Archivo de la etiqueta: WILLIAM BINNEY

WILLIAM BINNEY: “TIENE QUE MORIR GENTE PARA QUE LA INDUSTRIA DE LA INTELIGENCIA SIGA GANANDO DINERO”

UNA "VIEJA" ENTREVISTA (LA VANGUARDIA, 02/11/2016) QUE AÚN RESULTA REVELADORA DE LOS ENTRESIJOS DEL SIEMPRE TURBIO NEGOCIO DE LA INTELIGENCIA EN ESTADOS UNIDOS. BINNEY SE EQUIVOCÓ CON TRUMP, AUNQUE ACERTÓ CON HILLARY CLINTON. AMBOS SON HARINA DEL MISMO COSTAL  
William Binney: “Tiene que morir gente para que la industria de la inteligencia siga ganando dinero”
El ex director técnico de la NSA y whistleblower William Binney (Ivan Comas)
El ex director técnico de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA), de Estados Unidos, denuncia el negocio de la lucha contra el terrorismo y niega que sea necesario sacrificar la privacidad para tener más seguridad

 

Nos dicen que vivimos en un mundo lleno de amenazas. Que nos acecha el peligro en cada parada de metro, en cada mochila olvidada o en cada celebración de masas. Y las pruebas así lo sugieren. Nos dicen que hay que estar preparados para luchar contra el terror, que debemos protegernos y que, para vivir más seguros, es necesario sacrificar nuestra privacidad. Por el bien común, los servicios de inteligencia tendrán acceso a tus comunicaciones, se acabaron los secretos. Pero tranquilo, si eres de los buenos, nunca te pasará nada. Hay poco que perder y mucho que ganar. ¿Cierto?

Pues parece que no. William Binney, ex director técnico de la Agencia Nacional de Seguridad (NSA) de los EE.UU. y el mejor matemático de la historia de la agencia ha venido a desmontar esa fábula. Y sabe de lo que habla, fue él el que construyó el prototipo del programa que hoy vigila todas nuestras comunicaciones, el Thinthread .

Binney echa por los suelos la teoría de que hace falta sacrificar la privacidad para tener más seguridad. Achaca ese planteamiento a la incompetencia y la corrupción de las empresas privadas de inteligencia -que “necesitan mantener el problema para que el dinero siga llegando”- y al interés de los estados por controlar a la población. “Puede que pienses que no haces nada malo, pero si en opinión [del gobierno] lo estás haciendo, van a ir a por ti”.

Le ocurrió a él mismo. En 2001 dimitió de su cargo en desacuerdo con la política del gobierno y sus decisiones secretas, y comenzó a denunciar públicamente el uso indebido e ilegal de las herramientas de análisis que él mismo había ayudado a crear, convirtiéndose en uno de los whistleblowers (término inglés que se refiere a los ciudadanos que revelan delitos, peligros o fraudes que están siendo silenciados) más relevantes de los últimos veinte años.

Como consecuencia, el FBI se presentó en su casa y la de sus excompañeros y les confiscaron todos los documentos relativos a la NSA. “Yo no estaba haciendo nada malo, yo estaba aplicando mis derechos escritos en la constitución, y trataron de meterme en la cárcel por 35 años. Querían silenciarnos, punto”. William Binney viajó a Barcelona en el marco del festival Influencers para presentar el documental A good American .

Usted niega que sea necesario sacrificar la privacidad para obtener más seguridad. Dudo que ningún estado apoye su tesis. ¿En qué se basa?

Cuando trabajaba en la NSA, para nosotros el reto era centrarnos en lo que importa y hacerlo rápido para poder tomar decisiones con un nivel razonable de validez. Para eso, teníamos que usar la lógica. Con el volumen de datos que se comparten en el mundo digital, te das cuenta de que es imposible analizar todo el contenido, así que nuestra idea era tratar de simplificar ese mundo. En ese punto descubrí los metadatos. Si te fijas en ellos, puedes ir a las comunidades de usuarios y ver quién se relaciona con quién. Y si sabes que alguien es un terrorista, puedes reconstruir su red de contactos. Este es el enfoque deductivo, una técnica que se usa desde hace cientos de años ¡Nada nuevo! Solo la escala lo era. De este modo, sólo necesitas analizar esa información concreta, el resto no lo necesitas. Y eso es privacidad. También podemos aplicar el método inductivo. Por ejemplo, si tenemos una web de contenido pedófilo, podemos centrarnos en quién las visita. Por su comportamiento, podemos deducir que es probable que estén envueltos en delitos de pedofilia. No ha habido persona implicada en un ataque terrorista posterior al 11S que no haya mostrado una de estas dos propiedades, deductiva e inductiva. Hay que fijarse en lo que está haciendo esa gente, no el resto del planeta.

Si estas técnicas funcionan, ¿Porqué nuestros gobernantes siguen sacrificando nuestra privacidad a sabiendas de que existen métodos más útiles para protegernos?

Hay dos problemas básicos. El primero es que no saben realmente como hacerlo. Para empezar, porque destruyeron el programa necesario para hacerlo: el Thinthread. Así que ahora no tienen ni idea de cómo juntar toda esa lógica, porque no son buenos analizando datos sino recogiéndolos. La otra razón es muy simple, los lobbys de las empresas privadas presionaron al Congreso para externalizar un programa que se estaba haciendo con trabajadores del Estado. ¿Por qué? Porque con ese programa resolvimos el problema, y necesitaban un problema para justificar los miles de millones invertidos en ellos con los contratos del Estado. Tenían que deshacerse de nosotros. Desde entonces, la premisa es que sólo hay una forma de hacerlo: recopilarlo todo. Pero es una mentira que cuesta miles de millones de dólares cada año. Seguir leyendo WILLIAM BINNEY: “TIENE QUE MORIR GENTE PARA QUE LA INDUSTRIA DE LA INTELIGENCIA SIGA GANANDO DINERO”