Archivo de la etiqueta: PREMIO NOBEL DE LA PAZ

PEPE MUJICA: “ES UN HONOR RESPALDAR LA CANDIDATURA AL NOBEL DE LA PAZ PARA LOS MÉDICOS CUBANOS”. MARIBEL ACOSTA DAMAS

MARIBEL ACOSTA DAMAS

Hay un viejo proverbio que se utiliza en Cuba: “Dios protege a la inocencia”. Así parece con esta entrevista, después de todo… Semanas preparándola con José Mujica, ex presidente uruguayo, tupamaro, líder del Frente Amplio. El hombre de nueve balazos en el cuerpo, el que estuvo preso 13 años, el que después de la dictadura siguió aportando a su país y llegó a ser Ministro de Ganadería y Agricultura en el primer gobierno de Tabaré Vázquez en 2005 y luego Presidente del Uruguay entre 2010 y 2015; el que está casado de toda la vida con Lucía Topolansky, la también guerrillera y senadora actual. El Presidente de tres leyes trascendentales: Legalización del aborto (2012), Legalización del matrimonio igualitario (2013), Legalización de la producción y venta de la marihuana (2013). En su gobierno se redujo la pobreza al 12 %, disminuyó la desigualdad, permitió un crecimiento económico del 75 % y se pusieron en marcha importantes inversiones sociales en la salud y la ciencia…

… Pepe Mujica me esperaba este 8 de marzo de 2021. Está entre las numerosas personalidades uruguayas de la ciencia y la política que han nominado y apoyan la candidatura de los médicos cubanos al Nobel de la Paz. De nuevo el puente entre La Habana y la Chacra de Montevideo. Sin embargo, esta vez las comunicaciones estuvieron fatales: la llamada por whatsapp se caía una y otra vez… pero no cejamos. Al final, del otro lado de la línea estaba un guerrillero y de este lado, una cubana… ¡Menudo dúo nos juntamos!

Pepe Mujica-. Hola. ¿Cómo estás? ¡Un gusto en saludarte querida!

Maribel Acosta Damas-. ¡Hola! ¡Muy bien! ¡Igual un gusto para mí escucharlo! ¿Cómo se siente?

PM-. ¡Bien bien!!! Todo bien de salud…Por ahora bien…

MAD-. Hoy es el día internacional de la mujer. El azar ha querido que este día sea de nuestra conversación…

PM-. Sí. Este es un largo proceso, va a costar algunos años todavía salir de la sociedad patriarcal porque es un problema cultural y es más difícil cambiar una condición cultural que material, pero algo se va progresando…

MAD-. En medio de este tiempo complejo, ¿cómo ha llevado la pandemia?

PM-. Al principio lo llevábamos bastante bien, pero ahora se está complicando mucho. Recién empezaron a vacunar pero estamos muy atrasados y está muy feo en Brasil y eso en alguna medida nos toca a nosotros…

MAD-. ¿Qué lección nos está dejando la pandemia? Con respecto a los comportamientos de vida de los que usted ha hablado tanto…

PM-. Nos deja bien claro que estamos en un mundo donde cada quien se arregla como pueda. Parece que cada cual ha decidido arreglarse como pueda y en lugar de asumir una actitud colectiva de carácter mundial, es lo contrario; y entonces el área pobre del mundo va a pagar un precio mayor y vamos a salir a un mundo que va a ser más pobre pero no parece que se multiplica la solidaridad en el mundo en que vivimos. Eso no lo arregla el mercado.

MAD-. ¿Cómo se arregla entonces?

PM-. Se va a arreglar como siempre, pagando una cuota de sacrifico que se podía haber evitado. La pandemia deja en claro también la importancia de la sanidad pública. No caben dudas. Acá al principio de la pandemia nos arreglamos bastante bien porque nuestro gobierno gastaba un alto por ciento en salud y eso ayudó al país, pero el promedio de lo que gasta América Latina es 3 puntos y pico del PIB nada más. Entonces a la hora de la verdad los servicios médicos colapsaron por todas partes, la capacidad instalada era pobre porque se cree que el mercado lo va a arreglar todo. Y los países tienen que tener un buen servicio público porque no se sabe cuándo habrá un incendio y si no se construyen bienes públicos en una sociedad estratificada, el mercado le dará respuesta a los que tienen poder adquisitivo y el resto tendrá que sufrir el doble. La construcción por parte del Estado de bienes públicos mitiga las diferencias sociales. De lo contrario, los que tienen plata se las van a arreglar, los que no tienen, difícilmente se las puedan arreglar.

MAD-. En este escenario, usted ha expresado su apoyo público a la candidatura al Premio Nobel de la Paz al Contingente médico cubano Henry Reeve…

PM-. ¡Por supuesto! Ha sido una tarea muy noble en el mundo a lo largo de los años. ¡Cómo no apoyar! Ha sido uno de los gestos más importantes que se puedan pensar a nivel de solidaridad efectiva de un pequeño país con enormes dificultades, que ha aportado a la humanidad en todas partes. Y por eso me parece que es una cosa muy digna…

MAD-. Usted que conoce estos entramados… ¿qué cree? ¿Se lo darán?

PM-. ¡Ummm…! No se… tengo mi desconfianza… pero es un honor respaldar la candidatura al Nobel de la Paz para los médicos cubanos…

Seguir leyendo PEPE MUJICA: “ES UN HONOR RESPALDAR LA CANDIDATURA AL NOBEL DE LA PAZ PARA LOS MÉDICOS CUBANOS”. MARIBEL ACOSTA DAMAS

LAS BRIGADAS MÉDICAS HENRY REEVE ACUMULAN NOMINACIONES PARA EL NOBEL 2021. GUSTAVO VEIGA

Un símbolo de Cuba

Los profesionales de la Salud cumplen misiones humanitarias en los cinco continentes hace 15 años, trabajaron en 46 naciones y siguen haciéndolo hasta hoy. 

Las brigadas médicas Henry Reeve acumulan nominaciones para el galardón 2021.
Imagen: AFP

GUSTAVO VEIGA

En tiempos pandémicos, las brigadas médicas cubanas Henry Reeve acumulan múltiples nominaciones para el Premio Nobel de la Paz 2021. Hoy cerró el plazo para recibir postulaciones en la Academia sueca. Las adhesiones llegaron desde Alemania, Australia, México, Japón, Argentina y Bélgica, entre varios países más. Sus profesionales de la Salud cumplen misiones humanitarias en los cinco continentes hace 15 años, trabajaron en 46 naciones y siguen haciéndolo hasta hoy. Pero en un momento crucial como el actual –con 2,2 millones de muertos y más de 100 millones de contagiados en el mundo de Covid-19 -, todavía causan recelo en gobiernos autoritarios. El presidente ultraderechista Jair Bolsonaro o la dictadora Jeannine Añez, las expulsaron de Brasil y Bolivia. Sin embargo estos contingentes fueron distinguidos por la OMS en 2017 por su labor en emergencias y graves epidemias. Desde su creación el 19 de septiembre de 2005 con motivo del huracán Katrina que destruyó Nueva Orleans – y cuya asistencia rechazó George W. Bush-, han colaborado en catástrofes naturales, como vanguardia contra el ébola en África y ahora frente al nuevo virus.

En un planeta donde el cuidado de la salud se comercia como una mercancía, las brigadas Henry Reeve son el paradigma de lo contrario. Se llaman así en homenaje a un joven estadounidense que en 1869 desembarcó en Cuba para unirse a la lucha por la independencia contra España. Murió a los 26 años después de combatir a las tropas realistas bajó el mando de Máximo Gómez. Los contingentes médicos internacionalistas ideados por Fidel Castro son el resultado de un extenso proceso. Sus cimientos se colocaron mucho antes de 2005. Son el prestigioso modelo de salud cubano, su sistema de educación volcado a la ciencia, la Escuela Latinoamericana de Medicina (ELAM) y la Operación Milagro iniciada en 2004 junto a Venezuela para tratar pacientes con serios problemas oculares, entre otras decisiones políticas.

Las brigadas médicas están nominadas al Nobel de La Paz junto a un mosaico de personajes tan diferentes como insólito. El caso de Donald Trump lo demuestra, postulado por el congresista de la derecha antimigrante de Noruega, Christian Tybring-Gjedde. Después del asalto al Capitolio azuzado por el ex presidente de EE.UU, ahora dice que no merece el premio. Lo había propuesto por su presunto aporte a la paz entre Israel con las monarquías de Bahréin y Emiratos Árabes Unidos.

También están nominados al Nobel el presidente de Rusia, Vladimir Putin – por el escritor de su país Serguéi Komkov – y Julián Assange por la activista de Irlanda del Norte y premio Nobel de la Paz 1976, Mairead Maguire. Las proposiciones de nombres no se conocen a no ser que las difundan los interesados o recién después de cincuenta años cuando lo hace la fundación sueca. Se cuentan por miles desde 1901 – cuando se entregó el primero de los premios – y según la base de datos oficial, entre ese año y 1967 hubo 4.425 nominaciones para el más célebre y discutido de todos. El Nobel de la Paz que ganaron personajes tan disímiles como Henry Kissinger, Barack Obama, Nelson Mandela y Adolfo Pérez Esquivel.

Las contribuciones de los profesionales médicos cubanos están documentadas. Hasta 2020 integraron sus misiones 9 mil trabajadores de la salud que les brindaron asistencia a unos 4 millones de personas y les salvaron la vida a más de 89 mil en 46 países y cinco territorios sin autonomía. Lo hicieron sobre todo en América Latina y África, en naciones tan pobres como Haití, Guinea Bissau y Mozambique. Resulta cuanto menos polémico cómo la prensa hegemónica invisibiliza sus logros en lugares a donde casi nadie va. Incluso cuando menciona su tarea asistencial aduce que componen la llamada “diplomacia de la salud” o que sus miembros son “explotados” por el gobierno de La Habana. Es curioso: lo que hacen suelen hacerlo a costa de sus propias vidas.

Seguir leyendo LAS BRIGADAS MÉDICAS HENRY REEVE ACUMULAN NOMINACIONES PARA EL NOBEL 2021. GUSTAVO VEIGA

MOVIMIENTO POÉTICO MUNDIAL APOYA CANDIDATURA AL PREMIO NOBEL DE LA PAZ PARA EL CONTINGENTE HENRY REEVE

En la reunión virtual del Movimiento Poético Mundial realizada en el día de hoy, con la presencia de destacados poetas de Asía, Europa, África, América Latina y América del Norte, se propuso y se aprobó remitir a la directiva del Comité del Premio Nobel la propuesta de que se inscribiera entre los candidatos y se le concediera el Premio Nobel de la Paz al Contingente Henry Reeve, haciendo extensivo el reconocimiento a todos los trabajadores de la salud del mundo, héroes de la lucha contra la COVID. 

Poetas de India, China, Nepal, Rusia, Turquía, Francia, Nigeria, Colombia, Venezuela, Cuba, Chile y los Estados Unidos de Norteamérica refrendaron la propuesta de enviar la siguiente carta al Comité del Premio Nobel: 

Movimiento Poético Mundial, Medellín, 13 de Septiembre de 2020.

 Señor Berit Reis-Andersen

Comité Noruego del Premio Nobel 

Grandes son los esfuerzos de la comunidad internacional en su lucha contra la pandemia provocada por el virus Sar Cov 2. Mientras los  científicos trabajan para encontrar una cura para la enfermedad, los profesionales de la salud se han convertido en verdaderos héroes de esta guerra contra el mal. Enaltecer la entrega generosa de los médicos que, poniendo en peligro sus propias vidas, han estado en la primera linea del enfrentamiento a la terrible enfermedad, es un acto de justicia y reconocimiento que la humanidad debe rendirle.

En esta contienda épica por salvar vidas humanas es significativa la labor de la Brigada Henry Reeve, que desde que se declaró la epidemia ha trabajado en más de sesenta naciones, en una clara expresión de su vocación por la vida.

Por ello le solicitamos la inscripción ante el Comité del Premio Nobel de  la propuesta de que estos médicos sean reconocidos con el Premio Nobel de la Paz, incluyendo en ese ejército de batas blancas a todos los trabajadores de la salud del mundo.

Pocas veces un esfuerzo colectivo, pleno de generosidad en su humildad y singular grandeza, ha tenido tanta trascendencia en la lucha del hombre por preservar la vida humana y enaltecer una vocación tan altruista como la que han desarrollado esos médicos y los trabajadores de la salud en las condiciones más difíciles de la lucha contra la muerte alrededor del planeta.

Los poetas salvan el alma. Los médicos salvan el cuerpo. Juntos trabajamos para preservar el cuerpo, el alma y la mente, esa triada que sostiene el espíritu humano en su trascendencia, al rendirle un culto a  la vida y la belleza como valores máximos de nuestra civilización.

Las brigadas (del Contingente Internacional de Médicos Especializados en Situaciones de Desastres y Epidemias Graves) Henry Reeve y sus colegas de todo el mundo merecen ese respeto y ese reconocimiento.

En espera de su atención, reciba nuestra más alta consideración, 

Comité Coordinador del Movimiento Poético Mundial

Fuente: CubaPoesía

¡PREMIO NOBEL A LAS BRIGADAS MÉDICAS DE CUBA! GILBERTO LÓPEZ Y RIVAS

MÉDICOS CUBANOS CONTRA EL ÉBOLA ÁFRICA
Médicos cubanos contra el ébola en Afríca, Foto.Prensa Latina

GILBERTO LÓPEZ Y RIVAS

GILBERTO 3La emergencia sanitaria en el ámbito planetario por la pandemia de Covid-19, con su trágica secuela de millones de personas contagiadas, fallecidas y confinadas, con sus efectos exponenciales en el agravamiento de la crisis multifactorial del sistema capitalista, sus incalculables impactos en la economía y las condiciones laborales, sociales y alimentarias de las clases trabajadoras y precarizadas, puso al descubierto el desmantelamiento negligentemente criminal de las estructuras de salud, y la aplicación, de hecho, en numerosos países, de una política eugenésica y de darwinismo social que inmola visiblemente a los sectores más vulnerables y desprotegidos de la sociedad. El caso de Estados Unidos es ilustrativo, con un número de muertes que supera los 140 mil y un índice de letalidad del doble entre las minorías afrodescendientes e hispanas, en comparación con la población mayoritaria. Frei Betto alertó, recientemente, sobre lo que califica como genocidio en Brasil, con más de 100 mil fallecidos, y señaló a Bolsonaro por su infausta necrofilia.

En este contexto de incertidumbre, hondas desigualdades y aislamiento forzado de una especie, cuya esencia definitoria es su condición social y su carácter gregario, una pequeña isla del Mar Caribe, la mayor de las Antillas, Cuba, bloqueada durante más de 60 años por Estados Unidos, ha desplegado en 34 países a 40 brigadas médicas solidarias para combatir la pandemia que suscitaron el cariño y la admiración de los pueblos en los que brindaron sus importantes servicios. Estas brigadas se sumaron, de acuerdo con el corte de marzo de 2020 de la Unidad Central de Cooperación Médica Cubana, a los 28,729 colaboradores que ya estaban cooperando en 59 naciones.

Dieron la vuelta al mundo, pese a la invisibilidad de los consorcios mediáticos, cuando de Cuba se trata, los videos que muestran la llegada a los aeropuertos de los Batallones de Batas Blancas, enarbolando la bandera de la estrella solitaria al frente del contingente, o las emotivas despedidas en las plazas públicas, cuando las misiones habían concluido su noble encomienda. El tributo artístico a los médicos cubanos, realizado por internet el 18 de julio pasado, titulado Concert for Cuba, con la participación de más de 30 músicos, artistas, escritores, creadores y activistas de Estados Unidos, Europa y Cuba, hizo patente el reconocimiento merecido a una política de Estado solidaria, que se inició desde los primeros años de la revolución.

En contraste con la grave escasez de personal médico y de trabajadores de la salud, incluso en países desarrollados del capitalismo metropolitano, para principios del 2019, Cuba tenía, acorde al Anuario Estadístico de Salud de ese año, un total de 479,623 trabajadores del ramo, con 97,200 médicos, 84,220 enfermeros, 19,825 estomatólogos y el resto del personal sanitario en técnicos básicos, medios y superiores. Cuba cuenta con nueve médicos por cada 1,000 habitantes, en comparación con naciones como Suecia, Suiza, Alemania, Francia, Canadá, Reino Unido, que disponen de menos de cinco médicos, o los casos de México y Japón, con dos. Acorde con el índice del país más sano de 2019 elaborado por Bloomberg, Cuba ocupaba el número 30 del ranking mundial, mientras Estados Unidos se encontraba cinco puestos abajo.

La Escuela Latinoamericana de Medicina (ELAM), inaugurada por Fidel Castro en 1999 con el objetivo de fortalecer los sistemas de salud en los países del Sur global, había graduado para el 2020 a más de 30 mil estudiantes, becados al 100%, de más de 120 países, incluyendo a estadounidenses a quienes hubiera sido imposible sufragar las elevadas colegiaturas de esta carrera en su país. Numerosos egresados de la ELAM son ministros de salud en África, u ocupan cargos directivos en hospitales de sus lugares de origen en América Latina.

Cuba envía su primera ayuda médica internacional en 1960, cuando llega a Chile una brigada que colaboró en las contingencias provocadas por el terremoto de ese año. En 1963, Argelia recibe una brigada médica, y a partir de ese momento, decenas de brigadas de salud han prestado sus servicios para hacer frente a desastres naturales, con un total de 185 mil profesionistas de la salud presentes en misiones de carácter humanitario en 103 países del llamado tercer mundo. Cuba se destaca, además, por sus investigaciones en el campo de la salud, con contribuciones trascendentes, como las vacunas contra la meningitis, el cáncer del pulmón, el dengue y el cólera, así como sus hallazgos en la farmacéutica y la biotecnología, incluyendo medicinas de alta eficacia para el tratamiento del Covid-19, como Interferón alfa 2B, Itolizumab y Jusvinza.

Esta desinteresada labor de fraternidad universal ha merecido que las Brigadas Henry Reeve estén siendo nominadas para el Premio Nobel de la Paz, por iniciativa de diversos sectores políticos y sociales en el mundo, la cual celebramos y apoyamos con entusiasmo.

COSAS VEREDES: TRUMP PROPUESTO PARA EL PREMIO NOBEL DE LA PAZ

Trump, propuesto por tercera vez al Nobel de la Paz

TRUMP
La candidatura se fundamenta en el principio de «paz mediante la fuerza» que atribuye al presidente de Estados Unidos

El presidente estadounidense, Donald Trump, ha sido propuesto por tercera vez consecutiva como candidato al Premio Nobel de la Paz, que se entrega cada diciembre en el Ayuntamiento de Oslo con la presencia del Rey Harald V de Noruega. Así lo confirmó el jueves desde Oslo el director del Instituto de Investigación para la Paz (PRIO), Henrik Urdal, al diario online «Nettavisen». Según el jefe del PRIO –la institución encargada de las candidaturas–, la argumentación que justifica la candidatura de Trump es la misma que la del año pasado y se refiere a su principio de «paz mediante la fuerza». Según Urdal, la identidad de quien propuso la candidatura es confidencial.

Todo el mundo puede ser nominado al Nobel de la Paz, pero sólo algunos pueden presentar candidatos, entre ellos miembros de gobiernos, profesores universitarios, investigadores de paz y premios Nobel. Trump, que ya estuvo nominado por primera vez en 2016, cuando era aún candidato presidencial, entró a las listas antes del miércoles 31 de enero, fecha límite para presentar candidatos.

Seguir leyendo COSAS VEREDES: TRUMP PROPUESTO PARA EL PREMIO NOBEL DE LA PAZ