Archivo de la etiqueta: OMAR OLAZÁBAL RODRÍGUEZ

LOS CUBANOS EN PRIMER PLANO. OMAR OLAZÁBAL RODRÍGUEZ

rodrigo álvarez cambra
El eminente ortopédico cubano Rodrigo Álvarez Cambras fue el primer entrevistado en el programa CUBANOS EN PRIMER PLANO. 

OMAR OLAZÁBAL RODRÍGUEZ

OLAZABAL 2En su momento, Cubanos en Primer Plano fue un programa seguido por un altísimo nivel de audiencia en la Televisión Cubana, hasta que alguien decidió cambiarlo de horario y canal. Surgió en una oficina en el año 2004. Los dos interlocutores coincidían en que era imperdonable que siguieran falleciendo grandes personalidades de todos los campos en la sociedad cubana, y no quedara algo de su palabra y obra registrado para el futuro. Acordaron hacer un programa “piloto”, que se dedicó al insigne Doctor Profesor Rodrigo Álvarez Cambras.

A partir de ahí, los interlocutores se lanzaron en una aventura conjunta que duró cinco años, y gracias a la cual se logró almacenar la voz e imagen de más de 250 conocidos personajes de la vida cubana. Científicos, deportistas, políticos, escritores, artistas, arquitectos. En fin, toda la gama de profesiones en las cuales nuestra pequeña pero inmensa Isla se ha destacado a lo largo de la historia. Se grababan largas entrevistas que serían celosamente archivadas, mientras se editaba el programa de 15 minutos televisivos.

No había entrevistadores en cámara. Solo la personalidad hablaba, como conversando con su pueblo, a solas, en confianza. Decían secretos sorprendentes de su vida. Desde el verdadero nombre de Mireya Luis, hasta la edad en aquel momento de la lamentablemente recién fallecida Rosita Fornés. ¿Cómo fue el regreso de José Ramón Fernández a la vida militar después de 1959? ¿Qué le dijo Fidel a Luis Báez en un avión que hizo reír tanto a los que allí estaban? ¿Quién es Carlos Acosta?

La serie no solo satisfacía por lo novedoso, también por las manos que dirigían cada una de aquellas piezas audiovisuales. Cubanos en Primer Plano logró reunir a la crema y nata de la documentalística cubana de principios del siglo XXI. Directores como Belkis Vega, Jorge Fuentes, Eduardo de la Torre y Roberto Chile trabajaron en la serie, junto a otros más jóvenes que recién iniciaban sus caminos en la difícil faena de narrar historias con arte. Fue realmente un gozo ver cómo salían esas obras con el gusto y la profesionalidad de quienes, a la vez, disfrutaban haber logrado sacar a la luz los rostros de sus favoritos.

Los finales de cada programa eran esperados. Cada uno de los protagonistas debía decir su opinión sobre Cuba. Puede concluirse que el país cuenta con 250 bellas definiciones de la cubanía, que darían para hacer todo un libro, una de estas tantas cosas que nos quedan por hacer. Desde el humor de Sergio Vitier hasta el folclor de Luis Carbonell, pasando por la poesía de Waldo Leyva y Miguel Barnet. Las expresiones sobre nuestra hermosa Isla de Cuba nos hacen sentir aún más orgullosos.

Cubanos en Primer Plano fue un ejemplo de trabajo conjunto entre dos instituciones audiovisuales cubanas. Cinco años duró esa fiesta creativa que tanto se agradece. Siempre digo que, cuando se unen dos, el resultado es mejor. Algo que, inexplicablemente, es difícil de lograr muchas veces.

En algún momento del futuro debería reponerse la serie. Hacer un resumen de los mejores programas y que los jóvenes disfruten a los héroes. Muchos de los entrevistados ya no están con nosotros. Pero sus nombres sí son conocidos y admirados. Una digna manera de agradecer su legado sería volver a verlos una y otra vez.

La serie también marcó el inicio de una honesta y gran amistad entre las dos personas que, en una oficina en el año 2004, decidieron hacer un esfuerzo necesario por conservar y enriquecer la memoria histórica. Son de los que no exigen ni piden lauros, ni se enojan cuando no son mencionados. Son hermanos de ideas y principios. Son también muy cubanos.

MIS LECTURAS EN CUARENTENA Y UN AK- 47. OMAR OLAZÁBAL RODRÍGUEZ

oliver

OMAR OLAZÁBAL RODRÍGUEZ

Omar OlazabalSigo en mi autoaislamiento físico y aprovechando sus ventajas en relación con otros momentos. Me permito leer más de lo que normalmente hago. Mis amigos en las redes sociales comparten también lo que leen. Y heme aquí descubriendo a Douglas Kennedy, un novelista norteamericano, que vive entre Estados Unidos y Europa. Ahora, según relata a un periódico europeo, está pasando la cuarentena con su hija en Maine. Le sigo los pasos en Internet y me encuentro con una serie de análisis sobre la sociedad norteamericana que no tiene desperdicio. Primero, porque el que los hace es un estadounidense. Y segundo, porque difícilmente se le pueda acusar de socialista, ese término al que tanto acude el actual presidente de la Unión Americana para denostar a otros.

Les invito a que leamos lo que dice Kennedy (el escritor) sobre su país en la actualidad:

“..echando la vista atrás, (Richard) Nixon parece un progresista comparado con este payaso (Trump). El problema ahora es que hay dos Estados Unidos y se odian entre ellos.. Nixon empezó a dividir el país para poder ganar la Casa Blanca en 1968. Él entendió que tenía que dividir al país en un período en el que había grandes manifestaciones contra Vietnam, sexo, drogas, rock and roll… ya sabe. Se decía que había una mayoría silenciosa en el país, los verdaderos estadounidenses, y no esta banda de snobs y hippies feministas quemando sujetadores o estos gays.

Reagan siguió con aquello y las dos Américas empezaron a separarse. Lo cierto es que el 20 % de los estadounidenses son gente como yo, educada, con pasaportes… ¿Sabe que solo un 35 % de los estadounidenses tiene pasaporte? No lo necesitan porque no pueden permitirse viajar. Si tienes dinero puedes ir a las mejores universidades del mundo, si no, estás jodido (sic). Soy muy pesimista sobre mi país, vivo allí la mitad del año y lo amo, es mi hogar, pero, dios mío, es un lugar angustioso…”

Esa síntesis tan descriptiva podría explicar mucho lo que está ocurriendo en el vecino del Norte. Un país dividido en sectores muy antagónicamente opuestos, lo que se refleja de manera continua en las encuestas elaboradas para las elecciones de noviembre. No importan los errores y absurdos dichos del mandatario de la Casa Blanca en su manejo de la actual crisis sanitaria, esa Norteamérica que lo ve como su representante casi roza la mitad de los encuestados. Entre esos, los cinco millones de miembros de la Asociación Nacional del Rifle (NRA por sus siglas en inglés), la organización creada supuestamente para defender la Segunda Enmienda de la Constitución norteamericana, que estipula el derecho a portar armas para defenderse y entretenerse. Exacto, sí, entretenerse matando.

Trump y Marco Rubio, el ejecutor y el promotor, respectivamente, de la agresiva política hacia Cuba de estos tiempos, son admiradores, protectores y receptores de bondadosos donativos de esa organización. Participan de sus Asambleas, donde son agasajados y vitoreados. Trump firma decretos delante de los embelesados asistentes a las convenciones y Rubio los defiende en cada momento en que su desvergüenza se lo permita. Recuerdo cuando fue increpado por uno de los estudiantes de la escuela Stoneman Douglas de la Florida, aquella que fue víctima de una masacre que costó la vida a 17 jóvenes en 2018. El alumno le reclamó por qué no dejaba de recibir las donaciones de la NRA para su campaña, y el senador no supo qué responder. Así son ese tipo de políticos, sí, esos mismos que se proclaman cristianos y suben en sus tweets semanalmente salmos del Nuevo Testamento.

No importa que el Presidente de la NRA haya sido hasta el año pasado, nada más y nada menos, que Oliver North.  No se sorprenda, es el mismo Teniente Coronel del Ejército norteamericano que, en la época de Reagan, fue encarcelado por dirigir el operativo mediante el cual se le suministraba armas y dinero a la contrarrevolución nicaragüense. Para los más jóvenes que no conocieron esa historia: el oficial North trató con contrabandistas de armamento y narcotraficantes para lograr sus objetivos. Fue condenado, pero la sentencia se anuló en 1991, como es usual en estos casos. Esos son los “héroes” con los que comparten Trump y Rubio, por solo citar dos ejemplos de los que reciben dinero de esa infame organización.

Y al escuchar hablar a Trump y Rubio, se enaltecen entonces el odio y el deseo de venganza de muchos. Si el presidente y su asesor lo dicen, entonces debe ser cierto. Y como tienen luz verde para comprar y usar armas, pues adelante. Es la manera que tengo de explicarme que un hombre haya atravesado en su carro el país, con un AK 47, para tratar de matar a diplomáticos cubanos en Washington. O sea, el terrorismo en territorio norteamericano. Manejarán la teoría del asesino solitario, no es la primera vez, pero todos sabemos que detrás de él hay otros que impulsan estos hechos. Desde los podios de actos con electores o desde programas de radio y televisión de dudosa factura, y aún más dudoso financiamiento.

Seguir leyendo MIS LECTURAS EN CUARENTENA Y UN AK- 47. OMAR OLAZÁBAL RODRÍGUEZ