Archivo de la etiqueta: Miguel Hernández

MIS OJOS, SIN TUS OJOS, NO SON OJOS… MIGUEL HERNÁNDEZ

MIGUEL HERNÁNDEZ 2

Mis ojos, sin tus ojos, no son ojos,
que son dos hormigueros solitarios,
y son mis manos sin las tuyas varios
intratables espinos a manojos..

No me encuentro los labios sin tus rojos,
que me llenan de dulces campanarios,
sin ti mis pensamientos son calvarios
criando nardos y agostando hinojos.

No sé qué es de mi oreja sin tu acento,
ni hacia qué polo yerro sin tu estrella,
y mi voz sin tu trato se afemina.

Los olores persigo de tu viento
y la olvidada imagen de tu huella,
que en ti principia, amor, y en mí termina.

 

Fuente: POESÍA UNIVERSAL

CANCIÓN DEL ESPOSO SOLDADO. MIGUEL HERNÁNDEZ

MIGUEL HERNÁNDEZ

MIGUEL HERNÁNDEZ

He poblado tu vientre de amor y sementera,
he prolongado el eco de sangre a que respondo
y espero sobre el surco como el arado espera:
he llegado hasta el fondo.
Morena de altas torres, alta luz y ojos altos,
esposa de mi piel, gran trago de mi vida,
tus pechos locos crecen hasta mí dando saltos
de cierva concebida.
Ya me parece que eres un cristal delicado,
temo que te me rompas al más leve tropiezo,
y a reforzar tus venas con mi piel de soldado
fuera como el cerezo.
Espejo de mi carne, sustento de mis alas,
te doy vida en la muerte que me dan y no tomo.
Mujer, mujer, te quiero cercado por las balas,
ansiado por el plomo.
Sobre los ataúdes feroces en acecho,
sobre los mismos muertos sin remedio y sin fosa
te quiero, y te quisiera besar con todo el pecho
hasta en el polvo, esposa.
Cuando junto a los campos de combate te piensa
mi frente que no enfría ni aplaca tu figura,
te acercas hacia mí como una boca inmensa
de hambrienta dentadura.
Escríbeme a la lucha, siénteme en la trinchera:
aquí con el fusil tu nombre evoco y fijo,
y defiendo tu vientre de pobre que me espera,
y defiendo tu hijo.
Nacerá nuestro hijo con el puño cerrado,
envuelto en un clamor de victoria y guitarras,
y dejaré a tu puerta mi vida de soldado
sin colmillos ni garras.
Es preciso matar para seguir viviendo.
Un día iré a la sombra de tu pelo lejano.
Y dormiré en la sábana de almidón y de estruendo
cosida por tu mano.
Tus piernas implacables al parto van derechas,
y tu implacable boca de labios indomables,
y ante mi soledad de explosiones y brechas
recorres un camino de besos implacables.
Para el hijo será la paz que estoy forjando.
Y al fin en un océano de irremediables huesos,
tu corazón y el mío naufragarán, quedando
una mujer y un hombre gastados por los besos.

DOS POEMAS DE MIGUEL HERNÁNDEZ

S7301664

¿No cesará este rayo que me habita
el corazón de exasperadas fieras
y de fraguas coléricas y herreras
donde el metal más fresco se marchita?

¿No cesará esta terca estalactita
de cultivar sus duras cabelleras
como espadas y rígidas hogueras
hacia mi corazón que muge y grita?

Este rayo ni cesa ni se agota:
de mí mismo tomó su procedencia
y ejercita en mí mismo sus furores.

Esta obstinada piedra de mí brota
y sobre mí dirige la insistencia
de sus lluviosos rayos destructores.

ruinas cafetal

Una querencia tengo por tu acento,
una apetencia por tu compañía
y una dolencia de melancolía
por la ausencia del aire de tu viento.

Paciencia necesita mi tormento,
urgencia de tu garza galanía,
tu clemencia solar mi helado día,
tu asistencia la herida en que lo cuento.

¡Ay querencia, dolencia y apetencia!:
tus sustanciales besos, mi sustento,
me faltan y me muero sobre mayo.

Quiero que vengas, flor desde tu ausencia,
a serenar la sien del pensamiento
que desahoga en mí su eterno rayo.

 

Fotos: Claudia González Machado

*Estos dos poemas del español Miguel Hernández (Orihuela, 1910-Alicante, 1942), pertenecen a  su libro El rayo que no cesa (1935).

HASTA AQUÍ EL POST DEL AUTOR DEL BLOG, LO QUE SIGUE ES DE WORDPRESS.COM

MIGUEL HERNÁNDEZ, RUISEÑOR DE LAS DESDICHAS

Edmundo Aray

    Miguel Hernández                                                                       

I

En su adolescencia topó con el rigor familiar, pero no dio lugar a la desesperanza. Oh, amigo dirá al limón, si te hundo mis dientes me darás un minuto de mar. Crece bajo los negros higos. Mira verter el llanto de ocasión ante la hermanita muerta. Desafía a los limones y a los corazones. En la plaza el toro, acaso la gente elevando toreros a la gloria. Sublévate de tu abatida posición  ordena a la culebra y le pide la manzana, a él, muchacho de hinojos para oler a los claveles.  Cómo escuecen las higueras ¡ay, que sí, cómo escuecen! En el ocaso busca el lucero solitario de la tarde. La luna echa vahos de luz que los árboles azulan, y en la alberca la mujer desnuda, Leda astral, se echa como una joya. Seguir leyendo MIGUEL HERNÁNDEZ, RUISEÑOR DE LAS DESDICHAS