio a las juntas militares, los tibios intentos reformistas del alfonsinismo espantaron al Dios de Macri: el mercado, que necesitaba culminar el plan económico que la dictadura había comenzado.

Así la llamada “patria contratista” (grandes grupos económicos enriquecidos con el terrorismo de estado entre la que tuvo un lugar predilecto la famiglia Macri) generó un proceso hiperinflacionario que precipitó la salida de Alfonsín y mediante el shock social creado por la virtual desaparición del dinero y del salario (principales mediaciones de las relaciones sociales en el capitalismo) posibilitaron el retorno del proyecto oligárquico en 1989, de la mano de un peronismo metamorfoseado por aquel. Como bien lo ha explicado la economista venezolana Pasqualina Curcio, la hiperinflación es un arma imperial.

1989: hiperinflación o estabilidad

El proyecto neoliberal que se asentó con la convertibilidad, la liberalización del comercio exterior y el proceso de privatizaciones a partir del 91, tal como el que tuvimos que soportar durante los últimos 4 años, consistió fundamentalmente en acelerar la concentración y centralización del capital, entregando los bienes sociales y naturales a los monopolios extranjeros y generando condiciones para maximizar la explotación del trabajo. Lo que multiplicó la “población sobrante” desde el punto de vista del capital.

De manera que en el 89, la batalla electoral se construyó desde las usinas del poder apelando a la vieja figura de “yo o el caos”, es decir: “hiperinflación o estabilidad”. Bajo esa trampa se disputaron las elecciones en toda la década del 90.

1995 y 1999: la administración del modelo neoliberal

Así el fantasma de la hiperinflación y el caos utilizado como arma de terrorismo económico para ocultar la fenomenal transferencia de ingresos hacia el capital mas concentrado, inclinó la balanza popular a favor de su verdugo en 1995, así como en las elecciones de medio término del 97, en las que irrumpió la Alianza entre el viejo radicalismo y el nuevo FREPASO que venía a reciclar al bipartidismo para disputarse durante 10 años con ese PJ prostituido quién administraría el mismo modelo neoliberal. 

Al igual que en las presidenciales de 1995, en las de 1999 se jugó la misma batalla y asumió un rápidamente desgastado Fernando de la Rúa, que nos recuerda a Macri por su desconexión con la realidad, por tener al FMI como única utopía y por el rápido descreimiento popular que se gana. Es importante mencionar que el repudio popular al modelo neoliberal y quienes lo administraban se expresaron en las urnas en las elecciones legislativas de 2001 con el boom del llamado voto bronca (en blanco o anulado). De la Rúa será recordado por haber huido en helicóptero, como otros presidentes latinoamericanos que hambrearon a los pueblos, en medio de una insurrección popular con la que escribimos historia y un profundo quiebre al interior de las clases dominantes.

La aguda crisis económica y de representación política (crisis hegemónica) y los reclamos populares que emergieron de ese proceso de lucha modificaron los escenarios electorales. Seguir leyendo LAS BATALLAS ELECTORALES EN LA ARGENTINA: 1983-2019. PAULA KLACHKO

LA FURIA DEL HECHICERO Y LA VENGANZA DE ROGER CASEMENT. ATILIO A. BORÓN

vargas 3

ATILIO A. BORÓN

ATILIO 2

Días pasados Mario Vargas Llosa descargó otra de sus habituales diatribas sobre los gobiernos y líderes progresistas y de izquierda de Latinoamérica. [1] Pero en esta oportunidad dio un paso más y no se privó de atacar también a los electorados que, según su peculiar visión, al elegir a gobiernos “populistas” optan por la barbarie y el atraso de la tribu en lugar de disfrutar las mieles de la civilización capitalista. El novelista está furioso porque algunos países de Latinoamérica no parecen dispuestos a querer avanzar por el sendero neoliberal que él les viene proponiendo desde hace tanto tiempo.

Como no podía ser de otro modo objeto preferente de su ojeriza  es el gobierno de Nicolás Maduro. Desde el confort y el lujo de la deliciosa Marbella descerraja sus disparos contra Diosdado Cabello, quien le pidió a su gente que “recurran al trueque para desterrar del país de una vez por todas la moneda imperialista.” El novelista abunda en el asunto y denuncia tarde lo que el gobierno bolivariano viene denunciando hace años: que como parte de la guerra económica que Washington le declaró a Venezuela las mafias vinculadas a los capos del imperio se apoderan de cuanto bolívar circula en el mercado, se los llevan a Colombia y dejan a la población sin circulante para hacer sus compras. Esto no es producto de la lógica del mercado sino una perversa artimaña destinada a fomentar el malhumor social y potenciar el descontento con el gobierno, apostando a que estas penurias provocarán la tan esperada insurrección popular que ponga fin al gobierno de Maduro. En otras palabras: planificar el caos económico y social y sentarse a esperar que maduren las condiciones para la revuelta popular. Pero el señalamiento de Vargas Llosa se detiene, no por obra del azar o el descuido, en el engañoso mundo de las apariencias dado que omite identificar las causas que originan la desaparición del circulante y los objetivos que la Casa Blanca persigue con esta maniobra. Oculta a sabiendas que esta operación es una de las vigas maestras de las “guerras de quinta generación” (también llamadas “guerras híbridas”) que lleva a la práctica el imperio. [2] Guerras que ya no se libran con armas convencionales sino por medio de la conquista de las mentes y los corazones de los pueblos, sembrando el caos, promoviendo el odio y la ira, incentivando el temor y canalizando todas estas frustraciones hacia el gobierno que Estados Unidos desea destruir.  En suma: ganar una guerra sin disparar una sola bala y confiando en la eficacia de la “artillería del pensamiento”, como advirtiera Hugo Chávez.

El diagnóstico del novelista es categórico: “lo que ha hecho con Venezuela el ‘socialismo del siglo XXI’ es uno de los peores cataclismos de la historia.”  Puede ser, porque lo ha reconocido el propio gobierno bolivariano. Pero no basta con constatar un crimen de lesa humanidad: hay que investigar quién es el culpable, el autor intelectual y el agente material responsable de esta situación. Recordemos: no fueron también cataclismos los que ocasionó Estados Unidos en Irak, en Libia, en Siria, antes en Chile, Nicaragua, Haití, República Dominicana, Granada y por supuesto en Vietnam y en Indonesia, Camboya, Laos como antes lo produjeron los ataques de la Alemania nazi en Francia, Italia e Inglaterra durante la Segunda Guerra Mundial. Todos los países víctimas de una agresión sufren terribles penurias, pero nadie en su sano juicio puede culpar a los agredidos por sus padecimientos. Al escritor no se le puede escapar el hecho de que Venezuela es víctima de una guerra de una crueldad infinita, que se ha cobrado miles de muertos por el bloqueo en el suministro de alimentos y medicamentos por lo que debe enfrentar una situación humanitaria de extrema gravedad. [3] Pero ¿desde cuándo la responsabilidad de esta tragedia recae sobre la víctima y no sobre los hampones, amigos y protectores de Vargas Llosa, que son los que perpetran el crimen de la guerra?

En la  alucinada visión del novelista Estados Unidos es exaltado como la indiscutible vanguardia de la civilización, y por lo tanto incapaz de hacer el mal. Éste lo hacen los malos gobiernos que eligen los incorregibles latinoamericanos y nada debe culparse a Washington por nuestros infortunios. Al idealizar a Estados Unidos el escritor barre bajo la alfombra a una sociedad alienada  y alienante que cada semana produce un asesinato colectivo perpetrado por un humanoide que «oye voces» que le ordenan entrar a una iglesia, una escuela, un hospital o una cafetería y disparar a mansalva:  o un veterano desquiciado en las guerras de Irak, Siria o Afganistán, o un drogadicto enloquecido deseoso de vengarse de una sociedad que lo redujo a tan desgraciada condición. Nada de esto dice el locuaz y prolífico escritor. También obvia la existencia de 50 millones de estadounidenses que viven bajo la línea de la pobreza y los otros tantos que están apenas por encima y que comen cuando pueden gracias a las “food stamps”; o la de los poco más de 550.000  «homeless» diseminados a lo largo y a lo ancho de todo el país; o la del 25 por ciento de la población de Estados Unidos que no tiene asistencia médica alguna o que la tiene en grado insuficiente.[4]  Esto para ni hablar de una «civilización» que perpetró los dos mayores atentados terroristas de la historia de la humanidad al reducir en instantes a cenizas a más de doscientas mil personas inocentes cuyo único delito había sido vivir en Hiroshima y Nagasaki.

LA FURIA DEL HECHICERO

Incapaz de controlar el  sesgo ideológico que tanto lo ofusca el autor de Conversación en la Catedral clama por los “cuatro millones de venezolanos” que han huido del país, pero cierra beatíficamente sus ojos ante los ocho millones de desplazados en Colombia, oficialmente reconocidos por las autoridades de ese país. Cuatro millones (suponiendo que sean cuatro) que huyen de Venezuela es una catástrofe; ocho millones que abandonan los campos colombianos es un agradable paseo que no despierta el menor reproche en el rencoroso escritor. Peor aún, en su desbocada iracundia se congratula de que Chile “progrese a pasos de gigante” al igual que en  “Colombia, donde la democracia funciona y parece hacer avances pese a todas las deficiencias del llamado ‘proceso de paz’.” Es obvio que el novelista extravía por completo el rumbo cuando abandona el terreno de la ficción -en el que se mueve con indiscutible maestría- y pretende instalarse como un cronista objetivo y profundo de su época. Para su desazón hay que decir que en este terreno es apenas un diletante.

Por ejemplo, se escandaliza de las “gigantescas fortunas” fugadas por la dirigencia chavista sin aportar, como ocurre invariablemente en sus frecuentes libelos, un solo dato concreto o una sola fuente objetiva sobre la cual apoyar sus denuncias. Pero seré solidario con él y le ofreceré una información que seguramente le será de utilidad: bajo el gobierno de su admirado amigo Mauricio Macri fugaron de la Argentina, entre el 1º de Enero del 2016 y el 30 de Junio de 2019,  la friolera de 70.200 millones de dólares, a razón de 54 millones de dólares día a día, incluyendo sábados, domingos y “fiestas de guardar.” Son datos oficiales del Banco Central. Pero como se trata de un amigo el novelista seguramente se llamará a silencio ante este descomunal saqueo. Prefiere fantasear con el dinero que los chavistas habrían fugado de Venezuela y no meter sus narices en los delitos cometidos por sus amigos y auspiciantes. Seguir leyendo LA FURIA DEL HECHICERO Y LA VENGANZA DE ROGER CASEMENT. ATILIO A. BORÓN

MACRI, UNA MALA PERSONA. ÁNGEL GUERRA CABRERA

MACRI 4

ÁNGEL GUERRA CABRERA

GUERRITAMauricio Macri prometió acabar con el “cepo” cambiario kirchnerista y lo suprimió no más llegar a la presidencia. Pero ahora, aunque acotado, termina su mandato reinstaurándolo. Sin embargo, no para proteger las reservas internacionales y la economía popular, como era el caso con Cristina Fernández de Kirchner (KFK). Al contrario. El gobierno macrista ha llevado al país a una situación límite. Default o cesación de pagos, palabras malditas ahora traducidas eufemísticamente por los tecnócratas como “reperfilamiento” de la deuda y una devaluación acumulada del peso al cierre de agosto de 304 por ciento. Argentina, que estaba desendeudada y con inflación controlada en el gobierno de CFK ha pasado a ser uno de los países más endeudados del planeta, con las más altas tasas de interés, la segunda mayor inflación, el mayor riesgo país y una de las más acentuadas caídas del PIB. Todo ello significa una enorme pérdida en los ingresos de las mayorías, pobreza, cuando no indigencia de millones, hambre de niños y ancianos. Asombroso, multitud de personas con trabajo malcomen una o dos veces al día. A la vez, la desenfrenada especulación financiera, los privilegios fiscales y en el uso de divisas que conservan los capitales concentrados han propiciado un enriquecimiento obsceno de una pequeña elite local e internacional, comenzando por Macri y los miembros de su gabinete. No ha de extrañar que el objetivo del cepo cambiario macrista, a diferencia del de CFK, sea crear otro mecanismo para continuar facilitando la fuga de capitales, como lo denunció el miércoles 4 el periodista Horacio Verbitsky.

Neoliberales compulsivos, Macri y sus socios capitalistas financieros son insaciables y estarán apropiándose de las ya mermadas reservas internacionales de Argentina mientras algo quede. Junto al sueño de la reelección, posiblemente, esa sea la principal causa de su angustia por el riesgo de que el Fondo Monetario Internacional no autorice el faltante de cinco mil millones de dólares, última tajada del mayor financiamiento concedido por la institución en su historia. El inquilino de la Casa Rosada se aferra a la esperanza de una nueva manito de su amigo Trump, sin cuyo apoyo jamás habría conseguido tamaño empréstito para una economía destruida en menos de cuatro años por la ortodoxia neoliberal. Su plan de medidas para enfrentar las carencias ocasionadas por la nueva devaluación son cosméticas, electoreras y no lo salvarán de caer aplastado por el Frente de Todos. CFK lo radiografió al calificar a Macri de mala persona.

Criminalmente, los 57 mil millones del préstamo se están gastando solo en pagar deuda, intereses, contener la caída del peso con la venta en las últimas sesiones de 300 millones de dólares diarios por el banco central. Esta semana, al acelerarse la corrida cambiaria llegaron a inyectarse casi 1000 millones en una jornada. O sea, con esa suma colosal no se han construido una escuela, un hospital, ni comprado alimentos para los desabastecidos comedores escolares y populares, ni medicamentos para los necesitados, como el caso apremiante de los jubilados. Tan grave, que el candidato a la presidencia del FT, Alberto Fernández, ya aseguró que, de ser electo, una de sus primeras medidas será dotar de remedios gratuitos a ese grupo tan vulnerable. Dijo que con solo dejar de pagar los intereses de ciertos papeles del gobierno por unos días era perfectamente posible financiar el proyecto. Pero una medida como esa nunca pasará por la cabeza de un neoliberal, para quien es mucho más importante salvar un banco que dar de comer a un niño. A la vista de esta megacrisis argentina y del catastrófico cuadro social, económico y cultural que vemos dondequiera se aplican las cada vez más destructivas políticas neoliberales, los pueblos, los luchadores sociales, los militantes y organizaciones populares están en el deber de unirse para batirlas frontalmente. El neoliberalismo no es solo un modelo económico, sino una estrategia para controlar a los pueblos en el orden material, de identidad, valores, cultura y educación aplicando la violencia. Qué son, si no, las intervenciones militares de Washington, pero también sus llamadas guerras contra el terrorismo y las drogas. Por eso es necesario estudiar sus causas y efectos, su evolución, sus viejas y nuevas caras, para poder combatirlo con éxito.

El neoliberalismo no puede ser erradicado del todo en un solo país, pues consiste en una política económica impuesta por el Consenso de Washington a escala global. Pero como se ha visto en Venezuela, Argentina, Brasil, Bolivia, Uruguay etc. sí es posible hacerlo retroceder, en mayor o menor rango, mediante una clara voluntad política de combatirlo con todos los recursos del Estado. En México lopezobradorista, pese a la camisa de fuerza del T-MEC y la Iniciativa Mérida, lo demuestran la política energética soberana, la fuerte injerencia del Estado en la orientación social de la economía y la no intervención en Venezuela.

Twitter:@aguerraguerra

Y FINALMENTE LA BOMBA LE EXPLOTÓ A MACRI. CLAUDIO SCALETTA

La caída de la economía macrista

El estallido fue en el gobierno de Cambiemos. No le quedó una sola bandera en pie. La secuencia fue terrible: megadeuda, megadevaluación, inicio de default y control cambiario.

MACRI 1

CLAUDIO SCALETTA

Imagen del autorEstán los economistas de las consultoras de la city que legitimaron todas las medidas de la fallida administración macrista y están los otros, los que solamente intentaron aplicar los principios de la ciencia para entender el desarrollo de los acontecimientos. Los primeros decían hasta hace apenas unas semanas que el camino que condujo a un nuevo colapso terminal era el único posible. Hoy repiten lo mismo, pero afirman que el problema fue que el vehículo utilizado para recorrerlo no era el adecuado. Es una historia tan vieja y conocida como los finales de crisis de los regímenes neoliberales. La culpa nunca es de la mala teoría, de la ideología o de la vulgar defensa de intereses particulares y de clase, sino de que las medidas no se aplicaron a fondo o no se aplicaron bien.

En esta línea resulta paradigmática una nota aparecida el pasado domingo en el diario de negocios londinense Financial Times, que asumió el gasto de enviar dos periodistas a Buenos Aires. El artículo reproduce la especie urbi et orbi y seguramente retroalimentará la línea que seguirán los fracasados (no económicamente, claro) consultores locales. Según la interpretación histórica que se intenta construir, la culpa fue primero del gradualismo y luego, de que se llamó al FMI “demasiado tarde”. Por supuesto, el pánico post PASO no fue debido al agotamiento del modelo, sino al temible regreso del populismo. Dicho mal y pronto, “consumen de la propia”.

El gradualismo fue un invento de marketing para justificar el absurdo endeudamiento en divisas. Durante su devenir nunca se frenó el recorte del gasto y la destrucción de las funciones del Estado. El FMI llegó antes que el más pesimista de los pronósticos. Pero la síntesis refritada para los consumidores globales es bastante elocuente, el problema no fue el dogmatismo ortodoxo, sino su presunta baja dosis. El problema tampoco fue que el plan del FMI no sirvió siquiera para estabilizar la macroeconomía, sino que se lo aplicó demasiado tarde. Y finalmente, el problema no fue que se agotó el modelo de los endeudadores seriales, sino que regresarán los que siempre pagaron las deudas. Los argumentos de los escribas del poder financiero parecen broma, pero están escritos en serio.

La realidad es que no hacía falta una inteligencia sobresaliente ni conocimientos especiales para advertir que, desde el primer día, la segunda Alianza que marcó el regreso de casi todos quienes integraron la primera y provocaron el colapso de 2001-2002, comenzó a avanzar en la dirección contraria a la que necesitaba la economía local en diciembre de 2015. Frente al problema principal del déficit para generar las divisas necesarias para continuar con el proceso de inclusión social se recurrió a la toma desenfrenada de deuda. Pero no sólo eso, al mismo tiempo se eliminaron todas las regulaciones a los movimientos de capitales y, como si no fuese suficiente, también se eliminó la obligatoriedad de liquidar divisas. Dicho de otra manera, mientras se dejaba que la nueva deuda se recicle en fuga, se aumentaba la demanda futura de divisas al mismo tiempo que se reducía voluntariamente la oferta futura. El rumbo era hacia una colisión inevitable. Se sabía que el choque se produciría más temprano que tarde, pero sin una bola de cristal era imposible adelantar la fecha exacta. El colapso, hoy se sabe, comenzó a manifestarse en abril de 2018, con el cierre de los mercados externos. Ya con el FMI adentro y la profundización del ajuste, la pregunta más honesta que cualquiera podía hacerse era “¿estalla antes o después del 10 de diciembre?”. Sin importar el lado desde el que se mirara ¿le estalla a ellos o nos estalla a nosotros?

Le estalló a Cambiemos y en la caída no le quedó una sola bandera en pie. La secuencia fue terrible: megadeuda, megadevaluación, inicio de default y control cambiario. Todo esto en tiempo récord y tras haber recibido una economía desendeudada. Para graficar la experiencia macrista el lector puede imaginar que le dan a administrar una empresa saneada y en marcha y que la devuelve superendeudada, con patrimonio neto negativo, en concurso de acreedores, con la mitad de las máquinas paradas y con menos trabajadores.

Carece de sentido ensañarse en la secuencia de medidas producidas tras la asunción de Hernán Lacunza en Hacienda. Puede decirse que el gobierno corrió detrás de los acontecimientos, que recién actuó después del drenaje de más de 12 mil millones de dólares de reservas tras las PASO, y con las acciones y bonos soberanos derrumbados y sin piso, pero la realidad es que al oficialismo no le quedaban más alternativas. Tanto el “reperfilamiento” como los controles cambiarios fueron medidas inevitables para eludir un colapso mayor de consecuencias impredecibles, ya que sobre el fin de la semana pasada hasta se había puesto en marcha una corrida bancaria.

Quizá esta vez la sociedad argentina finalmente aprenda que cuidar los dólares escasos debe ser siempre un objetivo de la política económica. Quizá la actual recaída neoliberal sea la última. Pero conviene no ilusionarse. Lo mejor es ponerse nuevamente a trabajar contra las interpretaciones falsas. Hasta hace muy poco los ideólogos del actual fracaso afirmaban que estábamos frente al “tercer intento de modernización de la economía argentina” luego de la dictadura y los ’90. No es casual que todo haya terminado igual. Apenas resta esperar que la tercera sea la vencida.

Fuente: PÁGINA 12

MACRI ES UN “MAL SER HUMANO”. CRISTINA FERNÁNDEZ

“Nosotros nos pasamos pagando la deuda de otros y dicen que lo que pasa es por los populistas que vienen, (…) Esas cosas no se le hacen a la sociedad, no es de buen ser humano, más allá de buen o mal Presidente, es de mal ser humano hacer esas cosas”, aseveró Cristina Fernández en un acto público celebrado este sábado.

Cristina-Fernandez

La exmandataria argentina ha hecho estas declaraciones en respuesta a los comentarios del presidente argentino, Mauricio Macri, en los cuales acusó a los Gobiernos de izquierda y a los socialistas, específicamente, al Gobierno de Kirchner, de provocar malas coyunturas socioeconómicas.

Fernández ha evaluado que, si bien “con cosas por corregir y por mejorar”, dejó la Casa Rosada (sede presidencial) en 2015 “un país encaminado” y que ahora, tres años y medio después, “está todo infinitamente peor y la situación es “inmanejable”.

La presentación de la exmandataria adquirió especial importancia en el marco de la incertidumbre financiera, la subida del dólar y del riesgo país y el posterior anuncio de un paquete de medidas elaborado por el Gobierno, que derivó en el default determinado por dos calificadoras de riesgo.

La coyuntura social y económica de Argentina se ha deteriorado por las medidas de austeridad impuestas por el Gobierno Macri, bajo el pedido del Fondo Monetario Internacional (FMI) a cambio de un millonario préstamo para estabilizar los índices macroeconómicos que atraviesa este país austral.

Las políticas económicas del mandatario argentino han tenido como respuesta múltiples manifestaciones y protestas en diferentes zonas del país latinoamericano. Los argentinos están enojados por su economía en crisis y una inflación de dos dígitos que ha afectado severamente a su vida.

Asimismo, el Observatorio de la Deuda Social Argentina anunció en su último informe que más del 50 % de los niños y adolescentes argentinos son pobres y que el país experimenta la cifra más alta de pobreza monetaria en la última década.

En este sentido Fernández de Kirchner tildó la situación económica y social de ‘catastrófica’ y expresó su profundo deseo para arreglarla.

Fuente: HispanTV

ARGENTINA: HAMBRE MATA BIG DATA. JOSÉ STEINSLEGER

JOSÉ STEINSLEGER

jose steinslegerActivista del gremio docente en la provincia de Buenos Aires (37 por ciento del electorado nacional), la maestra venía librando una lucha tenaz en defensa de la educación pública, contra el gobierno de Mauricio Macri.

En ocasiones, con su mísero salario, compraba leche y pancitos dulces para los más pequeños. Pero un día, desolada, confesó a la directora del plantel: ¡No puedo más! Los niños descargan en el aula la violencia que viven en sus casas, y los adolescentes me insultan cuando les pido que apaguen el celular.

Sin embargo, tras la derrota de Macri en las primarias (elecciones que habilitaron a los partidos que competirán en las presidenciales de octubre), la maestra me describió (por WhatsApp) la euforia de sus alumnos en el salón de clases. Transcribo sus observaciones y el diálogo que sostuvo con uno de ellos.

–Los veo muy alegres… –dijo a lxs jóvenes que habían votado por primera vez (16-17 años). No la dejaron seguir.

–¡Ganó Cristina, profe!

A la salida de clases, la maestra se cruzó con el joven que el año pasado la había acusado de kirchnerista. Le dijo: ¿sabías que tu señalamiento pudo costarme un sumario en el Ministerio? El joven bajó la cabeza: “Perdón, profe…”.

La maestra lo consoló: “Está todo bien… ¡No es el fin del mundo! Lo importante es que pudiste votar. Te felicito”. Aliviado, el muchacho dijo que necesitaba contarle algo. La maestra accedió y tomaron asiento en el paradero del autobús.

–Mire, profe… Ojalá me entienda. En casa, las cosas andan mal. A mi viejo lo despidieron de la fábrica en la que trabajó 28 años. Mi mamá limpia ahora baños en un banco. Mi hermana de 14 años quedó embarazada, y el cura de la parroquia le dijo: si abortás, te vas derechito al infierno.

Sigue: “Mi hermano logró graduarse de agrónomo, pero dice que, si no encuentra trabajo, se irá del país. A mis abuelos los acomodamos en el comedor porque la jubilación no les alcanza… En la época de Cristina hacíamos asados los domingos con la familia, y hasta invitábamos a conocidos del barrio. En el verano, subíamos a la chata [camioneta], y pasábamos 10 días en Mar del Plata”.

Abrumada, la maestra interrumpió: “Perdón, no quisiera hablar de política, pero… ¿en qué momento empezó el rechazo al kirchnerismo?”

El muchacho se alzó de hombros. ¡Qué sé yo!, masculló. Mi viejo nunca fue peronista y la política le importaba poco. Pero sin darnos cuenta, el humor de la familia empezó a cambiar.

–¿A cambiar cómo? –inquirió la ­maestra.

El joven volvió a alzarse de hombros: “¿Cómo le explico?… Encendíamos la tele, y empezaban las discusiones. Mamá decía que gracias a Cristina, los abuelos conocieron el mar y que en la obra social les daban gratis las medicinas. Papá se ponía furioso: ¡Se robaron todo! ¡La yegua es corrupta! ¡Vamos camino a Venezuela! ¡Hay que apoyar al campo!…”

–¿Tu papá tiene campos?

–¿Qué campos, profe? Si las cosas siguen así, tendremos que vender la casa que mi viejo compró con su esfuerzo individual…

–¿Y cómo hizo para comprar la casa?

–¡Ah, eso sí! Cuando el gobierno de los K nos aprobó un crédito hipotecario, gritamos de felicidad. No podíamos creerlo…

–Y luego, votaron a Macri. A ver… ¿tu hermano se graduó en universidad pública o privada?

–Pública. La inauguró Cristina en persona, y está dentro del distrito. De otro modo, imposible. Mi hermano trabajaba y la de Buenos Aires queda a dos horas y media de acá.

La maestra resumió: “O sea que con los Kirchner tu papá pudo comprar la ­casa, tu hermano se graduó de agrónomo, la jubilación de los abuelos alcanzaba, en la obra social conseguían las medicinas que necesitaban, podían irse de vacaciones a Mar del Plata… ¿cómo crees que todo esto era posible?”

–No lo sé, profe… ¿Usted qué dice?

–Piénsalo. Te lo dejo de tarea.

La maestra terminó contando que el día de las primarias todos madrugaron en casa de su alumno, y en el desayuno el papá advirtió: “En esta familia somos siete, y cada día se come menos. Espero que no se equivoquen al votar. El gato [así le dicen a Macri]… ¡no volverá a engañarnos!”

ARGENTINA, TERREMOTO CONTINENTAL. ÁNGEL GUERRA CABRERA

ALBERTO Y CRISTINA FERNÁNDEZ

ÁNGEL GUERRA CABRERA

GUERRITA.jpgLa aplastante victoria de Alberto Fernández, candidato a la presidencia por el Frente de Todos(FT), en las elecciones primarias, abiertas, simultáneas y obligatorias de Argentina(PASO) es un hecho no solo de gran trascendencia política nacional, sino regional y mundial. Debe subrayarse la presencia, como su compañera de fórmula, de Cristina Fernández de Kirchner, uno de los actores y actoras principales de la gran corriente política latinocaribeña de fines del siglo XX y principios del XXI contra el neoliberalismo, por la independencia, la justicia social y la unidad e integración de nuestra América. Cristina en su momento dio un paso al costado y propuso a su correligionario para encabezar el dúo por considerar que era lo más conveniente a los intereses populares.

 La victoria obtenida demuestra la maestría estratégica de la ex presidenta -y, claro, su altura de miras- pues la asunción por Alberto de la candidatura presidencial, junto a su experimentado oficio político y don de gentes arrojó magníficos frutos en lo que hace al aglutinamiento de gran parte del peronismo en torno a la fórmula Fernández-Fernández (FF) y la atracción por esta de más sectores de  clase media. Ninguna encuestadora fue capaz de acercarse siquiera a los resultados obtenidos por FF, pues aunque coincidían en pronosticar su victoria, le asignaban 5 o menos puntos de ventaja. Pero tardó en exceso en conocerse el cómputo oficial, no obstante que un alicaído y desajustado Macri salió temprano a reconocer su derrota. De muy mala gana y, en el colmo del narcisismo, el nacido en cuna de oro culpó de ella a los electores y mandó a los argentinos a dormir, orden incumplida por los seguidores de FF. Estos esperaron pacientemente a que el gobierno anunciara sus datos horas después en un intento por mejorarlos mediante la manipulación digital, impedido por la justicia electoral. No obstante que los sondeos a boca de urna lo habían adelantado, fue entonces que se supo a ciencia cierta que la fórmula FF lograba más de 11 millones y medio de votos y unos 15 puntos de ventaja, celebrados hasta avanzadas horas por los frentistas. Datos más finos de hoy arrojan 49.2 por ciento de la votación para el peronismo-kirchnerismo frente a 33.1 de Macri, una tremenda ventaja de 16 puntos.

Este resultado dejó claro el contundente rechazo de dos tercios del electorado a las asfixiantes políticas neoliberales aplicadas en los últimos tres años y medio: recortes masivos de empleos, inflación galopante, caída de salarios, devaluación del peso, tarifazos de más de 1000 por ciento, desindustrialización, quiebra de miles de pymes, reducción sustancial de la inversión pública y aumento importante de la pobreza y la desigualdad social.

Ello, no obstante que el ultraneoliberal gobierno de Mauricio Macri, recibió el año pasado un préstamo, o “rescate”, del Fondo Monetario Internacional(FMI) por 57,100 millones de dólares, el mayor concedido por la institución de crédito en toda su historia. Este supuestamente protegería a los más vulnerables de los efectos del draconiano plan de ajuste acordado con el FMI para “sanear” la economía rioplatense, pero en realidad quienes se beneficiaron de él fueron principalmente los especuladores financieros, incluidos el presidente argentino y varios de sus ministros de gabinete. Obviamente, el desembolso de un monto tan elevado por el FMI solo podía obedecer a una decisión de Donald Trump en favor de su amigo Macri y del sostenimiento de uno de los gobiernos más serviles al imperialismo yanqui en América Latina y el Caribe, al extremo que despertó celos y censuras de algunos de los socios europeos de Washington.

La ventaja lograda por Alberto Fernández ha sido de tal contundencia, que todos los analistas coinciden en que es simplemente irremontable.  De modo que es razonable esperar que refrende y hasta supere este desempeño en la elección del 28 de octubre sin necesidad de someterse a la segunda vuelta, una gran noticia para nuestra América, para las elecciones que esperan a la izquierda en Bolivia y Uruguay y también para el México lopezobradorista. Macri, luego de haber aumentado artificialmente el viernes el precio de los valores argentinos en Wall Street para dar una imagen de favorito de los círculos financieros, ha mantenido después del batacazo una conducta errática e irresponsable, que tiró al piso los indicadores bursátiles y el peso. Al fin, el miércoles en la mañana, 3 días después de su derrota, en una tácita admisión de que se inicia la transición,  llamó a Alberto Fernández, quien había mostrado disposición al diálogo, aunque aclaró que quien gobierna hasta el 10 de diciembre es Macri.  Fernández criticó el ya cuestionado paquete de medidas económicas y sociales recién anunciadas por el presidente y dio a entender que eran electoreras. Precisamente dijo haberle sugerido que sea más presidente que candidato para evitarle mayores sufrimientos al pueblo argentino.

Twitter:@aguerraguerra

FERNÁNDEZ-FERNÁNDEZ, ENROQUE Y JAQUE MATE AL MACRISMO. KATU ARKONADA

CRISTINA Y ALBERTO

KATU ARKONADA

Katu-Arkonada-620x330Cuando parecía que Cristina Fernández de Kirchner iba a ser la candidata presidencial del kirchnerismo y otros sectores del peronismo, un video tuiteado por CFK anunciaba que sería candidata a Vicepresidenta, con el ex Jefe de Gabinete de Néstor Kirchner, Alberto Fernández, como candidato a Presidente.

Este enroque se convertía de esa manera en un arma de destrucción masiva contra el macrismo, ya inmerso en un proceso de implosión debido a sus políticas económicas contra las mayorías sociales y el nivel de endeudamiento al que venía sometiendo a la Argentina. La única salida para el oficialista PRO-Cambiemos era la brasileña, encarcelar a CFK aun sin pruebas, y soportar el costo social y mediático de encarcelar a la ex Presidenta y principal opositora al macrismo, perdiendo legitimidad democrática, pero asegurando la continuidad del gobierno.

Pero la decisión de CFK desactiva por completo esa posibilidad, no solo porque Alberto Fernández no tiene abierta ninguna causa judicial, sino por las relaciones de AF con numerosos sectores de las elites políticas, económicas y mediáticas de la Argentina.

Alberto Fernández de Presidente y Cristina Fernández de Vicepresidenta es una concesión, una derrota en una batalla, un retroceso en la construcción de un proyecto político progresista que amplíe la herencia kirchnerista, a cambio de ganar una guerra contra la restauración conservadora en forma de neoliberalismo salvaje. También es cierto que después del destrozo social macrista la única alternativa posible con Cristina de Presidenta o de Vicepresidenta, es un gobierno de salvación nacional.

Si algo hicieron bien Macri y Durán Barba fue construir el relato donde la culpa de todos los males y sufrimientos de la sociedad argentina eran responsabilidad de la pesada herencia kirchnerista. Por ello, no había que mirar al pasado, sino a un futuro de ajustes y recortes en los derechos sociales.

La decisión de CFK dinamita la estrategia político-mediática macrista, y construye un binomio pensado más para gobernar que para la campaña. Un binomio con intenciones de ser pilar de un gran Frente Patriótico, una vuelta a lo nacional-popular (aunque esta vez más nacional que popular) en una coalición amplia que incluya desde el kirchnerismo al 80% del peronismo, pasando por el sindicalismo o la pequeña y mediana empresa. Todo ello con la experiencia de Unidad Ciudadana y la estructura del Partido Justicialista como base de este Frente Patriótico.

Antes del anuncio, Alberto Fernández había repetido muchas veces el dilema “sin Cristina no se puede y con Cristina no alcanza”. Este enroque es la frase de AF llevada a su máxima expresión. Un ex Jefe de Gabinete (los 4 años de gobierno de Néstor 2003-2007 y los primeros 6 meses de Cristina en 2008) que fue un operador político de primer nivel en las situaciones más complicadas (desempleo o deuda) al mismo tiempo que siempre mantuvo canales de comunicación abiertos con un sector del empresariado, la Embajada de Estados Unidos (actor político en la mayoría de países latinoamericanos) o el Grupo Clarín; y una ex Jefa de Estado con ocho años de gestión y referencia indiscutible de un proceso político que, con el trascurrir del tiempo y los conflictos sociales en Argentina, fue incorporando mayores niveles de radicalidad política (reestatización de empresas y fondos de previsión social, asignación universal por hijo, ley de matrimonio igualitario, apuesta a la unidad regional y geopolítica contrahegemónica). Un Fernández para incorporar a las clases medias desahuciadas por el macrismo, y una Fernández para mantener a los sectores populares y el núcleo duro.

Entre el Frente Patriótico impulsado por Cristina y el macrismo ya no queda grieta sino una tercera vía que se desvanece en el aire, la del peronismo de centro representado por diversas figuras como el ex candidato presidencial Sergio Massa, los gobernadores de Córdoba (Juan Schiarett) y Salta (Juan Manuel Urtubey), o el ex Ministro de Economía de Néstor, Roberto Lavagna (que cuenta con el apoyo del “socialismo” de Santa Fe y el GEN de Margarita Stolbizer).

Pero el apoyo al enroque de Cristina de los gobernadores de Tucumán (Juan Manzur), Santiago del Estero (Gerardo Zamora), La Rioja (Sergio Casas), Chaco (Domingo Peppo) o Tierra del Fuego (Rosana Bertone) podría acercar a Massa a una candidatura de unidad y dejar la Alternativa Federal del peronismo de centro con Schiarett y Urtubey quitando más votos al macrismo que al kirchnerismo ampliado y cerrando con un jaque mate en la primera vuelta del 27 de octubre.

El escenario se vuelve apasionante, en lo inmediato con un paro general el 29 de mayo convocado por diversos movimientos sociales y el conjunto del sindicalismo contra la política económica de Macri, y demuestra que CFK es la mejor jugadora de ajedrez de la política argentina, cercando a un macrismo que ha perdido las últimas 9 elecciones provinciales frente a un peronismo que ha ido unido en todas ellas y en el que Alberto Fernández ha sido uno de los principales armadores territoriales.

Si los pronósticos se confirman, Cristina Fernández de Kirchner se convertiría no sólo en Vicepresidenta, sino también en Presidenta del Senado, con el objetivo de desplegar su “Contrato Social para una Ciudadanía Responsable”, que debe servir cuanto menos para recuperar a la Argentina de la pobreza y del agujero negro de la deuda externa contraída con el FMI (que alcanza los 60.000 millones de dólares, el 80% de su PIB).

De momento, el anuncio de CFK y la fórmula Fernández² ha servido para recuperar la mística, poniendo en el centro de la escena a la política como vector de los debates de la sociedad, frente a la judicialización macrista de la política. Vuelve la épica de la década ganada con Néstor y Cristina.

Fuente: LA JORNADA

GOBIERNO INTENTA CERRAR C5N, CANAL CRÍTICO DE MACRI. STELLA CALLONI

stella_calloni

STELLA CALLONI

Buenos Aires. Una ola de rechazo de sectores opositores, movimientos políticos, sociales, culturales y de sindicatos de periodistas fue la respuesta al intento del gobierno del presidente Mauricio Macri de cerrar el único canal de televisión –C5N– que tiene programas críticos y de investigación, que difunde las manifestaciones, la protesta social y los hechos que los medios masivos de comunicación oficialistas ocultan, lo que molesta al oficialismo.

El gobierno utilizó nuevamente a la justicia, en este caso tres jueces de la cámara Nacional de Apelaciones en lo comercial “D, en lo que se ha calificado como una extorsión al negar una resolución del juez Javier Costentino quien había dispuesto que se estableciera una cuenta inembargable para pagar a los trabajadores de C5N, y otros de radios afines, debido a que los dueños de la empresa que tiene el canal y otros medios están ilegalmente detenidos, en otra jugada de la justicia “modelo M” como la llaman aquí. La misma Agencia Federal de Impuestos (AFIP) que impidió a los empresarios Cristóbal López y Fabián de Souza, dueños de la empresa que administra C5N y otros medios, pagar una cuenta de deuda de impuestos, considerando esta como “fraude” y no como evasión, con lo que ya la cuenta estaría saldada, y que determinó a la justicia adicta a ordenar su prisión, desde el año pasado, ahora logró que la Cámara D, impidiera la resolución que establecía que se depositara a una cuenta para pagar estos salarios.

Los jueces Gerardo Vasallo, Pablo Heredia,y Juan Garibotto, tomaron la decisión a pesar de que la propia resolución admite que se debe amparar a los trabajadores en estas circunstancias. Son los que condenaron al perseguido periodista Víctor Hugo Morales a indemnizar a Cablevisión, del grupo Clarín, por mostrar en un programa breves imágenes de un partido entre Boca y Real Madrid por la copa Intercontinental en 2000 por una suma cercana al millón de pesos. Morales fue despedido de una radio por instrucciones oficiales, su casa fue allanada y tiene ahora una columna en C5N. Además, estos jueces también aprobaron la reestructuración de las deudas de Cablevisión lo que era indispensable para su fusión con Multicanal.

Desde que Macri asumió el gobierno, en diciembre de 2015, más de tres mil periodistas fueron despedidos por razones políticas, se destruyeron agencias de noticias y otros medios públicos, se acabó con la Ley de Medios Audiovisuales, considerada como la más democrática en el mundo, y se aumentó la concentración en manos del Grupo Clarín. En estos días también el diario La Nación ha despedido trabajadores, mientras se persigue a radio comunitarias y también a canales comunitarios como Barricada Tv y otros.

Seguir leyendo GOBIERNO INTENTA CERRAR C5N, CANAL CRÍTICO DE MACRI. STELLA CALLONI

ARGENTINA: AJUSTE, MILITARIZACIÓN Y ALINEAMIENTO CON EE.UU. CELAG

CELAG

Argentina: ajuste, militarización y alineamiento con EE.UU.

Desde su llegada a la Presidencia argentina, Mauricio Macri ha impulsado un viraje del país hacia el neoliberalismo puro y duro: medidas de ajuste y austeridad que están teniendo fuerte impacto negativo en la vida cotidiana de la clase media y clases populares. Este giro ha sido acompañado por una serie de lineamientos orientados a “garantizar la seguridad”, que se traducen en un aumento de la presencia de las fuerzas policiales en las calles y en un cambio en el rol de las fuerzas armadas, con un rol activo en la “seguridad interna”[1].

Todos estos aspectos marcan un quiebre respecto de los gobiernos de Néstor Kirchner y Cristina Fernández, caracterizados por una política de Derechos Humanos sumamente crítica respecto del rol jugado por las FF.AA. en la seguridad interna durante los gobiernos cívico-militares. A su vez, ello se tradujo en un apuntalamiento de la noción de “defensa” frente a la de “seguridad” y por ello entró en tensión con algunos parámetros de la guerra contra las drogas impulsada desde EE.UU.

El actual Gobierno no sólo está predispuesto a propiciar la militarización de la seguridad adscribiendo a los lineamientos de la guerra antinarcóticos, con las consecuencias que esto puede tener considerando el saldo que esta guerra está dejando en Colombia, México y América Central. El alineamiento con EE.UU. en materia de seguridad permite visualizar la injerencia en asuntos internos, como la agenda de seguridad, que es otra de las dimensiones que ha quedado a disposición de intereses de las grandes corporaciones, instituciones internacionales y gobiernos de países centrales. La geopolítica y las necesidades de “seguridad” vienen asociadas a intereses geoeconómicos, léase: recursos estratégicos (hidrocarburos) e inversiones en determinados sectores, incluido el negocio de la seguridad (venta de armas, software, cursos de entrenamiento, asesoramiento, etc.).

EE.UU. y el negocio de la seguridad

En el marco de esta decisión de otorgar un rol más protagónico a las FF.AA. en la seguridad interna, llegaron en julio a la Argentina la mitad de los doce aviones Beenchcraft T-6C Texan II que compró el Gobierno de Macri a EE.UU. Se afirma que con la llegada de estos aviones, los Embraer EMB-312 Tucano que eran utilizados para entrenamiento, serían enviados al norte del país para formar a efectivos en tareas de vigilancia y control aeroespacial en las fronteras con Paraguay y Bolivia.[2] Estas acciones pueden ser justificadas en el marco de la guerra antinarcóticos, pero contribuyen a la militarización de la frontera con países de donde proviene la migración concebida como “indeseada” por la gestión del PRO, si consideramos las medidas implementadas por el actual Gobierno para controlar la migración limítrofe[3].

En nota del Departamento de Defensa de EE.UU. (2016) que autorizaba la venta de los aviones se plantea que el Ejército argentino se embarcó en un ambicioso camino hacia la modernización de su material militar, y que esta transacción contribuirá a la política exterior y la seguridad nacional de EE.UU., al mejorar la seguridad de un “importante aliado no perteneciente a la OTAN”.[4]

La compra de armas a EE.UU. y el alineamiento sin tensiones a su política de seguridad hemisférica se hizo visible desde los primeros días del Gobierno de Macri y durante las visitas del ex-presidente Obama y del vicepresidente Kerry (2016), cuando se firmaron una serie de acuerdos de cooperación que incluyeron temas como: apertura comercial, intercambios educativos, sector energético, asistencia en la Triple Frontera, coordinación de misiones militares en África, creación de Centros de Fusión de Inteligencia, cooperación entre fuerzas de seguridad, la lucha contra el narcotráfico y terrorismo, entre otros[5] (ver tabla 1).  Seguir leyendo ARGENTINA: AJUSTE, MILITARIZACIÓN Y ALINEAMIENTO CON EE.UU. CELAG

CUMBRE OMC EN ARGENTINA, DEPORTACIONES: “UN HECHO INÉDITO Y MUY GRAVE”. BERNARD CASSEN

Entrevista a Bernard Cassen, fundador y presidente honorario de Attac
El presidente de la asociación que busca poner un impuesto a las transacciones financieras está indignado con Macri por las restricciones y las deportaciones. “Nuestro combate fue siempre pacífico”, dijo.
 MARTÍN GRANOVSKY / PÁGINA 12

Ex director general de Le Monde Diplomatique, Bernard Cassen es el presidente honorario de Attac, sigla de la Asociación por la Tasación de las Transacciones financieras y por la Acción Ciudadana. El propio Cassen la fundó en 1998 junto con su colega el periodista Ignacio Ramonet. Ni Cassen ni Ramonet se dedicaron jamás a lanzar arpones contra vallas policiales ni a levantar adoquines en las cumbres globales para arrojárselos a las fuerzas de seguridad. De ahí el asombro manifestado a Página 12 por Cassen ante la deportación de los delegados de todo el mundo.

El periodista francés mantuvo una conversación telefónica con este diario a las cuatro de la tarde del domingo parisino, las 12 del mediodía en la Argentina. Justo cuando el Gobierno comenzaba a revisar algunos casos después de notar que el conflicto diplomático con Noruega podía agudizarse y ampliarse a otros países. Tarde, porque la mayoría de los que reciban su permiso se habrán perdido como mínimo la Declaración Presidencial de Buenos Aires, un documento latinoamericano que coincidió en “la importancia de preservar y fortalecer” el sistema multilateral de comercio.

–¿Attac apoya las formas violentas de protesta?

–Nunca. Nuestro combate siempre fue pacífico. El Presidente Mauricio Macri deportó expertos y activistas a partir de una base falsa. Yo mismo estuve varias veces en la Argentina sin ningún problema.

–¿Cuándo fue la primera vez?

–En 1971.

–No había Attac en el mundo ni democracia en la Argentina.

–No, claro. Mire, en muchas cumbres hay grupos violentos. Los black bloc, por ejemplo, que actúan en Francia o en otros países. La típica imagen de los que usan la táctica de vestirse de negro y realizar acciones duras en medio de protestas contra la globalización. Attac nunca los apoyó. Macri cometió un acto ilegal, escandaloso, que revela un total desconocimiento de la política internacional. Es raro, ¿no? En París hubo actos violentos en las manifestaciones que organizamos recientemente contra la reforma que busca la flexibilización laboral. Pero los violentos no eran los manifestantes ni los dirigentes sindicales. Y a veces sucede que para la misma policía es difícil manejar a esos grupos pequeños. Los que no pudieron entrar a la Argentina ya estaban acreditados ante la OMC. O sea que el Gobierno argentino impidió la libre circulación de las personas. Un hecho inédito en este tipo de cumbres. Contraproducente para el Gobierno, a menos que busque algo. Qué busca, deben analizarlo los argentinos. Pero lo que pasó es muy grave y fue registrado por todos los medios de Europa y del mundo.  Seguir leyendo CUMBRE OMC EN ARGENTINA, DEPORTACIONES: “UN HECHO INÉDITO Y MUY GRAVE”. BERNARD CASSEN

(ARGENTINA AHORA) EMBRUTECER, PERO QUE NO SE NOTE. MEMPO GIARDINELLI

                                                                              mempo 8
MEMPO GIARDINELLI / PÁGINA 12 

Imagen: Lucia Baragli

En materia educativa la restauración neoliberal a cargo del macri-radicalismo gobernante ha empezado a ejecutar las políticas más retrógradas de los últimos 100 años.

Si bien en el kirchnerismo hubo políticas contradictorias, y otras resultaron incompletas, el hecho relevante en materia educativa fue que durante 12 años el acento se puso a la vez en lo salarial, lo legislativo y lo social, puesto que en 2003 todo eran urgencias. Además sus políticas de lectura sentaron las bases para que las nuevas generaciones tuviesen pensamiento crítico e hiciesen culto de la memoria y el espíritu patriótico. Que se pudo hacer mejor, sin dudas. Pero es también indudable que el rumbo de los tres ministerios (Filmus, Tedesco, Sileoni) fue continuo. Rumbo que ahora es destruído con fría y antinacional determinación.

Los estafadores que hoy gobiernan pavimentan el camino hacia una educación empresarial, que pagarán “los que puedan” y no recibirá la mitad de la población. Para eso, con prisa y sin pausas, vienen cerrando todos los programas de lectura que durante años crearon nuevos lectores. He aquí todo lo que discontinuaron en menos de un año y medio:

  • La compra y distribución de libros para bibliotecas escolares y colecciones de aula, que entre 2003 y 2015 entregó 96 millones de libros de texto escolar, técnicos, pedagógicos y de literatura, lo que además dio impulso a la industria editorial y cuya selección se hizo mediante procesos transparentes de licitación y con participación de especialistas de todo el país.
  • La edición, compra y distribución de libros para el Programa “Libros y Casas” del Ministerio de Cultura, que entregaba bibliotecas en cada vivienda social, así como las ediciones del Programa “Primeros años” del Ministerio de Desarrollo Social para comedores comunitarios, guarderías, hospitales y espacios afines.
  • La publicación y distribución de colecciones que conformaron un patrimonio común de lecturas en escuelas y bibliotecas de todo el país, como “Leer por leer” (4 millones de ejemplares en 5 tomos con 180 textos de literatura universal para los 180 días de clase), “Leer la Argentina” (7 tomos con 290 textos de autores de todas las regiones del país) y varios más.
  • La publicación y distribución de libros de lecturas para estudiantes y docentes, como “Para seguir creciendo” (5 tomos de lecturas literarias para egresados de cada nivel) y “Palabras para vos” (libros de cuentos de entrega domiciliaria a todo el padrón de docentes del país).
  • Cientos de publicaciones literarias breves y en formato económico con cuentos y poemas de autores de cada provincia y de los países del Mercosur, distribuidas en escuelas, colonias de vacaciones, canchas de fútbol, taxis, ómnibus, trenes, peluquerías, balnearios, hospitales, comedores, parques y plazas, de los que se repartieron más de 40 millones de ejemplares.
  • La dotación anual de colecciones de libros a cada aula de todas las escuelas públicas del país y cada sala de niños de 3 años con una bebeteca.
  • El programa de intensificación de la enseñanza de la lectura “Leer con todo” y el “Programa de Desarrollo Profesional en Alfabetización Inicial”.
  • Toda la política de fomento lector a través del Plan Nacional de Lectura, así como la financiación de planes provinciales que desarrollaron acciones propias, incluyendo encuentros de escritores, ilustradores y especialistas con niños, jóvenes y docentes en todo el territorio nacional. Y con el cierre del PNL la política de cercanía y contexto de su estructura federal (5 coordinaciones regionales con sus equipos) que garantizaban coherencia a la política nacional de lectura proveyendo recursos y acompañando a los equipos provinciales.
  • Y también los seminarios de capacitación para la formación de docentes mediadores por parte de especialistas y equipos del PNL; la instalación de Bibliotecas Abiertas en las cárceles de todo el país; la edición y distribución territorial de lecturas en lenguas originarias; la apertura de la Biblioteca Nacional con talleres de lectura y escritura, debates, conferencias temáticas y rescate del patrimonio literario y de la prensa gráfica. Y obviamente es repudiable la discontinuación del fomento de la lectura digital que produjo el vaciamiento del Programa Conectar Igualdad. Seguir leyendo (ARGENTINA AHORA) EMBRUTECER, PERO QUE NO SE NOTE. MEMPO GIARDINELLI

BETHOVEN Y MACRI. MEMPO GIARDINELLI

mempo 8

MEMPO GIARDINELLI
/ PÁGINA 12

La gala del 9 de Julio en el Domo del Centenario, en Resistencia, fue un acto maravilloso y emotivo, con más de mil personas en plateas y centenares que no pudieron entrar pero siguieron el concierto desde el exterior. La Orquesta Sinfónica del Chaco, acompañada por cinco coros numerosos –entre ellos el Polifónico de Resistencia y el de la Universidad Nacional del Nordeste– interpretó la 9º Sinfonía de Beethoven bajo la dirección del holandés Frank Adams, especialmente contratado todo un mes para esta puesta.

Con un despliegue sin precedentes de más de cien artistas en escena, esta versión de “la Novena”, o “Coral”, conmovió como nunca antes un concierto en esta provincia, por la potencia y el brillo que Adams logró darle a formaciones con trayectoria, cierto, pero que jamás habían alcanzado semejantes niveles de afiatamiento y calidad. Fue una delicia que conmovió hasta las lágrimas, al menos a este columnista, seguramente porque, además de la impecable ejecución, esta sinfonía está cumpliendo también 200 años y en estos tiempos esas efemérides conmueven, o debieran conmover, a la Argentina toda.

El hecho de que Ludwig van Beethoven compusiera esta maravilla de la música de todos los tiempos a partir de mayo de 1817, hoy parece una hermosa coincidencia pues también nosotros en estas tierras feraces y feroces celebramos un bicentenario patriótico tan conmovedor como, esta vez, doloroso.  Seguir leyendo BETHOVEN Y MACRI. MEMPO GIARDINELLI

PENSANDO EN OCTUBRE. MEMPO GIARDINELLI

mempo-3MEMPO GIARDINELLI / PÁGINA 12

Si hay dos sentimientos en la Argentina gobernada por la entente macrista-radical, en los que la inmensa mayoría parece estar de acuerdo, es en que todo aquí está mal y todo va a seguir empeorando.

Las preguntas que surgen, entonces, son: ¿cuál es el límite del aguante ciudadano? ¿Cuánto más daño seguirán haciendo estos tipos, y por cuánto tiempo más? ¿Y de qué manera va a terminar este infierno social, económico y moral en que nos han sumido la famiglia presidencial y sus amigotes?

Eso por lo menos, y ojo que son preguntas que incluyen los lógicos temores a que surja algún grupo tarado que se pretenda justiciero. Y quien piense que esto es exageración, mire a Colombia este fin de semana. Y mírese también el accionar represivo del macrismo, que va in crescendo mientras la censura es cada vez más visible y abarcativa, y sobran indicios de que este gobierno –que ya ha demostrado ser capaz de toda torpeza– quizás está esperando o estimulando, consciente o inconscientemente, que la olla reviente.

Lo cierto es que el paisaje social argentino, y la bronca que generan algunas decisiones de fuerte coloratura mafiosa, a este paso puede terminar haciendo metástasis al extenderse y alcanzar, nomás, a las veleidosas y necias clases medias urbanas, sobre todo la porteña. Y ahí sí que te quiero ver. Después de la penosa conferencia de prensa de la semana pasada, en la que el presidente no sólo mintió y remintió, repitiendo viejos eslógans, sino que eludió infantilmente las dos únicas preguntas incisivas que le hicieron, las encuestas (de todos los colores e intereses) fueron contundentes en evidenciar la reacción al vacío de ideas y sensibilidad de la dirigencia oficialista.  Seguir leyendo PENSANDO EN OCTUBRE. MEMPO GIARDINELLI

CARTA PÚBLICA A MARIO VARGAS LLOSA. MEMPO GIARDINELLI

"Me dio mucha pena su papel, Don Mario. Al verlo tan generoso y dócil frente al impresentable gobernante de esta tierra que a usted lo quiere y lee, yo sentí dolor pero también una cierta vergüenza. No hacía falta tanto."

vargas-macri-8

Admirado Maestro, dondequiera se encuentre:

No he tenido la fortuna de ser su amigo cercano, aunque como usted bien sabe me considero su devoto discípulo. Las dos veces que nos vimos, una en Buenos Aires, otra en Lima, nos saludamos con afecto y además he recibido otro par de veces sus saludos. Pero lo para mí más importante es haber leído casi toda su obra con deleite y pasión. Todavía enseño en mis clases de grado y posgrado sus novelas, por lo menos una por año –en 2016 retomé “Los cachorros”– y siempre sus lecciones sobre Flaubert y Arguedas.

Desde luego que no comparto ninguna de sus ideas políticas, pero hasta ahora opté por no contradecirlo y lamenté en silencio diversas declaraciones suyas. Cada vez que lo vi en la tele cambié de canal en homenaje a la calidad de su prosa, su poética y la carnadura de sus personajes. Incluso cuando en 2012 se armó un jaleo en Buenos Aires porque usted iba a inaugurar la Feria del Libro, yo escribí en este mismo diario que su Premio Nobel era “irreprochable porque en él se premió una estética literaria moderna, innovadora, original y escrita en los márgenes de la civilización imperial”. Y también escribí que “más allá del enorme narrador que es, también es un cruzado neoliberal, de esos que se espantan ante cualquier gesto o corruptela kirchnerista pero a Menem le toleraron sin chistar que nos rifara el país, el petróleo, los ferrocarriles, los puertos y la mar en coche”. Y hasta ahí llegué, y después, cuando en 2015 usted hizo campaña electoral diciendo que “si fuera argentino, votaría por Macri”, también me impuse silencio a pesar de lo que me dolía mi país.   Seguir leyendo CARTA PÚBLICA A MARIO VARGAS LLOSA. MEMPO GIARDINELLI

EL “VOLVER AL MUNDO” DE MACRI EN ESPAÑA. JUAN MANUEL KARG

karg3JUAN MANUEL KARG* / PÁGINA 12

El firme discurso de Ínigo Errejón en el Congreso de España, replicado en redes sociales una y otra vez, habla a las claras sobre la percepción que se tiene en relación a nuestro país en el exterior. Errejón, conocedor cabal de la política argentina, desplegó un conjunto de contundentes argumentos para cuestionar al empresario devenido presidente: Panama Papers, tarifazos a los servicios públicos, recortes a programas sociales y educativos, y la detención arbitraria de Milagro Sala, cuestionada por ONU, Parlasur, Amnesty y hasta Human Rights Watch y la OEA.

“Es de los suyos” le dijo el jóven politólogo al gobernante Partido Popular, graficando una unidad que viene de larga data. Por esas críticas Podemos, el partido de Errejón, segundo en todas las encuestas conocidas en España detrás del propio PP, no participó de la gala que al Jefe de Estado se le ofreció, cuestionando la política de DDHH y la creciente pauperización social en nuestro país.

Pero la agenda de Macri en España va más allá de Rajoy y Felipe VI, hijo de Juan Carlos, receptor de la tristemente célebre frase “Deberían tener angustia de tomar la decisión, querido rey, de separarse de España”, que pronunciara MM en 2016 en referencia a los líderes independentistas. Su encuentro con José María Aznar, que busca hace ya tiempo mostrarse como un articulador de las derechas iberoamericanas, demuestra su intención de convertirse en la referencia de la derecha sudamericana, en un momento donde Temer y Cartes afrontan una creciente impopularidad, incluso mayor que la del Jefe de Estado argentino.  Seguir leyendo EL “VOLVER AL MUNDO” DE MACRI EN ESPAÑA. JUAN MANUEL KARG

ENTRE DONALD TRUMP Y MAURICIO MACRI. CARLOS PRIGOLLINI

carlos-prigollini-1

CARLOS PRIGOLLINI

Se  conocieron en la década de los años 80’s, cuando el auge neoliberal aparentaba ser el único camino a seguir. Según cuenta en su libro El pibe la legisladora argentina Gabriela Cerutti, la relación entre Trump y el Grupo Macri terminó de una manera poco amistosa, por la disputa voraz de terrenos situados en el oeste de Nueva York.

Empresarios de poca ética moral, ambos corrieron de manera sinuosa en la arena política y llegaron hasta hoy en calidad de presidentes de sus países.

Políticas parecidas, discursos balbuceantes y estigmatizadores, poca cultura en casi todos los temas a tocar, y una ignorancia supina en las pocas conferencias de prensa que suelen conceder (en el caso de Macri, siempre a medios afines), sumado a un profundo desprecio por los diferentes, los migrantes y las capas más vulnerables de la sociedad. Si bien Trump se muestra en una variable proteccionista que pocos le creemos, ambos representan el agotamiento del sistema neoliberal como régimen democrático. Exageradamente xenófobos y con un altísimo grado de misoginia, Trump y Macri son los máximos representantes del racismo, la improvisación y, por ende, la ausencia de un proyecto social y económico que mire hacia un futuro inmediato. macritrump

Los ríos de tinta dedicados al amenazante e iracundo Donald intentan ubicarlo en alguna doctrina del pasado, creo que en sólo tres semanas es demasiado prematuro cualquier tipo de pronóstico, mucho más con la velocidad que se desplazan las coyunturas políticas,  pero más allá de la firmeza demostrada en la construcción del inhumano muro fronterizo, ante el débil y poco responsable gobierno mexicano, sus promesas electorales donde habla de trabajo y bienestar, además de  “hacer otra vez grande América”, da la sensación de que su principal objetivo, al igual que su ex amigo Macri, es:“primero yo, después mis amigos, y luego, tal vez venga el turno de América”.  Seguir leyendo ENTRE DONALD TRUMP Y MAURICIO MACRI. CARLOS PRIGOLLINI

A %d blogueros les gusta esto: